LUNES 1

Santos: Justino de Palestina, mártir; Aníbal María de Francia, fundador, y Bernardo, María y Gracia de Poblet, mártires. Memoria (Rojo)

SAN ANÍBAL MARÍA DE FRANCIA, del fenicio-cartaginés, "el Señor es misericordioso" (18511927). Fundador. Nace y muere en Mesina, Italia. Sus acaudalados padres, Ana Toscanoy Francisco, pertenecen a la nobleza. A los 15 meses de edad, fallece su padre y Ana se hace cargo de su instrucción y de su formación en la fe. Por lo anterior, a temprana edad manifiesta su amor por la Eucaristía y por la Madre de Dios. Al tener 17 años, mientras oraba ante el Santísimo Sacramento, Dios le ilumina para comprender la necesidad de rezar por las vocaciones. Más adelante comprende el mensaje del Creador en las palabras del Evangelio: "La mies es mucha, pero los obreros son pocos. Rogad al dueño de la mies, para que envíe obreros a su mies" (Mt 9, 38; Lc 10, 2); tales palabras son el germen de su vida y obra. Decidido a consagrar su vida a Dios, inicia estudios eclesiásticos, a cuyo término recibe la ordenación sacerdotal (1878). Es de carácter alegre, con destreza para la literatura. Al visitar una de las llamadas "Casas de Avignone", se encuentra con un mendigo ciego, lo cual le hace darse cuenta de la miseria que hay en los alrededores de su natal Mesina, lo que despierta su amor por los marginados y por los niños huérfanos carentes de instrucción, quienes habitan en dicha institución de beneficencia. Lo anterior le motiva a fundar institutos para atenderlos. Encuentra obstáculos, críticas e incomprensiones para el desarrollo de su cometido, pero logra su misión definiéndola así: "Espíritu de doble caridad: la evangelización y la ayuda a los pobres". A partir de 1882 establece orfanatos, que, por estar encomendados a san Antonio de Padua, son conocidos como "Antonianos", donde se proporciona asistencia, educación integral en los aspectos morales y catequéticos, dentro de un ambiente familiar, pero sin descuidar el impulso a las vocaciones. En 1887 funda la congregación Hijas del Divino Jesús y en 1897, el instituto masculino de los Orantes del Divino Jesús (rogacionistas), ambos con el carisma de la asistencia y oración por las vocaciones. Con el propósito de que sus fundaciones pronuncien un cuarto voto acerca de orar a favor de las vocaciones, escribe, en 1909, a san Pío X (21 de agosto): "Me he dedicado desde mi primera juventud a aquella santa palabra del Evangelio (en referencia a "Rogad al dueño de la mies..."). En mis mínimos institutos de beneficencia se eleva una oración incesante, cotidiana de los huérfanos, de los pobres, de los sacerdotes, de las sagradas vírgenes, con las que se suplica a los Corazones Santísimos de Jesús y María, al Patriarca san José y a los santos Apóstoles, para que concedan proveer en abundancia a la Iglesia de sacerdotes elegidos y santos, de obreros evangélicos de la mística mies de las almas", lo que le es concedido al aprobarse canónicamente sus instituciones (1926). Para la misma finalidad establece entre los laicos la Sagrada Alianza para el Clero y la Pía Unión de la Rogación evangélica, así como el periódico Dios y el prójimo. La Jornada Anual de Oración Vocacional, instituida por Pablo VI (1963-1978) a partir de 1964, puede considerarse inspirada por este santo. Su compromiso en la formación de seminaristas considera que sin oración "Todos los esfuerzos de los obispos y rectores de seminarios se reducen a una cultura artificial de sacerdotes". Durante su vida tiene fama de santo y a su muerte, después de una enfermedad, la feligresía que asiste a las exequias, consternada, dice: “...vamos a ver el santo que duerme". Actualmente su obra se encuentra diseminada en todo el mundo. Canonizado en 2004 por el Siervo de Dios, Juan Pablo II (1978-2005), quien se refiere a él como: "Auténtico precursor y celoso maestro de la moderna pastoral vocacional". Iconografía: con sotana y en su rostro una sonrisa. Conocido como el Apóstol de la oración por las vocaciones.

 

MARTES 2

Santos: Marcelino y Pedro de Roma, mártires; Eugenio I, papa, y Juan de Ortega, eremita. Feria (Verde)

SANTOS PEDRO Y MARCELINO DE ROMA, del arameo, "piedra" "roca" (siglo IV). Mártires. La tradición señala su origen romano, sin conocerse datos anteriores a la edad adulta, ambos profesan la religión de Cristo. Marcelino es sacerdote en Roma y Pedro, exorcista. Durante las persecuciones del pagano Diocleciano (284-305), estos santos varones son encarcelados por ejercer su ministerio; en prisión se dedican a difundir el Evangelio y logran numerosas conversiones, tanto de cautivos como de guardias. Lo anterior hace que las autoridades los destierren a un bosque llamado Selva Negra, donde se les martiriza y mueren decapitados en aras de la fe. Más tarde, los cristianos rescatan sus cadáveres y les dan cristiana sepultura en la Vía Lavicana de Roma. El pontífice san Dámaso I (366-384; 11 de diciembre) les dedica un epitafio, del que citamos: "Cuando yo era niño, el propio verdugo me contó a mi, Dámaso, que el perseguidor Diocleciano, furioso, ordenó que les cortaran la cabeza en medio de un bosque, para que nadie supiera donde estaban sus cuerpos...". Después de varios traslados, en la actualidad estos santos mártires son venerados en el monasterio de Selingestadt, cercano a Frankfort, Alemania. Su culto se pierde en la memoria de los tiempos. Iconografía: Marcelino, con casulla, y Pedro, con dalmática; los dos con espada, en alusión a su decapitación, y con palmas, por su sacrificio martirial'

 

MIÉRCOLES 3

Santos: Carlos Lwanga y compañeros, mártires; Kevin de Irlanda, abad, y Clotilde de Francia, reina. Memoria (Rojo)

SANTOS CARLOS LWANGA y COMPAÑEROS, del germánico, "hombre experto" (siglo XIX). Mártires. Encabeza un grupo de 22 cristianos nacidos en Uganda, África, sin que se conozcan pormenores de la vida de cada uno. La Iglesia hace memoria hoy de estos mártires cuyo sacrificio ocurre entre 1885 y 1887. Carlos es un laico que difunde el Evangelio catequizando a sus coterráneos. Es digno de mención que en esa época el pagano monarca Mwanga realiza comercio ilícito de esclavos y con sus costumbres depravadas abusa de los mismos. Tal fue el destino de este grupo de jóvenes cristianos que, negándose a abandonar su fe y negándose a aceptar las depravadas propuestas del rey, son condenados a morir quemados o atravesados por lanzas. Canonizados por Pablo VI (1963-1978), en 1964. Iconografía: jóvenes de color, con el torso desnudo, collar y brazaletes típicos africanos. Protectores de la juventud africana.

 

JUEVES 4

Nuestro Señor Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote.

Santos: Emma de Gurk, viuda, y Pedro de Verona, mártir. Fiesta (Blanco)

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, SUMO Y ETERNO SACERDOTE, del latín, sacro, "sagrado" y do, "dar", o bien del griego, presbiteros, "anciano". El Jueves Santo, en la ultima cena, Jesús dice a sus discípulos: "Hagan esto en memoria mía" (Lc 22, 19). Con estas palabras se describe a Jesucristo como Sumo y Eterno Sacerdote; al mismo tiempo que se instituye la Eucaristía (del griego, "acción de gracias"), en la cual, al consagrar el pan, éste se convierte en el mismo Cuerpo de Cristo. Asimismo, Jesucristo, siendo el único mediador entre Dios y la humanidad, es el único poseedor del sacerdocio Sumo y Eterno. Por lo anterior, debemos confiar en Dios, ya que Él atenderá nuestras súplicas y tendrá misericordia de cada uno de sus hijos (cf. Hb 4, 14-16). El pontífice Pablo VI (1963-1978) aprobó esta fiesta en 1971 y la incluyó en el Calendario Litúrgico a partir de 1974. Iconografía: Jesús, de pie, lleva en sus manos la hostia y el cáliz, revestido con alba (del latín, "ropaje blanco", túnica blanca de hombros a tobillos), cíngulo (del latín, "ceñidor", cordón que sujeta el alba) y estola ("del griego y latín, "vestidura", banda angosta de tela ornamentada que lleva sobre el cuello el sacerdote, siendo el símbolo de su ministerio).

 

VIERNES 5

Santos: Bonifacio de Alemania, mártir, y Eutiquio de Como, obispo. Beato Sancho o Sancio de Córdoba, mártir. Memoria (Rojo)

SAN BONIFACIO DE ALEMANIA, del latín, "bienhechor" (675?-754). Mártir. Los datos fidedignos de su infancia y juventud son escasos. Su nacimiento se sitúa en Crediton o Exeter, Inglaterra; bautizado con el nombre de Winfrido, se deduce su formación católica que le brindan sus padres. Se sabe que a los siete años recibe instrucción y formación en los valores cristianos en el Monasterio de Exeter. Aún joven, ingresa en la vida monástica de la orden benedictina, en la población inglesa de Nursling, hasta recibir la ordenación sacerdotal. Sus vastos conocimientos le permiten dedicarse a la propagación de la palabra de Dios, recorriendo Europa central, con el apoyo de Gregorio II (715-731), quien, por sus méritos, en 722 lo nombra obispo imponiéndole el nombre con el que es conocido. Establece un plantel, para el cual redacta la primera gramática latina en Inglaterra. Funda varios monasterios, entre los cuales destaca el de la región inglesa de Fulda (monjes "fuldantinos"). Sin embargo, el Creador lo destina a realizar mayores obras y en 732 le es otorgado el cargo de arzobispo, así como el nombramiento de Legado pontificio. Desde esta etapa realiza su principal misión pastoral: difundir el Evangelio en las ciudades alemanas de Turingia, Bavaria, Westfalia, entre otras, cuyo mérito es instituir la fe de Cristo en Alemania. Organiza sínodos locales, reformas eclesiásticas, además de fomentar las buenas relaciones entre la Iglesia de ese país. Por desgracia, aún quedan paganos en esas regiones, pero cuando nuestro santo se dirige a administrar el sacramento de la confirmación a los nuevos cristianos de Frisia, Holanda, muere mártir en Dokkum, victima de los enemigos de Cristo. Iconografía: atuendo común episcopal, un Evangeliario atravesado por una espada en alusión a su martirio y una hacha clavada en un tronco símbolo del paganismo derrotado.

 

SÁBADO 6

Santos: Norberto de Magdeburgo, obispo; Marcelino Champagnat, fundador, y Alejandro de Fiésole, obispo. Vísperas I de mañana: Todo propio Feria (Verde o blanco)

SAN MARCELINO CHAMPAGNAT, del latín, Marcellinus, diminutivo de Marcus = Marcos, o sea, Marte (1789-1840). Fundador. Dios prepara para san Marcelino Champagnat una misión que trasciende a través de los tiempos. Desde su juventud realiza una labor callada, que se puede equiparar con la de María -su gran inspiración-, ya que hasta nuestros días los miles de pequeños y jóvenes que acuden a las escuelas, las universidades y los colegios fundados por él y su congregación, son alegres testigos que recorren el mundo habiéndose formado según el padre Champagnat decía: "Como buenos cristianos y virtuosos ciudadanos". Fundador en 1817 de los Hermanos Maristas de la Enseñanza, obra reconocida por la pedagogía universal y extendida por todo el mundo. En la actualidad los religiosos maristas suman más de cuatro mil, que desempeñan una labor pedagógica y evangelizadora apreciada en todas las regiones del planeta. Así hacen vida el lema de nuestro gran santo: "Todo a Jesús por María. Todo a María para Jesús". Nace en la época de la Revolución francesa (1789-1799), en la casi desconocida aldea de El Rosey (Lyon, Francia); es bautizado por sus padres, Teresa Chirat y Juan Bautista Champagnat, fervorosos católicos, con los nombres de Marcelino José Benito. Como otros niños de ese tiempo, debido a la persecución contra los cristianos, su instrucción elemental y formación en las virtudes de Cristo las recibe en el hogar, en especial de una tía paterna religiosa, albergada con la familia Champagnat al cerrar las autoridades los conventos. En la juventud, habiendo aminorado los conflictos en su país, conoce a un sacerdote que promueve vocaciones, visitando los hogares de esa región. Movido por la luz del Espíritu Santo, en 1806, ingresa en un seminario de nueva instalación, que está cercano a su casa; al término de sus estudios en 1816, recibe la ordenación sacerdotal. Asimismo, por su gran devoción a María Santísima, unido a varios compañeros sacerdotes, funda la Sociedad de María. Al iniciar su ministerio, trabaja en la parroquia de La Valla, donde encuentra que la mayor parte de la feligresía se dedica a la bebida, y que, presa de vicios, no atiende sus responsabilidades espirituales, ni materiales, pero el padre Marcelino, con la ayuda divina, logra el acercamiento a Dios de su comunidad. Es de carácter afable, con especial afecto hacia los niños, a quienes catequiza y de quienes vislumbra un mejor futuro, una vez liberados de los conflictos sociopolíticos postrevolucionarios. Sin embargo, le entristece la falta de instrucción de los menores y de los que al quedar huérfanos padecen el abandono; por ello, decide hacer realidad un deseo que desde seminarista tiene: dedicarse a la atención de aquellas criaturas desamparadas. Pero su patria está carente de maestros para tal labor, por lo que expresa: "...necesitamos Hermanos para educar a los niños", y con jóvenes altruistas de ideas afines funda, el 2 de enero de 1817, el Instituto de Hermanos Maristas de la Enseñanza, cuyo apostolado es la formación de la niñez y la juventud en los valores cristianos y una adecuada instrucción pedagógica. Su trabajo evangelizador y pedagógico lo realiza en exhaustivas jornadas hasta que, en varias ocasiones, cae enfermo, aunque su espíritu combativo lo hace entregarse a la oración y la extrema penitencia, con lo cual milagrosamente queda sano y continúa en su extenuante, pero fructífera labor, atendiendo a los niños y a sus hermanos espirituales. Este santo varón sólo suspende su trabajo para entregar su alma a Dios en la casa fundada por él llamada Notre Dame L'Hermitage, en Francia. Luego de su muerte su herencia de amor a Dios en el servicio al prójimo, es valorada por el mundo entero como "Un corazón sin fronteras", ya que su obra pedagógica y asistencial atiende a un sinnúmero de niños y jóvenes, sin tomar en cuenta raza, condición económica o credo. El Siervo de Dios, Juan Pablo II (1978-2005), lo canoniza el 18 de abril de 1999. Iconografía: con hábito marista, ante una imagen mariana abrazando a los niños.

 

DOMINGO 7

LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Santos: San Roberto de Newminster, abad. Beata María Teresa Soubiran, fundadora. Solemnidad (Blanco)

LA SANTÍSIMA TRINIDAD, del latín eclesiástico, Trinitas, "reunión de tres". La Santísima Trinidad es el misterio central de la fe y la vida cristiana; únicamente Dios nos lo da a conocer revelándose como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Es el misterio de Dios en sí mismo, fuente de otros misterios de la fe, y es la luz que nos ilumina. Toda la historia de la salvación no es otra cosa que la historia del camino y los medios por los cuales el Dios verdadero y único, Padre, Hijo y Espíritu Santo, se revela, reconcilia consigo a los hombres apartados por el pecado y se une a ellos. En la Trinidad confesamos un solo Dios en tres personas, que forman la Trinidad consustancial y siendo cada persona enteramente Dios (cf. Catecismo de la Iglesia Católica, párrafos 234 y 253). El dogma (verdad que creemos a la luz de la fe) de la Santísima Trinidad es proclamado en el primer concilio Ecuménico de Nicea, en el año 325, cuando queda confirmado que el Hijo es de la misma naturaleza que el Padre. Asimismo, en el segundo concilio Ecuménico de Constantinopla, en 381, se confirma la divinidad del Espíritu Santo. El pontífice Juan XXII (1316-1334) extiende esta solemnidad a la Iglesia universal en 1334 y la fija en el domingo siguiente a Pentecostés. Iconografía: entre de un nimbo de nubes se contempla al Padre de aspecto maduro, sobre un trono, en su mano derecha un cetro y en la izquierda un orbe (esfera en señal de majestad); a su derecha sentado en su trono el Hijo de aspecto joven, sosteniendo entre sus brazos una cruz, y al centro de ambos, una paloma blanca que simboliza al Espíritu Santo.

 

LUNES 8

Santos: San Medardo de Noyon, obispo, y Guillermo de York, obispo. Beata Cecilia Cesarini o Romana, religiosa. Feria (Verde)

BEATA CECILIA CESARINI o ROMANA, probable del etrusco, "cieguecita", nombre de una gens romana (siglo XIII). Religiosa. Natural de la ciudad de Roma, nace en los inicios del siglo XIII; sin ubicar datos de infancia, se deduce su formación en Cristo, ya que ella misma indica haber conocido, en 1217, a santo Domingo de Guzmán (8 de agosto), en el monasterio benedictino de Santa María in Tempulo, de quien aprende la espiritualidad que la guía el resto de sus días. Se traslada, en 1220, al monasterio italiano de San Sixto, donde a los 17 años de edad recibe el hábito de la orden dominica de manos del fundador. Hacia 1224, el papa Honorio III (1216-1227) la envía a la ciudad italiana de Bolonia, con tres compañeras religiosas, con la finalidad de introducir el espíritu de la Regla dominica en el monasterio de Santa Inés, fundado por la beata Diana de Andalo (también hoy conmemorada). Después de la muerte de santo Domingo de Guzmán, esta sencilla religiosa se convierte en el mejor testimonio de la espiritualidad y la obra del fundador. Deja una herencia de santidad a su deceso acaecido en Bolonia, Italia, luego de lo cual se inicia su veneración. Sus reliquias se veneran en tres lugares, donde desarrolla su misión: el monasterio de Santa Inés y en la iglesia de los Siervos de María, en Ronzano, ambos en Bolonia; su cabeza se halla en el claustro de los santos Sixto y Domingo, en Roma. Su culto inmemorial es aprobado por el pontífice León XIII (1878-1903) en 1891.

 

MARTES 9

Santos: Efrén de Siria, doctor de la Iglesia, y Columbano de Bobbio, abad. Beata Ana María Taigi, laica. Feria (Verde)

SAN COLUMBO O COLUMBANO DE BOBBIO, del latín, columbus, "pichón" (543-6l5?). Abad. Natural de Irlanda, no se conocen detalles de infancia y familia. Se le ubica a partir de su estancia en el monasterio de Bangor, Irlanda del Norte, lo que quizá ocurre en su juventud. En su vida monástica destaca por su espiritualidad, silencio, constante oración, penitencia, estudio y dedicación a los trabajos manuales. Cerca del año 590, unido con varios monjes, inicia su misión en Europa continental. Establece monasterios en territorio francés, conocidos como Columbanos, para los que redacta una Regla y cuyo apostolado es promover vocaciones al sacerdocio. La piedad, el amor y el estilo de vida de los cofrades atrae a los necesitados, quienes reciben asistencia, así como a los feligreses que acuden a la catequesis, además de obtener numerosas vocaciones. Al desempeñar su misión en tierra, donde aún abunda el paganismo, el monarca lo destierra hacia el año 610. Sin embargo, Columbano no abandona su misión evangelizadora y regresa a Europa, para establecerse en la población italiana de Bobbio, lugar en donde funda un monasterio, que dirige como abad. Es reconocido por ser pionero en evitar el total control que los obispos ejercen sobre las órdenes religiosas. Asimismo, influye en forma benéfica, siendo uno de los primeros misioneros irlandeses que, inspirados en la tradición monástica del Oriente, promueven en el continente europeo la práctica privada del sacramento de la confesión o la penitencia, ya que antes dicha confesión se hace públicamente, así como con prolongadas y extremas penitencias, con la finalidad de lograr la reconciliación con la Iglesia de la época; lo anterior da por resultado que cada vez sean menos los pecadores que acuden a dicha confesión. Por lo tanto, desde entonces el citado sacramento se realiza de una forma secreta, entre el penitente y el sacerdote, lo que permite el perdón de los pecados y el acercamiento a Dios. Más tarde, ya de avanzada edad, enferma; antes de morir en su convento de Bobbio, escribe las palabras: "Los que buscan al Señor no carecen de nada". Su culto es inmemorial. Iconografía con hábito, en actitud orante, con el libro de la Regla de los Columbanos.

 

MIÉRCOLES 10

Santos: Getulio de Roma y compañeros, mártires, e Itamar de Rochester, obispo. Beato Eduardo Poppe, presbítero. Feria (Verde)

BEATO EDUARDO POPPE, del anglosajón, "el guardián de la propiedad" (1890-1924). Presbítero. Oriundo de Moerzeke, Bélgica, es hijo de padres católicos, quienes le dan formación en los valores evangélicos. En su juventud se decide por la vocación sacerdotal, por lo que ingresa en el seminario belga de San Nicolás en Waals (1909), donde se distingue por su disciplina y buena conducta; en sus palabras manifiesta el propósito de “...realizar del modo más perfecto la voluntad de Dios". Un año después es llamado a integrarse en el ejército, donde inicia sus estudios de filosofía. Al comenzar la Primera Guerra Mundial (1914-1918) es reclutado para dar servicio de enfermero. En el desempeño de tan ardua labor, da muestras de su inmensa caridad y entrega en la atención de los heridos, hasta que por sus exhaustivas jornadas cae enfermo. Una vez recuperado, aún en el ejército, recibe la ordenación sacerdotal en 1916 e inicia su ministerio como vicepárroco del templo de Santa Coleta, en la ciudad de Gante, Bélgica, ubicada en un barrio de obreros. En la citada comunidad demuestra sus virtudes al proporcionar asistencia a los marginados, auxilio espiritual a los agonizantes y gran afecto a los niños. Realiza prolongadas jornadas de oración ante al Santísimo, al que tiene especial devoción, lo cual le provee de fortaleza espiritual y física. Con entusiasmo, crea métodos apostólicos de vanguardia; promueve asociaciones de sacerdotes y de laicos, así como de renovación litúrgica y catequética; organiza un Círculo del Catecismo y una Liga de la Comunión. Es un confesor y predicador incansable. Una ocasión, estando sentado en silencio frente al altar, otro sacerdote le pregunta qué hacía y él contesta: "...le estoy haciendo compañía a Nuestro Señor. Me encuentro demasiado cansado para hablarle, así que estoy descansando a su lado". Tiempo después, en 1922, viaja a Leopoldsburg (Limbugo, Flandes en Bélgica), donde se hace responsable de los seminaristas y religiosos que realizan el servicio militar. Continua con su vida de intenso trabajo pastoral, penitencia y ayuno, hasta que enferma y entrega su alma a Dios, lo que ocurre en la citada ciudad. En la ceremonia de beatificación, en 1999, el Siervo de Dios, Juan Pablo II (1978-2005), expresa del nuevo beato: "Consagró su vida a Cristo en el ministerio sacerdotal. Él se convierte hoy en modelo para los sacerdotes".

 

JUEVES 11

EL CUERPO Y LA SANGRE DE CRISTO

Santos: Bernabé, apóstol, y Paula Frassinetti, virgen. Solemnidad (Blanco)

EL CUERPO Y LA SANGRE DE CRISTO, del latín Corpus Christi = Cuerpo de Cristo (siglo XIII). Tal solemnidad está destinada a celebrar la Eucaristía. Su primordial finalidad es proclamar y acrecentar la fe en Jesucristo presente en el Santísimo Sacramento. Su origen está en Lieja, Bélgica, de acuerdo con las revelaciones de la santa Juliana del Monte Cornelio (11931258), así como en el Milagro Eucarístico de Orvieto y Bolsena, Italia, acaecido en 1264, cuando una hostia sangra hasta empapar un lienzo corporal (pieza de lino cuadrada y ornamentada, la cual queda extendida, para colocar sobre ella los vasos sagrados durante la Asamblea Eucarística). Una vez comprobado el acontecimiento, Urbano IV (1261-1264) instituye esta solemnidad para la Iglesia universal, asignándole fecha 60 días después del Domingo de la Pascua de la Resurrección del Señor. En nuestro país, el pueblo con fervor celebra en especial en la Catedral Metropolitana una procesión con el Santísimo, alrededor de la Plaza de la Constitución, en el Centro Histórico, al cual acude numerosa feligresía, con el especial toque de vestir a los pequeños con atuendos indígenas y con mulitas de palma o barro, en recuerdo de los nativos que en la antigüedad expenden en esta fecha sus mercaderías en ese mismo lugar. Este jueves, por disposición expresa de la Arquidiócesis de México, en 1994 se declaró día de precepto.

 

VIERNES 12

Santos: Nabor y Nazario de Milán, mártires, y Juan de Sahagún, presbítero. Beata Florida Cevoli, religiosa. Feria (Verde)

BEATA FLORIDA CEVOLI, del latín, femenino de floridus, "que tiene flores, florido, floreciente" (1685-1767). Religiosa. Nace en Pisa, Italia; hija de los condes Curzio Cevoli y Laura de la Seta, es bautizada con el nombre de Lucrecia Elena. Recibe formación católica e instrucción en su hogar y con las religiosas clarisas capuchinas del monasterio en San Martín, de su tierra natal, donde permanece desde los 13 años. La formación que recibe y la espiritualidad de aquel monasterio inspiran su ingreso en la vida consagrada. A los 18 años inicia el noviciado en el monasterio italiano de dicha orden en Citta di Castello, Perusa, donde profesa con el nombre de Florida (1703). Destaca por su fervorosa oración contemplativa y obediencia en las tareas domésticas de su comunidad. Es discípula y compañera de santa Verónica Giuliani (9 de julio), de quien sigue su ejemplo y consejos; realiza trabajos de cocinera, panadera, responsable de la farmacia y maestra de novicias, entre otros. En 1716, sor Verónica es nombrada abadesa del monasterio y Florida, vicaria. En 1727, al morir sor Verónica, es llamada a ocupar ese cargo y hasta su muerte, ejerce el oficio de abadesa, reelegida en trienios consecutivos, con algunos intervalos. En esta etapa da notable impulso a su orden en la observancia de la Regla en lo concerniente a la pobreza y la austeridad de vida. La meditación en la Pasión de Cristo y la presencia eucarística constituyen el primordial objetivo de Florida, así como su devoción a la Virgen de los Dolores. Participa como pacificadora en Citta di Castello, con motivo del conflicto surgido tras el fallecimiento del pontífice Benedicto XIV (1740-1758), en mayo de 1758, lo cual es reconocido por la historia y sus coterráneos. La expresión: Iesus amor, fiat voluntas tua (Jesús amor mío, hágase Tu voluntad), con la que empieza siempre sus cartas, resume el sentido profundo de su existencia, orientada al amor al Crucificado y el servicio al prójimo, así lo refleja en este pensamiento: "Haz, Jesús, que te ame eternamente, y desee padecer y morir por ti. Jesús crucificado, mi Redentor, imprime tus santas llagas en medio de mi corazón. Quien tuviese una chispa de este amor no sentiría nada grave cuanto de penoso se pueda encontrar. Rogad para que comience a amar durante el poco tiempo que me queda de vida, ya que no he hecho nada hasta ahora". Padece intensa fiebre durante los 37 días anteriores a su deceso, acaecido en su convento de Citta di Castello en un día como hoy, pero de 1767. Beatificada por el Siervo de Dios, Juan Pablo II (1978-2005), en 1993. Iconografía: con hábito ante un crucifijo, en actitud orante.

 

SÁBADO 13

Santos: Antonio de Padua, doctor de la Iglesia; Ceteo o Peregrino de San Victorino, mártir, y Agustín Phan y Nicolás Bui, mártires.

Vísperas I del domingo: 3a semana del Salterio Memoria (Blanco)

SAN CETEO O PEREGRINO DE AMITERNO, del latín, "peregrino, extraño, extranjero" (597). Mártir. Sus datos biográficos son recopilados por tradiciones orales de fieles que le conocen y son testigos de su vida plena en santidad. Se desconocen el lugar de su nacimiento, así como datos referentes a su familia y estudios. Se dice que alrededor del año 590 es designado obispo de Amiterno en Sabina (actual San Vittorino, Aquilla, Italia), en tiempos de san Gregorio Magno (590-604). Durante su episcopado tiene lugar en su país la invasión de los lombardos; debido a una falsa acusación sobre haber entregado la ciudad al enemigo, es condenado a muerte, por lo que se le arroja al río con una enorme piedra atada al cuello. Poco después su cadáver es conducido milagrosamente por la corriente hacia la orilla de la ciudad de Pescara, donde su cuerpo es rescatado y sepultado por fieles cristianos. Sobre su tumba se suceden hechos milagrosos, siendo trasladadas sus reliquias al templo de la citada ciudad, donde hasta nuestros días recibe veneración, habiéndose consagrado dicho templo como Catedral. Desde tiempo inmemorial la iglesia lo incluye en el Martirologio romano como mártir en esta fecha, siendo patrono de la ciudad italiana de Pescara.

 

DOMINGO 14

XI DOMINGO ORDINARIO

Santos: Eliseo, profeta, y Anastasio, Félix y Digna de Córdoba, mártires. Beato Gerardo de Claraval, monje. (Verde)

SANTOS ANASTASIO, FÉLIX y DIGNA DE CÓRDOBA, del griego, "resurrección", del latín, "feliz", y "digno, merecedor", respectivamente (853). Mártires. Los tres mártires que la Iglesia conmemora este día, son de culto inmemorial; se ignoran detalles de su vida, pero quizá son originarios de Córdoba, España. Practicantes de la fe en Cristo, viven en la penosa época de la invasión de los sarracenos a su país y mueren victimas de las persecuciones paganas, en un día como hoy. Anastasio es presbítero y, por no negar su fe, es atravesado por la espada. Félix es originario de Getulia, África; se convierte al cristianismo en la provincia española de Asturias. Muere mártir, igual que el citado presbítero. Digna es una joven, quien como testigo de los dos asesinatos, se enfrenta con coraje al juez reclamando sus crímenes, por lo que muere degollada.

 

LUNES 15

Santos: Vito, Modesto y Crescencio de Nápoles, mártires; Marta Micaela del Santísimo Sacramento, fundadora, y Bárbara Lian de China, mártir. Feria (Verde)

SANTA MARÍA MICAELA DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO, del arameo, "señora", y del hebreo, "¿Quién cómo Dios?", forma femenina de Miguel (1809-1865). Fundadora. De origen español, nace en Madrid, en el seno de una familia acaudalada. Su progenitor es reclutado para luchar contra el ejército francés; por lo tanto, la madre huye con sus hijos de la capital española hacia León, en Cádiz. En 1814, regresan a la capital y en 1818 Micaela ingresa en el plantel francés de las religiosas ursulinas en Pau. Por esa época fallecen su padre y seis de sus hermanos. En su juventud, hace vida social, pero sin descuidar la visita y la atención regular y con generosidad a los enfermos del hospital de San Juan de Dios. En 1834 atiende en forma personal a los contagiados en una epidemia de cólera; desde entonces destaca por su devoción a la Eucaristía. Sin embargo, pese a su fervorosa y caritativa vida, Micaela aún gasta en lujos y asiste de forma continua a bailes, diversiones mundanas y viajes a París donde adquiere vestuario y otros lujos. Más tarde se acerca a Dios cuando, en 1847, su director espiritual le sugiere asistir a unos ejercicios espirituales, lo cual le hace reflexionar y en Pentecostés confiesa haber sentido una especial gracia. Continúa sus visitas al citado nosocomio, donde descubre, en las enfermedades de las mujeres dedicadas a la prostitución, la gran necesidad de ayudarlas a soportar sus graves padecimientos. En 1845 funda un colegio, donde además de instrucción se proporciona educación en la fe. Esta institución define el inició de su verdadera vocación. Pasa 1847 y 1848 en Bruselas, Bélgica, acompañando a su hermano que es nombrado embajador de ese país; sin embargo, ya su vida está señalada para el apostolado y ahí se dedica a la oración y la penitencia extrema, aunque sin descuidar la ayuda material y espiritual para regenerar a prostitutas. Más tarde, en París, un pretendiente le ofrece matrimonio, pero ella sólo reconoce a Dios por esposo. Pese a la oposición de su hermano, abandona a la familia para dedicarse a la conversión de prostitutas, consideradas la escoria de la sociedad (1850). Durante cuatro años padece críticas y sólo cuenta con la ayuda de su confesor, san Antonio María Claret (24 de octubre), quien es su consejero y apoyo de su misión, con la finalidad de instruir mujeres para desempeñar un trabajo honesto, además de atender el aspecto espiritual. Pese a su buen corazón soporta calumnias, pero continúa su obra en la que invierte su amplia herencia, hasta pasar privaciones. A esta ejemplar religiosa se debe que numerosas mujeres de la época, que por ignorancia y desamparo se dedican a la prostitución, dejen una vida de pecado. A partir de 1856, con varias damas de ideas afines, funda en Madrid el instituto de Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad, obteniendo la aprobación episcopal (1858), del cual fue nombrada superiora general; un año después se logra la anuencia pontificia. El carisma de su congregación es la adoración eucarística, que identifica la esclavitud, de acuerdo con la fundadora, con el servicio hasta el sacrificio. Su pedagogía se fundamenta en el amor, la paciencia y el trabajo. De su obra escrita citamos: una Autobiografía, Relaciones de favores y de penitencias, Apuntes de ejercicios y retiros, así como más de 800 cartas, entre otras. Cuando en 1865 una epidemia de cólera invade Valencia, ella atiende con caridad a sus hermanas espirituales y a otros enfermos. Por desgracia, Micaela contagiada fallece; es sepultada en el convento de esta ciudad. En la actualidad la obra de las Adoratrices, extendida en el mundo, se adapta a los tiempos y los lugares donde efectúa su servicio, siendo principalmente pedagógica y de evangelización. El pontífice. Pío XI (1922-1939) la canoniza en 1934. Iconografía: con hábito, ante el Santísimo Sacramento, en sus manos las Constituciones de su fundación.

 

MARTES 16

Santos: Ciriaco y Julita de Turquía, mártires, y Juan Francisco Regis, presbítero. Beata María Teresa Scherer, cofundadora. Feria (Verde)

BEATA MARÍA TERESA SCHERER, del arameo, "señora", y del latín, "la que cosecha" (1825- 1888). Cofundadora. Oriunda de Magglingen, Suiza. Es bautizada como Ana María Catalina, siendo la cuarta de siete hijos de la familia Scherer Sigrist. Queda huérfana de padre a los siete años de edad, por lo que con su madre vive con unos parientes, quienes le procuran formación en Cristo y a los que ayuda en faenas del campo y los quehaceres del hogar. Al cumplir 16 años, su madre la envía al hospital de Lucerna, con el propósito de completar su preparación doméstica. Ahí aprende a atender a los enfermos. Manifiesta su piedad al ingresar en la tercera orden de san Francisco (actual orden franciscana seglar) y en la agrupación de las Hijas de María. Cuando peregrina a la abadía benedictina de Einsiedeln, con la finalidad de visitar la milagrosa imagen de María Santísima, en la capilla del lugar, siente el llamado para consagrarse a Dios y en 1845 emite sus votos con las Religiosas Enseñantes, fundación del presbítero capuchino Teodvosio Florentini, quien les infunde el carisma franciscano. Después es enviada a las comunidades suizas de Baar y a Oberhegi, donde desempeña los cargos de maestra y superiora. Quizá su juventud y su inexperiencia para tales obligaciones le provocan dudas y le ponen obstáculos, lo que supera con la ayuda de su director espiritual, constante oración y estudio. En 1850, el padre Teodosio la envía a dirigir el orfanatorio de Nafels y un pequeño hospital en Court, Berna, Suiza. En 1856, cuando las religiosas enseñantes se independizan del fundador, María Teresa, confundida, se dedica a orar y comprende que Nuestro Señor la destina para atender al prójimo. Un año después, trabajando al lado del citado sacerdote, éste la nombra superiora de las hermanas al servicio de la escuela de los pobres; además de ponerla a dirigir al naciente instituto de las Religiosas de la Caridad de la Santa Cruz en Ingenbohl, Schwyz, Suiza, para la que el padre redacta Regla y Constituciones. Dicha obra se expande con nuevas vocaciones y de continuo solicita religiosas para atender a pobres y huérfanos, asistentes para orfanatorios y correccionales, patrocinados por diversas compañías. Pero para no desplazar a las religiosas a servir en empresas, establece hospitales y escuelas especializadas para los niños marginados, cumpliendo con el objetivo de dar servicio y orientación espiritual en un ambiente familiar. Por sus encomiables misión y desempeño administrativo, se le reconoce como cofundadora de las Religiosas de la Caridad de la Santa Cruz y a la muerte del padre Florentini atiende con solvencia deudas pendientes con trabajo, las cuales se adquieren en un apostolado social. Sor María Teresa defiende la Regla y las Constituciones citadas, aun a costa de oponerse a las reformas de sus sucesores. Su servicio y sus actitudes eran fiel reflejo de la Regla, a pesar de lo cual años antes de su muerte es criticada por la forma de gobernar a la congregación y por la estricta observancia de la pobreza. Padece calumnias, además de sufrimiento físico, lo que no impide que recorra gran parte de Suiza, para establece fundaciones, además de atender y animar a sus hermanas espirituales, hasta su fallecimiento que ocurre en el convento de Ingenbohl. En ese tiempo 1689 hermanas heredan su espíritu y santidad. Beatificada por el Siervo de Dios, Juan Pablo II (1978-2005), en 1995. Iconografía: con el hábito de su congregación.

MIÉRCOLES 17

Santos: Ismael, patriarca; Alberto Chmielowski, fundador, y Emilia de Vialar, fundadora. Feria (Verde)

SAN ALBERTO CHMIELOWSKI, del germánico, contracción de Adalberto, "el que brilla por la nobleza de su estirpe" (1845-1916). Fundador. Nace en la población polaca de Ignominia, Cracovia. Sus padres son Adalberto y Josefina, quienes lo bautizan con el nombre de Adán y lo educan en la fe católica. Desde niño siente afecto hacia los pobres. En su juventud participa en la insurrección de su patria en 1863, por lo que es encarcelado y por una herida le es amputada una pierna. Tiempo después, al fracasar dicho levantamiento, para evitar la persecución del zar huye a otro país. Fija su residencia en Gante, Bélgica, donde inicia estudios de ingeniería, aunque gusta de la pintura, por lo que comienza los estudios correspondientes en París y Munich. A los 29 años, con vastos conocimientos pictóricos, regresa a su país como célebre pintor. Sin embargo, su alma siente la necesidad de servir a Dios, por lo que a partir de entonces, en sus obras, predominan temas religiosos; cuando termina una pintura del Ecce Homo, Cristo lo llama para otra vocación de servicio al prójimo, cuando escucha en su interior: ''Aprende de mí, que soy manso y humilde de corazón... Aprende", lo que empieza en él una transformación espiritual. Al paso del tiempo con 35 años de edad ingresa en la Compañía de Jesús (Jesuitas), como hermano lego, pero por su delicada salud a los seis meses se retira. Lo anterior le provoca una crisis emocional, la que supera, luego de lo cual toma la decisión de dedicar su vida a Dios sirviendo al necesitado. Se acerca a la miseria material y espiritual de los marginados de Cracovia, cuyo punto de encuentro está en un dormitorio público; ahí vive con ellos y decide renunciar a una exitosa carrera en las artes y permanecer entre los menesterosos, mendigando para atenderlos. En 1887, vestido con un simple sayal, toma el nombre de Alberto; un año después pronuncia sus votos en la orden franciscana capuchina, de la que se separa para fundar una congregación con hermanos laicos de la orden tercera de san Francisco, que denomina Siervos de los Pobres o Albertinos; en 1891 funda la rama femenina de las Albertinas. La misión de tales congregaciones es proporcionar asistencia material y espiritual a los necesitados; además, establece asilos, casas para mutilados e incurables, comedores populares, orfanatos para niños y jóvenes; asimismo, organiza brigadas de religiosas para servir en hospitales y leprosarios. También brinda alimentos, ropa y adiestramiento para el trabajo, sin distinción de credo o nacionalidad. La actitud del hermano Alberto es de caridad: así como cura infecciosos, les proporciona atención espiritual, consuelo y ánimo para conducirlos a una vida digna. La fortaleza de este santo proviene de la oración y la Eucaristía; pese a su invalidez, efectúa constantes viajes para visitar sus instituciones o fundar nuevas. Padece un cáncer de estómago del cual fallece en Cracovia, Polonia, el día de Navidad en 1916. Canonizado en 1989 por Juan Pablo II (1978-2005), quien expresa: "Fray Alberto ocupa un lugar especial. Para mí, su figura fue determinante; encontré en él un apoyo espiritual y un ejemplo en mi alejamiento del arte, de la literatura y del teatro, por la elección radical de la vocación al sacerdocio". Iconografía: con aspecto anciano, vestido con burda túnica, rodeado de sus amados pobres; en la lejanía, su pintura del Ecce Homo. Se le reconoce como el "San Francisco de Asís polaco del siglo XX". Su obra se encuentra en Polonia, Italia, Estados Unidos y Argentina.

 

JUEVES 18

Santos: Armando de Burdeos, obispo, e Isabel Shonau, abadesa. Beata Osanna de Mantua, laica. Feria (Verde)

BEATA HOSSANA u OSANA DE MANTUA, del latín, hossanna, y del hebreo, hosihanna, '"sálvanos" (1449-1505). Laica. Nace en Mantua, Italia. Sus acaudalados padres, Nicolás e Inés, pertenecen a la nobleza, pues son parientes de los duques de Gonzaga, gobernantes en la citada población. Casi adolescente rechaza pretendientes y un posible matrimonio obligado por sus padres; decide consagrarse a Dios vistiendo el hábito de las hermanas de penitencia de santo Domingo de Guzmán (8 de agosto). Se distingue por cultivar en grado sumo la virtud de la humildad. Pese a vivir en un palacio, hace caso omiso de los lujos que le rodean. En 1478 en ausencia de su pariente, el duque Federico de Gonzaga, se desempeña como regidora de ese territorio. Desde tiempo atrás y en esta etapa tiene la guía espiritual del teólogo Francisco de Silvestre, conocido como '"el Ferrarense", quien a la postre es maestro de la orden dominica y al conocer la ejemplar vida de Hossana, cuando ésta muere escribe su biografía. La joven es de carácter alegre, generosa con los necesitados; su vida transcurre plena en éxtasis por la contemplación de la Pasión del Señor. Dios la dota de singular inteligencia, ya que logra combinar las ocupaciones del gobierno con la práctica de las obras de misericordia, como lo atestiguan las numerosas cartas que escribe. La vida de esta beata permanece oculta por 37 años dentro del palacio, cumpliendo el deber de superintendente del duque Francisco de Gonzaga y su esposa Isabel, así como en gracias extraordinarias invisibles a los ojos de los hombres, ya que ella mantiene total discreción en los fenómenos místicos que se le manifiestan al recibir las estigmas de la Pasión, primero en su cabeza después en manos, pies y en el cuerpo. Los citados cónyuges, al darse cuenta que viven con una santa, a la hora de su muerte se arrodillan ante ella solicitándole su bendición. Por otro lado, la duquesa Isabel manda edificar un mausoleo en la catedral de Mantua, donde recibe veneración el cuerpo incorrupto de la beata. Después de su deceso, su confesor revela que se le abrían a Osanna heridas interiores no sangrantes, que presentan en su cuerpo los dolores de la Pasión. En 1515, el pontífice León X (1513-1521) permite su culto en la diócesis donde muere, mientras Inocencio XII (1691-1700) la confirmó como beata de la Iglesia universal, el 27 de noviembre de 1694. Iconografía: con hábito dominico, ante una aparición de María Santísima; le ofrece en su mano izquierda un lirio (pureza) y con la derecha le presenta un corazón. Intercesora de las niñas estudiantes. Conocida también como Hossana de Andreasi.

 

VIERNES 19

El Sagrado Corazón de Jesús

Santos: Romualdo de Ravena, abad, y Juliana Falconieri, fundadora. Solemnidad (Blanco)

EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, del latín cor = corazón, en sentido figurado: centro, ánimo, amor, valor, y del hebreo, Yeoshúah, Josué = Jesús, "Dios salva" (siglo XVII). El corazón de Jesús es modelo de humildad, donación, misericordia y amor al hombre. El origen evangélico de esta devoción se cita en Juan 19, 37: "Contemplarán al que traspasaron", cuando Jesús clavado en la cruz muere y recibe una lanzada en el corazón de un militar a quien la tradición ha dado el nombre de Longinos (del latín, "de gran estatura", y por etimología popular, "lancero"); ante tal hecho, de aquel corazón brotan sangre y agua. El acontecimiento del Calvario hubiese quedado en la historia de la salvación; sin embargo, Dios permite que al transcurso de los siglos sea la religiosa santa Margarita, María Alacoque (16 de octubre) quien da a conocer esta devoción, lo que lleva a cabo por medio o de varias revelaciones sucedidas en el monasterio de la orden de la Visitación, localizada en la población francesa de Paray-le-Monial. A través de cuatro manifestaciones a Margarita María, ocurridas de 1673 a 1675, Jesús le descubre su profundo amor por el género humano, le expone su deseo de ser amado por los hombres con la finalidad de apartarlos del pecado y así manifestar los tesoros del amor y salvación que para el hombre ha creado. Además, el Señor le solicita la comunión frecuente, en especial todos los primeros viernes de cada mes. Le pide amarlo, para compensar las ofensas de quienes lo desprecian. En 1675, al manifestarse por última vez, Cristo le muestra su corazón y le dice: "Mira, este corazón que tanto ha amado a los hombres y que ha perdonado hasta consumirse y agotarse para demostrarles su amor. En cambio, no recibe de la mayoría más que ingratitudes, irreverencias, sacrilegios y desacatos, en este sacramento de amor (...). Por eso te pido que el primer viernes después de la octava de Corpus, se celebre una fiesta particular para honrar mi corazón, comulgando en ese día, en reparación de las ofensas que he recibido en el augusto Sacramento del altar. Te prometo que mi corazón derramará en abundancia las bendiciones de su divino amor sobre cuantos le tributen este homenaje y trabajen en propagar esta práctica". Poco a poco la devoción se extiende hasta adquirir carácter oficial cuando el pontífice León XIII (1878-1903), en la encíclica Annum Sancrum, aprueba el culto y consagra a todo el mundo este Sagrado Corazón en 1899. Después, Pío XI (1922-1939) le otorga el rango de solemnidad y en su carta Miserentissimus Redemptor, indica: "En el culto al Sagrado Corazón sobresale la consagración, en la cual nosotros y todo cuanto hemos recibido de Dios, se lo ofrecemos al Sagrado Corazón de Jesús". El Siervo de Dios, Pío XII (1939-1958), en su documento Haurietis Aquas, añade: "El corazón de Cristo es símbolo de ardentísima caridad, que, infundida en su alma, constituye la preciosa dote de su voluntad humana y cuyos actos son dirigidos e iluminados de una doble y perfectísima ciencia, la beatífica y la infusa (...). El Corazón de Jesús es símbolo de amor sensible (...). Supera: en perfección y, por ende, en capacidad perceptiva, todo otro organismo humano". Años después nuestro recordado Juan Pablo II (1978-2005), en su encíclica Dives in Misericordia, expresa: "La cruz colocada sobre el Calvario (...) emerge del núcleo mismo de aquel amor, del que el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, ha sido gratificado según el eterno designio divino (...). Cristo, en cuanto crucificado, es el Verbo que no pasa, es el que está a la puerta y llama al corazón de todo hombre, sin coartar su libertad, tratando de sacar de esa misma libertad el amor que es no solamente un acto de solidaridad con el Hijo del Hombre que sufre, sino en cierto modo 'misericordia' manifestada por cada uno de nosotros al hijo del Padre eterno". Su santidad Benedicto XVI, en el documento de 2005, Dios es Amor (párrafo 16), menciona: "En la historia de amor que nos narra la Biblia, Él sale a nuestro encuentro, trata de atraemos, llegando hasta la Última Cena, hasta el Corazón traspasado en la cruz, hasta las apariciones del Resucitado y las grandes obras mediante las que Él, por la acción de los Apóstoles, ha guiado el caminar de la Iglesia naciente". Iconografía: Jesús de pie, ataviado con alba túnica y manto escarlata, nos muestra en el pecho su corazón herido, rodeado por llamas del inmenso amor a la humanidad y coronado por las espinas del dolor; sus brazos abiertos en señal de recibir a todos los hombres que lo aman y anhelen acercarse a El.

 

SÁBADO 20

El Inmaculado Corazón de María

Santos: Silverio I, papa y mártir, y Florentina de Cartagena, abadesa.

Vísperas I del domingo: 4a semana del Salterio Memoria (Blanco)

EL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, del latín, cor, "corazón", e inmaculatus, "sin mancha", y del arameo, "señora" (siglo XX). Pasados 25 años de las apariciones de la Santísima Virgen de Fátima en Portugal (1917), la Iglesia propaga, a partir de 1942, la devoción al Inmaculado Corazón de María, cuando el Siervo de Dios, Pío XII (1939-1958), consagra a la Iglesia y a la humanidad el Corazón mariano; en 1944, extiende esta festividad a la Iglesia universal, al día siguiente del Sagrado Corazón de Jesús. Dicha continuidad de celebraciones es un signo litúrgico de la estrecha relación entre el Corazón del Redentor, que se refleja y proyecta en el corazón de su Santísima Madre, quien es, a la vez, compañera y discípula. Esta conmemoración celebra una asociación cordial de la madre a la obra salvífica de su hijo Jesucristo, desde la Encarnación hasta la muerte y la gloriosa resurrección, unida al don del Espíritu Santo. En cuanto a las devociones dedicadas a este Corazón Inmaculado, es recomendable unirse a la Madre de Dios con los sacramentos de la penitencia y la Eucaristía, por medio de la comunión de los cinco primeros sábados durante cinco meses consecutivos, con el propósito de vivir intensamente, con una actitud inspirada en María, el Misterio Pascual que se celebra en la Eucaristía. Iconografía: María Santísima de pie, ataviada con vestido rosa o blanco y manto azul, extiende las manos para recibirnos; en el pecho se contempla su Inmaculado Corazón, con la llama de amor hacia la humanidad y una corona de rosas. Una hermosa representación, se localiza en el altar de la Santísima Trinidad, en el interior de la Catedral Metropolitana de la ciudad de México.

 

DOMINGO 21

XII DOMINGO ORDINARIO

Santos: Luis Gonzaga, religioso, y Raimundo de Barbastro, obispo. Beata Elena Kafka, mártir. (Verde)

BEATA ELENA KAFKA, del griego, "la brillante", "la resplandeciente" (1894-1943). Mártir. Nace en Hussowitz, Moravia (región de la actual República Checa). La escasez económica de sus padres la obliga a trabajar desde pequeña como obrera y trabajadora doméstica. Hacia 1914 define su vocación religiosa e ingresa con las Hermanas Franciscanas de la Caridad Cristiana de Viena. Se desempeña como enfermera, tarea en la cual destaca por su entrega en diversos hospitales de Alemania y Austria. En 1919, sirve en el hospital de Moldling, Austria, donde es admirada por su admirable paciencia caridad en el trato y atención hacia los enfermos. Al tomar el poder el Partido Nacionalsocialista (nazi) los ataques contra la Iglesia se vuelven cada vez más frecuentes y el trabajo de la Hermana Kafka encuentra severas restricciones, por lo cual, sin amedrentarse, se opone a las medidas discriminatorias del régimen. Es detenida por la Gestapo en 1942 y encarcelada bajo condiciones infrahumanas, hasta que se le condena a morir decapitada al año siguiente. Fue beatificada por Juan Pablo II (19782005), en 1998. De ella, Su Santidad expresa: “... El camino de su vida terrena fue una especie de subida al Calvario, a lo largo de la cual la beata tuvo una visión que le permitió contemplar de un modo diferente su ser y su obra y fortaleció tan profundamente en ella la esperanza en la vida eterna, que le hizo decir ante la muerte: He vivido por Cristo, y por Cristo deseo morir". También se le conoce como María Restituta (Elena) Kafka.

 

LUNES 22

Santos: Paulino de Nola, obispo; Juan Fisher, obispo y mártir, y Tomás Moro, mártir. Feria (Verde)

SAN PAULINO DE NOLA, del latín, "pequeño", derivación de Paulo, Pablo (353-431). Obispo. Originario de Burdeos, Francia. Su padre es senador romano en Las Galias. Tanto él como su esposa, al parecer, son paganos, aunque cuando mueren ya están convertidos. Vive en un ambiente de riqueza. Además, recibe formación esmerada en Letras, siendo sus maestros ilustres personajes de su época; por ello, ocupa altos cargos y lleva a cabo importantes encomiendas políticas por varios países. Gobierna Campania, Italia meridional, donde contrae matrimonio con una dama española cristiana de nombre Terasia. La piedad de su esposa lo convierte al cristianismo, por lo que deja toda actividad pública y cambia su residencia a España (390). En compañía de su cónyuge, hace voto de castidad y venden sus bienes, luego de lo cual reparten el dinero entre los necesitados, por lo que quedan en la miseria. Después de ello, viven conforme las enseñanzas de Jesús. Su virtuosa y casta vida motiva que el pueblo solicite al obispo de Barcelona su ordenación sacerdotal (394). Se le designa obispo de Nola (409), ciudad italiana donde reside. Se establece cerca de la tumba de san Félix de Nola (enero 14), a quien considera su protector y promueve su culto. Ahí vive en austeridad en una especie de convento doméstico auxiliando a pobres, enfermos y ancianos desvalidos. En dicho lugar se le unen otros varones. Es probable que Terasia, con otras damas piadosas, colaboran en el servicio y asistencia del lugar. Se dice que, ya sin recursos económicos, para rescatar al hijo de una viuda prisionero en África, se ofrece como rehén. Contemporáneo de quienes serían santos, Agustín de Hipona (agosto 28), Jerónimo (septiembre 30) y Ambrosio (diciembre 7), es discípulo y amigo. Escritor de un Epistolario y una colección de Poesías. Uno de sus pensamientos expresa: "No crea nadie que los ateos sean superiores a nosotros. Dios permitió su avance a causa de nuestros pecados. Debemos reflexionar para apreciar la vida verdadera. Confiemos en Dios. Nuestra arma es la señal de la cruz". Su muerte ocurre en su sede episcopal. Por su fama de santo, se inicia su veneración. Iconografía: con atavío común de los obispos y a sus pies la viuda, su hijo prisionero y el rey de los vándalos.

 

MARTES 23

Santos: Alicia de Alemania, emperatriz; Tomás Garnet, mártir, y José Cafasso, presbítero.

SANTO TOMÁS GARNET, del arameo, "mellizo", "gemelo" (1554-1608). Mártir. Nace en Southwark, Inglaterra, en el seno de una familia católica. Alrededor de los 17 años, es enviado a estudiar en Francia. En 1595, junto con otros compañeros, embarca rumbo a España, pero sufren numerosas aventuras antes de llegar a su destino, entre ellas el ser llevados a Inglaterra y encarcelados. Al ser liberado, cumple sus deseos e ingresa en la Universidad jesuita de Valladolid, donde estudia teología. Una vez ordenado sacerdote, es enviado a predicar en Inglaterra (1599); durante seis años; según expresa: “... peregriné para recuperar almas que habían perdido el verdadero camino y estado en error acerca del conocimiento de la verdadera Iglesia católica"; desde entonces dedica su existencia a predicar la verdadera fe en su tierra natal, lo cual le ocasiona ser innumerables veces apresado, torturado y desterrado. Hasta que por fin víctima de la traición y después de negarse a renegar de su fe es sacrificado. Canonizado en 1970 por Paulo VI (1963-1978), junto con otros 40 mártires de las iglesias inglesa y de Gales.

 

MIÉRCOLES 24

La Natividad de San Juan Bautista, profeta precursor

Santos: José Yuan de China, mártir, y Simplicio de Autum, obispo. Solemnidad (Blanco)

LA NATIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA, del hebreo, "Dios ha hecho gracia" (siglo I). Profeta precursor. La tradición ubica su nacimiento en Ain Karim (actual Israel), en la que, en nuestros días, se encuentra edificada una basílica en su memoria. Nace seis meses antes que Jesús. Es hijo de Zacarías -sacerdote del templo- e Isabel -pariente de la Virgen María. Su nacimiento es permitido por Dios, ya que su madre es estéril y de edad avanzada (Lc 1, 5-25). Por tradición se le recuerda en el bautismo de Jesús en el río Jordán. Es llamado el "Profeta Precursor", ya que anuncia la llegada al mundo del Mesías. Lleva una vida de eremita, siguiéndole varios discípulos. El Evangelio de Lucas hace la narración del Bautista (1, 57-80). Muere decapitado por el pagano Herodes Antipas (Mc 6, 17-29). En el Calendario Litúrgico es el único santo al que se conmemora en dos fechas: hoy y el día de su martirio, el 29 de agosto. De la grandeza del Bautista nos da referencia el mismo Jesús: “... Mientras los enviados de Juan se retiraban, Jesús empezó a hablar de él a la multitud, diciendo: "¿Qué fueron a ver al desierto? ¿Una caña agitada por el viento? ¿Qué fueron a ver? ¿Un hombre vestido con refinamiento? Los que se visten de esa manera viven en los palacios de los reyes. ¿Qué fueron a ver entonces? ¿Un profeta? Les aseguro que sí, y más que un profeta. El es aquel de quien está escrito: Yo envío a mi mensajero delante de ti, para prepararte el camino. Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él". (Mt 11, 7-11). Iconografía: es variada y favorita de numerosos artistas; según su creatividad e imaginación puede verse a Juan como infante o adulto, cubierto su cuerpo con pieles de animales, a su lado un cordero y una cruz alta con la leyenda Ecce Agnus Dei, que significa "He aquí el Cordero de Dios" (Jn 1, 19).

 

JUEVES 25

Santos: Guillermo de Vercelli, abad; Domingo de Henares, mártir, y Eurosia u Orosia de Jaca, mártir. Feria (Verde)

SANTA EUROSIA u OROSIA DE JACA, del griego, "tierra cultivada" (714). Mártir. La versión fidedigna de sus escasos datos biográficos indica que nace en territorio español, en época de la invasión musulmana. Es una joven cristiana que vive en Jaca, donde se distingue por su entrega a la oración y la penitencia. Con la invasión pagana, Orosia huye de la ciudad por temor a los abusos que los moros hacen a las jóvenes, ocultándose en una cueva en lo más alto de una montaña; cuando es descubierta por las tropas, al verla tan hermosa la llevan ante el general como si fuera un regalo; el militar le propone que se convierta al islamismo con la finalidad de contraer matrimonio con ella. Orosia rechaza la propuesta matrimonial, así como negar su fe cristiana, por lo que es sentenciada a morir degollada, cuando es arrastrada de los cabellos hasta el lugar de su martirio. Sus reliquias reciben veneración en la catedral de Jaca, lugar de donde es patrona. Canonizada por León XIII (1878-1903), en 1902. Iconografía: con vestuario de la época, en actitud orante, cuando el verdugo con la espada ejecuta la sentencia. Protectora contra el mal tiempo.

 

VIERNES 26

Santos: Antelmo de Belley, obispo; Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador, y Pelayo o Pelagio de Córdoba, niño mártir. Feria (Verde)

SAN JOSEMARÍA ESCRIVÁ DE BALAGUER, del hebreo, "Dios acrecentará", y del arameo, "señora" (1902-1975). Fundador. Natural de la provincia española de Barbastro en Huesca. En la juventud define su vocación al sacerdocio e inicia estudios en el seminario de Zaragoza, España, a cuyo término recibe la ordenación sacerdotal (1925). Ejerce su ministerio en ese lugar y destaca por su especial devoción a la Santísima Virgen del Pilar y a San José. Durante su vida demuestra ser de gran sencillez en su trato, así como de carácter optimista y afable; vive en austeridad, dedicación al estudio, permanente oración, y hace de la Santa Misa el centro de su existencia. El Señor le otorga la gracia de tener experiencias místicas y locuciones interiores. En 1927 se traslada a Madrid, lugar donde efectúa un arduo trabajo pastoral a favor de las clases marginadas, además de atender espiritual y físicamente a los enfermos e impartir el catecismo a los pequeños. Su mensaje refleja su amor al Crucificado en el servicio al prójimo, por lo que expresa: “... Poner a Cristo en la entraña de todas las actividades humanas mediante un trabajo santificado, santificante y santificador". Lo anterior es hecho realidad con la fundación de su obra Opus Dei (Obra de Dios) en 1928, integrada por sacerdotes, religiosos y laicos, con la que se abre a los fieles un nuevo camino para la santificación a través del ejercicio del trabajo cotidiano y en el cumplimiento de las responsabilidades personales en cada estado de vida para promover una intensa vida en Cristo hacia todos los ambientes. El padre Balaguer considera que: "El Opus Dei ha nacido entre los pobres y enfermos de Madrid", por lo que se esmera en la formación de los que atienden esta gran obra. En 1943 establece la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, con el objetivo de apoyar en el aspecto espiritual a los sacerdotes, además de la Asociación de Cooperadores del Opus Dei, en la cual se admiten católicos y no católicos. Su amplia obra literaria cuenta con traducciones a varios idiomas, de las que se mencionan: Camino, que desde 1934 cuenta con más de 300 ediciones; Surco, fruto de su vida interior con más de 60 ediciones; Santo Rosario, con meditaciones de los hasta entonces 15 misterios; Es Cristo que pasa, recopilación de homilías; Amar a la Iglesia, La Abadesa de las huelgas, etcétera. Deja una estela de santidad a su fallecimiento que ocurre en la Casa General de su fundación en Roma; sus reliquias reposan en la Iglesia Prelaticia de Santa María de la paz de la citada ciudad. El Siervo de Dios, Juan Pablo II (1978-2005), lo canonizó en 2002.

 

SÁBADO 27

Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

Santos: San Cirilo de Alejandría, doctor de la Iglesia. Beata Margarita Bays, laica.

Vísperas I del domingo: 1a semana del Salterio Memoria libre (Blanco)

BEATA MARGARITA BAYS, del latín, "perla" (1815-1879). Laica. Oriunda de La Pierraz, en Sivierez, Suiza, nace en el seno de una modesta familia dedicada a la agricultura. En su infancia ella y sus seis hermanos hacen estudios básicos, recibiendo formación católica. A la edad de 15 años aprende corte y confección, oficio con el cual trabaja a domicilio, obteniendo ganancias con las que colabora en la economía familiar. Se distingue por ser apegada a la oración, don que recibe del Espíritu Santo; abandona juegos o diversiones propias de la juventud con la finalidad de retirarse a la soledad de su habitación para orar y meditar sobre la Pasión del Señor, lo cual provoca severas críticas de sus familiares, ya que cada vez es más prolongado su diálogo con el Creador. Pese a ser fervorosa en su oración, no descuida la atención a quienes le rodean; sin apartarse del mundo, es atenta con la familia, servicial en las faenas domésticas, dedicada a la confección de prendas de vestir, además de hacer que reinen la paz y la concordia entre ella, sus hermanos y demás familiares. Siempre dispuesta a acercarse a Dios, ingresa en la Tercera Orden seglar de san Francisco, actual orden franciscana seglar, dispuesta a servir en su parroquia. Forma un grupo de niños en la catequesis, prepara a las jóvenes para ser buenas esposas y madres, visita a enfermos y consuela a los agonizantes. Asimismo, organiza un grupo misionero y difunde la prensa católica. Se da a conocer entre la población como una amiga bondadosa y llena de amor para con todos. Se distingue por su amor a Jesús Eucaristía y a María Santísima, Sin embargo, padece una dolorosa prueba, a sus 34 años se le desarrolla un cáncer intestinal, el cual le provoca intensos dolores, sin que la medicina de su tiempo los logre erradicar. Pese a todo Margarita suplica a la Virgen María que cambie esos dolores por otros, similares a los que sufre Cristo en la Pasión. Sucede que el 8 de diciembre de 1854, en el momento que el beato Pío IX (1846-1878; 7 de febrero) proclama el Dogma de la Inmaculada Concepción, da inició en el cuerpo de la joven una misteriosa enfermedad que la inmoviliza en un éxtasis los viernes, lo que revive en su cuerpo los padecimientos de Jesús, al mismo tiempo que recibe los estigmas de la Pasión, los cuales no deja ver. Al paso del tiempo, sus dolores se intensifican, pero ella los soporta sin queja hasta su muerte, acaecida el viernes de la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, a las 3 de la tarde. Beatificada por el Siervo de Dios, Juan Pablo II (1978-2005), en 1995. Iconografía: con vestuario de época, aspecto joven, con una sonrisa en los labios.

DOMINGO 28

XIII DOMINGO ORDINARIO

Santos: Irineo de Lyon, obispo; Vicenta Gerosa, fundadora, y Pablo I, papa. (Verde)

SANTA VICENTA GEROSA, forma femenina de Vicente, del latín, "vencedor" (1784-1848). Fundadora. Nativa de Lóvere, Italia. Se desconocen datos precisos de su infancia. A los 17 años muere su padre, Catalina (su nombre en la Tierra) queda al cuidado de sus tíos y su madre -ante el rechazo de sus parientes políticos- huye. La vida de Catalina es cómoda gracias a la protección de sus parientes, quienes la nombran su heredera. La joven emplea parte de su herencia en obras de caridad; (san) Juan Bosco (1815-1888; enero 31), al conocer su vocación al servicio del prójimo, la pone en contacto con santa Bartolomea Capitanio, a quien se conmemora hoy, la cual ya tenía en mente fundar una congregación basándose en las ideas de San Vicente de Paúl. Al unir sus fuerzas, nace el Instituto de las Hermanas de la Caridad. En 1832 emiten sus votos y se consagran al servicio de los pobres. Ahí Catalina cambia su nombre por el de Vicenta, en honor al santo citado. Al morir Bartolomea Capitanio (1833), Vicenta le sucede en el cargo de superiora, donde demuestra sus dotes para imitar a Cristo en el amor al prójimo. Decía: "Quien ignora el Crucifijo no sabe nada; quien tiene el Crucifijo lo tiene todo". Durante su gestión funda más de 20 comunidades y toman el hábito más de 200 religiosas. Fallece en la casa de la Congregación de Lóvere. Es canonizada -al mismo tiempo que Bartolomea Capitanio- por el Siervo de Dios Pío XII (1939-1958) en 1950. El Instituto cuenta con cerca de nueve mil religiosas, más de 500 comunidades en Italia, 60 misiones en países no católicos (como China e India). Su campo de acción comprende asilos, hospitales, enfermerías, orfanatos, leproserías y casas para viudas, reformatorios y cárceles de mujeres, escuelas, colegios, cocinas económicas, comedores de obreras, etcétera.

 

LUNES 29

Santos: Pedro y Pablo, apóstoles; Casio de Narni, obispo, y María Tian y Magdalena Du de Vietnam, mártires. Solemnidad (Rojo)

SAN PEDRO Y SAN PABLO, del arameo, "piedra", y del latín, "pequeño", respectivamente (siglo 1). Apóstoles. Pablo VI (1963-1978) afirma: "Los Apóstoles Pedro y Pablo son considerados por los fieles cristianos, con todo derecho, como las primeras columnas, no sólo de la Santa Sede romana, sino además de la universal iglesia de Dios vivo, diseminada por la Tierra... Pedro, a quien nuestro Señor Jesucristo eligió como fundamento de su Iglesia y Obispo de esta esclarecida ciudad (Roma), y Pablo, el doctor de la gente, maestro y amigo de la primera comunidad aquí fundada". SAN PEDRO: Originario de Betsaida, Palestina, aldea campesina y marinera al lado del Lago de Genesareth, donde comparte su trabajo con su padre y su hermano Andrés. Está casado y el Señor, cuando ya forma parte de sus más íntimos, sanó a su suegra. Pedro, según lo presenta el Nuevo Testamento, es de carácter impulsivo. El Maestro, recuerda San Mateo (cap. 16) dialoga con los Apóstoles: "¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?". Pedro toma la palabra, en nombre de sus compañeros, y responde: "Tú eres el Hijo de Dios vivo". A continuación Jesús le nombra: “... y yo te digo, tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia... ". Los evangelios y los Hechos de los Apóstoles hablan de su obra y sus milagros. Es crucificado en Roma, el año 67, durante la persecución del emperador Nerón. Por humildad pide que su cabeza sea colocada cerca del suelo, para no quedar igual que Jesucristo. Es sepultado en la colina vaticana. Su iconografía es con vestimenta azul y dorado, con las llaves del Reino, tiara papal y generalmente junto a san Pablo. Abogado de cerrajeros y asuntos eclesiásticos del Vaticano. SAN PABLO: nativo de Tarso, Turquía, celoso seguidor de la ley mosaica y perseguidor implacable de los cristianos, es convertido en Damasco al escuchar la voz de Cristo: "¿Saulo, por qué me persigues?" (Hch 9, 4). Es un hombre nuevo después de este encuentro, luego de lo cual se integra a los Apóstoles; realiza cuatro viajes apostólicos para difundir la fe cristiana en Asia Menor, Grecia, Roma, Antioquia y tal vez España. Se le atribuyen 13 Cartas o Epístolas en el N. T., donde destaca su amor y su obsesión por Cristo. Es posible seleccionar una especie de Código o Decálogo sobre el cristocentrismo de Pablo:

1. Su vida es Cristo.
2. Todo lo centra en el amor de Cristo.
3. Sólo quiere conocer a Cristo.
4. Desea gloriarse en la cruz de Cristo.
5. Su debilidad encuentra la fuerza en la gracia de Cristo.
6. Colabora con la gracia de Cristo.
7. Desea únicamente apoyarse en Cristo.
8. Su afán es estar con Cristo.
9. Se goza en haber sido atrapado por Cristo.
10. Está seguro que nada le separará del amor de Cristo.

El último viaje de Pablo fue a Roma, donde es juzgado y sufre martirio (año 67). Es sepultado en el lugar llamado Tre Fontane, donde se dice brotan tres fuentes en el momento del martirio. Sobre el lugar, se levanta la basílica que lleva su nombre. Su iconografía lo representa con túnica, libro (por su obra evangelizadora), una espada (instrumento de su martirio) y generalmente aliado de san Pedro. Invocado contra mordeduras de serpiente y patrono de cordeleros, por haber sido constructor de tiendas. Nota: Este día concluye el “año de San Pablo".

 

MARTES 30

Los primeros Santos Mártires de la Iglesia romana

Santos: San Ladislao de Hungría, rey. Beato Basilio Velvchkosky, mártir. Feria (Verde)

BEATO BASILIO VELYCHKOSKY, del griego, "principesco", "regio" (1903-1973). Mártir. Oriundo de Stanislaviv (actual Ivano Frankiysk), Ucrania. De sus padres recibe la fe cristiana y hace estudios básicos en la ciudad de Horodentsi. A los 15 años es reclutado en la armada de Galizia, Ucrania, con la finalidad de luchar por la independencia de su patria durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Al regresar a la casa paterna (1920), ingresa en el seminario en Lviv y cuatro años después es ordenado diácono; luego, entra en el noviciado de la congregación del Santísimo Redentor (redentoristas), donde pronuncia sus votos. En 1925 recibe la ordenación sacerdotal. Desde el inicio de su ministerio, destaca por su don para las misiones, ocupando el cargo de maestro. Dos años más tarde es enviado a Stanislaviv para dirigir misiones, forma en la que inicia su actividad apostólica, que se extenderá por 20 años. A partir de 1928 reside en el monasterio redentorista de Novel, entregado al trabajo misionero en Galizia, Vonhyn, Pidiashshia, Kholmy y Polissia, las cuales se separaron de la Iglesia ucraniana para adherirse a la ortodoxa rusa. Además, con el apoyo económico del arzobispado y de bienhechores, construye varias capillas. En 1935, electo superior, regresa al monasterio de Estalaviv a cumplir esa función. Continúa su extensa actividad, pese a que en 1939 la Iglesia ucraniana es perseguida por los soviéticos que ocuparon Ucrania occidental. No obstante realiza una magna procesión. Cargando una cruz, atraviesa Stannislaviv (actualmente parte del sureste de Polonia y del oeste de Ucrania), haciendo caso omiso a los soviéticos. En 1941 trabaja en Ucrania central entre los ucranianos ortodoxos de Kamianets-Podilskyi; tres días después de su llegada, es acusado de colaborar con la resistencia nacional ucraniana y conminado a abandonar la ciudad, por lo que se traslada a Ternopil, Ucrania, donde es superior del monasterio de la Dormición. En 1945, es detenido en la citada ciudad por el delito de distribuir "propaganda antisoviética". Durante el interrogatorio se le propone adherirse a la Iglesia rusa ortodoxa a cambio de su libertad; su respuesta es: "¡Jamás!". Por lo anterior es encarcelado en Kiev; dos años después, el tribunal lo condena a muerte por las frases de carácter anticomunista: "horda roja" y "banda roja", impresas en su calendario de bolsillo. Dicha pena se le conmuta por lo años de prisión, donde padece mal trato, jornadas extenuantes de labor en el campo y en las minas de Vorkuta, Rusia. A pesar de las jornadas agobiantes, el padre celebra la Eucaristía casi a diario; usa como cáliz una lata: "Aquella lata", dice el obispo Hermaniuk, "fue su cáliz, su patena, su altar, su iglesia y nada pudo destruir dicha iglesia, porque (estaba fundada sobre su) fortísima convicción y sobre la gracia de Dios". Antes de su liberación, los compañeros prisioneros consiguen que él trabaje en el hospital de la prisión, por su quebrantada salud; por fin, en 1955 es liberado. A su regreso a Lviv, se establece en un desván, donde construye un altar con cajas de cartón y cinco o seis fieles participan en la Eucaristía. Durante el período clandestino de la Iglesia grecoucraniana, celebra la misa a diario, dirige ejercicios espirituales y es director espiritual de numerosos cristianos. En 1959, la Sede Apostólica lo nombra obispo de la "Iglesia del Silencio", ministerio que desempeña a partir de 1963. Por cargos relacionados con su ministerio, es encarcelado de 1969 a 1972. Una vez liberado, se le prohíbe regresar a Lviv, por lo que se le envía a Yugoslavia, luego parte para Roma, donde conversa en privado con Pablo VI (1958-1978). A continuación parte hacia Winnipeg, Canadá, donde fallece. Por los años de sufrimientos, las injurias, el mal trato y los extenuantes trabajos, se considera mártir de la fe cristiana. Beatificado por Juan Pablo II (1978-2005), de grata memoria, en 2001. Iconografía: con atavío episcopal grecorromano-ucraniano, báculo y crucifijo; en el pecho, un medallón de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, patrona de los redentoristas.