LUNES 1

Santos: David de Gales, obispo, Rosendo o Rudesindo de Dumio, obispo, y Félix III, Papa. Feria (Morado)

SAN ROSENDO O RUDESINDO DE DUMIO, del germánico, "la expedición militar famosa" (907 977). Obispo. Su familia pertenece a la nobleza española; es originario de Galicia. Algunos biógrafos ubican su nacimiento en Salas, hoy provincia de Orense. Es segundo hijo del conde Gutierre Menéndez y de Ilduara. En el seno familiar recibe formación en los valores de Cristo; es trasladado a Mondoñedo (en Lugo, Galicia). Bajo la tutela de su tío Sabarico, obispo del lugar, aprende letras, ciencias, latín y religión. Aún joven, descubre su vocación monástica, ya que —pese a haber conocido las lisonjas de la nobleza— le atrae la soledad del claustro, para meditar y cantar alabanzas al Señor. Ingresa en un monasterio benedictino donde vive dedicado al estudio de la Sagrada Escritura y las enseñanzas de los Padres de la Iglesia, pero se ignora cuándo hizo su profesión. Al parecer a los 18 años de edad, por su vida ejemplar y amplios conocimientos, es electo obispo de la diócesis española de Dumio en Galicia, misión que acepta por obediencia, por lo que deja su apreciada soledad. Se esmera en la edificación de templos y monasterios regidos por la Regla benedictina. Es generoso y amable con los marginados y los enfermos Predica la Palabra de Dios, con lo cual logra corregir vicios; además, pacifica discordias entre las autoridades del lugar. Es consejero de la Corte española de León y atiende con celo pastoral a su feligresía. Sin embargo, procura algunos días permanecer en la soledad y oración contemplativas dentro un monasterio de la diócesis. En uno de estos retiros voluntarios. Dios lo inspira y propicia la edificación del claustro de San Salvador -la más célebre de sus obras- en Celanova (935), provincia gallega en Orense; al término, consagra su capilla en 942. Posteriormente, dimite de su cargo episcopal con la finalidad de ser aceptado como un monje más en la misma abadía, donde se distingue por su modestia y obediencia. Hacia 955, Ordoño III, monarca de León (951-956), le encarga gobernar la provincia donde está su convento, lo cual acepta, actuando con justicia y prudencia. Se enfrenta contra los moros y los normandos, haciendo que se retiren de la región. Años más tarde, al ser electo abad en Celanova (960), retorna a su amada vida monacal. Una vez ahí, obtiene fama de santo, no sólo por sus virtudes, también por los hechos milagrosos que se le atestiguan. Al presentir su deceso, decide vestir hábito de penitencia y usar cilicio. Es sepultado en la capilla de su abadía, donde se inicia su veneración. Luego de dos siglos, el cardenal Jacinto III, en su visita al sepulcro del milagroso Rosendo, determina que las reliquias sean exhumadas, para ser colocadas en otra capilla y tributarle los honores de santo. Cuando el citado cardenal se convierte en el pontífice Celestino III (1191-1198) efectúa la canonización formal por medio de una Bula apostólica expedida en 1194. Iconografía: con hábito benedictino, atendiendo con amor a los pobres.

 

MARTES 2

Santos: Inés de Bohemia o de Praga, abadesa, y Ceades de Inglaterra, obispo. Beato Carlos el Bueno de Dinamarca, mártir. Feria (Morado)

SANTA INÉS DE BOHEMIA O DE PRAGA, del griego, "casta", "pura", y del latín, agnus, "cordero" (1211?-1282). Abadesa. Ve la primera luz en Praga, actual capital de la República Checa. Es hija de los reyes de Bohemia, Constanza y Premysl Otokar I. Como es la tradición en su época, la niña es encomendada a las religiosas cistercienses en el monasterio de la población alemana de Trebnitz, donde recibe formación e instrucción en letras. A partir de la adolescencia, sus padres, según la costumbre de su tiempo, pretenden que contraiga matrimonio con un personaje de la nobleza, pero la joven se niega a obedecer, indicando a sus progenitores el deseo de consagrar su vida a Dios en la vida religiosa; dicho argumento les sorprende, pero el posible enlace resulta frustrado e Inés continúa en la Corte. Más adelante, al morir su padre (1230), ocupa el trono su hermano Wenceslao I, quien insiste en las nupcias. Luego de que Inés explica su deseo al pontífice Gregorio IX (1227-1241), éste aboga ante el nuevo monarca y ella logra ingresar en el monasterio de la reciente orden de las clarisas, del que es fundadora santa Clara de Asís (11 de agosto), quien con beneplácito la acepta escribiéndole una carta donde le expresa: "...has seguido las huellas de Jesús, con quien mereces unirte en matrimonio". Demuestra obediencia y humildad entre la comunidad. Hacia 1234, Inés establece y atiende con esmero un hospital, pero después abre en Praga el monasterio de San Francisco de Asís (4 de octubre), que es el primer monasterio de clarisas en ese país, el cual sigue la Regla escrita por el Seráfico para la orden femenina, en el cual Inés funge como abadesa. Esta santa, que deja los lujos de la Corte, trabaja con ahínco en el gobierno de su abadía; además de vivir en extrema pobreza efectúa severas penitencias, y queda en permanente oración, pero sobre todo en la contemplación de la Pasión del Señor hasta su fallecimiento que ocurre en Praga, por lo que también es conocida como Inés de Praga. Es canonizada por el Siervo de Dios Juan Pablo II (1978-2005) el 12 de noviembre de 1989. Iconografía: con hábito, crucifijo en sus manos y lirio por su castidad; por tradición en las santas con este nombre, a sus pies un cordero alusivo al mismo.

 

MIÉRCOLES 3

Santos: Emeterio y Caledonio o Celedonio de Calahorra, mártires; Catalina María Drexel fundadora, y Teresa Eustoquio Verzeri, fundadora. Feria (Morado)

SANTA CATALINA MARÍA DREXEL, del griego, "pura", y del arameo, "señora"(1858 1955). Fundadora. En la ceremonia de canonización de Catalina, acaecida el 1 de octubre de 2002, el recordado pontífice Juan Pablo II expresa: "...Comenzó a destinar sus bienes a tareas misionales y educativas entre las capas más pobres de la sociedad... decidió no sólo dar sus bienes, sino dar su vida entera al servicio total de Dios... A su comunidad religiosa, le enseñó una espiritualidad basada en la unión orante con el Señor en la Eucaristía, y en un servicio alegre a los pobres y a las victimas de la discriminación racial...". Lo anterior resume la misión de nuestra santa en el mundo cuya vida da inicio en Filadelfia, Pensilvania, Estados Unidos. Es hija de un acaudalado banquero, aunque su madre muere al mes de nacer. Al contraer su progenitor segundas nupcias con Emma Bouvier, ésta se convierte en una segunda madre para la pequeña. La familia posee bienes materiales, pero lo más importante es la realización de obras de caridad, unida a la enseñanza de la religión católica, imperante en ese hogar. Pese a su vida de sociedad, Emma prefiere atender las necesidades de los marginados en los suburbios de la ciudad; de esta manera, Catalina, al acompañarla, conoce, a la vez que la miseria de sus coterráneos, la generosidad para con ellos. El buen ejemplo y la piedad que la rodea, impulsa su vida espiritual, por lo cual comunica a su guía espiritual, el padre O'Connor, su deseo de ingresar en la vida religiosa, pero él le aconseja continuar en el mundo para atender a los necesitados y en especial ayudar en las misiones de los aborígenes y de los negros que mucho preocupan a la joven. Catalina acepta la sugerencia y hace voto personal de castidad. Al darse cuenta de la ignorancia de negros y aborígenes, dedica sus amplios recursos a fundar escuelas. Obtiene una audiencia con León XIII (1878-1903), a quien solicita enviase misioneros católicos a Estados Unidos, a lo que Su Santidad le responde (lo que sería como un buen presagio): "Usted puede ser misionera". Retorna a Filadelfia con la idea de cumplir lo que el pontífice le indica e ingresa al noviciado con las Hermanas de la Misericordia en Pittsburg (1889). Sin embargo, en menos de dos años (1891), con varias jóvenes de ideas altruistas, funda la congregación de Hermanas de Santísimo Sacramento para los indígenas y los negros, cuyo carisma son la adoración al Santísimo Sacramento y la protección a favor de estos grupos. La aprobación papal es otorgada en 1913. Esta santa dedica su cuantiosa herencia a establecer 60 colegios, tres casas de asistencia, un centro misional y la Universidad Xavier, en Nueva Orleans. Por espacio de 46 años es superiora; como tal, mantiene el carisma y visita sus instituciones, hasta que en 1937 renuncia, con la finalidad de dedicarse a la oración y contemplación al Santísimo, permanece en Cornwells Heights, Pensilvania, hasta entregar su alma a Dios. Iconografía: con hábito, la acompañan un niño indígena y uno negro. Juan Pablo II señaló a esta santa como "...excelente ejemplo de esa caridad práctica y de solidaridad generosa con los menos afortunados...".


JUEVES 4

Santos: Casimiro de Polonia, príncipe; Lucio I, Papa y Pedro de La Cava, abad. Feria (Morado)

SAN PEDRO PAPPACARBONE o DE LA CAVA, del arameo, "piedra", "roca" (1038?-1123). Abad, Oriundo de Salerno, Italia. Se desconocen datos previos a cuando es monje en la abadía de Cava de Tirreni, Italia, bajo la dirección de quien es san Leonardo I el Grande (memoria 11 de abril o 10 de noviembre). Vive en el monasterio de Clunny, Borgoña, Francia, de 1062 a 1068. Por sus virtudes es designado obispo de Policastro, Italia, en 1079. Renuncia a su cargo y regresa a La Cava, donde sirve como obispo coadjutor con san Leonardo. Se le nombra abad, pero debido a lo estricto que era para seguir la Regla de la orden tiene que dimitir. Tiempo después, a petición de los monjes, es reinstalado en su puesto, cargo en el cual permanece hasta su muerte. Durante su gestión se le reconoce como un santo varón, cuya gentileza y bondad le hacen ser considerado como padre por quienes sirven bajo su mando. Posee el don del consejo y una proverbial sabiduría. Por ello, durante el tiempo en que fue abad, más de tres mil hombres ingresan a la orden benedictina. Muere de causas naturales en la abadía de La Cava, por ello se le conoce también como san Pedro de La Cava.

 

VIERNES 5

Santos: Virgilio de Arlés, obispo; Adrián de Palestina, mártir, y Juan José de la Cruz, presbítero. Feria (Morado)

SAN VIRGILIO DE ARLÉS, del latín, Vergilius, nombre de una gens romana, probable de "inclinar, doblarse, declinar" (refiriéndose a un astro) (610). Obispo. Este santo prelado, titular en el Santoral de hoy, según datos fidedignos de sus biógrafos, es originario de Aquitania (actual territorio francés). Sin darse a conocer detalles de sus padres, de su familia ni de su infancia, es indudable su formación católica, ya que —sin precisarse el momento— se inicia en la vida religiosa. Más tarde se le designa abad en el monasterio francés de Lerins (isla cercana a Cannes) y de acuerdo con relatos de san Gregorio de Tours (17 de noviembre) nuestro santo es el primer abad en el convento galo de Auvernia. Hacia 588 se le designa obispo en la diócesis de Arlés en su país. Se le atribuye la fundación de las basílicas de San Estéfano y la de Saviour. Realiza un vasto trabajo pastoral; además, logra múltiples conversiones entre los judíos que habitan la región de Normandía. Cerca de 595, el pontífice san Gregorio I el Magno (590-604; 3 de septiembre), le otorga el cargo de nuncio (del latín, nuncios, representante papal) y como tal es enlace entre el monarca Childeberto II (575?-596?) y la Santa Sede. Posteriormente, en 601, el mismo Papa le confía estructurar un concilio para abolir la simonía (convenio ilícito por el que se recibe o se da retribución económica a cambio de valores espirituales). Durante su episcopado se le atribuyen hechos milagrosos hasta su muerte, que ocurre con fama de santidad y acaece en la citada diócesis. Su culto es confirmado por la Santa Sede en 613. Algunos calendarios extranjeros celebran su memoria el 10 de octubre.

 

SÁBADO 6

Santos: Olegario de Barcelona, obispo, y Coleta Boylet o de Corbie, abadesa. Beato Jeremías de Valaquia, religioso. Vísperas I del domingo: 3ª. semana del Salterio. Feria (Morado)

SANTA COLETA BOYLET o DE CORBIE, derivado de Colette, diminutivo francés, femenino de Nicolás, del griego, "victorioso en el pueblo" (1381-1447). Abadesa. Hija de humildes padres católicos, quienes por ser devotos de san Nicolás de Bari (6 de diciembre) bautizan con el nombre de Colette a su pequeña nacida en la población francesa de Corbie. Recibe formación en los valores evangélicos, demuestra desde su infancia ser piadosa y en la adolescencia hace voto personal de castidad. Cuando mueren sus padres, tiene 18 años; pese a no poseer recursos, da sus escasas pertenencias a los aún más necesitados. Después en Amiens, Francia, se integra al grupo de las beguinas (sociedades femeninas dedicadas a obras benéficas sin profesar en la vida religiosa); al parecer, también pertenece a las benedictinas y a las clarisas de Doncel en su país. Sin embargo, considera que dichas congregaciones no satisfacen su deseo de contemplación y vida austera con la que desea unirse a Cristo, por lo que decide vestir la túnica burda de los penitentes -según la costumbre de su tiempo-, por lo que, para dedicarse a la oración permanente y extrema penitencia, pide que le tapien un sitio, a manera de "celda", entre dos contrafuertes en el exterior de la Catedral de Corbie, donde vive y soporta por amor a Dios la incomodidad. Aquel especial enclaustramiento sirve a la santa para hacer constantes plegarias, sólo interrumpidas por los ataques del espíritu del mal, que -se comenta- en cierta ocasión le dice "Cuando dejes de rezar, yo dejaré de atormentarte". Pasa tres años en ese sitio, cuando tiene una visión de san Francisco (4 de octubre) y santa Clara de Asís (11 de agosto), quienes le indican salir de su "claustro" para realizar una reforma a la orden franciscana. Por ello, sale del lugar e ingresa con las clarisas, donde ocupa el cargo de abadesa y, con la aprobación de la Santa Sede, realiza reformas en la citada congregación, con las que retoma la observancia y la austeridad de la primitiva Regla. A pesar de las calumnias, establece monasterios en su país y en España; con lo que da ejemplo de ascetismo, pues al parecer sólo tuvo un par de sandalias y un hábito confeccionado con trozos de burdas telas añadidos. Esta vida, ejemplo de penitencia y servicio, es interrumpida por una enfermedad en el convento establecido por ella en Gante, Bélgica, donde muere. Es canonizada por Pío VII (1800-1823) en 1807. Iconografía: con desgastado hábito, en actitud orante.

 

DOMINGO 7

III DOMINGO DE CUARESMA

Santos: Perpetua y Felicitas de Roma, mártires y Pablo el Sencillo de la anacoreta. Beato Juan Larke y compañeros, mártires. (Morado)

SAN PABLO EL SENCILLO DE LA TEBAIDA, del latín, "pequeño" (siglo IV). Anacoreta. Es notable que los santos de los primeros siglos de la era cristiana carezcan de datos fehacientes de su origen, su infancia, sus progenitores y exactitud de fechas, tal es el caso de Pablo el Sencillo, a quien se ubica quizá como de origen egipcio. Su biografía aporta datos desde su vida de adulto, como un campesino casado, a quien sus vecinos le dicen que su esposa le es infiel. Sin embargo, Pablo es un hombre bondadoso e ingenuo, por lo que no da crédito a esos negativos comentarios; más tarde, él mismo descubre tan penosa e indigna situación. Al enfrentarse al hombre con quien su mujer lo engaña le dice: "Encárgate de ella y de sus hijos; a mí no me verás más". Luego del penoso suceso, se dirige al desierto de la Tebaida, Egipto, donde localiza a san Antonio abad (17 de enero) y se integra a su comunidad. En el lugar, se le asigna una cueva y es discípulo destacado del citado santo, de quien recibe instrucción en la Sagrada Escritura e imita sus virtudes; vive en permanente oración, austeridad, penitencia y ayuno; asimismo, por su ejemplo de santidad, padece ataques del maligno, los que combate con sus constantes plegarias. El santo varón es ejemplo de amor a Dios hasta su muerte, ocurrida en el mencionado desierto; sus múltiples virtudes permiten que se inicie su culto inmemorial. También es conocido como Pablo el Simple de la Tebaida.

 

LUNES 8

Santos: Juan de Dios, fundador y Veremundo de Irache, abad Beato Faustino Miguez, fundador. Feria (Morado)

SAN VEREMUNDO DE IRACHE, del germánico, Bermund, "el príncipe protector" (1020?-1092?). Abad. Acorde con el Leccionario de hache (1574), nace en Villatuerta o Arellano, España, hacia 1020. Se desconocen otros datos de su vida, pero se sabe que su tío es Munio abad en el monasterio de Nuestra Señora de Irache (Navarra, España). Es designado abad del citado convento. Durante su rectoría, este monasterio es considerado el centro religioso navarro más importante. Se destaca por su caridad hacia los pobres y por su celo en la recitación del Oficio Divino. En vida se le atestiguan hechos considerados milagrosos. Su entrega a su misión se distingue de manera especial cuando la peste y la hambruna azotan su comunidad. Funda un hospital para atender a enfermos desvalidos; por ello, los monjes y la feligresía le consideran aún en vida un santo y a su muerte, acaecida en el monasterio de Irache, inician su veneración, la cual continúa hasta nuestros días. Sus restos reposan en la catedral de Pamplona, España.

 

MARTES 9

Santos: Francisca Romana, viuda y Gregorio de Nisa, obispo. Beato Marcelo Callo, laico. Feria (Morado)

SAN GREGORIO DE NISA, del griego, "vigilante" (333/335-395?). Obispo. Hay imprecisiones en las fechas exactas en algunos de sus datos biográficos, ya que en su época no es costumbre considerar formalmente esos detalles. Su nacimiento se ubica en Neocesarea de Capadocia, actual Niksar, Turquía. Es hermano menor de san Basilio Magno (2 de enero), nieto de santa Macrina (14 de enero) e hijo de Basilio el Viejo y de Enmelia, fervorosos y cultos cristianos, piedad y virtudes que heredan a sus hijos, de los cuales son santos: Macrina la Joven (19 de julio) y Pedro de Sebaste (26 de marzo). Se deduce que recibe el bautismo en la adolescencia, ya que como lector en el templo, es requisito haber recibido el citado sacramento. Inicia estudios con su progenitor hasta la muerte de éste en 341; luego continúa con gramática analizando las obras de los grandes autores de la época, adquiere una vasta cultura a través de su hermano Basilio y la dedicación a la Sagrada Escritura; en general, puede decirse que es un autodidacta; su afán de saber lo conduce a estudiar retórica, medicina y meteorología. Cerca del año 360 contrae matrimonio y sigue dedicado a la docencia y al estudio. Algunas biografías indican que al quedar viudo ingresa en un monasterio en el Ponto, Asia Menor. Alrededor del año 372 es nombrado obispo de Nisa (Capadocia, actualmente territorio de Asia Menor), pero por conflictos y calumnias hacia 375 es detenido, aunque consigue escapar y después es desterrado de Capadocia. Retorna a su diócesis en 377; allí recibe calurosa bienvenida de la feligresía. Después de morir su hermano Basilio, el obispo Gregorio retoma la obra iniciada por él, sobre todo en los aspectos eclesiástico, teológico y monástico, con la finalidad de cumplir un compromiso con Dios y con la Iglesia. De su amplia obra literaria se cita: Vida de Macrina (biografía de su abuela), Cartas, Sobre la virginidad, Hexaemeron, Sobre la creación del hombre, Sobre el bautismo; además de tratados, ensayos, etcétera. Participa en un sínodo local en Antioquía en 379; es relevante su participación en el Primer Concilio Ecuménico de Constantinopla (381), al manifestar apoyo a la posición ortodoxa contra los arrianos. Posterior al concilio, Gregorio es encargado de reorganizar las iglesias de Capadocia, el Ponto y Arabia. A fines de 381, regresa a su diócesis, que atiende con celo pastoral y prosigue sus numerosos escritos. En 394 asiste al sínodo anual de Constantinopla, actual Estambul, pero al año siguiente fallece en su sede episcopal, sin precisarse la fecha, por lo que en los calendarios occidentales se conmemora en forma indistinta el 9 de marzo o el 3 de agosto, mientras que en los Santorales o Sinaxarios bizantinos más antiguos la fiesta ocurre el 10 de enero.

 

MIÉRCOLES 10

Santos: Macario de Jerusalén obispo; Juan Ogilvie, mártir, y María Eugenia Milleret, fundadora. Feria (Morado)

SAN MACARIO DE JERUSALÉN, del griego. "feliz”, "bienaventurado" (250-335). Obispo. Sus biógrafos indican que es nativo de Palestina, donde vive, pero no aportan particularidades familiares ni de su niñez. Se deduce su formación cristiana, que se conoce a partir de que le es otorgado el titulo de patriarca de Jerusalén. Se enfrenta contra las herejías del pagano Arrio (280-336), quien niega la divinidad de Cristo. En 325 participa en el primer concilio de Nicea; propicia, en el siglo IV, la edificación de las grandiosas basílicas de Roma y Tierra Santa, con el apoyo del emperador Constantino el Grande y con su madre santa Elena (agosto 18), con quienes se le relaciona en el descubrimiento y la identificación de la Santa Cruz, donde muere el Redentor. Fallece en Palestina. Su veneración es iniciada desde tiempos remotos por quienes conocen su santidad y vida ejemplar. Es el santo titular en esta fecha. Iconografía: con atuendo episcopal del Oriente.

 

JUEVES 11

Santos: Eulogio de Córdoba, mártir, y Sofronio de Jerusalén obispo. Beato Juan Bautista de Fabriano, presbítero. Feria (Morado)

SAN SOFRONIO DE JERUSALÉN, del latín, "sensato", "de mente sana" (550-638). Obispo. Nacido en Damasco, Siria. Se desconocen otros datos, pero se sabe que en la juventud hace estudios de retórica y por algún tiempo es docente. Viaja en peregrinación a Tierra Santa, donde conoce a los piadosos eremitas que son discípulos de san Teodosio el Cenobiarca (425-529; 11 de enero), con quienes se une. Antes de profesar en la citada comunidad, visita Egipto, pero después de hacer su profesión se dirige al Sinaí. De 594 a 603, radica en Palestina y luego en Turquía, Antioquia y Tarso. En un recorrido por Roma, entre 614 a 619, participa en misiones con la finalidad de combatir el monofisismo (errónea doctrina sostenida por el hereje Eutiques: 378?-454, desde el siglo V, la cual propaga que la naturaleza divina de Cristo es única, pero que no posee la naturaleza humana). Hacia el año 634, cuando queda de manifiesto su lucha contra las herejías de su época, es designado obispo-patriarca de Jerusalén, cargo que desempeña por cuatro años, que son de intensa querella contra las doctrinas equívocas de Eutiques (eutiquianismo). Lo anterior desestabilizaba por momentos la unidad de la Iglesia católica; sin embargo, el santo obispo Sofronio dirige una carta al papa Honorio I (625-638), en la cual reafirma la doctrina de las dos naturalezas: divina y humana, de Cristo, lo cual ayuda a salvaguardar la unidad de la Iglesia. Una vez terminada su misión episcopal, en sus últimos días, en 638, se dedica a alentar y defender a los cristianos de la diócesis en la época de la conquista de Jerusalén por los árabes, con lo que logra que se dé un trato humano a los rehenes y a la población en general. En cuanto a su legado literario, son conocidos algunos himnos y cantos, entre los cuales recordamos uno que es para las ceremonias del Viernes Santo: "Pueblo mío, ¿qué te he hecho, en qué te he ofendido?..."; además, hay una serie de alabanzas a Maria Santísima que dan a conocer su amor por la Madre de Dios. Este distinguido defensor de la Iglesia entrega su alma al Creador en Jerusalén, cuando su diócesis es sometida por los mahometanos. Su veneración se pierde en los anales de la historia.

 

VIERNES 12

Santos: Pablo Aureliano de Lyon, obispo: y Luis Orione fundador. Beata Ángela Salawa, virgen. Feria (Morado)

SAN LUIS ORIONE, del germánico, "guerrero ilustre" (1872-1940). Fundador. Nace en Pontecurone, población del Piamonte, Italia; sus humildes padres Víctor, dedicado a "picar piedra", y Carolina, lo forman en los valores cristianos. A los 13 años ingresa en el convento franciscano de Tortona, pero al enfermar de pulmonía —grave padecimiento en su tiempo— abandona el claustro. Meses después, ya sano, es admitido en el Oratorio salesiano de Valdocco, en Turín, obra fundada por san Juan Bosco (31 de enero), a quien conoce y de quien siente su apoyo espiritual. Tras intenso discernimiento, deja a los salesianos e ingresa en el seminario de Tortona. Como seminarista; en 1892 inaugura el primer Oratorio de San Luis, que está dedicado a la educación y la formación cristianas de jóvenes. En 1899 impone el hábito a los primeros ermitaños de la Divina Providencia, lo cual es el antecedente de su futura fundación conocida como Pequeña Obra de la Divina Providencia. Al año siguiente, en el colegio San Bernardino y en un barrio de pobreza extrema, lleva a la práctica el método "preventivo" de los salesianos, que Luis denomina método "paterno-cristiano". Recibe la ordenación sacerdotal en 1895 y hace un apostolado a favor de los jóvenes, los enfermos y los pobres. Obtiene la aprobación diocesana de su citada fundación en 1903. Acude a la ciudad de Messina, en Sicilia, a prestar auxilio espiritual y material a los afectados por un terremoto. Ese mismo año es nombrado Vicario general por el pontífice san Pío X (1903-1914; 21 de agosto), para esa misma diócesis. Su ministerio se realiza en la solidaridad hacia las clases trabajadoras y a los marginados, ante lo cual expresa: "A Cristo, la iglesia y las almas se les ama y sirve en la cruz y crucificados, o no se los ama y sirve". El establecimiento de sus casas se expande en Pavía, Sicilia y Roma. En 1915 instituye la congregación de Pequeñas Hermanas de la Caridad e instala en Ameno, Italia, el primer Pequeño Cottolengo (casa de atención integral a los necesitados con esta denominación, en memoria de san José Benito Cottolengo —30 de abril—, benedictino que dedica su vida a proteger las clases marginadas). Efectúa dos viajes a América Latina en 1922 y 1934-1937; asiste con el legado papal Eugenio Pacelli (Pío XII) al Congreso Eucarístico Internacional. En Argentina funda las primeras casas de ayuda y atención a los desamparados; sus fundaciones se ubican en Brasil, México, Uruguay y Chile, además de en Inglaterra y Albania. En 1931 inaugura el santuario italiano de la Virgen de la Guardia, en Tortona. Don Orione, como se le nombra con cariño, en uno de sus pensamientos expresa: "Nuestra política es la caridad grande y divina que hace el bien a todos. Sea nuestra política, la del Pater Noster. No miramos otra cosa que a las almas que hay que salvar. ¡Almas y almas! ¡Esta es nuestra vida! ¡Este es nuestro grito y nuestro programa, toda nuestra alma y nuestro corazón!". Debido a complicaciones pulmonares y cardiacas, permanece en el convento de San Remo, donde fallece diciendo. "¡Jesús!, ¡Jesús!, ¡Jesús! voy...". Es sepultado en el santuario de la Guardia en Tortona, donde se venera su cuerpo incorrupto. Desde 2000, el corazón de Don Orione, resguardado en un relicario, recibe veneración en el Cottolengo de Claypole en Argentina, país en el que se le profesa especial devoción. Es canonizado por el Siervo de Dios Juan Pablo II (1978-2005), en 2004. Iconografía: en fotografía, con sotana; en su rostro se aprecia una agradable sonrisa.

 

SÁBADO 13

Santos: Rodrigo de Córdoba, mártir; Sancha de Portugal, religiosa, y Pedro II de la Cava, abad.

Vísperas I del domingo: 4a Semana del Salterio I Feria (Morado)

SAN PEDRO II DE LA CAVA, del arameo, "piedra", "roca" (1208). Abad. Como suele acontecer con algunos hombres —laicos o religiosos santos—, del Abad Pedro II de La Cava, no se cuentan con datos precisos sobre sus orígenes, estudios, etcétera, pero se testimonia su "santidad" por los numerosos milagros que se han obtenido a través de su intercesión, ya sea estando entre nosotros o después de entregar su alma al Altísimo. Es abad del monasterio benedictino de La Cava, próximo a la ciudad italiana de Salerno, desde 1195 hasta su muerte. Logra restablecer la armonía entre los miembros de su comunidad, los cuales se distancian debido a su nombramiento. Su gestión se ve inmersa en conflictos políticos que repercuten en las relaciones del reino de Nápoles y Sicilia con la Iglesia; Pedro logra que el soberano Enrique VI (1165-1197) reconozca su monasterio y le devuelva la propiedad de las tierras aledañas al mismo, así como otros privilegios, con los cuales la orden benedictina crece y logra beneficiar a los numerosos pobladores de dichos lugares. En 1201 funda el hospital de Vietri sul Mare, el cual socorre, sobre todo, a enfermos desvalidos. Acciones como ésta dan fe del amor que el abad tiene por sus prójimos. Después de una vida plena de amor al Señor, así como a sus hermanos de comunidad y a los fieles que acudían a su abadía, entrega su alma un día como hoy en 1208. Su cuerpo reposa en uno de los altares de la iglesia adjunta al monasterio de La Cava. Su culto es confirmado por el pontífice Pío XI (1922-1939) el 16 de mayo de 1928.

 

DOMINGO 14

IV DOMINGO DE CUARESMA

Santos: Matilde de Alemania, reina, y Paulina de Fulda, religiosa. Beato Plácido Riccardi, presbítero (Morado o Rosa).

BEATO PLÁCIDO R1CCARDI, del latín "plácido, suave, tranquilo" (1844-1915). Presbítero. No todas sus biografías registran los mismos hechos en la vida de este gran santo; a continuación se narra una síntesis de datos confiables. La población italiana de Trevi lo ve nacer; sus padres son de clase media. En el bautismo recibe el nombre de Tommasso; desde su primera infancia, sus progenitores lo acercan a Dios y le proporcionan esmerada educación. En 1866 termina en Roma los estudios de bachiller en filosofía. Visita en peregrinación el santuario de Loreto, en Italia (en este lugar, según la tradición, se encuentra la Santa Casa en la que vive la Virgen María en Nazaret y es meta de numerosas peregrinaciones). Poco después asiste a unos ejercicios espirituales, define su vocación religiosa e ingresa en la abadía benedictina de San Pablo Extramuros en la Ciudad Eterna, donde inicia su vida monástica. Principia el noviciado en 1867, bajo el nombre de Plácido. Viste el hábito, sus maestros, que lo admiran, dicen de él: "...oraba mucho y oraba bien". En 1868 comienza los estudios eclesiásticos que lo conducen al sacerdocio. Sin embargo, los interrumpe en 1870, ya que las tropas de Piamonte invaden Roma y recibe orden de integrarse al ejército. Plácido solicita le concedan terminar sus estudios, por lo que se le toma por desertor y es encarcelado en Venecia. Al ser liberado, el 25 de marzo de 1871, recibe la ordenación sacerdotal en su monasterio romano, donde ejerce su ministerio durante 13 años. Destaca por su fervor en la celebración de la Eucaristía, la administración de los sacramentos, la recitación de sus oraciones, etcétera. Se le designa para efectuar reformas en el cumplimiento de la Regla correspondiente a las religiosas benedictinas de San Magno, en la población italiana de Amelia. Por sus cualidades, se le nombra maestro de novicios de 1885 a 1887. De 1902 a 1912 atiende como guía espiritual el claustro de las clarisas franciscanas en Farfa, quienes ven en el padre Riccardi "...un pozo de santidad". Por desgracia tiene un padecimiento que le provoca fiebre cada tercer día, pero no interrumpe su misión sacerdotal. Une sus dolencias a la Pasión de Cristo expresando: -El Redentor no ha venido para destruir los dolores de los cristianos, antes bien para elevarlos. Ha dividido con nosotros sus penas y las ha cambiado en tesoro para el cielo. Los atribulados en la tierra son, delante de Dios, los predilectos y los más afortunados para la eternidad". Su deseo de alcanzar la perfección cristiana le hizo practicar continuos ayunos; al parecer, la Sagrada Comunión es casi su único alimento. El desempeño de su trabajo pastoral y sus penitencias minan su salud, por lo que es trasladado a su monasterio de San Pablo, lugar en el que permanece cada vez más débil hasta que entrega su alma a Dios. El pontífice Pío XII (1939-1958) lo beatifica en 1954. Iconografía: ante un crucifijo, con sotana en actitud orante.

 

LUNES 15

Santos: Santa Luisa de Marillac, fundadora; Ramón o Raimundo de Fitero, fundador, y Clemente María Hofbauer presbítero. Feria (Morado)

SAN CLEMENTE MARÍA HOFBAUER, del latín, "clemente", "dulce", "benigno", y del arameo, "señora" (1751-1820). Presbítero. Es el último de 10 hermanos, es bautizado con el nombre de Juan, es hijo de padres católicos; nace en Tasswirz, Moravia (actual República Checa), recibe formación en Cristo. Durante su adolescencia, para colaborar en los gastos del hogar, trabaja como panadero del monasterio premostratense de Bruck (actual territorio de Austria). Sin embargo, siente el llamado de Dios y decide estudiar para ser sacerdote, por lo cual se retira a un paraje solitario en su tierra natal y hace vida eremítica (1784); simultáneamente cursa estudios universitarios en Viena. Luego, permanece en el santuario mariano de Quintiliolo, en Tívoli, Italia. Es esta etapa de su vida cambia su nombre, por el de Clemente María. Efectúa una peregrinación a Roma donde conoce la congregación del Santísimo Redentor (“redentoristas"), en la que ingresa. Una vez concluidos sus estudios eclesiásticos, recibe la ordenación sacerdotal (1785). Con la finalidad de propagar la congregación redentorista, se dirige a Viena y a Rusia, después radica en Varsovia, Polonia, donde instituye la primera casa y un templo, además de dar inicio a la formación de los nuevos seminaristas y desarrolla una intensa labor pastoral, que permite difundir la congregación en Europa y América desde de 1787. Por su extensa misión, se le otorga el cargo de vicario general. Además de continuar sus viajes, en los que organiza misiones populares y por su incesante actividad se le reconoce como el "Santo de la acción y de la oración". Establece en Polonia la primera escuela para niñas marginadas, asilos, un centro de estudios para los nuevos seminaristas; también funda un taller tipográfico para la elaboración de impresos catequéticos para la formación juvenil. Desde 1808 vive en Viena, donde con un grupo de seglares organiza la evangelización dirigida a militares, universitarios y religiosas. La intensa actividad de san Clemente María sólo es interrumpida por la llamada a la casa del Padre desde la ciudad vienesa. Es venerado en el templo redentorista de la Santísima Trinidad (Emiliano Zapata esquina Roldán, Centro Histórico de la Ciudad de México). En 1909 es canonizado por san Pío X (1903-1914; 21 de agosto). Iconografía: de pie, revestido como sacerdote, con alba, casulla y estola.

 

MARTES 16

Santos: Heriberto de Colonia, obispo: Abraham el Solitario de Egipto, ermitaño y Juan Sordi o Cacciafronte, mártir. Feria (Morado)

SAN JUAN SORDI o CACCIAFRONTE, del hebreo, "Dios ha hecho gracia" (1183). Mártir. Nativo de Cremona, Italia. Se desconocen detalles familiares y la fecha de su nacimiento; tampoco se tienen mayores datos de su ingreso a la orden benedictina, donde se incorpora al monasterio de San Lorenzo, de su ciudad natal. Es nombrado abad, en 1155, pues se le reconoce por su gentileza y sus virtudes. Apoya al pontífice y se enfrenta al emperador Federico I Barbarroja (1122-1190), por lo que es desterrado. Vive como ermitaño cerca de la población de Mantua, donde es nombrado obispo (1174), en sustitución de un prelado que comete diversas faltas durante su gestión. Tres años después, arrepentido, el ex obispo solicita su reasignación. Juan abandona con humildad esta comisión y solicita su reasignación. Juan abandona con humildad esta comisión y solicita permiso para continuar su vida como eremita, siendo su lugar de destino la población de Vicenza, donde se le reconoce por su fe, su caridad y sus virtudes. Al reprender a un hombre que roba dinero de las arcas del obispado, éste le asesina, por lo que la Iglesia lo considera mártir. También es conocido como Juan Cacciafronte.

 

MIÉRCOLES 17

Santos: Patricio de Irlanda, obispo. Juan Sarkander, mártir, y Gertrudis de Nivelles, abadesa. Feria (Morado)

SAN JUAN SARKANDER, del hebreo, -Dios ha hecho gracia- (1576-1620). Mártir. Este singular sacerdote, mártir por defender el secreto del sacramento de la reconciliación, es originario de Skoczbw, Silesia, entonces principado de Cieszyn (actual territorio de Polonia), el cual desde 1291 forma parte del reino de Bohemia. Es hijo de Gregorio Mafias Sarkander y de Elena Gorecka, ambos católicos. A los 17 años, con el propósito de consagrar su vida a Dios, ingresa con los padres jesuitas en el colegio de Olomouc, en la actual República Checa, donde realiza estudios superiores y de filosofía, los que concluye en Praga en 1602 y por los que obtiene el título de maestro. Ese mismo año, contrae matrimonio con Ana Platska, quien muere un año después Tres años más tarde, ya cumplidos los requisitos solicitados por la Compañía de Jesús (jesuitas), recibe la ordenación sacerdotal en Brno. Desempeña su ministerio sacerdotal en diversas poblaciones de la diócesis de Olomouc. Desde 1616 hasta su defunción, es párroco en la ciudad de Holesov, Moravia, sede del lugarteniente Ladislao Popel de Lobkovic, de quien es guía espiritual y confesor. El propósito del padre Sarkander es renovar la vida católica del lugar donde realiza su ministerio, pero enfrenta dificultades debido a la insurrección de los nobles de Bohemia, en su mayoría protestantes, contra el imperio de Austria. Por otro lado, el príncipe de Moravia Wenceslao Bitovsky, protestante, lo manda encarcelar en Olomouc con la falsa acusación de traición a la patria, lo que es un pretexto de carácter político, ya que lo hace por odio a la fe católica. Se efectúa un proceso del 13 al 18 de febrero de 1620, en el que se le acusa de que siendo confesor y consejero del citado lugarteniente Lobkovic debe estar enterado de la invasión militar de Moravia; contra lo anterior, el sacerdote se defiende diciendo que nada de eso le es revelado en confesión, pero que si supiera algo en la administración de ese sacramento no lo revelaría de ninguna manera. Los interrogatorios son extensos y durante ellos es sometido a múltiples e inenarrables tormentos; sin embargo, no muere de inmediato. Herido e inconsciente se le arroja en un inmundo calabozo. Por lo anterior, pasado un mes de padecimientos, fallece. Este asesinato causa indignación entre la feligresía, quienes lo conocen por su piedad y vasta misión en defensa de la fe, por lo que se inicia su veneración como mártir, en especial en Moravia, Silesia y en todas las regiones del ex imperio austriaco. Es canonizado por Juan Pablo II (1978-2005) en la ciudad de Olomouc, en 1995. Iconografía: revestido como sacerdote con alba, casulla y estola; en sus manos lleva una palma por su martirio.

 

JUEVES 18

Santos: Cirilo de Jerusalén, doctor de la Iglesia, y Salvador de Horta, presbítero. Beata Marta (Adela Amada) Le Bouteiller religiosa. Feria (Morado)

BEATA MARTA (ADELA AMADA) LE BOUTEILLER, del arameo, "la señora"; del germánico, "de estirpe noble" y del latín, "amada", respectivamente (1816-1883). Religiosa. Tercera de cuatro hermanos e hija de Andrés y María Francisca; nace en Percy, Francia, y bautizada con los nombres de Adela Amada. Sus progenitores son campesinos y tejedores de telas. Desde su infancia, recibe formación espiritual de la terciaria carmelita María Farcy, quien quizás inspira su vocación religiosa. Cuando cuenta con 11 años muere su padre y su viuda queda desamparada, pero sus hijos mayores le ayudan con los gastos, en tanto Adela Amada estudia y ayuda en los quehaceres del hogar. En 1837, sus hermanos se casan y ella, con 21 años de edad, trabaja en el servicio doméstico. En Chapelle-sur-Vire, lugar cercano a Percy, conoce a la congregación de Hermanas de las Escuelas Cristianas de la Misericordia, cuyo carisma es educar a la juventud. En 1841, atraída por su espiritualidad, ingresa en esa congregación en la abadía francesa de Saint Sauveur-le-Vicomte en Normandía; un año después viste el hábito con el nombre de sor Marta y es enviada a la casa de La Chapelle-sur-Vire para ayudar en los servicios de la comunidad. Un día mientras lava la ropa en las heladas aguas del río Marquerand, la corriente arrebata de su mano una sábana; al tratar de recuperarla, cayó al agua, lo que le causa un principio de parálisis en las piernas, por lo cual regresa a la abadía de Saint Sauveur, donde su superiora y fundadora de la congregación santa María Magdalena Postel (16 de julio) le ofrece hacer oración para que Dios le devuelva la salud; pronto Marta queda sana, hecho que se atribuye a la intervención de la abadesa. Hace su profesión perpetua en 1843; se le asigna al trabajo de la cocina, los campos y el sótano, faenas que ejecuta durante 40 años. Se distingue por su obediencia, sencillez, humildad, buen humor; puede decirse que hace en forma grande las pequeñas cosas. Siempre está dedicada al trabajo, la oración, la meditación y a la lectura espiritual. Atiende con presteza a los operarios que restauran su convento. Se dice que en la guerra entre Francia y Alemania los alimentos del claustro se agotan, por lo que sor Marta cuelga de la pared una imagen de la ya fallecida madre Magdalena y hace fervorosa oración; desde aquel día las provisiones no se agotan. Al finalizar 1875 se fractura una pierna y cuando consigue caminar, aún con bastón atiende el arreglo de la despensa. La noche del Domingo de Ramos de 1883, mientras regresa a la cocina unos utensilios, sufre dos caídas, por lo que padece una conmoción cerebral y fallece después de recibir los sacramentos. Es sepultada en el cementerio de la abadía de Saint Sauveur-le-Vicomte. Su Santidad Juan Pablo II, (1978-2005), la beatifica en 1990. Iconografía: con hábito de su congregación.


VIERNES 19

San José esposo de la Santísima Virgen María

Santos: Beatos Sibilina Biscossi, laica, y Marcelo Callo, Solemnidad

SAN JOSÉ, del hebreo, "Dios acrecentará" (siglo I a. C.—siglo I d. C.). Esposo de la Santísima Virgen María. El relato evangélico de san Mateo (1,16. 18-21. 24) aporta escasos datos de la vida de José, padre terrenal de Jesús. Aún sin detalles biográficos, como fieles cristianos hemos de reconocer la unión íntima de san José con María y el Niño Jesús, gracia que es especialísima con la que Dios le engrandece cuando en la Tierra con celo paternal atiende con absoluta obediencia a Dios Padre al proteger a María en el momento de dar a luz, en la huida a Egipto o bien cuando extraviaron al Niño en el Templo de Jerusalén, por lo anterior es de comprenderse que san José es, después de María, el mejor intercesor ante el Padre. Invoquémoslo como nuestro protector, un fragmento de la Salve Josefina, escrita por el Siervo de Dios José María Vilaseca (1831-1910), fundador en México (1872) de las Congregaciones de Misioneros y Hermanas Josefinas, dice: "Sí, Patriarca santo, Protector clemente, ruega por nosotros en vida y en muerte para hacernos dignos de la gran promesa fúlgida y divina de la gloria eterna. Amén". Esta solemnidad la instituye Sixto IV (1471-1484) en 1479. En 1621, Gregorio XV (1621-1623) la extiende a la Iglesia universal. Es proclamado Patrono de la Iglesia Universal por el beato Pío IX (1846-1878; 7 de febrero) en 1847, quien en el decreto Indytum Patriarcham (1871) exalta su "...excelsa misión paternal". Luego de un siglo, León XIII (1878-1903) publica la encíclica Quantquam pluries (1889), donde señala la importancia de la veneración a san José. El beato Juan XXIII (1958-1963; (11 de octubre) lo incluye en el canon de la Asamblea Eucarística después de mencionar a Maria Santísima. El Siervo de Dios Juan Pablo II (1978-2005) escribe la exhortación apostólica El Custodio del Redentor sobre la misión de san José (1989). Iconografía: en el mundo católico se manifiestan variadas representaciones; entre ellas, el Señor san José con ropa de trabajo, en su banco como carpintero. Una bella representación —similar a la citada— se admira en el templo de Nuestra Señora del Carmen eta Sabatina"), calle Fernando Montes de Oca 150, casi esquina con Circuito Interior, colonia San Miguel Chapultepec, Delegación Miguel Hidalgo, Ciudad de México. Es protector de padres de familia, obreros, carpinteros, ebanistas y los trabajadores en general.

 

SÁBADO 20

Santos: Martín de Braga, obispo; Fotina la Samaritana, laica, y Cutberto de Lindisfarne, obispo.

Vísperas I del domingo: 1a Semana del Salterio. Feria (Morado)

SAN MARTÍN DE BRAGA, del latín, "consagrado a Marte" (580?). Obispo. Es el santo titular en el Santoral de hoy; sin embargo, son desconocidos detalles de su niñez y de su familia. Su nacimiento se ubica en la población húngara de Panonia, en el siglo VI de la era cristiana. Es reconocido por ser cristiano y sabio en las disciplinas religiosas de la época. Cerca del año 550 evangeliza en la ciudad española de Galicia, logra numerosas conversiones, con lo que contrarresta el arrianismo (herejía proclamada por Arrio —256-336—, que sostiene que Jesús es un alma excelsa, superior a los ángeles, pero carente de divinidad. Es condenada por el concilio de Nicea en 325). Instaura la diócesis de Lugo, en España; funge como abad en el monasterio de Dumio en Portugal y luego se le consagra obispo en Braga en ese mismo país. Fallece en su sede episcopal. La feligresía, por su santidad, inicia su culto inmemorial. Es mencionado por el obispo san Isidoro de Sevilla (560-636; 4 de abril) como uno de los "varones ilustres" de su época, pues reconoce su ardua misión contra el paganismo. Iconografía: con vestimenta común a los obispos, mitra y báculo.

 

DOMINGO 21

V DOMINGO DE CUARESMA.

Santos: Serapión de Thmius, obispo; Benita Cambiagio, religiosa, y Juan de Valence, obispo (Morado)

SAN SERAPIÓN DE THMIUS, del egipcio. "consagrado a Serapis" (siglo IV). Obispo. Nace en Alejandría, Egipto, pero se desconocen detalles sobre su vida familiar y de su infancia. Sin embargo, se deduce que profesa la fe de Cristo y tiene vasta cultura, ya que por sus conocimientos se le elige director de la Escuela de Alejandría; por su sapiencia se le conoce como "el Maestro". Le atrae la vida ascética (estudio y oración hacia la perfección espiritual) de los anacoretas o ermitaños; se retira a un monasterio donde conoce a san Antonio abad (255?-356; 17 de enero). Después, es nombrado obispo de Thmius, localidad ubicada cerca de Dióspolis, en Egipto. Participa en el concilio local de Sárdica (antigua Tracia, actual ciudad de Sofía, Bulgaria) en 347. Con san Atanasio de Alejandría (290-373; 2 de mayo) se enfrenta contra las herejías del pagano Arrio (256-336), por lo que es desterrado. De su obra escrita destacan: Tratado sobre los salmos y Eucológuion, entre otras obras. No se ubica con exactitud el lugar de su muerte ocurrida hacia 370. Es el santo titular de esta fecha y su veneración se pierde en la memoria de los tiempos. Iconografía: con atavío episcopal de Oriente o bien con burda túnica de anacoreta.

 

LUNES 22

Santos: Zacarías, Papa; Epafrodito de Filipos, laico, y Lea de Roma, viuda. Feria (Morado)

SAN EPAFRODITO DE FILIPOS, del griego, "deseado" (siglo I). Laico. Este santo de culto inmemorial es un colaborador de san Pablo apóstol (29 de junio). Quizá nace en Filipos, antigua Macedonia, debido a que de este lugar parte como emisario de la Iglesia del lugar hacia Roma (Flp 4, 18), con la finalidad de entregar al Apóstol de los gentiles los donativos económicos, reunidos entre los cristianos filipenses. Por este hecho, san Pablo le manifiesta su gratitud (Flp 4, 10-20). Se cita que una vez, en la Ciudad Eterna, Epafrodito cae gravemente enfermo, pero y cuando sana Pablo lo envía como "...hermano colaborador y compañero de armas..." de regreso a Filipos (Flp 2, 25-30). Cabe la posibilidad que él entrega la Carta o Epístola a los filipenses. Se desconocen los sucesos posteriores, así como el lugar y la fecha de su fallecimiento o si acaso sufre martirio. Por haber participado en el Plan Salvífico de Dios, se le ha incluido en el Santoral de hoy.

 

MARTES 23

Santos: Santo Toribio de Mogrovejo, obispo; Rafka (Rebeca) Ar-Rayés, religiosa y Victoriano y Frumencio de Cartago y compañeros, mártires. Feria (Morado)

SAN VICTORIANO y FRUMENCIO DE CARTAGO y compañeros, del latín, patronímico de Víctor, "vencedor", "que pertenece a frumentium, es decir, a los cereales de espiga, en especial al trigo" (siglo V). Mártires. Sus biógrafos aportan datos a partir de su juventud, pero se considera que son de origen africano, ya que Victoriano es un cristiano que pertenece a la nobleza, pues es procónsul de Cartago (antigua ciudad al norte de África). En esa época ocurre una tenaz persecución contra los cristianos, ordenada por Hunerico (477-484), monarca, de los vándalos, quien propone al citado procónsul adherirse a la doctrina del arrianismo (herejía proclamada por Arrio, 256-336, que sostenía que Jesús era un alma excelsa, superior a los ángeles, pero carente de divinidad. Es condenada por el concilio de Nicea en 325), a lo que Victoriano contesta: "Aunque no hubiese otra vida, seguiría fiel a Cristo, de quien la vida he recibido. Pero creo en la vida eterna que El prometió. No cuentes conmigo para obedecerte, aunque me cueste ser echado al fuego o a las bestias". La anterior negativa enfurece a Hunerico, quien lo envía al martirio; padece múltiples tormentos y fallece en aras de la fe. Junto a Victoriano, murieron martirizados dos hermanos cristianos comerciantes, ambos de nombre Frumencio, además de varios cristianos de quienes no se tiene el registro de sus nombres. La Iglesia, para reconocer su sacrificio, los ha incluido en el Santoral de hoy desde tiempos remotos. Iconografía: representa a Victoriano con vestuario de época, ante el pagano monarca, en el momento de rechazar la propuesta de negar su fe cristiana.

 

MIÉRCOLES 24

Santos: Guillermo de Norwich, mártir, y Catalina de Suecia, abadesa. Beato Diego José de Cádiz presbítero. Feria (Morado)

BEATO DIEGO JOSÉ DE CÁDIZ, abreviatura de Santiago, del árabe, derivado de Jacob, "que Dios proteja", y del hebreo, "que Dios agregue" (1743 - 1801). Presbítero. Su vida es conocida por medio de una Autobiografía. Nace en Cádiz, España; de su niñez allí sólo se indica que es un niño de "...razón dócil e inocente". Sus estudios básicos los realiza sin mayores logros. A partir de los 12 años, estudia metafísica y lógica en el convento dominicano de la población española de Ronda. Después pasa con los franciscanos capuchinos en Ubrique, Cádiz (1759). Después de decidir ser sacerdote cursa el noviciado y profesa en Sevilla. Continúa con teología y filosofía, hasta su término, y en 1767 recibe la ordenación sacerdotal en Carmona, Sevilla. Inicia su ministerio en Ubrique. Se consagra al estudio de la Sagrada Escritura con el objetivo de ser un buen predicador, así como para contrarrestar las doctrinas e ideas regalistas, deístas y enciclopedistas —todas en contra de la Iglesia y la religión católicas— que se difunden durante el siglo XVIII. Realiza recorridos en su país para evangelizar a sus coterráneos. Padece calumnias, causadas por envidia de su benéfica misión, por lo que es confinado al convento de Cázares; cuando sale, se dedica a predicar la Palabra de Dios en Madrid y Andalucía. Con su elocuencia, atrae a multitud de fieles, con lo que llena los templos. Su obra escrita comprende cartas y sermones. Su vida de servicio y amor a Cristo se extingue en la ciudad española de Málaga. Es beatificado por el pontífice León XIII (1878-1903) en 1894.

 

JUEVES 25

La Anunciación del Señor

Santos: Santa Lucía Filippini, fundadora. Beato Emiliano Kovtch, mártir. Solemnidad (Blanco)

LA ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR, del latín eclesiástico annuntiatio. "acción y efecto de anunciar, notificar" (siglo I antes de Cristo). María, joven virgen de Nazaret, al escuchar el anuncio del arcángel Gabriel, acerca de que sería la madre del Hijo de Dios, contesta: "Yo soy la servidora del Señor, hágase en mí lo que has dicho". La Iglesia otorga el término Anunciación a este hecho que se narra en el Evangelio de Lucas (1, 26-38). María es la "llena de gracia", palabras del citado anuncio evangélico que significan, que es "la amada y favorecida"; de ella nace el Salvador del mundo, tal como nace del Padre. Jesús no será hijo solamente por la carne, sino hijo de su alma y de su fe, por ser María "la que creyó" (Lc 1, 45) y en la que Dios "hizo cosas grandes" (Lc 1, 49). Asimismo, al lado de Cristo ("nuevo Adán", Rm 6, 14); María, su madre, es la "Nueva Eva" y verdadera Madre del género humano. Iconografía: en su casa de Nazaret, María Santísima, con vestuario de la época, ante el arcángel Gabriel, en el momento de la anunciación.

 

VIERNES 26

Santos: Braulio de Zaragoza, obispo, y Ludgero de Munster, obispo. Beato Pedro Marginet, monje. Feria (Morado)

SAN LUDGERO DE MUNSTER, variante de Ludgerio y de Leodegario, del germánico, "la lanza del pueblo" (743-809). Obispo. Nace en Frisia, en los Países Bajos, cerca del año 743. Desde pequeño, su padre le procura formación católica en Utrech, donde se educa y recibe la tonsura (rasurado en círculo en la cabeza, en señal de que pertenencia al clero). Cursa estudios en Inglaterra por casi cinco años, es discípulo en la escuela Palatina del erudito teólogo Alcuino de York (735-804). Hacia 773 regresa a su tierra natal, donde recibe la ordenación sacerdotal; ejerce su ministerio dedicado a la predicación, con lo que suscita múltiples conversiones, además de propiciar la edificación de templos y monasterios. Durante la invasión de los sajones en su país, es obligado a abandonar Frisia. Se dirige a Roma con la finalidad de consultar al pontífice Adriano II (867-872) sobre el curso que debe seguir; atiende su asesoría y permanece más de tres años en el monasterio benedictino de Montecassino, Italia, donde viste el hábito y obedece la Regla, sin pronunciar los votos. Cuando el monarca Carlomagno (724-814) vence a los sajones, conquista Frisia y las costas hasta Dinamarca, Ludgero regresa a la tierra que lo ve nacer, a donde convierte a los sajones del lugar y de Westfalia. Luego funda en Sajonia el monasterio de Werden, cercano a Colonia, Alemania, en torno al cual surge la ciudad de Munster (munster, del alemán, monasterio). Alrededor del año 802 es consagrado primer obispo de la misma urbe. En el desempeño de su episcopado, funda un convento de Canónigos Regulares, que servirían a la catedral; adiciona a su diócesis otras poblaciones frisias, convertidas por él, además de establecer el monasterio de Helmstad, que en su memoria se llama Ludger-Clooster, ubicado en Brunswick, Alemania. Tiene una vasta cultura; asimismo, es conocedor experto en Sagrada Escritura; su alimentación es en extremo reducida; ocupa su amplia herencia y el patrimonio del obispado para atender a los pobres. Es hombre de oración, durante la cual se le nota ensimismado. Pese a que padece una molesta enfermedad, estuvo al tanto de su diócesis hasta el último día de su vida ocurrida en el domingo de Pasión (o de Ramos), en el que después de la predicación vespertina predijo para sus acompañantes que moriría esa noche, lo que ocurre en forma precisa, en su monasterio de Werden, donde es sepultado. Es reconocido como el Apóstol de Sajonia. Su culto se propaga de inmediato después del deceso. Iconografía: con atavío episcopal, en sus manos lleva el modelo del monasterio de Werden.

 

SÁBADO 27

Santos: San Ruperto de Salzburgo, obispo. Beatos Peregrino de Falerone, presbítero, y Francisco Faa de Bruno fundador. Beata Panacea de Muzzi, mártir.

Vísperas I de mañana (rojo): 2a semana del Salterio Feria (Morado).

BEATO FRANCISCO FAA DE BRUNO, del italiano antiguo, "franco", "francés" (1825 1888). Fundador. El último de 12 hermanos, nace en Alessandría, Italia; es bautizado como Francisco de Paula. Sus acaudalados padres, Luis y Carolina, poseen títulos nobiliarios y destacan como fervientes católicos. Por su generosidad con los marginados; cinco de sus hijos profesan la vida religiosa. Desde su niñez, Francisco recibe formación en Cristo, pero queda a la edad de nueve años huérfano de madre. En 1836 inicia estudios en el colegio de los padres somascos; continúa en 1840 en la Academia Militar de Turín, donde aprende lenguas extranjeras y se especializa en topografía; alcanza el grado de lugarteniente del Estado Mayor, participa en la guerra de independencia en 1848; luego, con el grado de capitán, es galardonado por su valor. En la etapa anterior como militar, se preocupa por propagar los valores evangélicos y, pese a su juventud, supera las tentaciones y continúa fiel a Cristo; sin embargo, solicita su baja para realizar estudios personales. Se le envía a estudiar en La Sorbona de París y es doctorado en matemática y astronomía (1857). Conoce a san Juan Bosco (31 de enero), a quien admira y toma como ejemplo, luego de lo cual establece por su cuenta oratorios femeninos dominicales. Se distingue por proteger a las mujeres humildes y a las trabajadoras domésticas, para quienes funda, en 1859, la Pía Obra de Santa Zita. Establece otras obras benéficas para trabajadoras y trabajadores, así como casas para ancianos, minusválidos y enfermos, entre otras acciones entre los años 1860 a 1868. Funda en Turín la congregación de hermanas Mínimas de Nuestra Señora del Sufragio en 1868. Este beato se anticipa a su época, en cuanto a la protección de la mujer. Más adelante, convencido de su vocación, decide ser sacerdote, pero, al encontrar objeción por parte del obispo, se dirige a Roma para explicar al Papa su situación (1875). El pontífice beato Pío IX (1846-1869; 7 de febrero), al darse cuenta de su fe y vocación, aprueba su solicitud, por lo que expide un Breve que hace posible la ordenación sacerdotal (1876). En 1877 establece la Pía Casa de Acogida para atender a madres solteras. En 1881, en Benevello de Alba, instituye una escuela y un centro de formación para la instrucción profesional de las jóvenes pobres del Piamonte italiano. A los 63 años entrega su alma al Creador. Sus últimas palabras son: "Recen por mí y confíen en Dios, que es nuestro Padre bueno. Yo continuaré rezando por ustedes". Por su fama de santidad se inicia el proceso de beatificación, efectuada por el Siervo de Dios Juan Pablo II en 1988.

 

DOMINGO 28 DE MARZO

DOMINGO DE RAMOS "De la Pasión del Señor"

Santos: Gontrán de Borgoña, rey, y Esteban Harding, abad. Beata Juana María de Maillé, laica.

SAN ESTEBAN HARDING, del griego. "guirnalda” “corona” (1059? 1134). Abad. Se desconocen detalles de familia; nace en Inglaterra y recibe formación con los monjes benedictinos. A los 16 años de edad, por conflictos políticos en su país, se traslada a Francia, donde hace estudios superiores en París, Reims, y luego pasa a Roma. En territorio francés conoce una rama de la orden benedictina en Molesmes, dirigida por el abad san Roberto y para consagrarse a Dios en la disciplina que ahí se cumplía solicita ingreso; es aceptado, por lo que inicia el noviciado, en donde se distingue por su obediencia. Luego, con la finalidad de lograr completa austeridad, unido con el abad san Roberto y varios monjes de ideas afines, se retiran a un bosque solitario en la región francesa de Citeaux, donde instituyen, hacia 1098 una orden religiosa con apego a la Regla benedictina. Pasado un año, la Santa Sede indica que el abad Roberto regrese a su claustro en Molesmes, lo que obedece para dejar en su lugar como abad al monje Alberico, quien gobierna con acierto hasta su muerte en 1109. En adelante, el abad es Esteban, a quien se considera como cofundador de la orden del Cister (por Citeaux, lugar de su fundación). Destaca por poseer múltiples cualidades, entre las cuales están ser humilde y amante de la pobreza. Por lo anterior, atrae al monasterio numerosas vocaciones, con lo que logra, en 1112, la propagación de la obra en Europa. Es guía espiritual de connotados personajes, tiene el don de realizar hechos milagrosos. En su obra escrita destacan: Carta de Caridad, documento de espiritualidad y legislación monástica, y Exordio Magno, síntesis histórica de la orden cisterciense. Impulsa el estudio de la Sagrada Escritura, dirige un compendio llamado Biblia de Esteban Harding. Muere en su monasterio de Citeaux. El pueblo, en reconocimiento a su santidad, inicia su veneración inmemorial. La Iglesia celebra su memoria anual en esta fecha, por haber ocurrido su fallecimiento, o bien el 26 de enero, en unión con los santos considerados fundadores: Alberico y Roberto de Molesmes.

 

LUNES 29 DE LA SEMANA SANTA

Santos: Gladys de Gales, viuda; Eustacio de Luxeuil abad y Luldolfo de Ratzenburgo, obispo. Feria (Morado)

SAN EUSTACIO DE LUXEUIL, del latín y el griego, "bien firme, constante" (siglos VI-VII). Abad. Las narraciones biográficas de este abad de culto inmemorial nos narran hechos a partir de la edad adulta cuando ingresa en el monasterio de Luxeuil en su país, Francia. El citado claustro es un gran centro de formación en la vida monástica, con extremas disciplina, oración y estudio, bajo la dirección del abad san Columbano (23 de noviembre). Por intrigas y conflictos políticos, Eustacio y otros monjes son desterrados y se dirigen a Neustria (sur del actual territorio alemán), donde permanecen en el convento del lugar. En los alrededores del año 612, al reconocerse la inocencia de los citados hermanos, es posible su regreso a Luxeuil, en cuya etapa nuestro santo desempeña el cargo de abad. Se distingue por haber efectuado amplia misión de evangelización en Baviera, Alemania, y Besancon, Francia, ciudades hasta entonces paganas que por su predicación se convierten al cristianismo, a la vez que —se dice— realiza hechos milagrosos. Mientras la abadía está bajo su dirección, alcanza cuantiosas vocaciones, de donde sale un sinnúmero de monjes, quienes propagan la Palabra de Dios en diversas poblaciones. Al paso del tiempo, tras haber cumplido fielmente con Dios y con sus hermanos, muere en su monasterio de Luxeuil con fama de santidad, por lo que comienza su culto inmemorial. Años después, los restos-reliquia de este singular abad son trasladados a la región francesa de Vergaville en Lorena, de donde —por desgracia— desaparecen en 1670.

 

MARTES 30 DE LA SEMANA SANTA

Santos: Beato Amadeo de Saboya, duque. Santos Pedro Regalado, presbítero, y Juan Climaco, abad Feria (Morado)

SAN JUAN CLIMACO, del hebreo, "Dios ha hecho gracia" (525?-649?). Abad. El apellido de Climaco (del griego, klimacos, escalera) de este santo proviene de un famoso libro que él escribió titulado Escalera del Paraíso (Scala Paradisi en latín). Nace en Palestina y adquiere formación en Cristo leyendo los libros de los santos Gregorio Nacianceno y Basilio de Cesarea (ambos, 2 de enero). Los breves datos fidedignos de su vida son escritos por el monje Daniel de Raito: "Habiendo alcanzado la edad de dieciséis años, él se ofreció a Cristo en sacrificio santo y agradable, recibiendo sobre sí el yugo de la vida monástica en un convento que estaba sobre el monte Sinaí...". Con amor a la peregrinación y despidiendo de su corazón toda vana estima y confianza en sí mismo, además de abrazar la santa humildad, vence perfectamente al demonio, aquel que trabaja por hacer que nos tengamos en algo y confiemos en nosotros mismos...". Juan vive, dedicado al estudio, la oración, el ayuno y la penitencia, como anacoreta en un lugar solitario. Dios le concede dones y virtudes Por su fama de santo, llegan hasta él cantidad de personas de quienes es guía espiritual. Por lo anterior, es requerido a fungir como abad del monasterio de la Transfiguración (actual monasterio de Santa Catalina), ubicado en el Monte Sinaí, cargo que desempeña con humildad, prudencia y sabiduría. Su misticismo y conocimientos quedan plasmados para la posteridad en la citada obra Escala del paraíso, texto que despliega la idea de la ascensión del alma bajo la tutela del Espíritu Santo, hasta la semejanza con Cristo; dividida en 30 Escalones (grados o capítulos). Entre los temas que trata, están: renuncia al mundo, obediencia, memoria de la muerte, penitencia, simplicidad, dulzura y humildad. Muere santamente en su monasterio del Monte Sinaí. Iconografía: con burda túnica, escribiendo dentro de una gruta; afuera se encuentra una escalera por donde suben y bajan ángeles, quienes luchan contra demonios. En la audiencia general del 11 de febrero de 2009 en Ciudad del Vaticano, el pontífice Benedicto XVI expresa del citado libro: "La conclusión de la Escala contiene la síntesis de la obra con palabras que el autor hace proferir al mismo Dios: 'Que esta escala te enseñe la disposición espiritual de las virtudes. Yo estoy en la cima de esta escala, como dijo aquel gran iniciado mío (San Pablo): Ahora permanecen por tanto estas tres cosas: fe, esperanza y caridad, la más grande de todas es la caridad (1 Co 13,13)". También es conocido como Juan el Eclesiástico o Juan el Sinaíta.

 

MIÉRCOLES 31 DE LA SEMANA SANTA

Santos: Benjamín de Persia, mártir; Amós, profeta, y Balbina de Roma, mártir. Feria (Morado)

SANTA BALBINA DE ROMA, del latín, Balbinus "perteneciente a Balbas", tartamudo (siglo II). Mártir. No se conocen datos amplios, pero se sabe que es de origen romano, hija del tribuno Quirino. Es pagana hasta que en la juventud enferma de gravedad; como no se encuentra un remedio que la alivie, su padre busca al pontífice san Alejandro I (105-115), ya que éste tenía fama de realizar hechos milagrosos Poco después, cuando el pontífice impone sus manos sobre la cabeza de la joven, ésta sana. Al atestiguar la familia este suceso, se convierten a la fe de Cristo, por lo que son perseguidos por las autoridades paganas; en aras de la fe, mueren su hermano Hermes, su padre y Balbina. Su veneración es iniciada por el pueblo, testigo de su martirio. Santa Balbina tiene dedicado un templo en Roma, edificado en el sitio de su muerte. Iconografía: dama de aspecto juvenil, con túnica de su época, en sus manos la palma símbolo de su martirio.