Búsqueda de algún Santo de este mes...

Dom

Lun

Mar

Mié

Jue

Vie

Sáb

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

25

26

27

28

29

30

31

 

 

SANTORAL ENERO DEL 2007

 

 

 

 

 

 

 

LUNES 1

Santos: Santa María Madre de Dios. Santos Odón de Cluny, abad, y José María Tomassi, cardenal.

SAN ODÓN DE CLUNY, del germánico, variante de Otón, "dueño de señorío" (942). Abad. Originario de Maine, Francia. De sus orígenes sólo se sabe que fue hijo de Abbón, un destacado y docto hombre, quien lo instruyó en las primeras letras, y en las virtudes cristianas. En su adolescencia, también su progenitor le enseñó las letras humanas, y fue ejemplar discípulo suyo. A los diecinueve años decidió consagrar su vida a Dios, para lo que se hizo la tonsura (corte de pelo en forma de círculo en la parte superior de la cabeza que se empleó en la antigüedad para señalar la vocación clerical). Fue nombrado canónigo de la iglesia de Tours. Viajó a París, donde estudió teología y letras sagradas. Retornó a Tours y voluntariamente se encerró en una celda estrecha, dedicado día y noche a la oración contemplativa y a profundizar en los libros sagrados. Al conocer la regla de san Benito, determinó dejar el mundo para vestir el hábito benedictino en el monasterio de Baume, perteneciente a la diócesis de Besanzón. En ese lugar destacó por su piedad y vastos conocimientos, y en él se ordenó de sacerdote para ocupar el cargo de abad; dirigió a la comunidad con tal prudencia y santidad que, enterado el sumo pontífice de su inteligencia, le encomendó importantes asuntos eclesiásticos. Viajó tres veces a Roma, a la cual liberó de la opresión de Alberico. Edificó monasterios en la Ciudad Santa, Soppenton, Salerno y Pavía, entre otras poblaciones. Autor de Conferencias, Sermones e Himnos. Se le atribuye haber instituido la devoción a las ánimas del purgatorio. Su muerte, con fama de santidad, ocurrió en Roma, y fue sepultado al lado del sepulcro de san Martín de Tours (11 de noviembre), a quien tuvo especial devoción. Su culto es inmemorial.

 

MARTES 2

Santos: Basilio Magno de Cesárea y Gregorio Nacianceno, Padres de la Iglesia. Beata Estefanía Quinzani, virgen.

SAN BASILIO MAGNO DE CESÁREA, del griego, "regio" (330-379). Padre de la Iglesia. Nació en Cesárea de Capadocia, en acaudalada familia cristiana. Sus padres lo formaron en las virtudes y la cultura. En su vida espiritual, su abuela santa Macrina fue la principal educadora. A partir de su adolescencia cursó estudios superiores en Atenas y Constantinopla. Tiempo después se retiró a la soledad del desierto en Egipto, Siria, Mesopotamia y Palestina, donde hizo vida ascética dedicado a la oración, al estudio de la Sagrada Escritura y a perfeccionar su espiritualidad. A los veintiséis años fue bautizado, y se consagró a difundir la palabra de Dios. Se distinguió por su elocuencia, por la que logró numerosas conversiones. Estableció monasterios en el Ponto (antiguo reino de Asia Menor), para los cuales escribió las Constituciones correspondientes, consideradas los primeros escritos reguladores de la vida monástica. Entre su obras literarias están Sobre el Espíritu Santo, Reglas morales, Homilías, Sermones y Epístolas. Fue designado obispo de Cesárea, cargo en el que trabajó en intensa actividad pastoral, teológica y política. Se enfrentó al arrianismo e hizo reformas en el clero para evitar la simonía (comercio ilícito de los objetos sagrados). Dedicó su vasta herencia a obras de beneficencia para la atención de los ancianos y las clases marginadas de su diócesis. Con cariño expresaba: "El pan que no necesitas es el pan que le falta al pobre". Su muerte, con olor a santidad, ocurrió en su diócesis; el pueblo comenzó su veneración, que se extendió en el Oriente. Iconografía: con atuendo episcopal de Oriente, palio, cruz de tres travesaños, evangeliario y una paloma en alusión a haber sido inspirado por el Espíritu Santo

 

MIÉRCOLES 3

El Santísimo Nombre de Jesús.

Santos: Genoveva de París, virgen, y San Antero I. papa.

SAN ANTERO I, del griego, "adversario de Eros" (236). Papa y mártir. Era griego. No se conocen datos anteriores a su elección pontificia en 235, en el orden diecinueve de la cronología. Dio instrucciones a fin de que las reliquias de los mártires fuesen recogidas y conservadas en la iglesia en un sitio para el propósito. Padeció el martirio víctima del emperador Máximo, bárbaro de Tracia.

 

JUEVES 4

Santos: Rigoberto de Reims, obispo; Zedíslava Lemberk, laica, Ángela de Foligno, viuda.

SANTA ÁNGELA DE FOLIGNO, del griego, "mensajera de Dios" (1248-1309). Viuda. Su nacimiento y muerte ocurrieron en Foligno, Italia. Su familia poseía vastos recursos, por lo cual tuvo infancia y juventud con comodidades y lujos que la hicieron vanidosa y alejada de Dios. Muy joven contrajo nupcias con acaudalado caballero, quien por ello aumentó sus riquezas. En su matrimonio procreó varios hijos; pese a todo, Ángela se sentía vacía interiormente. Casi al mismo tiempo fallecieron su madre, esposo e hijos, cuando tenía treinta y cinco años. Con inmensa pena por las irreparables pérdidas, se acercó a Dios; visitaba los templos, y en una ocasión escuchó predicar al sacerdote franciscano Arnaldo; entonces rectificó su equivocada conducta. Arrepentida, hizo una confesión general de su vida y se hizo terciaria franciscana seglar. Peregrinó a Asís y, al parecer, en una visión el seráfico santo le indicó vender todas sus pertenencias, donar el dinero a los necesitados y dedicarse a meditar en la pasión de nuestro Señor Jesucristo. Se dice que era tan grande su amor por el crucificado, que toda vez que veía la imagen doliente de Cristo quedaba en éxtasis; asimismo, en la santa misa veía al Redentor en la hostia consagrada. Ha sido llamada "la mística de la Pasión", por ser muy numerosas sus experiencias de este tipo. En su Autobiografía expresa: "Tuve que atravesar muchas etapas en el camino de la penitencia y conversión... convencerme de lo grave y dañino que es el pecado..., de la gran misericordia que Dios tiene para con el pecador... Para tratar de vivir en continua y afectuosa comunicación con Dios". Dejó escritos plenos de espiritualidad, por lo que se le otorgó el título de "maestra de teólogos". Con su ejemplo de humildad, paciencia y pobreza, logró conducir muchas almas al camino de la salvación. Sobre su sepulcro se atestiguaron hechos milagrosos. El papa Clemente XI aprobó el culto para ella el día 30 de abril de 1707. Iconografía: arrodillada ante el altar recibe la sagrada hostia de manos de un ángel.

 

VIERNES 5

Santos: Telésforo, papa y mártir, y Juan Nepomuceno Newman, obispo. Beata Marcelina Darowska. Fundadora.

BEATA MARCELINA DAROWSKA, del latín Marcelo, diminutivo de Marcus, o sea, Marco (1827-1911). Fundadora. Nació en Szulaki, Ucrania, en el seno de una familia terrateniente. Desde pequeña destacó por su piedad y continua oración, virtudes por las cuales decidió dedicarse a la vida religiosa; sin embargo, en el lecho de muerte de su padre prometió que contraería matrimonio para preservar el linaje; se casó con Karol Darowski, con quien procreó dos hijos. Enviudó después de tres años de matrimonio, y murieron sus hijos, por lo cual pudo ingresar en un convento. Viajó a Roma, donde conoció al padre Hieronim Kajsiewicz (quien se convirtió en su director espiritual) y, por medio de él, a Josephine Karska, quien ya tenía la idea de fundar una congregación dedicada a la formación integral de la mujer; éste fue el inicio de la Congregación de las Hermanas de la Inmaculada Concepción de la Bendita Virgen María. Al morir sor Josephine, Marcelina asumió el cargo de superiora. Trasladó a su país natal la sede de la congregación, y en Jazlowiec, Ucrania —donde radicaría el resto de su vida—, fundo la primera escuela para niñas, a la cual convirtió en un importante centro cultural y espiritual. Su carisma se basaba en el renacimiento y la consolidación de la familia sobre las bases del amor, el respeto y la oración, y en fincar sólidas bases morales en la sociedad. Las escuelas que fundó anexas a los monasterios eran gratuitas. En los cincuenta años que fue abadesa fundó siete conventos, con igual número de escuelas. Dejó herencia de oración, amor al prójimo, y formación académica y religiosa. La beatificó en 1996 Juan Pablo II.

 

SÁBADO 6

Santos: Melanio de Rennes, obispo; Carlos de Sezze, religioso; y Julián v Basilisa de Antioquía, mártir y esposa.

SANTOS JULIÁN MÁRTIR Y BASILISA DE ANTIOQUÍA, del latín, patronímico de Iulius, "Julio", y del griego, "reina", respectivamente (siglo IV). Originarios de Antioquía, Siria. No se sabe más que en su juventud contrajeron nupcias e hicieron de común acuerdo voto de castidad. Tiempo después murieron los padres de los castos esposos, quienes les heredaron inmensa fortuna y haciendas, que éstos vendieron para repartir el dinero entre los más necesitados. Edificaron monasterios y hospitales, donde dieron testimonio de amor y servicio al prójimo, además de ilustrar en la fe de Cristo a quienes los rodeaban; con esto obtuvieron numerosas conversiones. En esa época los cristianos eran perseguidos tenazmente por el pagano Diocleciano (284-305); pese a todo, continuaron sus obras de caridad, hasta que Basilisa entregó su alma al Creador sin sufrir el martirio. Poco después, Julián fue aprehendido por la tropa de Marciano, quien mandó quemar su casa; cargado de cadenas tuvo que recorrer la ciudad para ejemplo de quienes pretendieran profesar la doctrina de Cristo. Se dice que, cuando se le estaba juzgando, pasó un cortejo fúnebre y Julián devolvió la vida al
difunto, lo cual irritó a los paganos, quienes, enardecidos, lo hicieron padecer múltiples tormentos, hasta ultimarlo por decapitación. Su culto es inmemorial. Iconografía: los esposos con vestimenta de la época atendiendo a enfermos.

 

DOMINGO 7

LA EPIFANÍA DEL SEÑOR

Santos: Raimundo de Peñafort, presbítero, y Canuto Lavard, mártir.

SAN RAYMUNDO DE PEÑAFORT, del germánico, "protección del consejo divino" (1175-1275). Presbítero. Nació en el castillo de Peñafort (Barcelona, España). Perteneció a la nobleza. No se tiene noticia de su infancia ni de detalles familiares, pero se supone que se formó en las virtudes cristianas y que tuvo bases académicas excelentes, pues, se dice, a los veinte años de edad era profesor en un colegio y escribiente en la catedral de su ciudad natal. En la universidad de Bolonia fue maestro en jurisprudencia; aquí obtuvo el doctorado en derecho. Ingresó en la orden dominica, en la cual profesó y recibió el presbiterado. Integró la embajada pontificia del cardenal de Sabina en la península ibérica, para aplicar los decretos lateranenses, fortalecer la unidad de la Iglesia y unificar la liturgia. Por su brillante inteligencia y conocimientos, fue capellán, asesor personal y confesor de Gregorio IX (1227-1241), además de penitenciario pontificio. Pese a su alto rango, nunca descuidó la atención a los necesitados, quienes lo llamaban el "padre de los pobres". Por esta época participó en la fundación de la orden mercedaria; poco después, con la salud quebrantada, se retiró a su convento de Barcelona. Ocupó el cargo de maestro general de su orden, a la cual proporcionó unas Constituciones fijas y estables, además de fortalecer el aspecto docente proporcionando la debida formación a los frailes para que predicaran correctamente. Los últimos treinta y cinco años de su vida, desligado de cargo de gobierno, se dedicó a la atención de los problemas, tanto de los más humildes feligreses hasta los del rey y la corte, desde su vida de austeridad en su celda de la ciudad condal. Su obra literaria comprende Summajuris canonici, Summa de casibus, Summa de paenitentia, entre otras; por encomienda del pontífice Gregorio IX compiló las Decretales, cuyo contenido son los decretos pontificales de los concilios. Murió en Barcelona. Fue canonizado por Clemente VIII en 1601. Iconografía: con hábito y una llave emblemática de su actividad de penitenciario. Protector de magistrados, jurisconsultos y canonistas.

 

LUNES 8

El Bautismo del Señor.

Santos: Apolinar de Hierápolís, obispo, y Severino de Austria, abad.

SAN APOLINAR DE HIERÁPOLIS, del griego, "consagrado a Apolo" (siglo II). Obispo. Se sabe de él por su elección episcopal en Hierápolis, antigua provincia de Turquía. Al parecer, destacó como polemista defensor de la fe y por haber dirigido una obra al emperador Marco Aurelio (121-180) cuyo contenido expresaba en claros términos la defensa de los cristianos; en ella dejó constancia de que la oración es más poderosa que las armas, en virtud de que con las plegarias de los militares cristianos de su ejército se logró vencer a las tropas paganas. No se saben la forma y la fecha exacta de su deceso. Su culto se pierde en la memoria de los tiempos.

 

MARTES 9

Santos: Julián de Antioquía, mártir; Adrián de Canterbury, abad, y Andrés Corsini, obispo.

SAN ADRIÁN DE CANTERBURY, del latín, "originario de Hadria", antigua ciudad italiana (710). Abad. Originario del norte de África. No se conocen particularidades de su infancia y familia. Los datos conocidos fueron escritos por san Beda el Venerable, y empiezan con su desempeño como abad en el monasterio de Nérida (Latium, isla en la costa oeste de Italia). Cuando el pontífice Vitaliano (657-672), conocedor de su piadosa vida, le propuso ocupar la sede episcopal de Canterbury, Inglaterra, Adrián la rechazó por humildad; en su lugar fué elegido obispo Teodoro, con quien colaboró y le encomendó hacerse cargo de la abadía de San Agustín, en Canterbury. Ahí realizó una importante misión pastoral; además de formar a sus monjes en las virtudes cristianas, les impartió materias humanísticas, para ampliar su cultura, y les enseñó latín y griego. Su abadía gozó de fama por la escuela en que se había constituido y la vasta formación de los religiosos, que, por generaciones, misionaron en el territorio inglés. Dejó una estela de santidad y sabiduría a su muerte, acaecida en su monasterio. Al parecer, después de ochenta años, su cadáver fue exhumado, y se le encontró incorrupto.

 

MIÉRCOLES 10

Santos: San Guillermo de Bourges, abad. Beatos Gregorio X, papa, y Leonia Francisca de Sales, fundadora.

BEATA LEONIA FRANCISCA DE SALES, del italiano antiguo, "franca", "francesa" (1844-1914). Fundadora. Nació en Sézanne (Francia). Aprendió las primeras letras en su pueblo natal; posteriormente sus padres la enviaron al monasterio de la Visitación, en la ciudad de Troyes. Pese a sus deseos de permanecer en el convento, por obediencia regresó a su hogar, donde su padre insistió en casarla; sin embargo, convenció a su padre de permanecer soltera. Visitó las fábricas de Sézanne, donde se percató de las condiciones en que trabajaban las mujeres. Ahí tuvo lugar su encuentro con el sacerdote Louis Brisson, a quien había conocido en la Visitación, el cual había fundado las Obras para las trabajadoras jóvenes, poniéndolas bajo la protección de san Francisco de Sales, donde se les brindaba formación en las virtudes cristianas y educación para evitar abusos de los jefes; asimismo, se les proporcionaba habitación y comida. Tomó los hábitos y tres años después emitió sus votos; en el mismo año se fundó la congregación de Oblatas de San Francisco de Sales, de la cual sor Francisca fue la primera superiora. Viajó a París, donde fundó un colegio para jóvenes adineradas; ahí permaneció quince años, en los cuales no estuvo exenta de envidias y calumnias, de las cuales salió victoriosa dada su fe en el Señor. Fue designada nuevamente superiora, cargo que desempeñó hasta su muerte. Su obra se extendió por Sudáfrica, Ecuador, Suiza, Austria, Inglaterra e Italia. El papa Pío X aprobó sus Constituciones, en 1911. Falleció en Perusa, Italia. Juan Pablo II la beatificó en 1992.

 

JUEVES 11

Santos: Higinio, papa y mártir; Tomás de Cori, presbítero, y Teodosio el Cenobiarca de Turquía, abad.

SAN TEODOSIO EL CENOBIARCA DE TURQUÍA, del griego, "dádiva de Dios" (424-529). Abad. Oriundo de Capadocia (Turquía). Se desconocen detalles de su infancia y familia. Es sabido que desde su juventud se retiró a lugares solitarios para dedicarse a la oración y el estudio de la Sagrada Escritura. Algunas crónicas indican que, junto con san Sabás, organizó la vida religiosa en comunidad (cenobítica); de ahí que fue conocido como el Cenobiarca. Estableció varios monasterios, entre los cuales destacó el de Kathisma (Palestina), de amplias dimensiones, donde formó numerosos monjes, quienes, además del estudio, oración y penitencia, realizaron vasta misión evangelizadora y servicio asistencial. Dicha construcción contó con tres hospitales, casas-asilo para ancianos menesterosos y cuatro templos para las devociones de griegos, tracios, armenios y todo aquel que deseaba encontrar la paz en un ambiente de oración. Se dice que Dios lo dotó con el don de realizar hechos milagrosos. Dejó una herencia de caridad y servicio al prójimo al morir en su abadía, habiendo sobrepasado los cien años. Su culto es inmemorial. Iconografía: con burda túnica, atendiendo a los menesterosos.

 

VIERNES 12

Santos: Arcadio de Mauritania, mártir; Benito Biscop, abad, y Tigrío y Eutropio, mártires.

SANTOS TIGRIO y EUTROPIO. "En Constantinopla, la conmemoración de los santos Tigrio, sacerdote, y Eutropio, lector, quienes, en tiempos del emperador Arcadio, habiendo sido acusados falsamente de haber provocado el incendio que consumió la catedral y el senado, como un acto de venganza por el destierro de san Juan Crisóstomo, sufrieron el martirio bajo Óptalo, prefecto de la ciudad, quien practicaba supersticiosamente la adoración de los falsos ídolos y era acerbo enemigo de la religión cristiana". Esto hace suponer que los dos santos murieron juntos. En realidad, si bien es seguro que Eutropio, joven de gran apostura y de vida irreprochable, perdió la vida en la brutal tortura a la que ambos fueron condenados, parece que el sacerdote Tigrio sobrevivió a ella. El Diálogo, comúnmente atribuido a Paladio, nos informa que Tigrio después fue desterrado a Mesopotamia. Tigrio era un eunuco y antiguo esclavo, a quien san Juan Crisóstomo amaba mucho por su bondad y caridad. El objeto de la tortura, en la que, además de la flagelación y el potro, se aplicaron antorchas encendidas a las partes más sensibles del cuerpo de las víctimas, era obtener informaciones sobre los autores del incendio; pero ninguno de los mártires pronunció una sola palabra que pudiera comprometer a otros.


SÁBADO 13

Santos: Glafira, virgen, Hilario de Poiters, doctor de la Iglesia; Domingo Phan Tong y compañeros, mártires.

SANTA GLAFIRA, de origen italiano y nacida de padres cristianos, había sido dedicada al servicio de la casa del emperador Licinio. Éste, cuñado de Constantino, quiso expulsar del palacio a todos los cristianos, pero, seducido por la belleza de Glafira, le hizo proposiciones deshonestas. Glafira, después de haberlo resistido, hizo saber esta tentativa a la emperatriz Constancia Augusta. Con la ayuda de Constancia, Glafira se disfrazó de hombre y pudo salir del palacio. Fue a ponerse bajo la protección de Basilio, obispo de Amasea del Ponto. Licinio llegó a saber el lugar donde se escondía Glafira. Furioso, dio órdenes de que trajeran encadenados a la muchacha y al obispo, su protector. Pero antes de que esta orden pudiera ser ejecutada, Dios había sacado de este mundo a su fiel servidora

 

DOMINGO 14

Santos: Macrina de Casarea, viuda, y Félix de Nola, presbítero. Beato Odorico de Pordenone, presbítero. Solemnidad

BEATO ODORICO DE PORDENONE, del germánico, "poderoso en la riqueza" (1265-1331). Presbítero. Oriundo de Villanova de Pordenone, Italia. Se ignoran datos de su familia, infancia y educación. Sólo se sabe que en el año 1300 ingresó en la orden franciscana y se convirtió en ermitaño. Después de algunos años predicó en la región de Udine (norte de su país), logrando numerosas conversiones por la vehemencia de sus palabras y su fe. Hasta nuestros días ha llegado la descripción de la forma con que el padre Odorico llevaba a cabo su misión: "... humilde en extremo y penitente, riguroso y silencioso... se vestía de túnica marrón, caminaba descalzo y se alimentaba de pan y agua". En 1316 inicia su labor en Asia, la cual desempeña durante treinta y tres años. Llega a China y entra a la corte del gran Khan, en Pekín. Predica la fe de Cristo en China y el Tibet, donde bautiza a más de veinte mil personas. Por mandato de sus superiores regresa a Italia y reseña al papa Juan XXII (1316-1334) sus viajes y logros, los cuales motivan a otros misioneros a evangelizar el lejano Este. El padre Pordenone murió en su convento de Udine, antes de que regresaran los misioneros, quienes notificaron que recibieron múltiples testimonios de los favores recibidos a través de la intercesión de Odorico Pordenone. Su culto se aprobó en 1755. Su cuerpo reposa en la iglesia del Carmen, en Udine.

 

LUNES 15

Santos: Macano el Viejo, ermitaño; Arnoldo Janssen, fundador, y Mauro y Plácido de Roma, monjes.

SANTOS MAURO Y PLÁCIDO DE ROMA, del latín, "procedente de Mauritania", y del latín, "plácido, suave, tranquilo", respectivamente (511-583). Monjes. En la obra Diálogos, escrita por san Gregorio Magno, pontífice en los años 590-604, se dejó constancia fidedigna de la existencia y misión de estos dos monjes romanos. Aun con escasos datos, se ha hilvanado la biografía, sin detalles. Se sabe que Evicio y Tértulo, padres del joven Mauro y del niño Plácido, respectivamente, entregaron a sus hijos para formarse en los valores de Cristo y en las letras al abad san Benito de Nursia. Ambos procedían de piadosas y nobles familias quienes confiaron en que la tutela del santo abad los hiciera madurar en la fe, lo que con el tiempo se hizo realidad. Estos dos discípulos fueron ejemplo de obediencia y piedad. Mauro, el colaborador más cercano del maestro, perseverante en la oración, percibía cuando el espíritu del mal se presentaba para perturbar la paz del monasterio y lo combatía; a su vez era encargado de la disciplina entre los religiosos. Plácido estuvo unido a su mentor por sus virtudes; participó en oración al lado de Benito cuando éste hizo brotar agua de una roca para surtir a tres conventos que carecían de ella; en ocasiones permanecía en éxtasis con él durante la vigilia de oración, en la montaña. Un pasaje que destaca fue cuando Plácido, al sacar agua del lago, cae por accidente, y es arrastrado por la corriente; Benito envía a Mauro a salvarlo y éste milagrosamente corrió sobre las aguas. Muchos hechos prodigiosos realizaron estos dos santos monjes, en los cuales se manifestó la acción divina y la guía terrena de su padre espiritual. Poco se sabe de los últimos días de estos primeros monjes benedictinos (Plácido implantó la orden en Francia y Mauro en Sicilia, Italia; es posible que hayan fallecido en sus monasterios con estela de santidad. Su culto es inmemorial. Iconografía: vestidos con sayal y capucha, Mauro lleva un báculo de abad y una muleta: es protector de los que padecen gota.

 

MARTES 16

Santos: Marcelo I, papa, y Fulgencio de Sevilla, obispo. Beato Gonzalo de Amarante, religioso.

BEATO GONZALO DE AMARANTE. Dominico (1259). De los incidentes en la vida del beato Gonzalo, hijo de una noble familia portuguesa, no nos inspiraron gran confianza la sobriedad de juicio de su biógrafo. Éste empieza su libro contándonos que, al ser bautizado, el recién nacido fijó los ojos con gran amor en un crucifijo. Una vez ordenado sacerdote, cedió a un sobrino suyo el rico beneficio que le tocaba y emprendió una peregrinación de catorce años a tierra santa. Al regresar, su sobrino lo repudió y le azuzó a los perros, como si se tratara de un malhechor. Gonzalo se sintió inclinado por divina inspiración a ingresar en la orden de los dominicos, cuyo oficio empezaba y terminaba con el Avemaría. Entró, pues, en la orden de Santo Domingo. Los superiores le permitieron vivir como ermitaño, y el beato construyó casi sin ayuda un puente sobre el río Tamega. Cierta vez en que los labradores que le ayudaban no tenían vino, el beato al temer que por esta razón dejasen de trabajar, se puso en oración y al punto brotó vino de una roca. En otra ocasión, al terminarse las provisiones, Gonzalo llamó a los peces, los cuales saltaron a la ribera, como sí se disputaran el privilegio de ser comidos por tan justa causa. Igualmente leemos que, "predicando una vez al pueblo, para hacer comprender a su auditorio los efectos de las censuras de la Iglesia, excomulgó al pan de una canasta, que se corrompió como por encanto. Después, para mostrar que la Iglesia recibe en comunión a los que se arrepienten humildemente, levantó la excomunión a la canasta, y los panes recobraron su color y sabor". Es de temer que la leyenda haya sustituido en gran parte a la historia, en esta biografía. El beato Gonzalo murió el diez de enero, pero los dominicos celebran su fiesta en este día. Su culto fue aprobó en 1560.

 

MIÉRCOLES 17

Santos: Antonio de la Tebaida, abad; Sulpicio el Piadoso de Antioquia, obispo, y Julián Saba el Viejo, ermitaño.

SAN JULIÁN SABA EL VIEJO, del latín, patronímico de Iulius, "Julio" (377). Se desconocen datos biográficos pormenorizados. Vivió en las riberas del río Eufrates, en la antigua Mesopotamia (parte del territorio actual de Irak) como ermitaño. Fue tal su ejemplar vida ascética y de oración que significó un momento crucial en la tradición ascética Siria. Con él —y gracias a él—, inicia la edad de oro de los ascetas sirios que vivieron en pilares, en jaulas, en árboles, o en otras formas notablemente dramáticas de ascesis. Sus contemporáneos y discípulos afirman que Dios lo bendijo con el don de a Inedia, término procedente del latín (in = no y edo = comer) que designa una abstinencia más o menos prolongada de alimentos; san Julián sólo tomaba una sola refacción semanal, los domingos. Fundó una comunidad monástica en la región de Edesa. Escribió más de cuatrocientos himnos, donde describe el significado de su vocación y da a conocer pormenores de la vida ascética y religiosa. Dejó, temporalmente, su soledad para combatir —con singulares resultados—, las herejías del arrianismo y a su principal propagador: el emperador Julián el Apóstata. San Juan Crisóstomo —quien escribió una breve biografía—, lo llama "hombre maravilloso". En vida se le atestiguaron hechos portentosos. Cabe señalar que Saba proviene de la palabra sheik, que significa "el viejo", no tanto por la edad sino por su sabiduría.

 

18 JUEVES

Santos: Leobardo de Tours, ermitaño, y Prisca o Priscila de Roma, mártir, Beata Cristina de Águila, virgen.

BEATA CRISTINA DE AQUILA (1543). El nombre de familia de Cristina era Cicarelli. La beata nació en los Abruzos y recibió en el bautismo el nombre de Mattía. Las Ermitañas de San Agustín de Aquila, en cuyo convento entró a temprana edad, la llamaron hermana Cristina. En el claustro la beata se convirtió en un modelo de todas las virtudes, pero se distinguió sobremanera por su humildad y su amor a los pobres. Pasaba largas horas en oración; frecuentemente experimentaba éxtasis, y parecía conocer los sucesos futuros. También se cuenta que practicaba severas penitencias y que obró muchos milagros. Pero la información que se tiene de ella es poca. Se dice que a su muerte, el 18 de enero de 1543, los niños de Aquila anunciaron por toda la ciudad el fallecimiento de la beata "gritando y cantando", lo cual atrajo a una enorme muchedumbre a sus exequias. El culto que se le tributaba desde tiempo inmemorial fue confirmado en 1841.

 

VIERNES 19

Santos: Macario Alejandrino, abad.

SAN MACARIO ALEJANDRINO, del griego, "feliz, afortunado, bienaventurado" (405). Abad. Este santo varón de origen egipcio, al parecer fue presbítero en Alejandría. Se desconocen datos anteriores a su vida en el desierto de la Tebaida, Egipto, donde fue discípulo de san Antonio abad y pleno en virtudes; su maestro expresó que el Espíritu Santo había reposado en él. Después habitó en una gruta dedicado a la oración y penitencia; durante la Cuaresma no probaba bocado alguno (inedia). Pasaba largos periodos en oración sin dormir; para vencer al sueño permanecía sin acostarse bajo un tejado, pese a las frías noches del desierto. Cuando era tentado por el espíritu de la fornicación, se despojaba de su burdo sayal y se colocaba a merced de los mosquitos quedando su cuerpo tan lastimado como el de un leproso. Se dice que al orar realizaba largas caminatas en zonas desérticas, sin alimentarse y, en cierta ocasión, a punto del desmayo, milagrosamente el Señor lo proveyó de sustento. Tuvo el don de realizar milagros (taumaturgia); se cuenta que en su ermita lo mordió una serpiente venenosa sin dañarlo. Realizó múltiples curaciones de enfermos; un caso especial fue el de un hombre al parecer enfermo de un cáncer que le había deformado la cabeza; cuando el monje puso sus manos sobre él quedó sano. Pasados los años, presintiendo su muerte acudió al monasterio de san Pacomio en Pabau, Tebas, ahí vivió sus últimos días, pese a la oposición de algunos monjes jóvenes quienes no lo aceptaban, seguros de que por su avanzada edad no soportaría la disciplina conventual; sin embargo, dio ejemplo de extrema austeridad, y virtudes, y fue la admiración de sus compañeros. Al morir en ese lugar, heredó valiosos escritos llenos de sabiduría. Su veneración se pierde en la memoria de los tiempos. Iconografía: con burda túnica, imponiendo sus manos al enfermo de cáncer en la cabeza.

 

SÁBADO 20

Santos: Fabián, papa, y Sebastián de Roma, mártires; Eustoquia de Calafato, religiosa.

SANTA EUSTOQUIA DE CALAFATO, del griego, "hábil, buen tirador" (1434-1485). Religiosa. Originaria de Mesina, Sicilia, Italia. Bautizada con el nombre de Esmeralda. Recibió de su madre formación católica. Según las costumbres de su época, a los once años fue comprometida en matrimonio con un hombre rico mucho mayor que ella. Entonces fue cuando le expresó a su padre el deseo de consagrarse a Dios; empero el casamiento no llegó a efectuarse ya que el novio murió. Esmeralda insistió en su deseo de ser religiosa, a lo cual su padre se opuso. Éste murió y al fin la joven pudo realizar su sueño al ingresar en el monasterio de las clarisas de Santa María de Básico, en Mesina. Al tomar el hábito adoptó el nombre de Eustaquia. Al considerar que se había perdido el espíritu original de su orden, tras solicitar autorización, se traslada a un viejo y abandonado hospital donde inicia la renovación de las clarisas, en esta aventura le acompañan dos jóvenes. Al poco tiempo el espíritu reavivado de la orden se ve premiado con la llegada de nuevas novicias, quienes se trasladaron al barrio de Montevergine, Mesina, donde fijaron su residencia, con Eustoquia como abadesa. El carisma de la fraternidad era el original franciscano: tomar a Cristo como base y centro de sus actividades; además de profesar un especial amor a la Madre de Jesús, a la Eucaristía y meditar profundamente en la Pasión. Una de las virtudes más características de sus seguidoras es el vivir plenamente inmersas tanto en la vida religiosa como en la terrena, lo cual les permitió servir a Dios y al prójimo de forma por demás ejemplar. Eustaquia Esmeralda Calafato, como también se le llama, fue al encuentro de su amado un día como hoy. Cabe señalar que su cuerpo, después de 150 años de su muerte, se conservaba flexible y recibe pública veneración, fue canonizada por Juan Pablo II en 1988.

 

DOMINGO 21

Santos: Santa Inés de Roma, mártir; Fructuoso Augurio y Eulogio de Tarragona, mártires.

SANTOS FRUCTUOSO, AUGURIO Y EULOGIO DE TARRAGONA, del latín, "provechoso, fecundo"; "augurio", y del griego, "que elogia, que habla bien", respectivamente (259). Mártires. Aun sin que los relatos aporten detalles de la vida de estos santos, la narración de su martirio se conoce por los escritos del poeta español Prudencio Aurelio Clemente (348-415) quien dedicó una alabanza a los mártires Fructuoso, obispo de Tarragona, y a sus diáconos Augurio y Eulogio, que fueron sentenciados a morir en la hoguera. El Martirologio refiere los últimos momentos de vida cuando los tres varones, después de una confesión de fe ante el procurador pagano, bajo el imperio de Valeriano (253-260), fueron conducidos a la cárcel y después al anfiteatro, donde el obispo, ante los fieles que les acompañaban en voz alta oró por la Iglesia de Cristo, extendida pacíficamente de Oriente a Occidente y en seguida se les arrojó a las llamas. Sus cenizas fueron recogidas por piadosos cristianos testigos del crimen y las colocaron en una urna de mármol, siendo venerados desde tiempo inmemorial. Iconografía: Fructuoso con atuendo episcopal, Augurio y Eulogio con dalmática de diáconos, los tres en la hoguera.

 

LUNES 22

Santos: Vicente de Zaragoza, mártir; Domingo de Sora, abad. Beato Guillermo José Chaminade, fundador.

BEATO GUILLERMO JOSÉ CHAMINADE, del germánico, "aquel a quien su voluntad sirve de protección" y del hebreo, "Dios acrecentará" (1761-1850). Fundador. Nació en Perigueux, Francia; sus padres, con recursos suficientes, le dieron sólida formación católica. A los diez años ingresó en el colegio de San Carlos, en Mussidan, del cual era director su hermano Juan Bautista. Cuando fue confirmado añadió a su nombre el de José, por aspirar a estar cerca de María santísima, a quien tenía gran devoción. Decidió consagrarse a Dios y a los quince años cursó estudios teológicos en el seminario diocesano; hizo el doctorado en París y recibió la ordenación sacerdotal, desconociéndose la fecha. Ejerció su ministerio en el santuario de Nuestra Señora, en Roe, destacó por su piedad e intensa actividad pastoral. Después de la toma de la Bastilla en su país, inició la persecución religiosa, para que los sacerdotes se separaran de la autoridad pontificia; por negarse a firmar a favor de ese acto cismático numerosos colegios e instituciones religiosas fueron clausurados. Guillermo José continuó su ministerio en forma clandestina; residió en Burdeos y, disfrazado de civil como vendedor, obrero, etc., recorrió las calles; oculto administró los sacramentos, auxilió moribundos, celebró la santa misa, siempre huyendo de las tropas y, por tanto, de la guillotina. Más tarde fue descubierto y desterrado a Zaragoza, España, donde para sobrevivir trabajó en diversos oficios. Amainados los conflictos políticos regresó a su patria y en Burdeos inició su apostolado vocacional, y estableció comunidades laicas de María Inmaculada; se le considera precursor de los grupos laicales que realizan amplia labor social, fundan escuelas, alfabetizan, instalan bibliotecas, imparten catequesis, crean bolsas de trabajo, etc. La dirección del padre Chaminade rindió frutos con la fundación de las Hijas de María Inmaculada (marianistas); y la Compañía de María (padres marianistas), cuyo apostolado es la educación y difusión de la Palabra de Dios. Sufre la deserción de algunos colaboradores que piensan que su obra es inútil; sin embargo, recibe de la Santa Sede el decreto de alabanza para sus institutos, que en la actualidad se han extendido por el mundo. Dejó una herencia de servicio a su muerte ocurrida en Burdeos, Francia. Juan Pablo II lo beatificó en el 2000.

 

MARTES 23

Santos: Ildefonso de Toledo, obispo; Francisco Gil de Frederic, mártir. Beata Josefa María de Santa Inés, virgen.

SAN FRANCISCO GIL DE FREDERIC, del italiano antiguo, "franco", "francés" (1702-1745). Mártir. Oriundo de Tarragona, España; sus padres le dieron esmerada formación en la fe. En su adolescencia definió su vocación al sacerdocio al cursar estudios en Barcelona y Orihuela; recibió la ordenación sacerdotal en Urgel. Fue docente de novicios en Barcelona. Solicitó evangelizar en tierras de Oriente y, aprobada su solicitud, embarcó a Filipinas. Después se le envió a la isla filipina de Luzón, donde predicó en las poblaciones de Bataán y Pangasinán; para un mejor desempeño de su misión aprendió las lenguas nativas. Fue designado secretario del padre provincial en Manila. Tiempo después lo autorizaron para misionar en Tonkin (actual territorio de Vietnam). Aún con las persecuciones, evangelizó, administró los sacramentos y atendió enfermos física y espiritualmente, preparándose con penitencia, oración y estudio. Realizó ardua misión pastoral hasta ser aprehendido y conducido a un barco con otros prisioneros cristianos, al verlos expresó: "Ya me hicieron prisionero, ¿por qué llevan presos a éstos? Suéltenlos", entonces los guardias, admirados, de súbito liberaron a los cautivos. Francisco permaneció en cautiverio ocho años, padeció maltrato, humillaciones y enfermedades; pese a todo desarrolló vasta actividad apostólica, convirtiendo su cárcel en una misión. La feligresía cristiana pretendió pagar por su rescate, pero él se opuso diciendo: "... Jamás consentiré que se gaste una sola moneda para librarme de morir por Dios Nuestro Señor". Los paganos, con torturas y amenazas, intentaron hacerlo apostatar sin lograrlo, y fue condenado a morir decapitado. Algunos discípulos conservan como reliquia pañuelos con los que enjugaron la sangre del mártir, al que dieron cristiana sepultura. Fue canonizado por nuestro protector, Juan Pablo II, el 19 de junio de 1988.

 

MIÉRCOLES 24

Nuestra Señora Reina de la Paz.

Santos: Francisco de Sales, fundador. Beata Paula Cambara, viuda.

SAN FRANCISCO DE SALES, del italiano antiguo, "franco", "francés" (1567-1522). Fundador. Perteneció a noble familia; nació en el castillo de Sales, Annecy (actual Alta Saboya francesa). Ingresó en la escuela elemental y en su adolescencia se inició en el aprendizaje de normas sociales y en la milicia. Continuó estudios en París, después en la Universidad de Padua hasta obtener el doctorado en derecho civil y canónico. Su progenitor deseaba que fuese senador, además de haberlo comprometido en matrimonio, pero Francisco le manifestó su deseo de ser sacerdote a lo que su padre se opuso. Pese a todo, el joven ingresó al seminario y fue ordenado sacerdote y ejerció su ministerio en Chablais, región dominada por el calvinismo (doctrina contraria a la Iglesia católica) por lo cual era difícil y peligroso predicar la doctrina de Cristo entre los protestantes; sin embargo, logró éxito y en una carta al sumo pontífice expresó: "Cuando llegué aquí apenas se podían contar cien católicos... Hoy apenas se pueden contar cien herejes". Debido a su humildad y extrema cortesía y caridad, se le conoció como el santo de la amabilidad. Se dedicó con esmero a administrar el sacramento de la penitencia, así como a la predicación y catequesis. Fue nombrado coadjutor del obispo de Ginebra y a la muerte del prelado Francisco ocupó dicho cargo. Con su dirección y apoyo fue fundada la orden contemplativa de la Visitación de Nuestra Señora (religiosas visitandinas o salesas) para atender a ancianos, viudas, enfermos y en general a las clases marginadas. De su obra literaria destacan: Introducción a la vida devota, Tratado del amor de Dios, Conversaciones espirituales y numerosas cartas, entre otras. Durante los últimos años de su vida atendió asuntos diplomáticos y en las cortes fue director espiritual de personajes de la nobleza, así como de numerosos feligreses de su diócesis. Su deceso ocurrió en el monasterio visitandino de Lyon, Francia, donde con humildad solicitó albergue en la habitación del hortelano, al fondo de la huerta del convento. Alejandro VII lo canonizó en 1667 y Pío IX lo proclamó doctor de la Iglesia. Patrono de periodistas. Iconografía: con atavío episcopal, barbado y un corazón que se consume entre las llamas del amor divino.

 

JUEVES 25

La conversión de san Pablo, apóstol.

Santos: San Prix de Clermont, obispo. Beato Enrique Seuze, presbítero.

BEATO ENRIQUE SEUZE, del germánico, "el príncipe de la casa" (1295-1366). Presbítero. Antiguas crónicas indican que era alemán nacido en Constanza; de padre suabo, su madre le inculcó la fe en Cristo. Desde los trece años cursó estudios en el convento dominico de Inkelkloster, en su tierra natal. Aunque su vocación era firme en sus primeros años, fue indiferente a la obediencia y a la oración, hasta que a los dieciocho años de edad se entregó a penitencias extremas, constante ayuno e interés por estudiar la Sagrada Escritura. Desde entonces vivirá en austeridad, disciplina, en la soledad de su celda u orando en la capilla. En una vigilia de oración (se dice) Dios le reveló que debía estudiar, abandonarse a la voluntad divina y que pasaría por difíciles pruebas espirituales. Continuó estudiando en Colonia, se graduó como lector y se documentó con lecturas de los santos padres. Regresó a Constanza y ocupó el cargo de prior; ante la falsa acusación de escribir en defensa de las herejías renuncia al priorato. Al surgir problemas sociopolíticos y la amenaza de la peste e inundaciones, los dominicos abandonaron por diez años su ciudad, y Enrique aprovechó para dedicarse a predicar y ser guía espiritual. Fue fecundo escritor de obras que aún se editan: Libro de la vida, Librito de la verdad eterna, dos colecciones de cartas, Sermones y el Horologium Sapientae, que es el más leído equiparado con la Imitación de Cristo, del beato Tomás de Kempis. Al regresar los dominicos a Inkelkloster, de nuevo Enrique padeció calumnias que dañaron su integridad moral, mas al comprobarse su inocencia, los superiores lo enviaron al convento de Ulm, donde vivió los últimos de su vida. Fue sepultado en ese lugar. Durante la reforma protestante, el convento fue saqueado y se perdieron sus restos. Gregorio XV lo beatificó en 1831. Iconografía: con hábito dominico, leyendo o escribiendo, con una doncella (la Sabiduría) dictándole.

 

VIERNES 26

Santos: Timoteo de Listra y Tito de Cilicia, obispos; Paula de Roma, viuda, y Roberto de Molesmes, fundador.

SANTOS TIMOTEO DE LISTRA Y TITO DE CILICIA, del griego, "el que venera a Dios", y del latín, prenombre sabino, quizá "el defensor" (siglo I). Obispos. Timoteo: Hijo de una judía conversa y de un griego originario de Listra, en Asia Menor, Licaonia, donde Timoteo vivió y a quien el apóstol san Pablo conoció y convirtió en su segundo viaje de misión (Hch 17, 14). Fue discípulo y colaborador del apóstol de los gentiles; es el destinatario de las cartas a los tesalonicenses (1 Ts 1, 1) y a los filipenses (Flp 1, 1). Asimismo, las epístolas a Tito contenidas en el Nuevo Testamento son valioso testimonio de la evangelización en los primeros tiempos del cristianismo. Anunció la Palabra de Dios en Tesalónica, Corinto y Macedonia; según la Tradición, fue obispo de Éfeso y murió mártir en el año 97. Iconografía: casi no es conocida, antiguos textos lo presentan con túnica de época, asaltado por los paganos en su martirio.
Tito: según Gálatas (2, 3) era de origen griego, convertido por el apóstol san Pablo, de quien fue discípulo y colaborador; asimismo, destinatario de la carta a Tito en el Nuevo Testamento, ésta contiene ordenanzas sobre las cualidades que deben tener los aspirantes al cargo de presbíteros, los deberes de los fieles y las normas para la formación de los cristianos. Acompañó al apóstol al concilio de Jerusalén (Gá 2, 1). Fue enviado a evangelizar a Corinto (2 Co 7, 7-16). La tradición indica que fue obispo de Cortina en Creta (isla del Mediterráneo oriental). Se desconoce el lugar de su muerte, quizá víctima de las persecuciones paganas. Iconografía: con atuendo episcopal de la iglesia ortodoxa griega, con omophorion (equivalente al palio, franja de lana que rodea el cuello del papa y los obispos, como su insignia eclesial), estampado con cruces.

 

SÁBADO 27

Santos: Ángela de Merici, fundadora, y Vitaliano, papa. Beato Jorge Mutualaitis, obispo.

SANTA ÁNGELA DE MERICI, del griego, "mensajera de Dios" (1474-1540). Fundadora. Sus padres la vieron nacer en Desenzano, Italia; le inculcaron los valores en Cristo, y Ángela siempre recordó la lectura de la vida de los santos que su progenitor hacía, y de los que sin duda siguió el ejemplo. A los dieciséis años ya era huérfana de padres. Decidió vestir el hábito de terciaria franciscana seglar, dedicada a la oración y a realizar obras de caridad. El Espíritu Santo la favoreció con el don del consejo, que consiste en saber lo que más conviene hacer o evitar, por ello fue consejera de nobles, religiosos, obispos y gente del pueblo. Para fortalecer su fe —como era usual—, peregrinó a Tierra Santa y un año después a Roma, para ganar las indulgencias del jubileo; además, visitó a la religiosa dominica, ahora beata, Estéfana de Quinzani, quien tenía impresos en su cuerpo los estigmas de la pasión de Nuestro Señor y cuya orden se dedicaba a educar niñas. Esta visita influyó en sus futuros propósitos. En Brescia, Italia, los canónigos de Letrán la alojaron en una estancia contigua a la catedral, ahí se dio cuenta de los peligros que corrían las niñas por el descuido de sus padres y por la ignorancia religiosa; estaban expuestas a infinidad de riesgos. Junto con treinta compañeras fundó la Comunidad de Santa Úrsula (ursulinas), para educar y formar niñas; en Europa fue el primer instituto con este objetivo que recibió la aprobación eclesiástica. Un año después Ángela fue elegida maestra general de dicha comunidad, la cual ya contaba con ochenta integrantes. Dedicada a la educación, dejó una herencia de amor y servicio a su muerte, acaecida en Brescia. Años más tarde su cadáver se encontró incorrupto, cuando fue retirado de la urna (sin tratamiento químico), según constancia en el Yerbáis of recognition firmado por el canciller monseñor Gaffuri y numerosos testigos. Pío VII la canonizó en 1807. Iconografía: con hábito de franciscana ursulina y en sus manos un crucifijo cubierto con flores.

 

DOMINGO 28

IV DOMINGO ORDINARIO

Santos: Tomás de Aquino, doctor de la Iglesia; Julián de Cuenca, obispo, y Jacobo de Palestina o Jacobo el Ermitaño.

SAN JACOBO DE PALESTINA O JACOBO EL ERMITAÑO, del árabe, derivado de yaqob (Jacob), "que Dios proteja" (siglo VI). Ermitaño. Su vida fue escrita por Simeón Metafraste y referida por Surio. Para huir de las tentaciones mundanas se retiró por quince años a una cueva. Su vida plena de santidad y amor al Señor se vio recompensada con varios y singulares dones, como el de arrojar demonios, lo cual le atrajo numerosas conversiones. Sus enemigos paganos trataron de hacerle caer en pecado enviándole una mujer quien, con engaños y haciéndose pasar por enferma, entró a la cueva y tentó al santo varón: "Te ruego que hagas la cruz sobre mí, porque muero de dolor del corazón". El ermitaño encendió una hoguera y con óleo bendito procuró mitigar el dolor haciendo cruces sobre ella. Para vencer la tentación, mientras le ungía el aceite consagrado mantuvo la mano izquierda sobre el fuego, hasta que sus dedos se quemaron. La mujer, viendo esto, se arrodilló y confesó la conspiración. Se cuenta que el Señor continuó obrando maravillas por medio de Jacobo. Sin embargo, éste vencido por el demonio, cometió actos terribles; aunque luego, arrepentido, se alejó de su lugar de residencia y habitó por diez años un sepulcro, en continua penitencia; salía dos veces cada semana para recoger yerbas y tomar agua. En una revelación, un obispo supo su paradero, lo buscó y lo absolvió. Continuó su vida de extrema penitencia y santidad, por lo que el pueblo inició su culto.

 

LUNES 29

Santos: Sulpicio Severo de Bourges, obispo; José Freinademetz, presbítero, y Valero de Zaragoza, obispo.

SAN VALERO DE ZARAGOZA, del latín, "valeroso", "valiente" (306). Perteneció a la familia romana Valeria, pero nació en Zaragoza, España. No se conocen particularidades de su infancia y vida familiar hasta ser electo obispo de su tierra natal. Participó en el concilio de Elvira (actual Granada) en los inicios del siglo IV. Nombró archidiácono, o sea encargado de los diáconos de su diócesis, a san Vicente de Zaragoza, quien murió mártir. Por la narración de este hecho se obtuvieron datos fidedignos de la misión episcopal de Valero. Como el obispo era tartamudo, en ocasiones confiaba el ministerio de la Palabra a Vicente. Durante las persecuciones paganas ambos fueron aprehendidos, el tribunal pretendió que Valero adorara a los falsos dioses, ya que así los cristianos seguirían su ejemplo y nadie moriría, o de lo contrario sería sometido a tormentos. Vicente, en nombre del obispo y de él mismo, rechazó la propuesta. El resultado de tal negativa fue el martirio de Vicente provocando su muerte y el destierro de Valero a la ciudad de Annet, cerca de París, lugar donde permaneció hasta su muerte. La Iglesia lo venera desde tiempo inmemorial.

 

MARTES 30

Santos: Jacinta Mariscotti, religiosa; Muciano María Wíaux. Hermano de las Escuelas Cristianas, y Berilla de Chilles, viuda.

SAN MUCIANO MARÍA WIAUX, de etimología desconocida y del arameo, "señora" (1841-1917). Hermano de las Escuelas Cristianas, Hijo de una devota familia católica, nacido en Mellet, Bélgica, y bautizado con el nombre de Luis José. En su niñez y adolescencia estudiaba y ayudaba a su padre, quien era herrero. A los quince años de edad conoció en un plantel cercano a los Hermanos de las Escuelas Cristianas (lasallistas) y, convencido de ser religioso, ingresó en el noviciado de Namur; en la toma de hábito cambió su nombre por el de Muciano María. Concluidos sus estudios ejerció la docencia en una escuela elemental de Bruselas, Bélgica, y después se le envió al internado y colegio de Malonne; ahí dio clases de dibujo, música, artesanías y otras materias. Era un maestro bondadoso y afable que, tal vez por inexperiencia, no actuaba con la energía que requerían algunos alumnos difíciles. Sin embargo, se distinguió por la tenacidad con que estudiaba los temas que impartiría al grupo, y con el tiempo adquirió la experiencia profesional necesaria para conservar la disciplina en el alumnado. Su sencillez, devoción a María santísima y la capacidad para comunicarla a los demás eran de admirarse por los hermanos y los alumnos; además de pasar horas continúas ante el sagrario y difundir el rezo del santo rosario, por lo que los niños le llamaban el "Hermano que reza siempre". Su labor era de continua actividad: atendía problemas de alumnos, consejero de padres de familia, catequista de una escuela gratuita para niños pobres anexa a su colegio, a los que cuidaba con especial ternura. Pasó cincuenta y ocho años dedicado a servir al prójimo, hasta que enfermó y en agonía expresó: "Cuando se está, como yo, al borde del sepulcro, ¡qué feliz se es de haber tenido siempre una gran devoción a la santísima Virgen!". Después de morir su fama de santidad se extendió en el país, y su sepulcro, en Malonne, fue centro de peregrinaciones y oración. Juan Pablo II lo canonizó en 1989. Iconografía: con hábito lasallista, rosario en sus manos y junto a él unos niños.

 

MIÉRCOLES 31

Santos: Juan Bosco, fundador; Marcela de Roma, viuda, y Francisco Javier Bianchi, presbítero.

SAN JUAN BOSCO, del hebreo, "Dios ha hecho gracia" (1815-1888). Fundador. Castelnuovo, Italia, lo vio nacer, de familia humilde y campesina. A los dos años quedó huérfano de padre y su mamá, Margarita, (iletrada) lo formó buen cristiano e instruido en el catecismo. Un tío le enseñó a leer y escribir y a él le gustaba estudiar la vida de santos y la Historia Sagrada. Su primer oficio fue cuidar el ganado para ayudar con los gastos del hogar. Por dificultades con uno de sus hermanos escapó de la casa, por lo que se vio solo y con la necesidad de trabajar para sobrevivir. En su Autobiografía narra que desde los nueve años sintió atracción por consagrarse a Dios y que por ese tiempo tuvo un sueño profético: se vio rodeado de niños y jóvenes mientras escuchaba una voz que le pedía hacerse cargo de ellos. En su adolescencia y juventud trabajó para costearse sus estudios e ingresar al seminario hasta recibir la ordenación sacerdotal en 1841. Fue capellán en la aldea de Murialdo y vicario en un templo cercano. No obstante, su meta era hacer realidad su sueño, por lo cual recorría los barrios marginados de Turín, y poco a poco conoció y aprendió a tratar muchachos abandonados dedicados a vagar o a los vicios. Mediante la afabilidad, don Bosco se ganó a los jóvenes, quienes se sentían atraídos por él. Para atenderlos utilizó un sistema ya existente: "los oratorios", que eran a la vez hogares para sus discípulos, escuela, parroquia, lugar de catequesis, oficios y talleres. Pese a su caridad y afán de servicio fue criticado por civiles y clérigos, pues no concebían ver al sacerdote educando a los "harapientos" alumnos; lo juzgaron "excéntrico". Sin embargo, su obra es reconocida y estimada por la pedagogía universal y por la Iglesia, para la que ganó numerosas vocaciones. Fundó la Sociedad de San Francisco de Sales (salesianos), las Hermanas de María Auxiliadora, y la Sociedad (laica) de Cooperadores. Tuvo el don de realizar milagros y dar consejos. Cada vez que iniciaba la edificación de un oratorio o su máxima obra, la basílica de María Auxiliadora, sin recursos, se confiaba a la providencia diciendo: "Dios proveerá". Entre sus escritos destacan Autobiografía y El joven instruido. Murió con fama de santo. Su cadáver se venera incorrupto en la basílica de Turín. Su obra de casas-hogar, escuelas, universidades y editoriales se encuentra en todo el mundo. Fue canonizado por Pío XI en 1934. Iconografía: con sotana, rodeado por niños y jóvenes, ante la imagen de María Auxiliadora. Es patrono de la juventud, los ilusionistas, los cineastas y los editores católicos.

 


www.laverdadcatolica.org