MARTES 1

Nuestra Señora de los Remedios

Santos: San Gil de Casayo, abad. Beata Juana Soderini, laica. Feria (Verde)

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 87, 3)

NUESTRA SEÑORA DE LOS REMEDIOS, del latín, remedius, acepción de "auxilio" (siglo XVI). La conmemoración de hoy está dedicada a la imagen más antigua que se venera en México; la trae de Vasconia, España, Juan Rodríguez de Villafuerte como protectora en su viaje de conquista, en 1519. Se le atribuye al pueblo otorgarle este nombre con motivo de ser colocada en el llamado "Árbol de la Noche Triste", donde las tropas hispanas hacen oración para solicitar un "remedio" a la derrota que padecieron ante los mexicas. En antiguas crónicas se dice que, en 1540, esta pequeña escultura -de 27 centímetros de alto-, con el Niño Jesús en brazos, es encontrada dentro de un maguey en el cerro Otomcapu1co, lugar donde los pobladores otomíes le construyen una ermita donde recibe veneración. Con el tiempo se suscitan incontables milagros y la devoción se extiende; por ello, en 1575, se le dedica un templo (actual basílica) en Naucalpan, estado de México. En la época colonial es llevada, con gran fe y reverencia en peregrinación de su santuario, hacia la Catedral Metropolitana, con el propósito de erradicar las epidemias y sequías que diezman a la población. Hoy recibe numerosos peregrinos en su Basílica, donde cuenta con un considerable guardarropa, donado por sus devotos, así como un camarín -capilla pequeña colocada detrás de un altar, en la cual se venera alguna imagen y donde se guardan las alhajas y los vestidos de una imagen-, donde la revisten y engalanan. Iconografía: imagen de María Santísima de los Remedios de pie, sobre peana y luna de plata; en su brazo izquierdo porta al Niño Jesús, ambos coronados; ataviada con bella capa talar (que le llega a los talones). En su mano derecha sostiene un bastón de mando; una banda le cruza el pecho, con la cual se le designa como generala del ejército español, por su origen. Para mayores conocimientos sobre ésta y otras advocaciones marianas de México y de América Latina, se sugiere consultar México Mariano, de la Hermana Guadalupe Pimentel, Editorial Progreso, S. A., México, 2006.

 

MIÉRCOLES 2

Santos: Beato Bartolomé Gutiérrez y compañeros, mártires. San Agrícola de Aviñón, obispo, y Zenón de Nicomedia, mártir. Feria (Verde)

BEATO BARTOLOMÉ GUTIÉRREZ y COMPAÑEROS, del arameo "el hijo del arador" o "abundante en surcos" (1580?-1632). Mártires. Ve la primera luz en la capital de la República Mexicana. Sus padres, Alonso Gutiérrez y Ana Rodríguez, en 1580, lo llevan a bautizar en el Sagrario Metropolitano, lo cual se hace constar en el libro de registros de bautizo del citado templo. Son desconocidos pormenores de su infancia en la que recibe formación católica y hace estudios elementales en la misma ciudad. En la juventud decide la vocación al sacerdocio y en 1596 ingresa al convento de San Agustín de la Provincia del Santísimo Nombre de Jesús (ubicado en la actual calle de República de Uruguay esquina con Isabel la Católica, en el Centro Histórico de la ciudad de México). Al concluir los estudios correspondientes, recibe la ordenación sacerdotal. Ejerce su ministerio en Yuriria, Guanajuato, y en Puebla. Tiempo después, en 1606, lo envían con varios compañeros a evangelizar en la misión de Manila, Filipinas. Una anécdota dice que el padre Bartolomé tenía sobrepeso y sus acompañantes, con referencia a ello, le dicen que ese factor dificultaría la realización de sus actividades; sin embargo, el sacerdote, con gracia, les contesta: “... con esto habrá más reliquias que repartir de mi cuerpo, cuando muera mártir... Alguna día iré a Filipinas y de allí al Japón, a morir por la fe de Cristo"; lo anterior con el tiempo se hace realidad. Por dos ocasiones viaja a misionar en Japón, en la segunda, hacia 1618, pese a las persecuciones paganas iniciadas por Taicosama (Toyotomi Hideyoshi, 1537-1598), permanece por 15 años en ese país, tiempo en el cual con su predicación logra múltiples conversiones, aunque para ello se tiene que ocultar y evadir las persecuciones, hasta que por una denuncia fue atrapado y encarcelado en una estrecha jaula con otros sacerdotes, con quienes es conducido hacia a Nagasaky. Se le encarcela durante tres años, con el consecuente mal trato, y por órdenes del citado emperador, muere mártir quemado vivo en una hoguera; sus cenizas son arrojadas al mar. Es posible que en su estancia en Japón o una vez hecho prisionero, sea testigo de otros cristianos martirizados. Se le atribuyen a él escritos acerca de esos sacrificios, además de escribir una carta en la víspera de su muerte. Beatificado por el beato Pío IX (1846-1878; 7 de febrero), en el breve Martyrum rigata sanguine, con fecha 7 de mayo de 1867, con otros 205 mártires sacrificados en Japón, además de redactar oficio y misa propias para los mismos, quienes en vida pertenecen a las órdenes jesuita, dominica, franciscana y agustina. Iconografía: con hábito de la orden agustina, en la hoguera del martirio. El proceso de canonización del beato Bartolomé Gutiérrez continúa vigente en la Santa Sede; en cuanto por medio de su intercesión se realice un milagro de primer orden, como es la curación completa de una enfermedad terminal, después de los estudios correspondientes, se hará realidad que sea declarado santo.

 

JUEVES 3

Santos: Gregorio Magno, Papa y doctor de la Iglesia, y Aristeo o Aristión de Alejandría, mártir. Beatos Mártires de Seúl. Memoria (Blanco)

SAN GREGORIO MAGNO, del griego, "vigilante" (540?-604). Papa y doctor de la Iglesia. Con imprecisiones, su fecha de nacimiento se ubica en el año 540, en Roma. Hijo de Gordiano y de santa Silvia (3 de noviembre), de posición acaudalada, quienes le forman en Cristo y le dotan de una vasta cultura. Por sus conocimientos, es electo alcalde de su ciudad natal hacia el año 572, por lo que tiene un gran porvenir en la política y, por lo tanto, en lo económico. Pero decide dejar cargos y lujos para consagrarse a Dios en la vida monástica. Cerca del año 575 se retira a sus propiedades en el Monte Celio y transforma su lujosa casa en el austero monasterio San Andrés -el cual permanece hasta nuestros días-, además de establecer otros seis conventos en Sicilia, Italia, donde ocupa para ello su cuantiosa fortuna. Los citados conventos siguen la Regla benedictina. Hace una vida de extrema austeridad y penitencia, por lo que enferma y su madre le envía una comida preparada por ella misma. Dedica horas al estudio, la oración y lectura de la Sagrada Escritura, pero, como no conoce el hebreo ni el griego, recurre a los comentarios escritos del ya fallecido san Jerónimo (30 de septiembre), así como a los de otros destacados autores. Por sus conocimientos y ejemplo de vida, el pontífice Pelagio II (579-590) lo nombra diácono (del griego, "servidor") y su nuncio o legado en la Corte de Constantinopla, en 579, donde lo representa hasta 585, pero lo hace permaneciendo alejado de la corrupción y las intrigas del lugar. En los inicios de 586 colabora como secretario del citado pontífice. Al ocurrir el deceso del prelado, Gregorio es electo papa el 3 de septiembre de 590, en el sitio 64 de la cronología. En el ejercicio de su ministerio pontifical destaca por su oratoria, de la cual dan cuenta las 40 homilías acerca de los Evangelios y las 22 sobre el profeta Ezequiel, en una de las cuales expresa: "Me siento culpable, reconozco mi tibieza y mi negligencia. Quizás esta confesión de mi culpabilidad me alcance el perdón del Juez piadoso... ". Asimismo, aplica reformas en la Asamblea Eucarística, el Misal romano y en la celebración de exequias (honras fúnebres), además de en el clero; renueva monasterios en los que logra la perfección espiritual. Introduce en la liturgia el canto, al que más adelante se le nombra "gregoriano". Distinguido pastor de almas, atiende con generosidad y esmero a los pobres. Se define a sí mismo como el "Siervo de los siervos de Dios”, expresión utilizada hasta nuestros días como equivalente de la palabra Papa. Mejora las relaciones con las Iglesias de Oriente. Su obra literaria comprende Diálogos, Los sacramentos, Tratados de Teología dogmática y Comentarios al libro de Job, entre otros títulos. Fallece con fama de santidad el 12 de marzo de 604, por lo cual se inicia su culto inmemorial. Su sepulcro es venerado junto a la sacristía de la actual basílica vaticana. Iconografía: con atavío pontificio y una paloma (inspiración del Espíritu Santo), escribiendo uno de sus libros. Protector de cantores y escolares.

 

VIERNES 4

Santos: Rosalía de Viterbo, laica; Bonifacio I, Papa, y Rosalía de Palermo, ermitaña. Feria (Verde)

SANTA ROSALÍA DE PALERMO, del latín, "guirnalda de rosas" (1160). Ermitaña. Los datos de familia e infancia son escasos y algunos de éstos están inmersos en leyendas. Nace en Palermo, Italia; hija de los nobles Sinibaldo y Rosae. Vive en una feliz época de renovación del catolicismo en su país, posterior a la invasión y conquista árabe (827 a 1072). En este periodo se favorece el establecimiento de monasterios basilianos y benedictinos. Antiguas crónicas relatan que la joven es muy hermosa y es dama de la Corte. Sin embargo, siente el llamado a la vida de ermitaña, por lo que se aleja de comodidades y lujos, para iniciar una vida dedicada a la oración y la penitencia, en la soledad de una cueva del Monte Peregrino, donde vive hasta su deceso. Siglos después, cuando en 1624 una epidemia diezma a los habitantes de la ciudad de Palermo -se dice- que, en sueños, uno de los enfermos ve a Rosalía, por lo que un hombre fue en su búsqueda, por lo que al localizar sus reliquias trasladan su cuerpo incorrupto, el cual se encuentra en una cápsula de cristal de roca transparente dentro de la cueva en la que habita hasta su muerte, lo que según la tradición ocurre en una fecha como hoy en 1160. Se dice que a los pocos días la epidemia cesa. Las autoridades eclesiásticas certifican que las reliquias encontradas en la gruta pertenecen a la santa, ya que en la misma encuentran la inscripción que a la letra indica: "Yo, Rosalía, hija de Sinibaldo, señor de Quisquina -en la actualidad es una comuna siciliana llamada Santo Stefano Quisquina, en la Provincia de Agrigento- y de Rosae, he resuelto habitar en esta cueva por amor a mi Señor Jesucristo". El pontífice Urbano VIII (1623-1644) la incluye en el Martirologio romano en 1630, con lo que confirma su culto inmemorial. Desde entonces la procesión que conmemora la traslación de sus reliquias del Monte Peregrino a la ciudad italiana de Palermo se realiza cada año en esta fecha. Iconografía: con burda túnica de ermitaña, lirio (pureza), corona de rosas en asonancia con su nombre, crucifijo y calavera por su vida de penitencia y oración. Protectora contra terremotos y epidemias. Patrona de Palermo.

 

SÁBADO 5

Santos: Lorenzo Justiniano, obispo, y Obdulia de Toledo, mártir. Beata Teresa de Calcuta, fundadora.

Vísperas I del domingo: 3a semana del Salterio Feria (Verde)

BEATA TERESA DE CALCUTA, del latín, "la que cosecha" (1910-1997). Fundadora. Nace en Skopje, Macedonia (entonces capital de la ex República Yugoslava); es bautizada con el nombre de Agnes (Inés, del griego, "puro", "casto") Gonxha Bojaxhiu. Como sus padres eran de Albania, ella se considera albanesa. Pocos datos se proporcionan de su infancia, sólo que tiene una familia fervorosa donde todos sus miembros unidos rezan. Es alegre, con aptitudes para la música; decía: "No había cumplido 12 años cuando sentí el deseo de ser misionera”. En 1928 viaja a Dublín, Irlanda, y un año después a la India, donde vive el resto de su vida. Ingresa al noviciado de las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto, en Entali, Calcuta, India. Acerca de la elección del nombre con el que la conocemos, señala: "Decidí llamarme Teresa, pero no fue por la grande Teresa que elegí el nombre, sino por la pequeña: Teresa del Niño Jesús (de Liseux)". Hace sus primeros votos en 1931. Desempeña funciones de maestra en Darjeeling (ciudad en el noreste de India, cerca de la frontera con Nepal y Sikkim); posteriormente, en el barrio de Entali, se percata de las penurias de sus alumnos. Cuando en 1937 hace sus votos perpetuos se da a la tarea de trabajar por aquellos marginados afectados por los conflictos bélicos entre musulmanes e hindúes; de continuo visita los paupérrimos barrios de dicha ciudad. Es maestra en el colegio de Saint Mary y nombrada directora del mismo (1944). En 1946, al viajar en tren hacia Darjeeling, preocupada por los conflictos citados, siente en su interior una llamada que le inspira a dejar la congregación donde profesa y a ayudar a los necesitados viviendo con ellos; a este suceso sus hijas espirituales lo llaman "el Día de la inspiración". A continuación deja Loreto, Entali -sin renunciar a sus votos-, decidida a fundar una congregación con el apostolado de "Trabajar para los más pobres de los pobres, en los barrios más míseros, con espíritu de pobreza y alegría". En agosto de 1948, en el precio más bajo que encuentra, compra tres saris blancos (trajes típicos de la mujer india), los cuales en adelante son su hábito. Además, adquiere conocimientos de medicina y enfermería, en el hospital hindú de Patna (ciudad ubicada al noreste de India, a orillas del río Ganges); en diciembre del citado año abre una escuela en Motijhil, donde enseña lectura, catecismo, higiene; asimismo, aloja indigentes a quienes proporciona asistencia y auxilio espiritual, sin importar la creencia religiosa de aquellos. En 1949 se unen a ella varias jóvenes nativas e, incluso, algunas de sus alumnas, quienes al coincidir con la caritativa misión de la madre Teresa son las iniciadoras de la Congregación de las Misioneras de la Caridad, que tienen como base la Regla de san Ignacio de Loyola (31 de julio) y, en mayor medida, la de san Francisco de Asís (4 de octubre); a los votos de pobreza castidad y obediencia, adicionan un cuarto voto: "Servir a los pobres". El papa Pío XII (1939-1958) aprueba las Constituciones de la fundación en 1950 y Pablo VI (1963-1978) les otorga la aprobación pontificia en 1965. La fundación se extiende en India; en América es Venezuela el primer país donde instalan su congregación; tiempo después lo hacen en todo el mundo. En ese año se inicia la rama masculina con los sacerdotes Misioneros de la Caridad. Con humildad y celo misionero se acerca a monarcas, políticos, gobernantes, potentados y a la sociedad en general para solicitar donativos y sostener su encomiable obra. Dedica su vida a atender enfermos de sida, desnutridos, desahuciados, agonizantes, leprosos; niños abandonados, huérfanos, en cuya convivencia se da a conocer. Misionera innata, bondadosa y sencilla al extremo, creadora de una obra que perdurará hasta el final de los tiempos. Su silencio era elocuente, así como su oración contemplativa a favor de los marginados. Autora de innumerables oraciones, meditaciones y pensamientos entre los cuales mencionamos: "Jesús en mi corazón, yo creo en tu tierno amor por mí, yo te amo"; "María, Madre de Jesús, sé una madre para mí, ahora". Numerosas organizaciones civiles y religiosas reconocen su invaluable trabajo; entre otros premios, recibe: en 1972, el otorgado por la Fundación Kennedy; el Premio Balzan, en 1978, y el Premio Nobel de la Paz, en 1979; ante lo que ella dice: "Soy una monja católica. En mi trabajo pertenezco a todo el mundo. Pero en mi corazón sólo pertenezco a Cristo". Esta ejemplar dama ejemplo que en hechos nos deja una herencia de amor al prójimo, fallece en la ciudad hindú de Calcuta. Beatificada por nuestro querido pontífice Juan Pablo II (1978-2005), en 1997, quien, en este caso como una excepción, cancela el plazo de cinco años -que se fijan después del fallecimiento- para iniciar todo proceso de beatificación. Iconografía: con hábito (el sari blanco) con franjas azules, en el hombro prendido un crucifijo, atendiendo a niños y enfermos, a los que sirvió con amor y dulzura.

 

DOMINGO 6

XXIII DOMINGO ORDINARIO

Santos: Cleto y Donaciano, mártires, y Zacarías, profeta. Beato Liberato de Loro, presbítero. (Verde)

BEATO LIBERATO DE LORO, del latín, "el libertado" (1214-1258). Presbítero. Este santo varón pertenece a la familia Brunforte, único dato que se conoce de sus progenitores; nace en la población italiana de Loro en Macerata. Sin detallarse pormenores anteriores a 1234, cuando renuncia a una propiedad -quizá su herencia- y define su vocación religiosa. Ingresa en el convento de la orden de Frailes Menores, de la población de Roccabruna, provincia italiana de Urbino. Una vez cumplidos los estudios, recibe la ordenación sacerdotal y desempeña su ministerio en el monasterio de Soffiano, Florencia. En la obra franciscana Florecillas, se hace mención de él: “En el eremitorio de Soffiano hubo antiguamente un hermano menor (Liberato de Loro) de tan grande santidad y gracia que parecía totalmente endiosado; frecuentemente estaba arrobado en Dios". Varios testigos mencionan que habla poco; y cuando lo hace, sus palabras son plenas en sabiduría. Aún joven enferma y, dando ejemplo de paciencia y fe en Dios, se dedica a la oración dirigida a Jesús y a la Santísima Virgen. Se dice que María atiende sus súplicas y lo sana. No obstante, fray Liberato solicita a la celestial Señora que lo libre de la prisión del cuerpo y -se dice- que ella le responde: "No temas, hijo, que tu oración ha sido escuchada, y yo he venido para confortarte antes de tu partida de esta vida", más tarde entrega su alma al Creador. Por su ejemplo de vida, se inicia su culto inmemorial. En 1868, el beato Pío IX (1846-1878; 7 de febrero) aprueba su veneración como beato, dedicándole oficio y misa propios.

 

LUNES 7

Santos: Regina de Francia, mártir; Melchor, Esteban y Marcos, mártires, y Albino de Chalons, obispo. Feria (Verde)

SANTOS MELCHOR, ESTEBAN y MARCOS, del hebreo, "rey de luz"; del griego, "coronar", y del latín, derivado de Marte, respectivamente (1619). Mártires. Melchor Grodzieki: natural de Cieszyn, actual frontera polaco-checa; sus progenitores gozan de vastos recursos y sus parientes desempeñan importantes cargos políticos y eclesiásticos. Es un excelente alumno en el colegio jesuita de Viena e ingresa en la Compañía de Jesús hasta ser ordenado sacerdote en 1614. Esteban Pongraccz: nace en Karlsburgo, Hungría; su familia pertenece a la nobleza. Estudia en el plantel jesuita de Kolozviar, en Praga. Sus padres le dejan cuantiosa herencia a la cual renuncia para iniciar estudios en el seminario, hasta convertirse en sacerdote de la Compañía de Jesús. Marcos Krizevcanin: originario de Korosy. Inicia su academia en Viena, continuándola en Roma; ya como presbítero del clero diocesano, regresa a territorio húngaro. Los escasos datos biográficos anotados son el antecedente del ministerio sacerdotal que los tres ejercen en varias ciudades, hasta que Dios los hace coincidir en la población húngara de Kosice, lugar donde los calvinistas húngaros (seguidores de las doctrinas protestantes propagadas por el retractor del catolicismo Juan Calvino, 1509-1564) dominaban en el aspecto religioso, en tanto los católicos eran apoyados por el rey Fernando II de Habsburgo (1578-1637). Lo que enardece a los checos y motiva la Guerra de los Treinta Años (1618-1648). Sin embargo, los citados presbíteros, con celo pastoral, predican la religión verdadera; pero una falsa denuncia culpa a la población católica de un incendio en Kosice, lo que provoca una riña entre protestantes y católicos. Para colmo, en esa época la invasión de Hungría llegó a Kosice y se efectúa una encarnizada lucha en la que multitud de seguidores de Cristo son asesinados. Lo anterior cesa cuando los citados sacerdotes son capturados en calidad de rehenes y encarcelados. En dicho cautiverio padecen vejaciones y torturas; al ser incitados a renunciar a su fe y no aceptar, se les condena a morir decapitados en aras de la fe. Años después (1636), sus reliquias son trasladadas al templo polaco de Tarnawa, donde son veneradas. El Siervo de Dios Juan Pablo II (1978-2005) los canonizó en 1995. Iconografía: los tres con sotana, rodeados por un nimbo de nubes en la gloria celestial.

 

MARTES 8

La Natividad de la Santísima Virgen María

Santos: San Sergio I, Papa. Beato Guillermo de Saint Thierry, abad. Fiesta (Blanco)

LA NATIVIDAD DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA, del latín, nativitas. "nacimiento" (siglo I a. C.). El Nuevo Testamento no indica detalles del nacimiento, la infancia y la vida de la madre de Dios. En los Evangelios apócrifos (del griego, oculto, secreto; no auténtico) su nacimiento se sitúa en Nazaret, Galilea; se dice que sus padres, los santos Joaquín y Ana (26 de julio) tenían ya 20 años de unión matrimonial sin haber engendrado hijos, por lo que en el templo de Jerusalén el sumo sacerdote rechaza la ofrenda de Joaquín, ya que en su época es indigno ser varón estéril; por ello, el hombre no se atreve a regresar a su aldea y se oculta entre la multitud que concurría al templo. Sin embargo, la tradición indica que se le aparece un ángel quien le comunica que él y su esposa concebirán un hijo. Poco después, María es engendrada por sus padres en un acto natural, naciendo la niña libre del pecado original, para ser la Madre de Dios. Al correr de los siglos, la Iglesia concede a María Santísima una especial veneración, siempre unida a Cristo; asimismo, la festividad de hoy se encuentra ubicada dentro de la Historia de la Salvación y celebra un aspecto de Nuestra Señora, asociándola al misterio de su hijo Jesucristo, adjuntándole valores antropológicos. Es probable que esta celebración se origina en el Oriente, a partir del siglo V. Aprobada por el pontífice Sergio I (687-701), tiempo después san Pío X (1903-1914; 21 de agosto), le concede categoría de fiesta, con oficio y misa propios. En nuestros días, con la finalidad de seguir un orden cronológico es celebrada nueve meses después de la solemnidad de la Inmaculada Concepción de María (8 de diciembre). Iconografía: según la creatividad de cada autor puede representarse a María recién nacida sobre el regazo de su madre, santa Ana, en la cama después del parto. Uno de los templos dedicados a esta devoción es el de la Natividad de Nuestra Señora, en calle José María Morelos sin número, colonia Ejército de Oriente, Delegación Iztapalapa. Es muy digno enseñar a los niños desde su más tierna infancia a amar y ser devotos de María Santísima, ya que se identifican con la representación de María Niña, que se venera en innumerables templos, así como encomendarse a su protección y llevarle dulces y juguetes.

 

MIÉRCOLES 9

Santos: Pedro Claver, presbítero, y María de la Cabeza, viuda. Beato Federico Ozanam, laico. Feria (Verde)

SANTA MARÍA DE LA CABEZA, del arameo, "señora" (siglos XI-XII). Viuda. La vida de esta santa española es casi desconocida; se pierde entre la “importancia" de la aristocracia de su época por su humilde origen; lo único que nos puede señalar su tiempo es decir que fue esposa del español san Isidro, el humilde labrador (15 de mayo), patrono de Sevilla, de Madrid y de los agricultores. Se desconocen detalles exactos de su fecha y lugar de nacimiento, quizás en las orillas de la capital española; es practicante de la religión católica. En su época, la mujer está relegada al hogar y a procrear numerosos vástagos. María, además de atender las responsabilidades domésticas, ayuda en agobiantes faenas del campo, así como atiende a su esposo y su único hijo; viven todos en forma austera. Es atenta y servicial con Isidro; afectuosa y paciente con su hijo, sin abandonar su constante oración. Al paso del tiempo, con su vástago crecido y educado, ambos esposos acuerdan separarse para consagrar su vida a Dios; por lo tanto, Isidro se queda en Madrid y María se instala en una ermita cercana al río Jarama (cercano a Madrid). Esta piadosa mujer en la soledad se dedica a la contemplación, ora a la Santísima Virgen y medita en los misterios de Dios por tiempo prolongado. Por desgracia unos malos hombres intrigan a Isidro diciéndole que su esposa lo engaña con otros campesinos, lo cual el santo no cree; sin embargo, la espía y comprueba que todo es mentira; de igual manera, admirado ve a María en oración y cruzar el citado río sobre un lienzo. Más adelante, ella queda viuda y continúa haciendo vida de santidad en la ermita que con sus manos construye para dar culto a Dios y a su Santísima Madre. Se dice que se le atestiguan curaciones milagrosas con los enfermos quienes, admirados por sus virtudes, se acercan a ella. Esta ejemplar vida entrega su alma a Dios en la población española de Torrelaguna (comunidad madrileña). Cabe hacer notar que existen otras versiones biográficas de María de la Cabeza, todas ellas -incluso la anterior- emanan de tradiciones orales, por lo que puede haber variantes entre unas y otras, aunque la narrada es la más apegada y primera fuente escrita. Después de su deceso se le atribuyen numerosos milagros, por lo que Inocencio XII (1691-1700) comprueba y aprueba su culto inmemorial en la bula Apostolicae servitutis officium, en 1697, y añade su nombre en el Santoral. Asimismo, en 1752, por decreto de Benedicto XIV (1740-1758), se concede en su memoria oficio y misa propios; este pontífice expresa: "La mencionada consorte del bienaventurado Isidro, llamada María de la Cabeza, está considerada por los españoles, en atención a sus santas costumbres, como digna de veneración y, en todo, semejante a su marido. Por esta razón, su antiquísimo culto mereció ser aprobado". Sus reliquias son trasladadas a Madrid, al lado de las de su esposo, donde hoy reciben veneración.


JUEVES 10

Santos: Nicolás de Tolentino, presbítero; Verano o Veranio de Lyón, obispo. Beato Francisco Gárate, religioso. Feria (Verde)

BEATO FRANCISCO GARATE, del italiano antiguo. "franco", "francés" (1857-1929). Religioso. De origen español, nace en Azpeitia, Guipúzcoa, en el seno de una humilde y católica familia. En su infancia ayuda a sus padres en las labores campesinas. En 1868 atestigua la revolución de su país, así como la expulsión de los sacerdotes de la Compañía de Jesús (jesuitas), quienes se refugian, por la persecución de la que eran objeto, en la vecina provincia de Orduña, Vizcaya, cuyas autoridades les ofrecen protección. Al parecer, ahí el sacerdote Domingo Landa lo ocupa como sirviente en el colegio de ese lugar donde, casi adolescente, cursa estudios, recibe formación en los valores evangélicos y define su vocación religiosa. La convivencia con la comunidad jesuita, con la que compartía oración y trabajo, le permite ser admitido en la misma e ingresar en Poyanne, Francia, en el noviciado donde cursa seis meses de postulantado y dos años de noviciado, además de pronunciar sus votos perpetuos de pobreza, castidad y obediencia como hermano coadjutor (del latín, cum, y adjútor, ayudante; en este caso, es colaborador en la obra apostólica de los jesuitas como hermano religioso, sin ser sacerdote), haciendo vida en comunidad. Una vez terminados los conflictos sociopolíticos españoles, sacerdotes y religiosos regresan a sus lugares de origen para continuar sus tareas. El hermano Francisco es ubicado en La Guardia, Galicia, población cercana a la frontera con Portugal, donde desempeña la función de enfermero y, por la carencia de médicos, atiende numerosos pacientes, sin importarle el cansancio que esto le causaba, ni al horario, en exhaustivas jornadas. En casos de epidemia o de gravedad, pasa la noche junto a cada enfermo cuidándolo, a la vez que hace oración. Cerca de 1888 se le envía a la universidad de Deusto en Bilbao, donde queda como portero. Los estudiantes eran internos; ahí, con diplomacia, impone disciplina en los horarios de llegada de los jóvenes; asimismo, atiende con generosidad a los necesitados, quienes cada semana acuden a solicitar despensa, además de escucharlos y proporcionarles consejo tanto de día como de noche. Resta tiempo al sueño, dedicado en las madrugadas a la oración contemplativa; se dice que sus escasas horas de descanso las pasa acostado en el piso de su austera celda. Destacó por su inteligencia, paciencia, humildad, carácter afable y, sobre todo, por su espíritu de servicio. Al acaecerle una grave enfermedad, entrega su alma al creador en Deusto, dejando una estela de santidad. Beatificado por el Siervo de Dios Juan Pablo II (1978-2005) en 1985.

 

VIERNES 11

Santos: Proto y Jacinto de Roma, mártires; Juan Gabriel Perboyre, mártir, y Pafnucio de la Tebaida, obispo. Feria (Verde)

SANTOS PROTO Y JACINTO DE ROMA, del griego. "primero", y "gladiolo", respectivamente (siglo III) Mártires. A los santos titulares de esta fecha -de quienes no se tienen mayores datos-, por tradición, se les considera de origen romano, ya que vivieron y murieron en la Ciudad Eterna entre los siglos III y IV. Piadosas leyendas indican que en su juventud son esclavos de una dama de nombre Eugenia, hija de un prefecto romano, quien los convierte al cristianismo. Padecen persecuciones y, finalmente, mueren mártires en aras de la fe. Por cuanto a Eugenia, poco después tiene el mismo destino, por lo que es sepultada con sus esclavos en un cementerio romano de la Vía Salaria. El pontífice san Dámaso I (366-384; 11 de diciembre), dignifica su sepultura escribiéndoles un epitafio. Gracias a lo anterior, siglos después, en 1845, en la catacumba de Basilla se descubren vestigios de la tumba de Jacinto y huellas del sepulcro de Proto (cuyas reliquias se veneran en el templo de San Juan de Florentinos, en Roma). Cuando es explorada la tumba de Jacinto, ésta se derrumba; sólo se rescatan algunos huesos quemados, de lo que se deduce la forma en la que es martirizado. Su veneración se pierde en los anales de la historia.

 

SÁBADO 12

El Santo Nombre de María

Santos: San Francisco Tchoi de Seúl, mártir. Beata María de Jesús López. Religiosa. Vísperas I del domingo: semana del Salterio Memoria libre (Blanco)

SAN TOBÍAS, forma helenizada del hebreo, Tobiyya. "Yahvré es bueno" (siglo VI a. C.). Laico. El libro de Tobías se incluye en el Antiguo Testamento y consta de 14 capítulos. Es un breve relato familiar, se atribuye a Tobit o Tobías, de quien toma su nombre. Tobías es un judío piadoso, hijo de Tobiel, originario del norte de Palestina, de la tribu de Neftalí. Se distingue por sus virtudes: cumple la ley de Dios, consuela a los pobres, presta dinero sin cobrar intereses y procura dar sepultura a los muertos. Más adelante se le destierra a Nínive en Asiria. En su juventud contrae nupcias con Ana; ambos procrean un hijo a quien le dan por nombre Tobías. El libro narra que Tobit o Tobías padre queda ciego y Dios envía al arcángel san Rafael (29 de septiembre), quien sin identificarse acompaña a Tobías hijo en un viaje con la finalidad de cobrar una deuda que debe Gabelo a su progenitor en el país de los medos (antigua región de Persia, entre el río Tigris y el mar Caspio). Se dice que en la travesía, al estar reposando a las orillas de un río, salta de éste un pez y san Rafael indica al joven que le saque las vísceras y las guarde para hacer un ungüento. Al retornar a su hogar, cuando pasan por Ecbátana (actual Hamacan, Irán), se une en matrimonio con Sara (del hebreo, "la dominadora"), a quien sana expulsándole al espíritu del mal con un "ungüento" preparado quemando las vísceras que lleva. Más tarde -en su casa-, con esa misma preparación cura de la ceguera a su padre, untándole el "ungüento" en los ojos. Antes de despedirse Rafael, se da a conocer y le solicita que por escrito hagan constar lo acontecido y que por siempre bendijesen al Señor. Muere casi centenario en Nínive (ubicada en el norte de Irak); es incluido en el Santoral de hoy por su participación en el plan salvífico de Dios. Iconografía: Tobías padre es representado con ropa de la época e invocado como patrono de los sepultureros. Sin embargo, la representación mas conocida es la de Tobías hijo, con un pez en la mano y a su lado el arcángel san Rafael. Se recomienda la lectura del clásico Compendio de Historia Sagrada, de Editorial Progreso, S. A., donde encontrará en forma comprensible éste y otros bellos relatos bíblicos.

 

DOMINGO 13

Santos: Juan Crisóstomo, doctor de la Iglesia; Maurilio de Angers, obispo, y Amado de Suiza, obispo.

SAN JUAN CRISÓSTOMO, del hebreo, "Dios ha hecho gracia", y del griego, Chrisostomos, "boca de oro" (344?-407). Doctor de la Iglesia. Vio la primera luz en Antioquia de Siria, actual Turquía. Su progenitor, comandante romano, muere dejándolo en la orfandad aún niño. Su madre, persona de buenos sentimientos y caritativa con los necesitados, le procura excelentes maestros, quienes lo forman e instruyen, hasta graduarse en Derecho. Como era la costumbre de aquel tiempo, fue bautizado ya adulto. Hacia 374 se une a varios eremitas que habitan, en vida de estudio y oración, en la zona montañosa al sur de Antioquia, donde hace vida comunitaria por cuatro años y dos años más en la soledad dentro de una húmeda cueva, lo cual le provoca una enfermedad, lo que motiva a regresar a la ciudad, donde, tomando en cuenta sus conocimientos, recibe la orden del diaconado y poco después la ordenación sacerdotal. Redacta sus Homilías contra las estatuas, cuando presenció una rebelión contra el emperador, en la que el pueblo destruye las estatuas del monarca y de sus familiares; este hecho da lugar a que su predicación se tornara vehemente al dar a conocer la doctrina del Redentor, por lo que es respetado por el pueblo y las autoridades. Su legado literario incluye más de 200 cartas, discursos, sermones bíblicos y tratados. Es nombrado obispo de Constantinopla (actual Estambul) y en 398, consagrado patriarca de dicha ciudad. Asimismo, fustiga con su palabra la maldad de los clérigos sometidos a las cortes y los excesos de los laicos, pero cuando se atreve a condenar las vanidades de la emperatriz Eudoxia (404), ésta, indignada, desata una campaña en contra de él y lo manda al exilio, donde permanece encarcelado y victima del maltrato. Muere en la población turca de Comana. Hacia 438, sus reliquias son trasladadas a Constantinopla y depositadas en el templo de los Santos Apóstoles. Proclamado doctor de la Iglesia en 1568, cuando queda confirmado su culto inmemorial; es uno de los cuatro doctores de la Iglesia oriental, en unión con los santos Basilio Magno, Gregorio Nacianceno (ambos del 2 de enero) y Atanasio de Alejandría (2 de mayo). El pontífice san Pío X (1903-1914) (21 de agosto) le otorga el patronazgo sobre los predicadores en 1909. Iconografía: con atavío de obispo oriental, en sus manos un pergamino y un panal, alusivos a su sapiencia y oratoria, respectivamente.

 

LUNES 14

Santos: Materno de Colonia obispo; Gabriel Taurino Dufresse, mártir, y Notburga de Rotemburgo, laica. Feria (Verde)

SAN GABRIEL TAURINO DUFRESSE, del hebreo Dios es mi fortaleza", y del latín, "relativo al toro" (1750-1815). Mártir. Nace en la Ville-de-Lezoux, Francia; hijo de padres católicos, quienes le procuran formación en los valores evangélicos. Como niño conoce en su país el apostolado de la congregación de las Misiones Extranjeras de París, lo que le atrae para decidir consagrar su vida a Dios como sacerdote misionero. Ingresa al noviciado en el seminario de la citada congregación (1774) y al término de su academia es ordenado sacerdote. Ejerce su ministerio en Francia y al año siguiente es enviado a China para dedicarse a la difusión de la Palabra de Dios. Llega a Macao, China, donde, a pesar de las constantes y sanguinarias persecuciones paganas, se dedica a dar a conocer el Evangelio; incrementa en forma notable las conversiones al cristianismo, fomenta el clero nativo y, para evitar ser descubierto por los paganos, misiona disfrazado. Así logra llegar a Pekín (en chino, Beijing), donde es localizado y desterrado del lugar (1784). Pero su amor a Dios es mayor a su castigo y persevera en su afán apostólico, por lo que regresa a Macao (1788) y por más de 10 años logra ejercer su misión. Por sus méritos es nombrado obispo de Tabraca (1800) y alcanza a trabajar 15 años más. Es un obispo ejemplar por sus múltiples conversiones, así como por su generosidad con los pobres y las obras de beneficio social que crea para los habitantes de su diócesis. Los enemigos de Dios logran encontrarlo, y lo arrestan y conducen a Chengdú -ciudad de China central-, donde, después de un supuesto juicio, es condenado a morir decapitado. Su deceso por no haber renunciado a Cristo es premiado en la gloria celestial, así como al ser canonizado por el Siervo de Dios Juan Pablo II (1978-2005) en 2000; el citado pontífice lo nombra "el gran obispo del oeste de China".

 

MARTES 15

Nuestra Señora de los Dolores

Santos: Emilia y Jeremías de Córdoba, mártires. Beato Camilo Constanzo, mártir. Memoria (Blanco)

NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES, del latín. "penas" o "sufrimiento" (siglo XIII). "La Madre piadosa estaba junto a la cruz y lloraba...", así inicia el himno Stabat Mater que en la secuencia de la Asamblea Eucarística de hoy se recita después del Salmo y que nos recuerda el inmenso sufrimiento de la madre de Jesús, al acompañarlo con entereza hacia el Monte Calvario y presenciar su muerte (Jn 19,25-27). Dichas alabanzas son escritas por el poeta místico y presbítero italiano Jacobo de Todi (1230-1306), perteneciente a la orden franciscana. Nosotros, además de consolar a los que sufren en este mundo, con devoción suplicamos a Nuestra Señora de los Dolores que nos permita compartir con ella sus penas, a través de nuestros sufrimientos en esta vida terrena. Esta hermosa devoción surge en la Edad Media; el pontífice Pío VII (1800-1823) la difunde a la Iglesia universal en 1814 y san Pío X (1903-1914; 21 de agosto) en 1912 fija la memoria en este día. La piedad popular acostumbra, en México, a festejar el "viernes de Dolores", una semana antes del Viernes Santo, colocando en algunos templos o en las casas el llamado "Altar de Dolores", que es adornado con papel picado morado, veladoras y, en el centro, una imagen de María Santísima. Asimismo, las personas que ponen un altar en sus hogares ofrecen agua fresca a los devotos que lo visitan, ya que es en temporada de elevadas temperaturas. Iconografía: María de pie, bajo la cruz, refleja en su rostro amargo dolor, ataviada con vestido y manto negro o morado; su rostro es bañado por gruesas lágrimas, las que enjuga con un pañuelo blanco. Invoquemos con fe a Nuestra Señora, diciendo: ¡Madre, llena de Dolores, haced que cuando expiremos nuestras almas entreguemos por tus manos al Señor!

 

MIÉRCOLES 16

Santos: Camelia, Papa, y Cipriano, obispo, mártires, y Martín de Hinojosa, obispo. Beato Antonio de San Francisco, mártir. Memoria (Rojo)

BEATO ANTONIO DE SAN FRANCISCO, del latín, probable del etrusco, nombre de una gens romana y del italiano antiguo, "franco", "francés", respectivamente (1627). Mártir. Oriundo de Japón, su vida permanece inédita hasta la llegada de los misioneros españoles a las tierras del Sol naciente, cuando establece en Nagasaky contacto con ellos y se convierte a la verdadera fe. Se une a la labor evangelizadora del hoy beato Francisco de Santa María (19 de septiembre), de quien se convierte en compañero, discípulo y exitoso catequista, al aprovechar su conocimiento del idioma. Al mismo tiempo que difunde la Palabra, atiende con amor y esmero a quienes necesitan auxilio espiritual o material, sean o no creyentes. Su caridad y devoción pronto atrae numerosos nuevos cristianos. La labor misionera de los hermanos franciscanos se realiza en forma clandestina, ya que ésta se prohíbe por decreto del emperador Taicosama (Toyotomi Hideyoshi, 1537-1598). Finalmente, los franciscanos son delatados y aprehendidos cuando realizan su tarea en la casa de la familia Vaz; sin embargo, Antonio no se encuentra presente. Gaspar y su esposa María Vaz, así como el padre Francisco de Santa María, son conducidos a prisión. Al enterarse de lo sucedido, Antonio acude al palacio del gobernador ante quien expresa: "Tú tienes una multitud de espías y verdugos. Considerables son las recompensas prometidas a los delatores. Pues bien, aquí delante de ti tienes un delator que viene a denunciar a un adorador de Cristo. Ese adorador soy yo, que hace muchos años me ocupo sin descanso en apoyar a los fieles y convertir a los paganos, muchos de los cuales han sido conducidos a la fe. Quiero que me des la recompensa por mi delación; quiero ser asociado a mi querido padre y maestro, y a mis queridos cohermanos en la prisión, en los padecimientos y en la muerte". De inmediato es hecho prisionero y conducido a las mazmorras, donde se encuentra con su maestro, varios sacerdotes y seglares presos. Una vez en la celda, Antonio expresa a fray Francisco su deseo de ser ordenado sacerdote franciscano; al conocer su fe y sus virtudes, el religioso acepta; la cárcel sirve de "seminario". Después de un año de "noviciado" en prisión y al considerar el fraile que el catequista cuenta con los conocimientos suficientes procede a ordenarlo. Finalmente, es condenado a morir en la hoguera junto con su maestro, otros dos religiosos y Gaspar Vaz. María Vaz y cinco terciarios son decapitados; el mismo día son sacrificados los hijos del citado matrimonio, cuyos nombres y número no aparecen en el decreto de beatificación. Los mártires son inmolados en la hoy conocida como Santa Colina o Monte de los Mártires. Fue beatificado por Pío IX (1846-1878) el 7 de julio de 1867.

 

JUEVES 17

Santos: Roberto Belarmino, doctor de la Iglesia; Alberto de Jerusalén, obispo, e Hildegarda Von Bingen, virgen. Feria (Verde)

SANTA HILDEGARDA VON BINGEN, del germánico. "la morada del combate" (1098-1179). Abadesa. Oriunda de Bockelheim, Renania, actual territorio alemán; Se desconocen particularidades de su vida en familia. A los ocho años, en Disibodenberg, Alemania, ingresa en el monasterio femenino de la orden de San Benito (benedictinas), ahí pasa su juventud hasta ser nombrada abadesa del lugar en 1136. Establece el convento de San Ruperto en 1147 y otro en Eibengen. Escribe numerosas Cartas con sus experiencias místicas donde narra 26 visiones simbólicas sobre la relación entre Dios y el hombre; éstas inician hacia 1092. Reconocida como mística, tiene el don de profecía -se le atribuye haber pronosticado el descubrimiento de América, así como las dos guerras mundiales-; además es biógrafa, poetisa, pintora y médica -esto último en referencia a sus estudios y escritos sobre la Naturaleza y el empleo de las plantas-; muchos de sus descubrimientos son eficaces en la actual industria farmacéutica. Relacionado con su don de curación, se atestigua que todos los días acuden a su convento numerosos enfermos graves, a quienes atiende y sana con sus conocimientos de la herbolaria y sus oraciones. Propicia el aumento de vocaciones con la edificación de numerosos conventos. Es una destacada ecologista, por sus conceptos de la relación humana con la Naturaleza. Realiza viajes por Alemania y el resto de Europa. Incursiona en el estudio de la enología (tratado sobre los vinos), su elaboración y sus propiedades. Es destacada música y compositora (en la actualidad se pueden adquirir CD con sus obras). Es consejera de monarcas, presbíteros, pontífices y, sobre todo, de la gente del pueblo, que ya en vida la considera santa. Esta notable religiosa es una de las más relevantes figuras femeninas de Occidente y una feminista por excelencia, ya que por su influencia se organizan conventos femeninos autónomos del tradicional dominio clerical masculino. Por su elocuencia, logra que se le permita predicar en templos y plazas. Esta gran dama, dechado de virtudes y sapiencia, cuyo maestro realmente es Dios, muere a los 82 años en un día como hoy. Su culto, iniciado casi desde su deceso, se propaga en el siglo XIII y en toda la orden benedictina en 1916; se incluye en el Martirologio romano. Sus reliquias son reconocidas en 1489 y en 1857 colocadas en una urna. Es venerada hasta nuestra época en el templo de Eibengen, Alemania.

 

VIERNES 18

Santos: Juan Bautista y Jacinto de los Ángeles, mártires. Santos: José de Cupertino, presbítero, y Jacobo el Egipcio, monje. Feria (Verde)

BEATOS JUAN BAUTISTA Y JACINTO DE LOS ÁNGELES, del hebreo. "Dios ha hecho gracia", y del griego. "gladiolo", respectivamente (1660-1700). Mártires. Originarios de la Sierra Norte de Oaxaca, México. No son conocidas particularidades anteriores a su juventud; se convierten a la religión católica gracias a sacerdotes de la Orden de Predicadores (dominicos) que evangelizan la zona oaxaqueña de San Francisco Cajones. Ambos son fervorosos cristianos, casados y con familia, haciendo una vida ejemplar; por lo tanto, y de acuerdo con los decretos del III Concilio Provincial Mexicano (1585), se les elige para realizar la función de fiscales: “... quienes al lado de los párrocos serán perpetuos censores de las costumbres públicas... con el compromiso de denunciar vicios y delitos". Antiguas crónicas narran que la noche del 14 de septiembre de 1700, en la comarca que les corresponde fiscalizar, Juan Bautista y Jacinto de los Ángeles descubren a un grupo de nativos, efectuando sacrificios y rituales ante los ídolos, por lo que de acuerdo con su responsabilidad denuncian aquellas ceremonias paganas a las autoridades eclesiásticas, por lo que acuden los frailes a dicho sitio a incautar ídolos y ofrendas. Al día siguiente, por la mañana, los idólatras enardecidos por haberles retirado sus ofrendas, exigen les sean devueltas, amenazando con incendiar el templo y el convento si no se las reintegran. Los padres en vano pretenden calmar a aquella multitud que furiosa exige sus ídolos. Pero Juan y Jacinto, fieles a Cristo, para no permitir la masacre de victimas inocentes, se entregan a los paganos, a cambio de dejar en paz a los sacerdotes y no realizar el sacrilegio de incendiar el templo. Sus enojados coterráneos, a golpes e injurias, llevan a los dos fiscales al monte Xagacia y desde lo alto son arrojados al despeñadero y sus cuerpos destrozados a machetazos. Beatificados en la Basílica de Santa María de Guadalupe por el Siervo de Dios Juan Pablo II (1978-2005), en su quinta visita a México, el 1 de agosto de 2002. En la actualidad sus reliquias, colocadas en urna de cristal, reciben veneración en la capilla dedicada a ellos, en el interior de la Catedral de Oaxaca. Iconografía: de pie, ataviados con trajes típicos de la región, en sus manos la cruz alta insignia de su cargo de fiscales.

 

SÁBADO 19

Santos: José María de Yermo y Parres, fundador; Jenaro de Nápoles, mártir, y María de Cervelló, religiosa.

Vísperas I del domingo: 1a semana del Salterio Memoria libre (Blanco)

SAN JOSÉ MARÍA DE YERMO Y PARRES, del hebreo. "Dios acrecentará", y del arameo, "señora" (1851 -1904). Fundador. Nace en el estado de México, en la hacienda de Jalmolonga, Malinalco. Sus padres, Manuel y María Josefa, son católicos practicantes que cuentan con amplios recursos económicos. Pasado mes y medio de nacido, queda huérfano de madre. Su progenitor, para la mejor atención del pequeño, acude a la Ciudad de México, con la finalidad de vivir con su hermana Carmen, quien con gran amor atiende a José María, le procura formación cristiana y le enseña las primeras letras. Continúa su instrucción formal donde se distingue por su inteligencia y dedicación; al terminar la primaria recibe una medalla al mérito civil, que es entregada por el emperador Maximiliano (1864), como se acostumbra en la época. Un compañero de la infancia -quien es su amigo toda su vida- es el poeta y dramaturgo mexicano Juan de Dios Peza (1852-1910). Mientras nuestro país es devastado por conflictos sociopolíticos, el joven Yermo, a los 16 años, define su vocación sacerdotal e ingresa en la Congregación de la Misión (vicentinos); pronuncia sus votos religiosos (1869); desde entonces, se distingue por su paciencia y humildad. Al término de sus estudios de filosofía, por su capacidad intelectual, se le envía a continuar los estudios teológicos en París, Francia. En 1872 regresa a su patria, México, donde da testimonio de su espíritu de servicio en las misiones populares vicentinas. Por su delicada salud se considera que podía ser útil como asistente al arzobispo de México, don Antonio de Labastida y Dávalos (1863-1891), pero su estado físico no se lo permite; un año después, sus superiores lo reintegran a la casa paterna, donde organiza la asociación juvenil "El Ángel de la Pureza", para la que redacta un reglamento e imparte conferencias. En 1875 retorna a la congregación de la Misión y es enviado a Guanajuato, México, donde se desempeña como prefecto del colegio vicentino de La Valenciana, recibiendo en este lugar las órdenes menores. Pasados dos años, se retira en definitiva de la citada congregación, obteniendo la dispensa de sus votos. Complementa estudios eclesiásticos en el seminario conciliar de León, Guanajuato. Es ordenado sacerdote el 24 de agosto de 1879 y celebra su primera misa en la Catedral de dicha ciudad, asistiendo en primer lugar un grupo de niños pobres del barrio de El Calvario, a quienes atiende con la catequesis como seminarista; ahí expresa: "Ahora sí, sólo podremos entrar al cielo llevando con nosotros un sinnúmero de almas. El sacerdote no es del mundo ni debe pertenecerle haciéndose mundano. Habrá de ser un ejemplo luminoso para el mundo". Ejerce su ministerio como capellán de los templos de El Calvario y el Santo Niño, zonas de extrema pobreza. Junto a su capilla, establece una casa de beneficencia, con la ayuda de cuatro damas altruistas quienes son el antecedente a su fundación de las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres, cuyos votos son emitidos por las primeras religiosas en 1888. Destaca por su oratoria, actividad apostólica y social, así como por su generosidad con los necesitados. Establece asilos, orfanatos, hospitales y una casa hogar para la regeneración de jóvenes prostitutas. En el desastre natural de la capital leonesa, al desbordarse el río de Los Gómez, en persona auxilia a las víctimas, sin importar la insalubridad ni su frágil salud. Por su servicio, el gobernador Manuel González (1833-1893) lo reconoce como "el Gigante de la caridad". Pese a su bondad, es víctima de calumnias y, por lo mismo, enviado a la ciudad de Puebla México, donde continúa su obra al servicio del prójimo. Antes de su deceso -en enero de 1904-, inaugura sus misiones en la Sierra Tarahumara, Chihuahua, México. Este "Gigante de la caridad" fallece en la ciudad de Puebla. Sus reliquias se veneran en la casa central de las Siervas del Sagrado Corazón y de los Pobres, ubicada en calle 3 Poniente # 1512, Puebla de los Ángeles. El Siervo de Dios Juan Pablo II (1978-2005) lo canoniza en el Año Santo 2000. Iconografía: en fotografía con sotana o bien atendiendo a los niños desprotegidos.

 

DOMINGO 20

XXV DOMINGO ORDINARIO.

Santos: Andrés Kim Taegon, Pablo Chong y compañeros, mártires, y Juan Carlos Cornay, mártir. (Verde)

SAN JUAN CARLOS CORNAY, del hebreo. "Dios ha hecho gracia", y del germánico. "hombre experto" (1809-1837) Mártir. Nacido en la región francesa de Loudun, Vienne. No se tienen noticias de su infancia ni de su familia. Pertenece a la congregación de las Misiones Extranjeras de París y misiona en Annam, Vietnam. Es acusado, por la esposa de un general de brigada, por un supuesto acopio de armas enterrado en un sembradío de su propiedad. Por lo que es arrestado y colocado encadenado dentro de una jaula por espacio de tres meses; sólo es retirado de ella para ser torturado sobre una plancha de hierro. Durante su encierro, Juan Carlos es interrogado y golpeado incontables veces, invitándole sus captores a aceptar la culpa de que se le acusaba, así como a renunciar a su fe. Todo fue en vano, ya que sabe que su muerte es inminente; en el transcurso de los mismos, ante la tortura cantaba con una bella voz que desconcertaba a sus verdugos. El fin de su existencia se acerca, ya que después de esos meses de tortura y vejaciones su sentencia de muerte es ejecutada, en Son Tay, Ha Tay, Vietnam. No conformes con su muerte, su cuerpo es cortado en pedazos, su cabeza ensartada en una vara y exhibida a la orilla del río durante tres días, para escarmiento de los que pretendan seguir la religión de Cristo; esto es inútil, ya que la vida y la muerte de Juan Carlos sirve para que innumerables vietnamitas se conviertan al cristianismo. Canonizado por el Siervo de Dios Juan Pablo II (1978-2005) en 1988 en grupo con otros mártires sacrificados en Vietnam. También se le conoce como Carlos o Juan Cornay o bien en grupo como uno de los "Mártires de Vietnam".

 

LUNES 21

Santos: Mateo, apóstol y evangelista; Jonás, profeta, y Lorenzo Imbert y compañeros, mártires. Fiesta (Rojo)

SAN JONÁS, forma griega del hebreo, jonah, "paloma" (siglo VII a. C.). Profeta. Su historia se incluye en el libro homónimo del Antiguo Testamento. Es el quinto de los profetas menores, denominados así por lo breve de su mensaje. Es hijo de Amonay (Jon 1, 1). Predica en el reino del norte de Israel de 787 a 747 a. C. El Señor le señala la misión de dirigirse a Nínive, Asiria, con el propósito de anunciar la destrucción de esa ciudad, debido a la disipación en la que vivían sus habitantes. Pero sucede que Jonás tiene miedo de anunciar la terrible profecía, ya que los pobladores pueden hacerle daño por comunicar la fatal noticia. Por lo tanto, decide no ir a Nínive; huyendo, se embarca hacia Tarso, Turquía. Sin embargo, una tempestad hace que la superstición de los marinos decidan la suerte, quien en la tripulación es el culpable de ese temporal y al resultar Jonás el causante, éste confiesa que huye de la misión encomendada por Yahvé; arrepentido, solicita ser arrojado al mar, con lo que las aguas se calman. Se dice que un inmenso pez lo devora, permaneciendo el profeta dentro del animal tres días con sus noches, sin que éste lo trague. Después lo arroja en la playa y Jonás, sin vacilación, se dirige a Nínive donde anuncia el mensaje indicado. Al escucharlo, los pobladores arrepentidos modifican su mala conducta y Nínive es salvada (Jon 3, 8 ss). Con lo anterior, queda de manifiesta la misericordia divina. Iconografía: el profeta Jonás con ropa de época, al ser arrojado por el pez hacia la playa.

 

MARTES 22

Santos: Beatos Cristóbal. Antonio y Juan de Tlaxcala, niños mártires. San Mauricio de Agauno y compañeros, mártires. Feria (Verde)

BEATOS CRISTÓBAL, ANTONIO Y JUAN DE TLAXCALA, del latín, "portador de Cristo"; de Antonius, nombre una gens romana, y del hebreo, "Dios ha hecho gracia", respectivamente (siglo XVI). Niños mártires. En la actual ciudad de Tlaxcala, México, primera diócesis del país, nacen estos niños, quienes son catequizados e instruidos en las primeras letras en escuelas atendidas por misioneros franciscanos y, una vez cumplidos los requisitos, bautizados. Los datos biográficos fidedignos son escasos, lo que se conoce es que Cristóbal nace en Atlihuetzia, es el hijo del cacique Axótecatl y pretende que su progenitor se convierta al cristianismo; asimismo, trata de propagar el Evangelio, además de luchar contra la practica de la poligamia, el alcoholismo y la idolatría de su comunidad, por lo que sin considerar su corta edad, hacia 1527, su padre, entonces incitado por una de sus mujeres, lo golpea y arroja en la hoguera donde muere quemado. Los otros niños, de nombre Antonio y Juan, son oriundos de Tizatlán, Tlaxcala; se dedican a acompañar a frailes dominicos, quienes catequizan en las misiones de esa región y de Oaxaca. En uno de esos caminos son víctimas de los paganos y mueren a golpes en Cuauhtichan, Puebla, en 1529. Su santidad Juan Pablo II (q.e.p.d.) los beatifica en la Basílica de Santa María de Guadalupe, el 6 de mayo de 1990, en su segunda visita a México. Iconografía: con atuendo típico, crucifijo en sus manos, en el momento de su martirio en la hoguera.

 

MIÉRCOLES 23

Santos: Pío de Pietrelcina, presbítero; Lino I, Papa, y Constantino de Ancona, misionero. Memoria (Blanco)

SAN PÍO DE PIETRELCINA, presbítero del latín, "piadoso" (1867-1968). Presbítero. Ve la primera luz en la población italiana de Pietrelcina; sus padres católicos, al bautizarlo, le otorgan el nombre de Francisco -por ser devotos de san Francisco de Asís (4 de octubre)-, a quien lo consagran a la edad de cinco años; al parecer después de esta consagración, se inician en el niño una serie de fenómenos místicos, éxtasis, visiones de Jesús, María y del santo de Asís; pero también ataques físicos y espirituales del espíritu del mal; tales hechos, de carácter extraordinario, se suceden durante toda su existencia. Hacia 1903 recibe en Morcone, Italia, el hábito de la orden de Frailes Menores Capuchinos y cambia su nombre de pila por el nombre con el que lo conocemos. Recibe la ordenación sacerdotal en 1910, en Benevento. Por esa época ejerce su ministerio en su tierra natal, por ser favorable el clima para su salud hasta que, recuperado, se integra a la parroquia de Santa Ana en Foggia, al sur de Italia. Más adelante lo envían a servir en Giovanni Rotondo, en la misma región de Abulia, donde -a partir de 1916- pasará el resto de su vida. Es un excelente y comprensivo confesor, guía espiritual y consejero de sus feligreses. Por horas permanece en oración y en penitencia extrema. Desde septiembre de 1910 recibe en su cuerpo -a semejanza de Cristo- las marcas o estigmas de la Pasión: la coronación de espinas sobre su cabeza, la flagelación en el cuerpo, así como las heridas en manos, pies y costado; con lo que se convierte en el primer sacerdote de quien se tiene referencia de ser estigmatizado. Sin embargo, por humildad, fray Pío suplica al Señor que dichos estigmas sean invisibles y su petición es concedida. A este santo varón, ejemplo de santidad, Dios lo favorece con los dones de conocimiento de las conciencias y la bilocación (estar en dos sitios a la vez), así como la realización de hechos milagrosos (taumaturgia) y transverberación del corazón. Pero no falta quien se encargue de difamarlo, padeciendo calumnias y burlas, sobre todo de los faltos de fe y también por rivalidad, sin aceptar los dones con los que Cristo lo beneficia. Deja una herencia de caridad a su muerte, ocurrida en el convento del citado San Giovanni. Sus exequias atraen numerosos devotos, quienes lo veneran como santo y después de cuatro días de pública veneración del cuerpo, los estigmas desaparecen. Su Santidad Juan Pablo II (1978-2005), que en gloria esté, lo canoniza en 2002. Iconografía: en fotografía con hábito, con una amable sonrisa en su rostro.

 

JUEVES 24

Nuestra Señora de La Merced

Santos: San Pacífico de San Severino, presbítero. Beato Dalmacio Moner, presbítero. Feria (Verde)

NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED, del latín "rescate" (siglo XIII). La advocación mariana, titular en el Santoral de este día, tiene su origen en una visión que aprecian en forma simultánea san Pedro Nolasco (13 de mayo) y su confesor san Raimundo de Peñafort (7 de enero), cuando ambos están en la ciudad española de Barcelona (1218). Cada uno de los citados santos, puede ver a María Santísima, ataviada con un hábito y con escapulario blancos, llevando en su brazo izquierdo el Niño Jesús. Nuestra buena Madre les solicita que funden una orden religiosa cuyo apostolado será obtener la liberación de los cristianos cautivos de los musulmanes. Obedeciendo la solicitud de la Madre de Dios, en ese mismo año instituyen la Orden de Nuestra Señora de La Merced (padres mercedarios). -Además, al profesar en a misma, a los ya conocidos votos de pobreza, castidad y obediencia, se adicionó un cuarto voto, el cual consiste en permanecer en calidad de rehenes en lugar de los prisioneros de los paganos, en tanto sacerdotes y religiosos mercedarios, a base de pedir limosna, reúnen lo necesario para pagar por su rescate. El motivo de la celebración en esta fecha es porque las apariciones se efectúan un día como hoy; por tal motivo, en 1696, el pontífice Inocencio XII (1691-1700) establece en este día su conmemoración y la difunde a la Iglesia universal. Iconografía: María Santísima de pie porta al Niño Jesús en su brazo izquierdo; los dos ataviados con hábito blanco (adoptado por los mercedarios); ambos coronados. María con su mano derecha nos ofrece el escapulario de la orden, estampado con la cruz de Malta y barras rojas catalanas. Protectora eficaz de los encarcelados y las personas sujetas a procesos judiciales. En la ciudad de México se localiza un templo dedicado a esta advocación en la esquina de Arcos de Belén y Doctor Vértiz, colonia Doctores, Delegación Cuauhtémoc, conocido popularmente como "Las Merceditas".

 

VIERNES 25

Santos: Sergio de Radonech, abad, y Vicente María Strambi, obispo. Beato José Benito Dusmet, cardenal. Feria (Verde)

BEATO JOSÉ BENITO DUSMET, del hebreo, "Dios acrecentará". y del latín, "bendito", respectivamente (1818-1894). Cardenal. Es de origen italiano, nacido en Palermo; su familia cuenta con amplios recursos y pertenece a la aristocracia. A los cinco años de edad, sus padres, devotos católicos, encomiendan su formación e instrucción a los religiosos benedictinos de la abadía italiana de San Martín de la Escalera. En su primera juventud define su vocación al sacerdocio; sin embargo, su padre lo introduce en las fiestas y reuniones de la alta sociedad, con la finalidad de comprobar la fidelidad hacia tal vocación. No le atraen las vanidades mundanas y regresa a su convento; en 1833 viste el hábito de los benedictinos, siendo en el seminario un excelente alumno. Aún joven, escribe Meditaciones filosóficas sobre las ventajas de la soledad (1836). En 1840 hace su profesión monástica solemne en la abadía de Monte Cassino, a la vez que desempeña los trabajos de archivista, cantor y profesor de filosofía; cursa estudios de filosofía y teología, aunque no se menciona fecha exacta de su ordenación sacerdotal. Por su cultura e inteligencia, se le otorga el cargo de prior en el monasterio napolitano de san Severino (1850); después es designado abad en San Nicoló l'Arena en Catania; en todos sus cargos desempeña sus responsabilidades en total apego a la Regla benedictina. Se distingue por su devoción en el rezo del Oficio Divino. Se le atestiguan éxtasis durante su espera para iniciar el oficio en el coro, además de que por su vida ejemplar muchos ven en él a un futuro santo. No obstante de que es estricto en el cumplimiento de la Regla, para corregir las transgresiones es comedido y cordial. Atiende con deferencia a quienes le solicitan consejo, guía espiritual y la administración del sacramento de la confesión; asimismo, acude diligente ante necesidades materiales y espirituales. Su feligresía y sus hermanos del convento reconocen en él su proverbial generosidad hacia los pobres. Por sus cualidades se le nombra obispo de Catania (1867), ante lo que expresa: "Mi bandera es la concordia ... si no tuviera más que un panecillo, lo dividiría con el pobre ... la puerta de mi residencia estará siempre abierta para todos, pero de modo especial para los que sufren ... los más necesitados entrarán con preferencia a todas horas ... ". Lo citado lo convierte en su norma de vida, ganándose aún más el respeto, el amor y el cariño de quienes le rodeaban. Promueve las reuniones con sus sacerdotes, las visitas a las parroquias y se muestra solícito e interesado en todos y cada uno de las necesidades y los asuntos de su diócesis. Establece un dormitorio con asistencia para los pobres, estando él al pendiente de su atención; asimismo, crea una obra para atender a los enfermos necesitados a domicilio; promueve y fomenta el culto al Santísimo y a María Santísima. Se le otorga el nombramiento de cardenal en 1889; en este caso, rechaza el ostentoso banquete acostumbrado repartiendo a los marginados el costo de tal convite. Su salud se quebranta por momentos hasta que fallece en Catania. Al pretender revestir el cuerpo, no encuentran en el ropero prendas de vestir, pues inclusive reparte a los pobres su cruz pectoral y su anillo. Nuestro recordado Juan Pablo II (1978-2005) lo beatifica en 1988.

 

SÁBADO 26

Santos: Cosme y Damián de Arabia, mártires, y Sebastián Nam de Corea y compañeros, mártires. Beata Lucía de Caltagirone, laica.

Vísperas I del domingo: 2a semana del Salterio Feria (Verde)

BEATA LUCÍA DE CALTAGIRONE del latín, "luz" (1360-1400). Religiosa. Nativa de la población italiana de Caltagirone, Italia. Sus padres la ponen bajo el patronazgo de san Nicolás de Bari, quien -se dice- la vuelve a la vida cuando un rayo cae en el árbol donde juega Lucía. Hacia 1374, abandona su hogar para dirigirse a Sicilia siguiendo a una piadosa franciscana. En dicho lugar ingresa en un convento de las hermanas pobres de santa Clara, donde se distingue por su apego a la humildad franciscana, así como por la devoción y la obediencia total a sus superiores. Sus innumerables penitencias autoimpuestas las ofrece para la expiación de los pecados de la humanidad y para recordar los sufridos por Cristo en su Pasión. Por sus méritos es designada maestra de novicias. Su fama de santidad traspasa los muros conventuales llegando a la población, donde innumerables personas del pueblo y la nobleza acuden al convento en busca del consejo de la religiosa. Lucía dedica gran parte de su tiempo a la oración y contemplación del Santísimo. En su ya de por sí humilde celda, duerme en el suelo; alimenta su cuerpo tan sólo con pan y agua. Dios le premia otorgándole el don de la taumaturgia (realizar hechos inexplicables para la ciencia humana). Su salud se ve minada debido a la austeridad y las penitencias que lleva a lo largo de su vida; por ello es llamada para compartir con el Señor la gloria. Después de su muerte, el pueblo inicia su veneración, la cual se extiende por toda Italia. En 1514, el pontífice León X le concede misa y oficio propios. Iconografía: con el hábito de las clarisas arrodillada ante un crucifijo, en actitud orante. A sus pies, dos querubines sostienen una cruz y un lirio (símbolo de su pureza).

 

DOMINGO 27

XXVI DOMINGO ORDINARIO

Santos: Vicente de Paúl, fundador; Adolfo y Juan de Córdoba, mártires, y Elzeario o Eliécer de Sabran, laico. (Verde)

SAN ELZEARIO O ELIÉCER DE SABRAN, variante de Eleazar, del hebreo. "Dios me ayudará" (1285-1358). Laico. De origen francés, nace en Aussouis, Provenza. Su familia pertenece a la nobleza. No se tienen noticias anteriores a su enlace matrimonial, a los 13 años de edad, con Delfina. Los cónyuges son fervientes cristianos y, a pesar de ser adolescentes, viven en castidad. Al mismo tiempo, cumplen sus deberes y hacen constante oración y penitencia. Cuando Elzeario cumple 23 años, hereda los condados de Sabran, en Francia, y los de Arialdo, en Italia, convirtiéndose en súbdito del rey de Nápoles, quien le tiene afecto y aprecia por ser un joven honesto. Por lo anterior, el citado monarca le encomienda la formación de su hijo, el príncipe Carlos, futuro heredero de reino napolitano. Más tarde, Elzeario realiza un viaje con el propósito de solicitar la mano de una princesa para el mencionado príncipe; en el camino enferma y muere en París. Es sepultado en la provincia francesa de Vaucluse. Dos años después, en 1360, ahí mismo es sepultada su esposa Delfina, quien es beatificada, celebrándose su memoria el 26 de noviembre. Canonizado por el beato Urbano V (1362-1370; 19 de diciembre), en 1369.

 

LUNES 28

Santos: Lorenzo Ruiz y compañeros, mártires, y Wenceslao de Bohemia, mártir. Beato Francisco Castelló, mártir. Feria (Verde)

SAN WENCESLAO DE BOHEMIA, del teutónico, "dotado de gloria y fama" (907-929). Mártir. Ve la primera luz en Praga, Bohemia, como hijo del duque Vratislav I (888-921), quien es piadoso cristiano, y de Drahomira, quizá de reciente conversión, pero de malos sentimientos sin desear la religión de Cristo para su país. En su niñez, Wenceslao recibe formación en los valores evangélicos y amplia cultura de su abuela paterna, santa Ludimila (16 de septiembre). Pero su hermano menor, Boleslao, es educado por su madre, quien es ambiciosa y ejerce una nefasta influencia sobre el menor, además de no demostrar afecto por nuestro santo. A la edad de 14 años, muere su progenitor y, por derecho, le corresponde el trono; pero por su minoría de edad gobierna su madre, quien hace gala de prepotencia y falta de caridad cristiana, es decir, no continúa con la política de su difunto esposo, lo cual afecta a sus súbditos y enoja a Ludimila, a quien en 921 manda a asesinar. Por lo anterior, un año después, Wenceslao ejerce el poder y envía a su madre a otra ciudad. Logra controlar Bohemia, sin dañar los derechos de sus habitantes; destaca por su justicia y equidad, obteniendo el cariño el pueblo; es modelo de piedad al llevar una ejemplar vida. Humilde y atento a las necesidades de los ciudadanos, suprime la tortura y la pena en la horca. Libera a los presos castigados por delitos menores. El apoyo para su buen gobierno está en el amor a Cristo, a María Santísima y sobre todo a la Eucaristía. Por desgracia, su hermano siente envidia por la buena imagen del duque y le tiende una celada al invitado a un festejo en Stara Boleslav, donde lo manda asesinar cuando pretende entrar en el templo para hacer su acostumbrada oración matinal, siendo sus últimas palabras: "Dios te perdone hermano". Quienes atestiguan el cruel asesinato, enardecidos, capturan al magnicida y lo entregan a la justicia. Se dice que Drahomira, al parecer ajena a la conspiración que cuesta la vida a su hijo mayor, se presenta por el cadáver, que es depositado en la Catedral de San Vito, en Praga, donde hasta nuestros días recibe veneración y es patrono. El pueblo que lo estima por sus buenas obras, inicia su veneración inmemorial como mártir. Iconografía: con armadura de caballero, sombrero ducal, lanza y escudo, un racimo de uvas alusivo a una leyenda que indica que él exprime las uvas para preparar el vino de consagrar. Intercesor para lograr la concordia entre la familia.

 

MARTES 29

Santos: Miguel. Gabriel y Rafael, arcángeles; Mauricio de Carnoet, abad, y Renato Goupil, mártir. Fiesta (Blanco)

SANTOS MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL, del hebreo, "¿quién cómo Dios?'", "fuerza de Dios" y "Dios ha sanado", respectivamente. Arcángeles. MIGUEL: Reconocido como el Príncipe de la milicia celestial por vencer al maligno en singular batalla celestial contra los ángeles que se rebelan ante la majestad de Dios (cf. Ap 12, 7). La tradición nos dice que su misión es sobresaliente en el juicio final, sopesando en una balanza las obras buenas de los justos (Dn 12, 18). Iconografía: con armadura militar, en su coraza lleva estrellas, el sol y la luna; viste una clámide (pequeña capa roja, propia de los generales en pie de lucha); en la mano derecha porta una espada flamígera y en la izquierda una balanza; a sus pies, el demonio vencido. Intercesor poderoso contra los enemigos del cuerpo y el alma. Un templo dedicado a este arcángel se ubica en las calles de Pino Suárez y 20 de Noviembre, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. GABRIEL: Es el mensajero de Dios ante la Santísima Virgen Maria al anunciarle que será la Madre del Redentor (Lc 1, 26). Además de revelar a Señor san José, en sueños, que será el Custodio de Redentor (Mt 1, 19-21): Iconografía: con alba túnica y una azucena en la mano símbolo de pureza, ante la Virgen Maria, anunciándole la Encarnación del Hijo de Dios. Proclamado patrono de las comunicaciones por el pontífice Pablo VI (1963-1978). Como fieles cristianos lo invocamos para escuchar y obedecer la voluntad de Dios, de acuerdo con nuestro estado de vida. Es venerado en la parroquia de San Gabriel, situada en el Jardín Principal, colonia Tacuba, Delegación Miguel Hidalgo. RAFAEL: La narración del libro de Tobías en el Antiguo Testamento nos da a conocer la misión de este arcángel, al sanar a Tobit de su ceguera. Iconografía: de pie con atuendo de peregrino, pequeña capa que lo cubre, guaje y cayado o bastón; en sus manos, un pescado. Protector en enfermedades de la vista y de los viajeros. La parroquia dedicada a él se encuentra en la calle Francisco Pimentel 30, colonia San Rafael, Delegación Cuauhtémoc. Es recomendable leer el libro Ángeles en vuelo de siglos, editado por Editorial Progreso, S. A., para aprender más y de forma fidedigna sobre ellos.

 

MIÉRCOLES 30

Santos: Jerónimo, doctor de la Iglesia, y Gregario el Iluminador de Armenia, obispo; Beata Feliz o Felicia de Milán, abadesa. Memoria (Blanco)

BEATA FELIZ o FELICIA DE MILÁN, del latín, "'feliz" (1378?-1444). Abadesa. Entre los pocos datos con los que se cuentan de su infancia y juventud, destacamos los siguientes: nace en Milán, Italia. Sus padres tienen tres hijos, de los cuales Felicia es la mayor. Desconociéndose fecha y otros pormenores, los pequeños quedan huérfanos, quedando bajo el cuidado de Felicia, quien de forma ejemplar los educa en la fe y los valores cristianos. A la edad de 12 años, la pequeña ofrenda su vida al Señor haciendo un voto personal de castidad. Ocho años después, al poder sus hermanos valerse por sí mismos haciéndoles entrega de los bienes herencia de sus padres y repartiendo entre los pobres su parte, ingresa en el convento de las hermanas clarisas de Santa Úrsula de su ciudad natal. La ejemplar vida de Felicia motiva a sus hermanos a ingresar en la vida religiosa, ella con las clarisas y ellos con los franciscanos. Su vida de santidad y ejemplar amor hacia sus hermanos seglares traspasa los muros del convento extendiéndose más allá del territorio milanés; por sus virtudes, es designada superiora. Soporta de forma heroica las tentaciones con las que el maligno la torturaba, encontrando fortaleza en la oración y el amor al Señor. Un día de 1439, llega una acaudalada y noble dama, quien deseaba construir un convento en la ciudad de Pesaro, con la condición de que Felicia fuera la superiora. Por obediencia, se dirige a la citada ciudad junto con siete religiosas. A las puertas de la ciudad se encuentra una multitud que, conociendo la fama de santidad de la religiosa, ansía verla y darle la bienvenida; asimismo, la duquesa aguarda la llegada de la abadesa para llevarla en su lujoso carruaje al monasterio; agradeciendo la cortesía, Felicia opta por dirigirse al lugar caminando en medio de la multitud de quien, inmediatamente, despierta la admiración y el respeto ante tal acto de humildad. Cuatro años dura la estancia en esa ciudad, ya que, en 1444, el Amado la llama ante Su presencia. De inmediato el pueblo la aclama como santa, iniciando su veneración, ante el testimonio de numerosos acontecimientos milagrosos que se obtienen por su intercesión. También se le conoce como Felicia Meda.