DOMINGO 1

IV DOMINGO ORDINARIO

Santos: Severo de Ravena, obispo; Enrique Morse, mártir, y Viridiana de la Toscana, religiosa.

SAN ENRIQUE MORSE, del germánico, "el príncipe de la casa" (1595-1645). Mártir. Originario de Brome, Suffolk, Inglaterra; fue el sexto de nueve hermanos, sus padres, Roberto y Margarita, eran protestantes. Desde la infancia su vida transcurre durante los conflictos y persecuciones de los monarcas ingleses contra los católicos. Al parecer se convierte al catolicismo (1614) cuando es estudiante en un colegio londinense, convencido por la piedad y fe de algunos compañeros. Se cree que estudió leyes en Londres, pero no hay datos fidedignos al respecto. Profesar la religión verdadera, le causa ser encarcelado; sin embargo, es liberado. Define su vocación al sacerdocio e ingresa al seminario de Douai (norte de Francia) y, al finalizar los estudios eclesiásticos, hacia 1623, recibe la ordenación sacerdotal en Roma. Se le encomienda propagar la palabra de Dios en Inglaterra, lugar donde es arrestado. Una vez libre, se une a la Compañía de Jesús (Jesuitas) en 1625, y cumple sus tres años de noviciado en la cárcel. Más adelante padece el destierro, por lo cual radica en Flandes, territorio francés cercano a Bélgica; ahí se le nombra capellán de los militares ingleses que integraban las tropas del rey Felipe IV de España (1621-1665). Hacia 1633 regresa en forma ilegal a Inglaterra para continuar su labor apostólica a favor de sus coterráneos. Entre los años 1636 y 1637, durante una epidemia que devasta a Inglaterra, atiende con caridad y celo pastoral tanto a católicos como a protestantes; dicha labor es recompensada con multitudinarias conversiones; se dice que en tres ocasiones padeció contagio; sin embargo, en las tres quedó sano milagrosamente. En el año 1641, las autoridades inglesas promulgan un decreto para erradicar la religión católica y deciden expulsar a todos los sacerdotes de ese país, por consiguiente, el padre Morse es otra vez hecho prisionero y se le expulsa de su patria, a la que retorna dos años después. Se le aprehende nuevamente en la población inglesa de Tyburn; se le enjuicia y se le condena a morir en la horca y su cadáver es despedazado. El 25 de octubre de 1970, el pontífice Pablo VI (1963-1978) lo canoniza como uno de los Cuarenta mártires de Inglaterra y Gales. Iconografía: con vestuario de la época o bien con sotana.

 

LUNES 2

La Presentación del Señor

Nuestra Señora de San Juan de los Lagos

Santos: Beata María Catalina Kasper, fundadora. Fiesta (Blanco)

LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR (siglo I). La festividad que la Iglesia celebra en esta fecha era conocida en la Antigüedad como hypapante (del griego, "encuentro") en alusión al encuentro de Jesús Niño con los santos ancianos Simeón y Ana, en el templo de Jerusalén. La celebración se origina en el siglo IV en el Oriente y se introduce en la liturgia de Occidente hacia el siglo VII. En ella se conmemoraba la presentación de Jesús Niño al citado templo después de cuarenta días de su nacimiento; hecho narrado en el Evangelio de Lucas (2, 22-24). Asimismo, se relacionaba a esta fiesta la purificación de María, después de haber dado a luz, conforme a los antiguos preceptos judíos, que señalaban la purificación legal después del parto (Lv 12, 1-8). En el siglo V se adicionó una procesión con velas o candelas para dar un toque solemne a la ceremonia. La liturgia romana la aceptó hasta el siglo VII, con el nombre de candelaria por el citado uso de velas y la estableció cuarenta días después de la Navidad o Natividad, como término del ciclo navideño. En la época actual, considerando las reformas al Calendario Litúrgico, después del Concilio Vaticano II (1962-1965) Y a partir de 1970, el pontífice Pablo VI (1963-1978) le devuelve su carácter cristológico, y le asigna el nombre con el que ahora la conocemos, ya que anteriormente se daba mayor jerarquía a la purificación de María, dándose a entender que la celebración debe ser del Señor y de su segunda manifestación al mundo y primera a los judíos. Respecto a que actualmente la religiosidad popular la señala como día de la candelaria, se debe a la bendición de las velas o candelas efectuada en los templos y en la procesión solemne que antecede a la Asamblea Eucarística. Iconografía: María y José, con vestimenta de época, presentan al Niño Jesús en el templo ante el anciano Simeón. En México, en esta fecha la feligresía asiste a los templos a bendecir esculturas con la figura del Niño Dios ataviado con su mejor vestuario; al ser esto una piadosa costumbre, es recomendable "vestir" dichas figuras con ropajes propios de un niño, que pueden ser ropones, o bien de advocaciones como el Niño Cautivo, de las Suertes, Niñopa, de la Salud, de Praga, Atocha, etcétera.

 

MARTES 3

Santos: Blas de Sebaste, mártir; Osear o Anscario de Hamburgo, obispo, y Claudina Thévenet, fundadora. Feria (Verde)

SANTA CLAUDINA THÉVENET, diminutivo de Claudia, familia romana (1774-1837). Fundadora. Natural de Lyón Francia. Desde su niñez es bondadosa, le llamaban la Violetita por su gracia. Su vida transcurre en época de conflictos políticos, presagio de la Revolución Francesa (1789-1799). Cursa estudios en el internado de San Pedro, en su tierra natal y hereda de sus progenitores la generosidad con los necesitados. La inestabilidad del país provoca la quiebra de la empresa paterna, por ello, el señor Thévenet viaja a otra ciudad con los cuatro hijos pequeños, en tanto su esposa permanece en Lyon con los tres mayores, entre ellos Claudina (1782). En ese tiempo sus dos hermanos son encarcelados por los conspiradores, y la joven presencia su ejecución; al ver, aterrada, cómo los cadáveres eran destrozados, esa fuerte impresión le deja de por vida un leve temblor en la cabeza, acentuándose en momentos de intensa emoción. A sus veinte años -con la muerte de sus hermanos-, ya había experimentado saber perdonar; Claudina era una joven que amaba a Dios, y considerada con los marginados; su vida era normal, inclusive tenía novio. Al paso del tiempo, con varias amigas colabora en la parroquia de San Bruno; a partir de entonces decide olvidarse del mundo y consagrarse a Dios en el servicio al prójimo. Participa en 1815 en la fundación de una Providencia, institución de beneficencia para atender niños pobres, catequizar y enseñar oficios. Un año después, con sus compañeras, integra la Asociación del Sagrado Corazón; Claudina funge como presidenta. En 1818, aun con pobreza, formalizan la asociación, inspiradas en la Regla agustiniana y las Constituciones ignacianas, como Damas de los Sagrados Corazones de Jesús y de María. Claudina se distingue por la constante oración, amor a Dios y asistencia a los necesitados, para ello confía en la Providencia y alquila una austera casa. Recomienda a sus hermanas espirituales: "Sea la caridad como la pupila de vuestros ojos", con el deseo de "Comunicar la bondad operante de Dios y hacer conocer y amar a Jesús y María". Al aumentar las vocaciones, así como el número de beneficiarios, se trasladan a otra casa que llaman La Angélica, ahí instalan una Providencia y la consagran a María Santísima. En ella anexan un pensionado para niñas con cuyas ganancias sostienen la Providencia. Se adelanta a su época en la formación pedagógica y espiritual de las jóvenes, a fin de ubicadas en empleos bien remunerados. Enseña a las huérfanas a trabajar la industria de la seda, organiza talleres y con el salario que ganan, se les constituye un fondo y, cuando las internas cumplen la mayoría de edad y se retiran del plantel para contraer nupcias, se les entrega lo acumulado. Su fundación obtiene la aprobación pontificia en 1923, y desde ese momento Claudina adopta el nombre de María de San Ignacio; la congregación queda constituida como Religiosas de Jesús y María. Entrega su alma en la ciudad de Lyon; sus últimas palabras fueron: "¡Qué bueno es Dios!". El Siervo de Dios, Juan Pablo II (1978-2005) la canoniza en 1993.

 

MIÉRCOLES 4

Santos: Águeda de Roma, mártir; Catalina de Ricci, religiosa, y Gilberto de Inglaterra, abad. Memoria (Rojo)

SANTA CATALINA DE RICCI, del griego, "pura" (1523-1590). Religiosa. Nativa de Florencia, Italia, hija de padres católicos y acaudalados; bautizada con el nombre de Alejandra. No se detallan particularidades familiares. A los cinco años de edad queda huérfana de madre y se le interna con las religiosas dominicas en la provincia italiana de Prato, donde permanece hasta cumplir catorce años, cuando regresa a su hogar. Su notable piedad al recitar sus oraciones, como si estuviese en el monasterio, así como sus virtudes le hacen decidir consagrarse a Dios e ingresa en el convento dominico de La Toscana, en su país (1535); ahí profesa con el nombre de Catalina, debido a su devoción a santa Catalina de Siena (29 de abril). Al iniciar su vida consagrada se le manifiestan fenómenos místicos que ella no comprende y que provocan la desconfianza de las demás religiosas. Poco después enferma de gravedad y durante dos años ofrece sus padecimientos a Cristo. Sin explicación alguna, en la víspera de la solemnidad de la Santísima Trinidad, en 1540, en forma milagrosa sana por completo. Se distingue por la práctica de la penitencia, austeridad y obediencia extremas, y gana el afecto de sus hermanas espirituales. Ejerce su solemne profesión y se le asigna el cargo de maestra de novicias. Dios le permite experiencias místicas y, a partir de 1542, tiene revelaciones relacionadas con la pasión del Señor; se dice que al meditar sobre ésta, durante doce años, sintió en su cuerpo los padecimientos de Cristo desde la Oración del huerto, hasta su muerte en la cruz. Asimismo, las religiosas atestiguan que, en numerosas ocasiones, vieron en Catalina las señales de la flagelación, la corona de espinas y de la crucifixión. Estos extraordinarios fenómenos los atestigua y certifica un cardenal, enviado por el pontífice Pablo III (1534-1549). Pese a los místicos padecimientos, su rostro refleja la alegría de su alma, por lo cual se suceden ante su presencia numerosas conversiones. Ocupa el cargo de priora del monasterio de San Vicente desde 1548, y desempeña sus actividades con diligencia y humildad. Ofrece oración y penitencia para solucionar los problemas que afectan a la Iglesia y a la sociedad de su tiempo. Obtiene donativos por medio del envío de numerosas cartas a personas altruistas, para apoyar a jóvenes próximas a contraer nupcias o bien a ingresar en la vida religiosa. Al sentir que se acercaba su muerte solicita a la Santísima Trinidad el perdón de sus culpas y a María Santísima que la guíe hacia la Gloria. Ante el crucifijo antes de morir, suplica: "Eres todo misericordia y me atrevo a pedir la salvación, no por presunción, sino por amor. Te pido que me rocíes con tu preciosa sangre, lávame y escóndeme en tu sagrado costado"; después de recibir la Eucaristía muere en su convento de Prato. Benedicto XIV (1740-1758) la canoniza el 29 de junio de 1746. Iconografía: con hábito, en su cuerpo los estigmas de la pasión, sobre su cabeza una corona de espinas, en sus manos un anillo, símbolo de sus desposorios místicos con Cristo.

 

JUEVES 5

Santos: Felipe de Jesús, protomártir mexicano, y Adelaida de Vilich, abadesa. Beata Francisca Meziere, mártir. Solemnidad (Rojo)

SAN FELIPE DE JESÚS, del griego "amigo o aficionado a los caballos" (1572-1597). Protomártir mexicano. Integrante de un grupo de 26 mártires encabezados por el seminarista san Pablo Mikki (6 de febrero), quienes fueron masacrados en Nagasaky, Japón, por ser fieles a la religión católica. Es el primer santo mártir mexicano y patrono principal de la Ciudad de México. Hijo de Antonia Martínez y Alonso de Casas, católicos españoles, quienes recién casados llegaron a la entonces Nueva España (actual Ciudad de México), procedentes de Sevilla. Aquí procrearon once hijos, uno de ellos fue nuestro santo, bautizado con el nombre de Felipe en la Catedral Metropolitana, donde aún se conserva la pila bautismal. Don Alonso, a base de trabajo, obtuvo cuantiosa fortuna. En su niñez Felipe recibe formación en los valores cristianos, era alegre y muy travieso; tenía una nana negra, quien lo atendía con afecto repitiendo: “... Cuando la higuera reverdezca, Felipillo será santo", en referencia a una vieja y seca higuera del jardín de la casa paterna. Ingresa en el colegio de la Compañía de Jesús (Jesuita) de San Pedro y San Pablo, se dice que salió del plantel por su carácter inquieto. Reanuda estudios en el noviciado de la orden de Frailes Menores (franciscanos) de Santa Bárbara, en la ciudad de Puebla, lugar de donde escapa y regresa a su hogar. Su padre lo envía a trabajar en un taller de platería, a la edad de dieciocho años. Gracias a los negocios de su progenitor recibe noticias de las tierras Filipinas (entonces dominio español) y pensando don Alonso que su hijo podía hacerse cargo de sus negocios, lo envía al citado país como su representante. Felipe emprende el viaje en el galeón "Santiago". Tres meses después desembarca en Manila; su inexperiencia, aunada a la juventud hace que sea presa fácil de las distracciones y frivolidades mundanas que un joven adinerado podía disfrutar, y no cumple el cometido al que había sido enviado. Sin embargo, dos años después, pese a esa vida de fiestas, juego y lujos, siente un vacío interior, quizá por esto un día de mayo de 1593 llega al convento franciscano de Santa María de los Ángeles, en Manila, solicita ingresar, es aceptado y, pasado un tiempo de prueba viste el hábito; desde entonces adiciona a su nombre el "de Jesús" e inicia estudios sacerdotales. Por medio de sus superiores y demás seminaristas se entera de la misión evangelizadora de los franciscanos en China y decide dirigirse hacia tierras orientales, a fin de predicar la Palabra de Dios, lo único que se lo impide fue que antes debía concluir sus estudios. Al término de éstos, sus superiores lo envían a la Nueva España para recibir la ordenación sacerdotal. En compañía de otros frailes parte en el galeón "San Felipe", pero durante el trayecto los sorprende una tempestad, la nave zozobra y, con otros sobrevivientes, llega a Shikoku en las costas japonesas, donde, a causa de los terremotos, en aquel lugar reina la desolación, el hambre y la muerte. En esas tierras el pagano emperador Taicosama (Toyotomi Hideyoshi, 1536-1598), había prohibido toda predicación religiosa y emitido edictos para condenar a muerte tanto a misioneros, como a quienes se convirtieran al cristianismo en sus dominios, al creer que el Dios verdadero era culpable de la tragedia en su territorio. A pesar de esto los misioneros logran llegar al convento franciscano de Osaka. Desde ese momento Felipe considera que su llegada a esas tierras era providencial, y que debía predicar el Evangelio y defender a los ya convertidos, aun a costa de su vida. Esa encomiable misión se interrumpe cuando él, otros misioneros y nuevos creyentes, son encarcelados y sentenciados a muerte en la ciudad japonesa de Nagasaky. Como señal de su condena, a cada uno se les corta la oreja izquierda y, encadenados, a pie hacen un recorrido por la ciudad, y son blanco de insultos, maltrato y vejaciones. Al llegar al lugar del martirio se les cuelga en cruces, sujetos con argollas de acero en el cuello, muñecas y tobillos, para que mueran por asfixia. Los testigos del martirio indican que Felipe era de baja estatura, por lo cual los grilletes hacían más doloroso su padecer. Al fin, es ultimado, atravesado por dos lanzas en forma diagonal. Meses después la noticia de la masacre llega a la Nueva España, pero la muerte de Felipillo la constata su vieja nana negra el mismo día, al ver que la higuera había reverdecido. Urbano VIII (1623-1644) lo beatifica el 14 de septiembre de 1627 y el beato Pío IX (1846-1878) (7 de febrero) lo canoniza el 8 de junio de 1862. Iconografía: con hábito, en la cruz de su martirio. En el Centro Histórico de nuestra capital, el templo Expiatorio Nacional está dedicado a este primer santo mexicano (calle Francisco I. Madero núm. 11, Delegación Cuauhtémoc).

 

VIERNES 6

Santos: Pablo Miki y compañeros, mártires. Beatos Ángel Furci, presbítero, y Francisco Spinelli, fundador. Memoria (Rojo)

BEATO ÁNGEL FURCI, del latín eclesiástico angelus y del griego, "mensajero de Dios" (1246-1327). Presbítero. Ve la primera luz en Furci, Abruzos, Italia; sin precisarse datos de familia, se sabe que sus padres católicos lo bautizan con este nombre, ya que, para concebido, se encomiendan a la intercesión de san Miguel Arcángel (29 de septiembre). En su infancia recibe instrucción en letras y formación en las virtudes cristianas por medio de su tío, abad del monasterio benedictino de Cornacchiano, cercano a Abruzos. A la muerte de su tío, el niño regresa a su hogar. Poco después muere su progenitor y Ángel, al definir su vocación al sacerdocio, se traslada a la provincia italiana de Vasto, en la costa del Mediterráneo, e ingresa en la orden de San Agustín (28 de agosto). Hacia 1271 ingresa en la universidad de La Sorbona, en París, para complementar los estudios eclesiásticos; una vez concluidos recibe la ordenación sacerdotal en 1276. Regresa a su tierra natal a ejercer su ministerio y desempeña la docencia. Al paso del tiempo, radica en la ciudad italiana de Nápoles, donde vive el resto de su vida. Destaca por ser un sacerdote ejemplar, dedicado al estudio, excelente predicador y teólogo. Su feligresía lo admira y, aun en vida, lo considera un santo. Fallece en el convento napolitano de San Agustín. La población inicia su veneración y, en 1808, sus reliquias se trasladan a Furci. Por los milagros realizados, el pontífice León XIII (1878-1903) aprueba su culto ab immemorabili (inmemorial) en 1888.

 

SÁBADO 7

Santos: Ricardo de Inglaterra, rey, y Juliana de Florencia, viuda. Beato Anselmo Polanco, mártir.

Vísperas I del domingo: 1a semana del Salterio Feria (Verde)

BEATO ANSELMO POLANCO, del germánico, "aquel a quien un dios sirve de protección" (18811939). Mártir: Oriundo de la población española de Buenavista de Valdivia. Sus padres, sencillos campesinos, lo forman en la fe católica y cursa estudios elementales en la escuela del lugar. Se ignoran datos precisos anteriores a la edad de quince años cuando ingresa, en 1896, en la orden agustiniana en el convento hispano en Valladolid, donde hace su primera profesión en el año 1897 y, tres años después, la profesión solemne. Al término de sus estudios, recibe la ordenación sacerdotal en 1904, en Burgos, España, donde inicia su ministerio. En 1913 es docente de teología en el seminario, después superior en Valladolid, de 1922 a 1926. Como consejero provincial en 1929, impulsa la edificación de un plantel para jóvenes en Zaragoza, España, hacia 1930. Se le envía al convento de San Agustín en Manila, Filipinas, como prior provincial en 1932. Al designársele obispo de las diócesis españolas de Teruel y Albarracín, regresa a su país en 1935; al llegar a su destino expresa: "He venido a dar la vida por mis ovejas". Efectúa vasta labor episcopal; es un hombre de oración, atento con los feligreses quienes lo respetan por su bondad; da ejemplo de vida austera y generosa con los necesitados en sus recorridos pastorales. Al iniciar la guerra civil española (1936-1939) ve con tristeza los asesinatos de sacerdotes y seglares, y brinda hospedaje en el episcopado a algunos de ellos; sin embargo, el acoso contra los católicos continúa. Cuando en 1938 el ejército republicano español invade Teruel, el obispo se resiste a las arbitrariedades y dice: "Yo soy el pastor y debo permanecer al lado de mis ovejas; o me salvo con ellas o con ellas muero" y firma la Carta conjunta, en la que da a conocer al mundo la persecución contra la Iglesia; por esto sufre cárcel más de un año. Su vida de santidad es ultimada por fusilamiento, junto con su vicario general en la población hispana de Pont de Molins, Gerona. Sus reliquias se veneran en la catedral de Teruel. Nuestro admirado pontífice Juan Pablo II (1978-2005) lo beatifica con su vicario Felipe Ripoll, el 1 de octubre de 1995. Iconografía: con atavío e insignias episcopales o bien con hábito agustino y cruz pectoral, distintivo de su obispado.

 

DOMINGO 8

V. DOMINGO ORDINARIO.

Santos: Jerónimo Emiliano, fundador; Josefina Gabriela Bonnino, fundadora, y Coínta o Quinta de Alejandría, mártir.

SANTA COÍNTA O QUINTA DE ALEJANDRÍA, del latín, alteración de Quinta. "la quinta" (siglos II-III?). Mártir. En los primeros siglos del cristianismo, ofrendaron su vida en aras de la fe numerosos cristianos, algunos permanecieron en el anonimato, otros se dieron a conocer a través de testigos que presenciaron su martirio, sin ubicar detalles biográficos anteriores a su sacrificio. Tal es el caso de esta santa, cuyos escasos datos los escribió el historiador Eusebio de Cesarea (260?-340?) incluidos en el Martirologio de Floro (del griego, mártyr, mártir y logos, tratado, libro o catálogo de los santos y de los mártires) escrito por Lucio Anneo Floro, historiador romano del siglo II, con el título general de Los mártires de Alejandría, señalando a Coínta como virgen y mártir de esa ciudad egipcia. Además, el teólogo y obispo san Dionisio de Alejandría -1907-264 (17 de noviembre), en una Acta narra los trágicos hechos ocurridos durante la persecución del pagano Trajano Decío (249-251) que a la letra señala: "Los perseguidores condujeron a una mujer cristiana, que se llamaba Quinta, hacia el templo pagano y querían obligarla a que adorara a los falsos dioses; pero ella les dio la espalda, demostrando su disgusto. Entonces la ataron de los pies a unos caballos y la arrastraron por las calles empedradas de toda la ciudad. Para aumentar el martirio, la golpeaban con un látigo. Finalmente, su cuerpo lacerado fue apedreado hasta morir en el mismo sitio donde mataron a Metrano". Su culto se pierde en la memoria de los tiempos. Iconografía: dama de aspecto juvenil, en su martirio, apedreada y siendo arrastrada por un caballo.

 

LUNES 9

Santos: Apolonia de Alejandría, mártir; Primo y Donato de Mauritania, mártires y Miguel Febres Cordero, Hermano de las Escuelas Cristianas. Feria (Verde)

SAN MIGUEL FEBRES CORDERO, del hebreo, "¿quién como Dios?" (1854-1919). Hermano de las Escuelas Cristianas. Hijo primogénito de Ana y Francisco, católicos con recursos y alto nivel cultural; oriundo de Cuenca, Ecuador. Bautizado con los nombres de Francisco Luis Florencio. Nace con los pies deformes, lo cual le impide caminar en los primeros años de vida. Cuando cumple cinco años de edad, al jugar en el jardín de su casa, el niño menciona haber visto entre las flores a “... una Señora con vestido blanco... ", al mismo tiempo que se incorpora y da sus primeros pasos; desde ese momento inicia en el menor una recuperación milagrosa y, al poco tiempo, camina en forma normal. Posteriormente, cursa estudios en su tierra natal en el colegio de La Salle. No se precisa la fecha en que comunica a sus padres el deseo de ser maestro, pero ellos se oponen y lo envían a continuar estudios en el seminario como alumno externo; el niño les obedece pero su salud se debilita y, pasados tres meses, retorna al plantel anterior. Sin embargo, logra su propósito e ingresa en el noviciado de los hermanos lasallistas en la ciudad ecuatoriana de Quito y viste el hábito en 1868; desde entonces es el hermano Miguel. Al terminar los estudios correspondientes, inicia su trabajo como maestro. Desde 1869, debido a su inteligencia, ocupa los cargos de inspector y docente en diversas escuelas. Destaca por sus dotes literarias, aprende a hablar varios idiomas y resulta un buen compositor musical. A partir de 1887, para perfeccionar estudios, se le envía a Roma. Al regresar a su patria, en 1888, se dedica a la catequesis, además, se le nombra en 1890 inspector del instituto La Salle, en Quito. De amplia obra literaria, conocida en otros países y traducida a diversos idiomas, entre otros títulos citamos: Curso superior de Historia Sagrada, Nociones de geometría, Gramática española y Contabilidad. En 1892 es integrante de la Academia Ecuatoriana de la Lengua; recibe en Francia el premio Palmas de la Academia, en 1900; la Academia Nacional de Venezuela le otorga el título de Académico en 1906. Colabora en Europa para la edición de nuevos libros de texto en 1907. Radica en la ciudad española de Premiá del Mar, después en Barcelona; luego en Burgos, donde escribe una colección de cantos religiosos. Regresa a Premiá y, debido a conflictos sociopolíticos, se refugia en el colegio de Bosanova, de Ciudad Condal, España. Al acabar dichos problemas retorna a Premiá del Mar, lugar donde ocurre su deceso, víctima de una neumonía, y ahí se le sepulta. Después, sus restos se trasladan a Cambrils, Tarragona, Cataluña, en 1925; se desata la guerra civil española en 1936 y se profana su sepulcro. Por fortuna, sus restos-reliquia los recupera un joven catalán, y los entrega al cónsul de Ecuador, en Barcelona. En 1937, las reliquias de este ilustre maestro se trasladan al país que lo vio nacer. El Siervo de Dios, Juan Pablo II (1978-2005) lo canoniza el 21 de octubre de 1984; es el primer santo de su nación. Iconografía: con hábito, con un libro en sus manos, a su lado niños a quienes entregó su vida.


 

MARTES 10

Santos: Escolástica de Nursia, fundadora, y Guillermo de Malavalle, ermitaño. Beata Clara Agolanti, viuda. Memoria (Blanco)

SANTA ESCOLÁSTICA DE NURSIA, del griego, "perteneciente a la escuela" (480?-542). Fundadora. El pontífice san Gregorio I Magno -590-604 (3 de septiembre), escribió una obra en forma de diálogo para redactar vida y milagros de los santos y santas más notables de ese tiempo. Por lo cual, en el libro 11 de su libro Diálogos aparecen los escasos datos fidedignos de la santa titular de esta fecha. En el relato se indica que Escolástica fue hermana gemela de san Benito (11 de julio), el abad de Nursia, Italia, y que ambos nacieron en dicha población. Sus padres, Eupropio y Abundancia, cristianos, la consagran a Dios desde su más tierna infancia, y la encomiendan para su instrucción y formación en Cristo -quizá en la población italiana de Piumarola- a un grupo de vírgenes consagradas (en ese tiempo aún no se constituían las órdenes religiosas). Al paso del tiempo la tradición dice que Benito funda una abadía en Montecassino y poco después Escolástica establece una casa -que más tarde seria conocido como monasterio-- para hacer vida de silencio, oración contemplativa y penitencia, donde ella es abadesa. Todo parece indicar que Benito redactó una Regla, ex profeso, para aquellas piadosas damas, a fin de que practicaran la vida de clausura; además de pronunciar votos de pobreza, castidad y obediencia, y dedicar diariamente dos horas al estudio y siete al trabajo manual. Con esta fraternidad femenina inicia la que actualmente se conoce como la orden de las benedictinas. Cada año, antes de la Cuaresma, el santo abad visitaba a su hermana en el monasterio, ahí hacían oración y elevaban alabanzas al Creador; se dice que la última visita de Benito se prolonga, por lo cual Escolástica le pide que se quede y él le dice que no debía pasar la noche fuera de su monasterio. La abadesa se entristece al grado de derramar copioso llanto, a la vez que se desata una tempestad, que provoca inundaciones en las afueras de la casa y Benito permanece ahí, unidos en vigilia de oración, hasta que al amanecer el monje regresa su morada. Al pasar tres días, se dice que Benito ve una paloma cruzar las nubes volando al cielo e inspirado por Dios comprende que era el alma de su hermana que llegaba a la Gloria, y agradece a Nuestro Señor tal gracia. El cuerpo de la santa se traslada al monasterio de Montecassino y se le sepulta en una tumba preparada para Benito, quien muere poco después. Dicho lugar es destruido en 577 por los longobardos (pueblo germano invasor de Italia en el siglo VI); sin embargo, las sepulturas Permanecen intactas y abandonadas hasta 717, cuando los benedictinos reconstruyen la zona y dan veneración a los fundadores. Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) un bombardeo destruye el lugar en 1944, pero las reliquias se rescatan y tras acuciosos estudios efectuados en 1950, quedan plenamente identificadas. En la actualidad, las reliquias reciben veneración en Montecassino. Su culto se pierde en la memoria de los tiempos. Iconografía: con hábito, en sus manos la Regla benedictina y, sobre ésta, una paloma (Espíritu Santo), en ocasiones aliado de su hermano.

 

MIÉRCOLES 11

Nuestra Señora de Lourdes

Santos: Pascual I, papa, y Sotere o Sotera de Roma, mártir. Memoria libre (Blanco)

NUESTRA SEÑORA DE LOURDES, del vasco, "altura escarpada o rocosa que se prolonga en cuesta" (1858). La Santísima Virgen Maria se manifestó por primera vez en esta fecha, en 1858, a una humilde e iletrada niña de catorce años, hoy santa Bernardita Soubirous (16 de abril). Dicho suceso ocurrió en una gruta próxima al río Gañe, en Massabielle, Francia, cerca de la -hasta entonces desconocida- aldea de Lourdes. Mientras la niña juntaba leña al mediodía, cerca de un canal del citado río, la Divina Señora se manifestó en medio de intensa luz, y según la narración de la vidente, era: " ... una señora joven, de rostro angelical, cubierta con un velo, vestida de blanco, ceñida con una banda azul y con un bello rosario entre las manos". Bernardita contó a sus progenitores el suceso; ellos, sin dar crédito, le prohibieron ir al lugar; sin embargo, ella regresó, repitiéndose el suceso durante 18 ocasiones, del 11 de febrero hasta el 16 de julio del mismo año. La noticia corrió entre los lugareños, el 25 de febrero, ante la mirada de unos trescientos vecinos, quienes aun sin ver a la Virgen, acudían a rezar el rosario. La niña, por indicación de Nuestra Señora, hizo con sus manos un hueco en la tierra y ahí brotó un manantial, cuyas aguas han sanado enfermos hasta nuestro tiempo, y curaciones avaladas con certificados médicos. Desde la primera aparición, María Santísima recomendó el rezo diario del santo rosario, así como la comunión y confesión frecuentes. La vidente, sin comprender lo que veía el día 25 de marzo, festividad de la Anunciación-, hablando en el dialecto del lugar le preguntó insistente:• "¿Quién eres?", a lo que la Señora contestó en la misma lengua: "Yo soy la Inmaculada Concepción". Pasado lo anterior sólo hubo dos apariciones más el 7 de abril y la última el 16 de julio. La respuesta de María fue la confirmación al Dogma (verdad a la luz de la fe) de la Concepción Inmaculada de María, proclamado cuatro años antes en 1854 por el beato Pío IX -1846-1878 (7 de febrero). Respecto a la credibilidad de la aparición ante la ignorancia de Bernardita, quien soportó obstinados interrogatorio s de autoridades civiles y de la jerarquía eclesiástica, el padre Peyramale, párroco de Lourdes, terminó por creer la repetida narración de la niña. A causa de ello, el obispo de la diócesis correspondiente, Monseñor Laurence, autorizó las peregrinaciones a Massabielle e investigó las características de los relatos y terminó por escribir una Carta pastoral, con fecha 18 de enero de 1862, a fin de avalar las apariciones e iniciar la construcción de un templo. En 1864 se colocó en la gruta de Massabielle la imagen de la Virgen de acuerdo con la descripción de la vidente. Posteriormente, en 1876, el citado templo fue elevado a la categoría de Basílica y, después, por resultar pequeño para los numerosos peregrinos, fue sustituido por el amplio templo del Rosario, consagrado en 190l. Tiempo después, en 1908, san Pío X -1903-1914 (21 de agosto), fijó en esta fecha la conmemoración de esta advocación mariana. En el centenario de las apariciones, el 25 de marzo de 1958, el cardenal Angelo Giuseppe Roncalli, a la postre beato Juan XXIII -1958-1963 (11 de octubre) consagró una gran basílica subterránea dedicada a San Pío X. A partir de 1992, nuestro recordado Siervo de Dios, Juan Pablo II (1978-2005) convocó a la Iglesia universal a celebrar cada año en diversos países, en esta fecha, la Jornada Mundial del enfermo, difundiendo un mensaje a todo el mundo, con temas significativos relacionados con la Pastoral de la Salud. El año 2008, el pontífice Benedicto XVI, con motivo del ciento cincuenta aniversario de las apariciones celebró dicha Jornada en Lourdes. Iconografía: entre las rocas, María, de pie, ataviada de acuerdo con la descripción de Bernardita quien, postrada la contempla; entre las dos el manantial de aguas milagrosas, meta de múltiples peregrinaciones.

 

JUEVES 12

Santos: Julián el Hospitalario, penitente; Antonio II Cáuleas, patriarca, y Umbelina de Claraval, religiosa Feria (Verde)

SANTA UMBELINA DE CLARAVAL, de etimología desconocida (l 092-1141). Religiosa. Nace en el Castillo de Fontaines, Francia, sus acaudalados padres, Tescelín y Alicia, pertenecían a la nobleza. Educada con esmero en los valores de Cristo, misma formación que recibieron sus seis hermanos que, a la postre, se consagraron a Dios como monjes de la orden cisterciense; tres de ellos han sido canonizados, el más conocido es san Bernardo de Claraval (20 de agosto). Quizá su posición social y vastos recursos la hicieron vanidosa; en su juventud se deja dominar por la soberbia, siempre ataviada con vestuario y joyas ostentosas, alejada de la religión. Al morir sus progenitores, sus hermanos ya habían abrazado la vida monástica, por tanto, ella queda como señora de su castillo y con una cuantiosa fortuna. Más tarde contrae nupcias con el acaudalado noble Guido de Marey, y forma un matrimonio ejemplar, sin que Dios les conceda descendencia. Al pasar el tiempo, Umbelina se dirige a visitar a sus hermanos y, para presentarse en el monasterio, viste con lujo -sin tomar en cuenta la pobreza del lugar que visitaría y acude rodeada de sus sirvientes en elegante carruaje. A su llegada le abre la puerta su hermano Andrés, quien molesto por la vanidad que la caracterizaba, la reprende, ella se entristece de ese desagradable recibimiento, y cuando pretende hablar con el abad (su hermano Bernardo), éste se niega a veda por la soberbia y lujo desmedidos con que se presenta. Entonces, entristecida y llorosa suplica al portero: "¡Pobre de mí! Soy una mujer culpable, es cierto; por eso busco la compañía de los santos, si mi hermano Bernardo desprecia el cuerpo, que el siervo de Dios tenga al menos compasión de mi pobre alma, que estoy dispuesta a hacer cuanto él me diga. Vuelve a insistir con él para que me perdone. Dile que esta visita servirá para transformar mi vida. Volveré al mundo, sí, pero ya no seré del mundo". El abad escucha el mensaje y la recibe conmovido. Umbelina regresa a su castillo, cambia su actitud egoísta, olvida la ostentación y la vanagloria. Retorna a sus principios cristianos, frecuenta los sacramentos y comprende que la felicidad se encuentra en lo espiritual. Continúa siendo una buena esposa, se olvida del lujo y alhajas, así como de tertulias intrascendentes. Durante dos años, de acuerdo con su esposo, vive en castidad, hasta que el noble Guido accede a su petición y le permite ingresar en un monasterio benedictino en la población francesa de July; ahí es modelo de austeridad, obediencia humilde en extremo y se dedica a la penitencia, con vigilias de oración, a la vez que medita en la pasión de Cristo. Pasados dieciséis años de vida ejemplar, fallece en su convento con fama de santa; su hermano Bernardo dirige los funerales; se dice que Umbelina se le manifestó y le dijo que gozaba de la Gloria celestial. Su inmemorial culto se celebra en esta fecha por religiosos y laicos.

 

VIERNES 13

Santos: Beata Cristina de Espoleta, religiosa. Santos Pablo Le Van Loo, mártir, y Martiniano de Atenas, ermitaño. Feria (Verde)

SAN PABLO LE VAN LOO, del latín, "pequeño" (1839). Mártir. Nació en An-Nhon, Vietnam. No se conocen datos anteriores a su juventud, cuando ingresa al seminario de Cai- Nhum, en Penang, Malasia. Al recibir la ordenación sacerdotal, regresa a Vietnam, donde se desempeña como catequista. Por su predicación y vida ejemplar logra numerosas conversiones entre sus coterráneos. Es docente en los colegios de Thu-Duc y de Thi-Nghe, donde, por su brillante labor, ocupa el cargo de director. En la segunda mitad del siglo XIX, su país se convierte en una nación bajo el dominio de Francia, por lo cual surgen señales de inconformidad entre los vietnamitas. Cuando la flota francesa llega a ese país, los gobernantes, temerosos de que los cristianos se unieran a los invasores franceses, inician una campaña para exterminar a los creyentes de la fe verdadera. Por lo anterior, el colegio de Thi-Nghe es clausurado y el padre Le Van Loo huye a refugiarse en otra población; sin embargo, no está tranquilo lejos de su feligresía, regresa y casi de inmediato es descubierto y encarcelado. Se le somete a un juicio para que niegue su fe, pero él, con inteligencia, impresiona a sus captores quienes no logran que niegue al Dios verdadero, ni renuncie a su sacerdocio. Esta negativa provoca su sentencia a morir decapitado en la entrada de la ciudad, por orden del pagano emperador Tu-Duc. Así, el sacerdote muere mártir para entrar a la Gloria celestial. Nuestro recordado Siervo de Dios, Juan Pablo II (1978-2005), lo canoniza el 19 junio de 1988, con un grupo de 109 compañeros mártires.

 

SÁBADO 14

Nuestra Señora de la Esperanza

Santos: Cirilo, monje y Metodio, obispo de Tesalónica, y Valentín I de Roma, mártir.

Vísperas I del domingo: 2a semana del Salterio Memoria(Blanco)

SANTOS CIRILO, monje y METODIO, obispo, del griego, diminutivo de Ciro, "señor", y "metódico", respectivamente (siglo IX). Fueron dos hermanos originarios de Tesalónica, Macedonia. Se ignoran particularidades de su infancia y su familia, mas se deduce su formación en Cristo. Cirilo estudia en Constantinopla (actual Estambul) y al paso del tiempo ingresa en la vida monástica. Junto con su hermano Metodio se dedican a la evangelización de los pueblos eslavos. Escriben y publican textos litúrgicos, Cirilo los traduce del eslavo a una escritura en caracteres conocidos como cirílicos, que consiste en el alfabeto eslavo, adaptado del griego, utilizado en Bulgaria, Servia y Rusia. El fallecimiento de Cirilo ocurre en Roma el año 869. Posteriormente, Metodio viaja a Panonia (antigua región europea, limitada al norte y este por el río Danubio, y al sur por Dalmacia e Iliria), ahí se le designa Legado apostólico (persona que por disposición del Sumo Pontífice, lo representa en diversos asuntos y países). Realiza amplia misión pastoral en la evangelización de los eslavos, a pesar de los obstáculos que se le presentaron. Su deceso acontece en Vellherad, Moravia. Se les reconoce como protectores de la unidad entre griegos y latinos. Son los santos titulares en el Santoral de hoy, su culto es inmemorial; el Siervo de Dios, Juan Pablo II (1978-2005), los proclama patronos de Europa en 1980. Iconografía: con vestimenta de época, postrados ante un crucifijo, Cirilo con el arcángel Gabriel (29 de septiembre) y san Clemente (23 de noviembre); y Metodio con el arcángel san Miguel (29 de septiembre) y san Andrés (30 de noviembre), con un libro alusivo a su alfabeto cirílico.

 

DOMINGO 15

VI DOMINGO ORDINARIO

Santos: Claudio de la Colombiére, presbítero; Faustino y Jovita de Brescia, mártires, y Sigfrido de Suecia, obispo.

SAN CLAUDIO DE LA COLOMBIERE, del latín, "lisiado" (1641-1682). Nace en San Sinforiano de Ozón (Francia); cuando cumple dos años sus padres se trasladan a Vienne. Cursa sus estudios primarios en el colegio jesuita de Lyon. Antes de cumplir 18 años ingresa en la Compañía de Jesús de Aviñón. Él sentía la vocación al sacerdocio; sin embargo, expresaba: “... cuando me hice religioso, sentía una aversión horrible por la vida que iba a abrazar". En el noviciado destaca por su inteligencia, hace sus primeros votos en 1660. Una vez graduado ejerce la docencia, en París estudia teología y recibe la ordenación sacerdotal en 1670. Por su cultura es llamado para ser preceptor de los hijos del ministro de hacienda del rey y confesor en la corte, pero por intrigas abandona estas actividades. Se le asigna director del colegio en Paray-le-Monial (1674), en este lugar Dios le reserva una importante misión: ser capellán del monasterio de la Visitación de Santa María, donde es guía espiritual de la religiosa santa Margarita María de Alacoque (octubre 16). Al enterarse de los mensajes que ella recibió del Sagrado Corazón de Jesús, da fe a dichas revelaciones (1675), y colabora en la propagación de esta devoción. Tiempo después es confesor en la corte de Inglaterra. En Londres es predicador de la duquesa de York, quien era católica; por ello vive en palacio”... como si estuviera en un desierto", según sus palabras; en estas tierras con su predicación eleva la espiritualidad del pueblo y de los gobernantes. Es calumniado por conspirar contra el rey, y se le encarcela; al realizar el juicio no se logra comprobar culpa alguna, entonces se le acusa de "proselitismo religioso" y se le regresa a prisión; ahí, por las condiciones insalubres y carencia de alimentos, enferma de tuberculosis. Para evitar conflictos políticos si moría en tierras inglesas, lo exilian a su país y, en 1679, extenuado llega a París; se le envía a un mejor clima en Paray-le-Monial, lugar donde muere. Juan Pablo II lo canoniza en 1992. Iconografía: con sotana, postrado, orando ante la imagen del Sagrado Corazón de Jesús.

 

LUNES 16

Santos: Onésimo de Éfeso, obispo; Juliana de Campania, mártir, y Pedro de Castelnau, mártir. Feria (Verde)

SAN PEDRO DE CASTELNAU, del arameo. "piedra". "roca" (1209). Mártir. Se hace constar en Actas de la orden del Cister, los escasos datos biográficos fidedignos de Pedro de Castelnau o Castelnuovo, escritos por un monje historiador cisterciense anónimo. Nace en Francia, sin precisarse lugar ni fecha; de familia católica y acaudalada. Recibe esmerada formación en religión, letras y ciencias. Define su vocación sacerdotal y cursa los estudios correspondientes hasta recibir la ordenación. Durante el ejercicio de su ministerio se le integra en el cabildo de Maguelone, Francia, y poco después se le nombra deán (del latín, decanus, "primero de diez"; en la antigüedad, responsable de diez clérigos y después primer canónigo, responsable de dirigir el cabildo diocesano). El pontífice Inocencio III (1198-1216) le encomienda importantes proyectos para desterrar las herejías de esa época, lo cual cumple con éxito. Sin embargo, Pedro sentía un vacío interno, hasta que obtiene licencia para retirarse a la soledad en el monasterio cisterciense de Fuentefría (España); ahí vive en oración contemplativa, penitencia y estudio. Más tarde, en los inicios del siglo XIII Francia, España e Italia son asoladas por las herejías albigenses (habitantes de la ciudad francesa de Albi) que pretenden abolir los sacramentos, el culto a María Santísima, las oraciones, además de haber destruido numerosos templos. La Santa Sede considera necesario solicitar a Pedro de Castelnau dejar el claustro y atender a la predicación, con el propósito de contrarrestar la apostasía. Para tal efecto el papa le otorga el nombramiento de Legado (representante del Sumo Pontífice) e inquisidor en Francia. Así inicia su misión y se enfrenta a clérigos e inclusive a prelados que, habiendo sido católicos, ahora combaten al Dios verdadero. Asimismo, enfrenta a Raimundo, conde de Tolosa, que había negado la fe de Cristo y protegía a los albigenses. Por lo anterior, Pedro se da a la tarea de convertir al citado conde y, después de intensa polémica, al parecer el noble acepta las leyes de la Iglesia. Sin embargo, todo es un engaño, ya que poco después los sicarios del conde preparan una emboscada al monje cuando éste se dispone a embarcar para atravesar el río Ródano, lo martirizan, y le atraviesan una lanza. Se dice que sus últimas palabras fueron: "Dios te perdone como te perdono yo". El sacrílego asesinato indigna al pontífice Inocencio III, quien en reconocimiento de la misión de Pedro, lo eleva a los altares por haber entregado su vida en aras de la fe.

 

MARTES 17

Santos: Los siete santos fundadores de los Siervos de María, y Flaviano de Constantinopla, patriarca,Beato Lucas Belludi, presbítero. Feria (Verde)

BEATO LUCAS BELLUDI, del latín, tal vez contracción de lucanus, "matinal". "matutino", "luminoso (1195?-1285). Presbítero. De origen italiano, nace en Padua. Se desconocen datos anteriores a su juventud; sin embargo, se deduce su formación en Cristo ya que ingresa en una naciente fraternidad, que se convertiría en la orden de Frailes Menores (franciscanos). En 1220 san Francisco de Asís (4 de octubre) le impone el hábito en el templo de Santa María, en Arcella, poblado cercano a su tierra natal. Reside en el convento edificado por el Seráfico en dicho lugar, donde permanece en constante oración y penitencia. Ahí escribe sus Sermones; más adelante conoce a san Antonio de Padua (13 de junio) con quien lo une una entrañable amistad; es su discípulo y aprende de sus piadosas enseñanzas. Participa en el Capítulo General (del latín, "cabeza, principio", asamblea de religiosos para nombrar superiores, entre otras cosas) en la capilla de la Porciúncula, en el cual Lucas es electo ministro provincial. Acompaña a Antonio en los últimos días de su existencia y es nombrado su sucesor; por su entendimiento y comprensión con el santo de Padua, le conocen como Lucas de Antonio. Deja un ejemplo de santidad y espiritualidad franciscana al morir en el monasterio italiano de Arcella; su cuerpo es sepultado en una tumba que había pertenecido a su amigo y maestro; inicia su veneración. En nuestros días sus reliquias se veneran en la basílica de San Antonio de Padua, en la citada población. El pontífice Pío XI (1922-1939) aprueba su culto como beato en 1927.

 

MIÉRCOLES 18

Santos: Eladio de Toledo, obispo, y Francisco Regis Clet, presbítero. Beato Juan de Fiésole (Fra Angélico), presbítero. Feria (Verde)

SAN ELADIO DE TOLEDO, del griego, variante de Heladio, "el que nació o vivió en Grecia" (632). Obispo. Es el santo titular en el Santoral de este día. Sus biografías no relatan datos exactos de familia e infancia. Se le ubica como de probable origen hispano. Ya adulto, desempeña cargos honorables en la corte visigoda de Toledo (actual territorio de España). Se distinguió por su brillante inteligencia y amplia cultura. Al paso del tiempo, la vida de riqueza y esplendor de la corte le deja tal vacío que decide ocuparlo con la presencia de Dios; por tanto, deja todo por la soledad y oración en el claustro del monasterio de Agali, donde hace sus votos y con el tiempo ocupa el cargo de abad. Vive dedicado a la alabanza al Señor, penitencia y oración contemplativa; quienes lo conocieron lo consideraron santo. Cuando decide salir de su retiro, por su ejemplo de piedad, y ya de edad avanzada, se le nombra obispo en la diócesis de Toledo. De sus actividades, se conoce que ordenó diácono a san Ildefonso (23 de enero). Ejerció su episcopado con comprensión a la feligresía y generosidad con los marginados. Después de dieciocho años de fructífera misión episcopal, fallece en su diócesis. Por su fama de santidad el pueblo inicia su culto inmemorial.

 

JUEVES 19

Santos: Álvaro de Córdoba, presbítero; Conrado Confalonleri o de Piacenza, eremita, y Beato de Liébana., presbítero. Feria (Verde)

SAN BEATO DE LIÉBANA, del latín. beatus, de beatum, "feliz (moralmente) bienaventurado" (798?). Presbítero. Los datos fidedignos de este singular santo son breves, sin incluir detalles de su niñez ni de su familia. Las crónicas indican que nace en Asturias, España. Profesa la religión católica, ya que tal vez desde la segunda mitad del siglo VIII se le conoce como presbítero, en el entonces llamado monasterio de San Martín, que a partir del siglo XII es conocido como de Santo Toribio, situado en los Picos de Europa, España. Destaca como magnífico predicador, en defensa de la fe, pese haber ejercido su ministerio durante la invasión musulmana a la península ibérica. Poseedor de vasta cultura y conocimientos de la Sagrada Escritura, se dedica a la instrucción de generaciones de monjes. Autor de Comentarios al Apocalipsis, que contiene interesantes códices y bellas miniaturas conocidos como los Beatos de Liébana; los escritos tienen como base los estudios realizados en las obras de los Padres de la Iglesia: Agustín de Hipona (28 de agosto), Gregorio I Magno (3 de septiembre), Jerónimo (30 de septiembre), y Ambrosio de Milán (7 de diciembre), entre otros. Es probable que haya escrito dicha obra después de la invasión islámica, la cual, por lo accidentado de la región montañosa que circundaba al convento, a éste no lo invadieron. Cabe hacer notar que la citada obra --con los manuscritos que a la postre se descubrieron- tuvo influencia en los siglos X y XII y, posteriormente, fue publicada en Madrid (1770). Los últimos años de su ejemplar vida los vivió en el monasterio español de Valcavado, Burgos, donde entregó su alma al Creador. Su veneración es inmemorial; la celebración anual se sitúa en algunos calendarios en esta fecha, o bien el 28 de noviembre.

 

VIERNES 20

Santos: Eleuterio I, papa y mártir, y Euquerio de Orleáns, obispo. Beatos Francisco y Jacinta Marto, niños pastores. Feria (Verde)

SAN EUQUERIO DE ORLEÁNS, del griego, "manejable, hábil, experto" (695-738/743?). Obispo. Natural de la ciudad de Orleáns, Francia; sus acaudalados progenitores, piadosos cristianos, pertenecían a la nobleza. Desde su niñez crece en medio de comodidades y es instruido en la cultura y la fe de Cristo. En su juventud ya se vislumbraba su santidad, al superar las tentaciones y conservar la virtud de la castidad. Elige consagrarse a Dios en la vida monástica en el monasterio de Jumieges, en Seine-Maritimes, Francia, donde demuestra conducta ejemplar en la oración, estudio y penitencia. Debido a su fama de varón justo, los habitantes de la diócesis de Orleáns solicitan que Euquerio sea su obispo, para ello acuden a Cados Martel (685?-741, vencedor de los árabes en Poitiers, Francia), quien aun sin ser monarca gobernaba como tal el territorio francés, y acepta la propuesta; así, el entonces monje pasa a ser obispo de la citada ciudad en el año 716. Realiza una encomiable labor episcopal y gana el aprecio de la feligresía, quien reconocía su santidad de vida, así como su amor a Dios y servicio al prójimo. Sin embargo, cuando el prelado se atreve a reprender a Martel --quien intervenía en los bienes de la Iglesia como si fuese dueño de los mismos-, el obispo es exiliado a Colonia, Alemania. En dicha ciudad se le recibe con entusiasmo como defensor del patrimonio eclesiástico, ya que a la iglesia del lugar se le habían fijado impuestos excesivos. Al darse cuenta Martel de la aceptación que tiene Euquerio, decide eliminado por medio de Roberto, el embajador de Lieja, a quien le ordena secuestrado y dejado en un alejado valle en Hesbaye, Bélgica. Pero el embajador, al reconocer los méritos del obispo, se hace su amigo y al atender la solicitud del santo, lo conduce a la abadía de Sanchinium, Saint Trond, en el citado país. Ahí, olvidado de todos, vive los últimos años de vida en extrema penitencia, austeridad y permanente oración, hasta dejar una herencia de santidad al morir en ese convento. Se dice que en su sepulcro sucedieron hechos milagrosos, por lo cual inicia su culto inmemorial.

 

SÁBADO 21

Santos: Pedro Damián, doctor de la Iglesia, y Severiano de Palestina, mártir. Beato Noel Pinot, mártir.

Vísperas I del domingo: 38 semana del Salterio Feria (Verde)

SAN SEVERIANO DE PALESTINA, del latín, Severianus, patronímico de Severo, "severo, austero, rígido" (siglo V). Mártir. Sus biografías parten de su nombramiento como obispo de Escitópolis, Palestina. Antiguas crónicas señalan su celo pastoral para atender su diócesis; procuró un clero con una conducta ejemplar; protegió el orden y decoro de cada templo y, sobre todo, la difusión de la Sagrada Escritura. Enfrentó con decisión las herejías y logró acrecentar la piedad entre su feligresía. Padeció las persecuciones del monarca pagano Teodosio (408-450) y propició el cumplimiento de los decretos del IV Concilio Ecuménico de Calcedonia efectuado en el año 451, en el cual, como tema principal, se delinearon estrategias para erradicar la herejía monofisita (secta que apoyaba que .Jesucristo sólo poseía una naturaleza: la divina, rechazando su naturaleza humana) de Eutiques (378-454, defensor del monofisismo), que en su tiempo se propagaba con celeridad en la Iglesia Oriental. Al paso del tiempo las conversiones a la fe cristiana fueron numerosas, así como el respeto y admiración hacia el prelado, por lo cual fue blanco de la persecución pagana y aprehendido por las tropas de Teodosio, quien ordenó que lo arrastraran hasta salir de su diócesis y torturarlo a golpes con un mazo. Provocándole la muerte. Considerando su piadosa vida y martirio, dio inicio su inmemorial veneración. Iconografía: antiguos textos en grabados lo representan con atavío episcopal, en el momento de su martirio, al ser golpeado por los paganos.

 

DOMINGO 22

VII DOMINGO ORDINARIO.

La cátedra de san Pedro apóstol.

Santos: Santa Isabel de Francia, religiosa. Beato Diego Carvalho, mártir.

BEATO DIEGO CARVALHO, abreviatura' de Santiago. "que Dios proteja" (1578?-1624). Mártir. Aunque no se conocen datos fidedignos de sus progenitores ni de su infancia, se sabe que era nativo de Portugal, entendiéndose su formación en los valores evangélicos, ya que ingresa en la Compañía de Jesús (jesuitas) en el año 1594, alrededor de los 16 años de edad. Cuando cursa el noviciado, se le envía a misionar a la India hacia 1600; se establece en Macao (entonces posesión portuguesa de la China Meridional), donde se ordena sacerdote y termina estudios de teología y filosofía. Por instrucciones superiores se traslada a Japón, a fin de evangelizar, tarea que desempeña hasta 1614, ya que por orden del emperador Tokugawa (dinastía japonesa de shogunes que reinó de 1603 a 1861), se le destierra de ese país junto con otros misioneros. Pese a las persecuciones continúa su misión en la entonces Cochinchina, actual Vietnam. Pasado el tiempo (1616) regresa en forma clandestina a Japón para continuar la difusión de la Palabra de Dios, en la cual tiene éxito sin ser descubierto. Demuestra su celo misionero al dar palabras de consuelo y guía espiritual a los atribulados mineros que trabajaban en condiciones infrahumanas. Sin embargo, se le descubre y aprehende; le hacen caminar entre la nieve en invierno, se le encarcela e injuria. Muere en la población japonesa de Sendai, al sumergírsele en agua helada. A este mártir, quien ofrendó su vida en aras de la fe, lo beatifica el beato Pío IX -1846-1878-(7 de febrero) el 7 de julio de 1867.

 

LUNES 23

Santos: Policarpo de Esmirna, mártir, y Juan de Stilo el Sembrador, Beata Rafaela Ybarra, Memoria (Rojo)

BEATA RAFAELA YBARRA, del hebreo, "Dios te ha sanado" (1843-1900). Fundadora. Nace y muere en Bilbao, España. Su familia poseía amplios recursos económicos, provenientes de la actividad industrial del padre de Rafaela. La joven Rafaela contrae nupcias y procrea hijos; no obstante, se da tiempo para observar la difícil situación económica que vive su país, la cual favorece la migración; por ello, a su ciudad llegan numerosos contingentes de obreros, jóvenes y mujeres de todas las edades en busca de trabajo. La sensibilidad de Rafaela y su amor a Dios, manifestado a través del servicio al prójimo, le permiten percatarse del gran peligro que existe en la urbe; los y las muchachas están expuestas a la explotación laboral y humana por parte de patrones sin escrúpulos. Sin descuidar sus deberes de esposa y madre, con sus recursos auxilia y socorre a gente sin trabajo, a los pobres y a los jóvenes que se encuentran desamparados en Bilbao, a quienes les busca un hogar seguro y un trabajo. En 1894, junto con otras piadosas damas, emprende la tarea de educar a niñas y a jóvenes, para lo cual adquiere un departamento; su misión era, según lo veían, ser como Ángeles Custodios de la niñez y juventud, de ahí el nombre de su fundación. En 1899 inaugura el Colegio Ángeles Custodios de Zabalbide (Bilbao), ahí establece la Casa Madre del recién formado instituto. Un año después, con su obra en constante expansión, fallece, y deja una estela de servicio y amor al prójimo. En la actualidad, su obra se extiende por toda España, Italia y América Latina. Nuestro recordado Siervo de Dios, Juan Pablo II (1978-2005) la beatifica el 30 de septiembre de 1984.

 

MARTES 24

Santos: Lucio y Montano de Cartago, mártires; Etelberto o Edilberto de Kent, rey, y Modesto de Tréveris, obispo. Feria (Verde)

SAN ETELBERTO O EDILBERTO DE KENT, variante anglosajona de Adalberto, del germánico, "el que brilla por la nobleza de su estirpe" (552?616). Rey. Esta biografía se conoce por los escritos del hagiógrafo (del latín, hagiographus, escritor de vidas de santos) san Beda el Venerable (25 de mayo), sin registrar datos de infancia y familia. Se ubica su nacimiento quizá en el año 552. Ocupa el trono de Kent, Inglaterra, en 590, siendo pagano. Se desposa con Berta, princesa católica, hija de Cariberto, rey merovingio; la joven acepta este enlace a condición de que su esposo le permitiera sus prácticas en honor al Dios verdadero. Puede decirse que Berta acercó a Etelberto a la fe cristiana, hasta entonces desconocida para él. Ejerce su gobierno en un tiempo de paz: asimismo, obtiene poder e inmensas riquezas desde el año 593, cuando desempeña el cargo de bretwalda o jefe de la Confederación Anglosajona, que reunía los reinos de Kent (Canterbury), Essex (Londres), Wessex y otros. Cuando el pontífice san Gregorio I Magno -590-604- (3 de septiembre) envía al obispo san Agustín de Canterbury (27 de mayo) a ocupar su diócesis para difundir el Evangelio en territorio inglés, Etelberto aprueba dicha evangelización en todo el reino. La predicación del citado obispo llega al corazón del monarca, quien solicita conocer la doctrina de Cristo y ser bautizado en unión con sus súbditos (597). Su conversión influye en beneficio de su gobierno, proclama leyes justas, mantiene el bienestar de sus gobernados, da auge a la religión y fomenta la piedad de los pobladores al propiciar la construcción de un templo; en general suprime el paganismo. Dona su palacio de Canterbury para edificar en ese sitio la catedral; ordena edificar monasterios en Rochester y Londres. Su reinado dura cincuenta y seis años, hasta su muerte; yace sepultado en la abadía de Canterbury. Los ciudadanos del lugar reconocieron en el monarca a un santo, por lo cual iniciaron su veneración inmemorial; es reconocido como el primer rey cristiano de los ingleses.

 

MIÉRCOLES 25

MIÉRCOLES DE CENIZA

Santos: Beato Sebastián de Aparicio, religioso. Santos Luis Versiglia y Calixto Caravario, protomártires salesianos. (Morado)

BEATO SEBASTlÁN DE APARICIO, del griego, "venerable” (1502-1600). Religioso. Nace en Gudiña (Galicia, España), sus padres eran prósperos campesinos y comerciantes, así como transportistas en carreta y ganaderos. Educado en las virtudes cristianas y el amor al trabajo. Después de hacer estudios elementales, con la bendición de sus padres marcha a trabajar a otros lugares para ayudar a su familia y reunir la dote de sus dos hermanas (1517). Al tener noticias de la prosperidad económica que sus compatriotas obtenían en el Nuevo Mundo, zarpa y llega a Veracruz (México) en 1533; se establece en la ciudad de Puebla (1535), donde se dedica a la agricultura y al comercio. Al darse cuenta de las necesidades de los habitantes de la región les construye un arado (el primero en estas tierras), para agilizar la siembra; asimismo, enseña a domar y domesticar toros y caballos y simplifica las pesadas faenas con la construcción de las primeras carretas. La Historia de México le reconoce haber construido las primeras carreteras en el país, hacia Puebla, Veracruz, Querétaro, Oaxaca y Zacatecas. Su fama y fortuna eran vastas, no menos que su generosidad y amor al prójimo, lo cual le hace fundar escuelas de artesanías para los indígenas y albergues para los necesitados. Para proteger a una humilde muchacha, se casa con ella y al quedar viudo (1573), dona sus cuantiosos bienes a los indígenas que le rodeaban. Como frecuentaba a los franciscanos en Tlalnepantla (Estado de México), decide regalar una parte del dinero que le quedaba a las religiosas clarisas, a quienes sirve como portero y mandadero. Siente el llamado e ingresa en la tercera orden franciscana (1577) como hermano lego; se le envía a Tecali (Puebla), ahí es hortelano, cocinero y sacristán. A su regreso a la ciudad de Puebla, en sus carretas recorre la mayoría de las regiones aledañas a esta localidad. Vive hasta el último momento en la oración y verdadero ejemplo, sobre todo de caridad y humildad. Los frailes le atestiguan frecuentes éxtasis, se le atribuyen hechos milagrosos en vida, por lo cual se le considera taumaturgo. Muere en la ciudad de Puebla (México), donde se conserva su cuerpo incorrupto desde 1602; se le coloca en urna de plata en su capilla de la Iglesia de san Francisco. Pío VI (1789) lo beatifica. Iconografía: con hábito en actitud orante y una carreta a su lado. Protector de conductores de vehículos y caminantes. Nota: El proceso para declarar santo a este beato continúa vigente en la actualidad, por lo cual si por su intercesión se obtiene algún milagro, es importante comunicarlo a las autoridades eclesiásticas, para así contribuir a su canonización.

 

JUEVES 26

Santos: Leandro de Sevilla, obispo; Paula Montal, fundadora, y Néstor de Magydos, mártir. Feria (Morado)

SAN LEANDRO DE SEVILLA, del griego, "el hombre león" (536/540?-600). Obispo. De origen español, nace en Cartagena; sus padres pertenecieron a la nobleza, de su madre sólo se conoce que no era católica -posteriormente convertida-, su padre Severiano sí profesó la fe cristiana. Desde la niñez manifiesta facilidad para hablar en público, es desenvuelto y de buen carácter. Debido a la invasión bizantina a la península ibérica, la familia radica en Sevilla desde el año 568, donde tiempo después mueren sus padres. En la juventud se hace cargo de sus tres hermanos, quienes también son santos: Isidoro, arzobispo de Sevilla (26 de abril), Fulgencio, obispo de Écija (16 de enero) y Florentina, abadesa (20 de junio). Al sentir el llamado de Dios ingresa en un convento sevillano, en el cual hace vida monástica en constante penitencia, oración y estudio de la Sagrada Escritura. Hacia el año 577, por su piedad y amplia cultura, clero y pueblo le confieren el cargo de obispo de Sevilla. Realiza intensa misión pastoral para obtener la conversión al cristianismo a las tribus visigodas invasoras de su país, combate las herejías y obtiene numerosas conversiones entre los seguidores del arrianismo (herejía de Arrío, que negaba la unidad y consubstancialidad de las tres personas de la Santísima Trinidad). Logra convertir al cristianismo al monarca sevillano san Hermenegildo (13 de abril), lo cual origina su destierro por orden del rey Leovigildo. Efectúa un viaje a Constantinopla, actual Estambul, ahí conoce a quien a la postre será el pontífice san Gregorio I Magno -590-604-(3 de septiembre), a quien lo liga una entrañable amistad y deja escritos sobre la misión de Leandro. Al regresar a su patria (586) se entera del arrepentimiento de Leovigildo y su solicitud a fin de que convierta a su hijo Recaredo, quien asume el trono de España y con ello todos sus habitantes profesan la fe católica. En 598 preside el III concilio de Toledo y al año siguiente el concilio provincial de Sevilla. Establece una escuela de artes, teología y cultura en la misma ciudad. Difunde el rezo del Credo niceno, que aún se recita en la Asamblea Eucarística dominical. Entre su obra literaria se citan: Escritos de carácter litúrgico, Cartas, Homilía en alabanza a la Iglesia, De Institucione virginum, etc. Los últimos años de vida padece varias enfermedades, hasta su deceso en la sede episcopal. Le sucede en la misma su hermano san Isidoro. Su culto es inmemorial. Iconografía: con atavío común de los obispos, en sus manos un pergamino con la leyenda: Credite, o gothi, consubstantialem Patri, alusivo a su defensa del dogma de la Santísima Trinidad.

 

VIERNES 27

Santos: Gabriel de la Dolorosa, religioso, y Ana Line, mártir. Beata Francisca Ana de los Dolores de María, fundadora. Feria (Morado)

BEATA FRANCISCA ANA DE LOS DOLORES DE MARÍA, del italiano antiguo, "franco". "francés", y del hebreo, "la benéfica", respectivamente (1781-1855). Fundadora. Oriunda de la población española de Sencelles, Mallorca, Baleares. No se conocen datos de su familia; su nombre era Ana Cirer Carbonell. Desde niña se dedica a las faenas hogareñas. Se deduce que se le inculcó la fe católica, aunque no asistió a la escuela y permaneció iletrada. Fue incomprensible cómo la niña entendió el catecismo; además de que en la adolescencia lo impartió a otros niños quienes, aun sin noción alguna de la pedagogía, entendían a la perfección la doctrina impartida por ella. Participa en la parroquia de su tierra natal en diversas actividades pastorales con jóvenes, y atiende pecadores arrepentidos que acudían a ella en busca de alivio espiritual. Después de fallecer su madre y sus tres hermanos, ingresa como terciaria franciscana (actual orden Franciscana Seglar) en 1798, debido a que su padre no le permite integrarse a la vida religiosa en un convento. Al morir su progenitor (1821) queda sola y desde entonces su vocación hacia Dios se acrecienta y con mayor fervor se entrega a la penitencia, oración y auxilio a los necesitados. Al correr el tiempo y pese a sus 70 años (1851) funda en su casa una comunidad a la que da el nombre de Hermanas de la Caridad, y la dirige con paciencia, afecto y prudencia; desde entonces toma el nombre con el que se le conoce. Numerosos coterráneos dan testimonio de su vida ejemplar, además de sus éxtasis y levitaciones, por lo cual le dan el título de la Santa de Sencelles, hasta que fallece en la tierra que la vio nacer. El Siervo de Dios, Juan Pablo II (1978-2005) la beatifica el 1 de octubre de 1989; en la homilía de la ceremonia de beatificación expresa de ella: "Escogió la pobreza y excluyó la riqueza del proyecto de su vida cristiana y consagrada, porque sabía que podía apartarla de Dios".

 

SÁBADO 28

Santos: Román y Lupicino de Condat, ermitaños; Hilario I, papa y Augusto Chapdelaine y compañeros, mártires.

Vísperas I del domingo: a semana del Salterio Feria (Morado)

SAN AUGUSTO CHAPDELAINE y COMPAÑEROS, del latín, "venerable, sublime, divino, augusto" (1856). Mártires. Nace en La Rochelle, Francia, se desconocen particularidades de su niñez y familia; hijo de fervorosos padres católicos. De su progenitor hereda el sentido de responsabilidad y tenacidad, ya que éste, en la época posterior a la Revolución Francesa (1789-1799), proporciona refugio a los sacerdotes y apoya a los católicos. En su juventud se despierta en su corazón la vocación al sacerdocio, pero tiene que colaborar en la economía familiar y trabajar en faenas campesinas. Después de los 20 años de edad, inicia estudios eclesiásticos en el seminario francés de Coutances, los termina y recibe la ordenación en 1843. Una vez en el ejercicio de su ministerio, define ser misionero. Para ello espera varios años a fin de integrarse en el seminario de Misiones Extranjeras de París (1851). Más adelante viaja en misión hacia Kwuantung y Kwangsi (China), donde ya se desarrollaba misión evangelizadora desde 150 años atrás. Un segundo viaje lo conduce a la provincia China de Kweitschu, ahí se reúne con un compañero de excepcionales cualidades, quien lo instruye sobre el idioma y costumbres del lugar. Mientras tanto, se estructura en Kwangsi un grupo de católicos (1855), basándose en la piadosa intervención de un predicador laico; estos nuevos fieles localizan al padre Chapdelaine y una vez reunidos, el sacerdote los prepara para ser bautizados; eran casi 180 catecúmenos. Un año después, se desata la persecución de los paganos contra los cristianos, es capturado, enviado ante el mandarín del distrito y acusado de agitar a la población. Se le exige negar su fe cristiana, a lo que contesta: "Ya que mi religión es la auténtica no puedo renunciar a ella. Yo exhorto a la humanidad que no conoce a Cristo, a practicar el bien para que, de esta manera, puedan ganarse la dicha en el cielo". Por emitir tal respuesta es torturado; sin embargo, el sacerdote soporta el maltrato; herido y ensangrentado lo encadenan de forma que no pueda moverse, así permanece en silencio, hasta que a la mañana siguiente muere decapitado y su cadáver sirve de alimento a los animales. Compartieron su martirio los jóvenes cristianos Inés Tsau-Kong y Lorenzo Pei-Mu. El 1 de octubre de 2000, el Siervo de Dios Juan Pablo II (1978-2005) canoniza al padre Chapdelaine, en unión con otras 119 víctimas de la persecución religiosa en China