SABADO 1

Santos: Alfonso María de Ligorio, fundador, y Arcadio de Bourges, obispo. Beato Francisco Pinazo Peñalver, mártir.

Vísperas I del domingo: 2a semana del Salterio Memoria (Blanco)

BEATO FRANCISCO PINAZO PEÑALVER, del italiano antiguo, "franco", "francés" (1812-1860). Mártir. Originario de Alpuente, Valencia, España, nace en el seno de una humilde familia de pastores y es bautizado con el nombre de Bartolomé. De pequeño ayuda a sus padres en el pastoreo y en su juventud se dedica al cultivo de la parcela paterna. En 1824 muere su padre y su madre -por necesidades económicas- contrae segundas nupcias con un hombre que vela por la seguridad material y religiosa de la familia. En la soledad del campo, aprende a admirar la obra del Creador a través de la naturaleza. Hacia 1832, el joven Bartolomé redefine su objetivo de vida e ingresa como postulante en el convento franciscano de Chelva, Valencia (1825). Después de seis años, inicia su noviciado como hermano lego (del griego laikós, que no tiene órdenes sagradas) en el convento de san Francisco de Valencia; profesa en el mismo al año siguiente con el nombre de Francisco. En este lugar permanece 13 años, llevando una vida acorde con la Regla. Sirve en el. Monasterio de Santa Clara de Gandía como sacristán, en el cual continúa aun después de la exclaustración, hasta 1843. Sin embargo, su vocación es evangelizar tierras de infieles; por ello, en 1843 obtiene el permiso para llevar a cabo su objetivo en Oriente. Vive en Palestina, de 1843 a 1840, predicando la Palabra en los santuarios de Ain Karem, Jaifa, Nazaret, Nicosia de Chipre y, finalmente, en Damasco. En esta última ciudad los cristianos son asediados por los musulmanes drusos. La madrugada del 10 de julio de 1860, el convento fue atacado por una turba de fanáticos, por lo que el padre Francisco, junto con su hermano Juan Santiago Fernández, trata de refugiarse en la azotea del mismo; sin embargo, esto fue inútil, ya que hasta ahí llegó la muchedumbre. Ante esto, los religiosos se arrodillan y elevan sus oraciones al Creador; los infieles golpean de forma salvaje a los cristianos y los arrojan hacia la calle, donde los ultiman a palos. La enfurecida turba amenaza con asesinar a cuanto cristiano encuentre; no obstante, debido a la benéfica obra que a favor del pueblo -cristiano o no- desempeña el padre Francisco, interviene el emir Abd-el-kader para ordenar frenar el asedio a los seguidores del Dios verdadero. Por su valiente testimonio y vida de cristiano ejemplar, el papa Pío XI (1922-1939), en 1939, beatifica a los Mártires de Damasco, entre los que se encuentran: el citado Francisco Pinazo, Carmelo Bolta, Manuel Ruiz, Nicolás M. Alberca, Pedro Soler, Nicanor Ascanio y Juan Santiago Fernández, religiosos franciscanos españoles.

 

DOMINGO 2

XVIII DOMINGO ORDINARIO

Nuestra Señora de los Ángeles

Santos: Pedro Julián Eymard, fundador, y Eusebio de Vercelli, obispo.

SAN PEDRO JULIÁN EYMARD, del arameo, "roca", "piedra", y del latín, "divino" (1868). Fundador. Originario de la región francesa de La Mure, Isere. Los datos de familia son escasos, su padre es un comerciante. Se induce su formación católica, ya que en la juventud ingresa en el seminario y al término de sus estudios, en 1834, recibe la ordenación sacerdotal Durante cinco años ejerce su ministerio como párroco, pero después decide integrarse en la Sociedad de María (Padres Maristas), donde permanece de 1839 a 1856. Más tarde, deja la citada Sociedad, pues al parecer tiene una revelación en la cual la Santísima Virgen María le indica fundar una congregación cuyo apostolado es la adoración del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Por lo expuesto, con el apoyo del sacerdote san Juan María Vianney (4 de agosto) funda el Instituto del Santísimo Sacramento (1856), con dos ramas: una de presbíteros y otra femenina, con el propósito de propagar la devoción al mismo. Sus últimos años de vida están llenos de dificultades, los cuales, en parte, vienen de sus religiosos; pero él con fortaleza de espíritu tolera tales obstáculos y, confiado en Nuestro Señor, expresa: "Heme aquí Señor, en el huerto de los Olivos; humíllame, despójame, dame la cruz, siempre que también me concedas tu amor y tu gracia". Este santo varón dirige sus fundaciones hasta su deceso ocurrido en su tierra natal. Su obra ha proliferado en todo el mundo Canonizado por el beato Juan XXIII (1958-1963; 11 de octubre) en 1962.

 

LUNES 3

Santos: Lidia de Filipos, mártir, y Nicodemo de Jerusalén, laico. Beato Agustín Kazotic, obispo. Feria (Verde)

BEATO AGUSTÍN KAZOTIC, del latín, "perteneciente a Augusto" (1262?-1323). Obispo. Nace en Trau, Dalmacia, en una familia con amplios recursos, lo cual permite que tenga una educación esmerada. Hacia 1280, junto con un amigo, se dirige a Francia, con la finalidad de ingresar en el seminario dominico; sin embargo, en el camino son asaltados por enemigos de su familia; Agustín sale herido y su amigo resulta muerto. Al recuperarse de sus lesiones, continúa su camino al seminario. Una vez concluidos los estudios correspondientes, sin precisarse fecha, se ordena sacerdote. Es excelente predicador. Evangeliza a los eslavos y a los húngaros, quienes le admiran por sus virtudes. Su principal objetivo es luchar contra las herejías de su tiempo. Inició esta labor en su tierra natal y la continúa en Sicilia y Hungría. Por su virtud y buen juicio en el combate de los herejes, así como por su ardua y exitosa labor es designado obispo de Zagreb, Croacia, en 1303, diócesis que está en una situación de alarmante anarquía, donde se dedica totalmente a la reorganización de la misma. Visita toda su diócesis y concluye la construcción de la catedral; por su trabajo y celo pastoral, reconquista para el Señor Zagreb. Posteriormente se le nombra obispo de Lucera, Sicilia, Italia, donde es reconocido por su santidad y por el buen trato que despensa a los feligreses, en especial a los que carecen de bienes materiales; de esta forma, pronto se gana el cariño de sus parroquianos. Dios le concede el don de la taumaturgia (del griego: thaymatoyrgós; de thayma, maravilla, y ergon, obra, nombre con que se designa a los santos que han hecho milagros); tanto religiosos como seglares son testigos de las maravillas que a través de él Dios realiza. Al sentir próximo su fin, regresa al convento dominico de Nocera, donde con fama de santidad, rodeado de sus hermanos, admirado y considerado santo aún en vida, entrega su alma al Creador. Sus restos reposan en la catedral de la citada ciudad. Es beatificado por el pontífice León X (1513-1521) Y su culto confirmado por Su Santidad Inocencio XII (1691-1700). También se le conoce como Agustín Gazotich y Agustín Gazotich de Lucera.

 

MARTES 4

Santos: Juan María Vianney, presbítero, y Justino y Crescencio de Roma, mártires. Beato Federico Jansoon, presbítero. Memoria (Blanco)

BEATO FEDERICO JANSOON, del germánico, "príncipe de la paz"(1838-1916). Presbítero. Originario de Ghyvelde, Francia. Sus padres le procuran formación cristiana y en su juventud escucha el llamado al sacerdocio. Ingresa en el seminario, pero tiene que retirarse para ayudar a su familia. Sin embargo, Nuestro Señor le reitera su llamado y en 1864 entra en el noviciado de la orden de Frailes Menores (franciscanos), hasta que, terminados sus estudios eclesiásticos, es ordenado sacerdote (1870). Durante los conflictos bélicos franco-prusianos, proporciona servicio espiritual como capellán militar. Al concluir dichos conflictos, establece un convento en Burdeos. Después es trasladado a Tierra Santa, donde se desempeña como vicario custodial, entre 1876 y 1881. Posteriormente, se le envía a América con la finalidad de evangelizar Canadá, donde permanece un año y regresa a Tierra Santa a radicar por seis años, donde realiza de funciones eclesiásticas y diplomáticas. A este beato se deben los reglamentos del Santo Sepulcro, así como los de Belén, lugar donde propicia la edificación de la parroquia de Santa Catalina. En 1888 regresa a Canadá donde funda el santuario de la Adoración Perpetua y un monasterio de la orden de santa Clara (clarisas), organiza parroquias y fraternidades de laicos. Se le atestigua realizar curaciones milagrosas hasta su muerte, acaecida en Montreal, Canadá, rodeado del cariño y la admiración de su feligresía. El Siervo de Dios Juan Pablo II (1978-2005) lo beatificó en 1988.

 

MIÉRCOLES 5

Dedicación de la Basílica de Santa María la Mayor

Nuestra Señora de las Nieves

Santos: San Abel de Lobbes, monje. Feria (Verde)

SAN ABEL DE LOBBES, del hebreo, "soplo de viento" o quizá del asirio, "hijo" (751?). Monje. Nace en Escocia, sin ubicarse lugar exacto. Sus datos fidedignos se aportan desde la etapa en la que acompaña a san Bonifacio de Alemania (5 de junio) a reformar la Iglesia de la Galia (actual territorio francés), quien lo llama por haber sido un destacado misionero en los países del norte. Asimismo, el pontífice Zacarias (741-752) aprueba esta elección y lo nombra obispo de Reims, Francia, en el año 744. Durante dos o tres años desempeña su episcopado, pero Milón, el obispo de Trevés, quien es un hombre ambicioso y usurpa la diócesis de Reims, le hace la vida imposible, por lo cual Abel regresa a su vida de oración, estudio y evangelización en su monasterio de Lobbes, Bélgica. Por su fama de santidad, el pueblo inicia su veneración inmemorial.


JUEVES 6

La Transfiguración del Señor

Santos: Justo y Pastor de Alcalá, mártires, y Hormisdas I ó Papa. Fiesta (Blanco)

LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR, del latín, transfiguratio, acción y efecto de transfigurarse, transformar su figura; por antonomasia, la de Nuestro Señor Jesucristo (siglo 1). "La Transfiguración de Cristo tiene por finalidad fortalecer la fe de los Apóstoles ante la proximidad de la Pasión: la subida a un 'monte alto' prepara la subida al Calvario. Cristo, Cabeza de la Iglesia, manifiesta lo que su cuerpo contiene e irradia en los sacramentos: 'la esperanza de la gloria' (Col 1, 27)" (confrontar Catecismo de la Iglesia católica 568). La devoción al misterio de Jesús transfigurado surge en el siglo VI en el Oriente; tres siglos más tarde pasa a Roma. El pontífice Calixto III (1455-1458) instituye la celebración con el rango de fiesta, en esta fecha para la Iglesia universal, en virtud de que cuando los ejércitos cristianos vencen a los turcos, en Belgrado, la noticia de este triunfo llega a Roma el 6 de agosto de 1457. Su contenido es evangélico (Mt 17, 1-9; Mc 9, 2-10; Lc 9, 28-36; 2 P 1, 16-18). Dicho acontecimiento ocurre en el Monte Tabor (al norte de Palestina); posteriormente, este lugar es ocupado por los judíos como fortaleza ante los romanos. Desde 1924 es espacio de culto católico pues ahí se ubica la basílica de la Transfiguración. Iconografía: en lo alto del Monte Tabor, Jesús transfigurado, con túnica de esplendorosa blancura; a su derecha Elías con un libro y a su izquierda Moisés con las Tablas de la Ley; a sus pies, los apóstoles Pedro, Santiago el Mayor y Juan, a quienes Jesús lleva consigo y maravillados contemplan la escena.

 

VIERNES 7

Santos: Sixto II, Papa y mártir; Cayetano de Thiene, fundador, y Donato de Arezzo, obispo. Feria (Verde)

SAN SIXTO II, del latín, "el sexto" (258). Papa y mártir. Sus datos aportan datos de él desde su elección pontificia en agosto 30 del año 257; en el sitio vigésimo cuarto de la cronología. Se distingue por ser amable, bondadoso y conciliador, lo que es útil para restablecer relaciones con otras Iglesias. Dictamina que se inicié el uso de la plegaria Deo Gratias. Al celebrar la Asamblea Eucarística en las catacumbas de San Calixto, es decapitado por orden del pagano Valeriano (190-269); es sepultado en ese lugar. Junto con él son sacrificados seis de los siete diáconos que le rodeaban; sólo fue perdonado su tesorero, el diácono san Lorenzo (10 de agosto), a quien se le conceden cuatro días para entregar los bienes de la Iglesia. En el siglo IX sus reliquias son trasladadas a un templo a él dedicado.

 

SÁBADO 8

Santos: Domingo de Guzmán, fundador, y Famiano de Galesse, monje. Beata Margarita Caiani, fundadora.

Vísperas I del domingo: 3a semana del Salterio Memoria (Blanco)

BEATA MARGARITA CAIANI, del latín, "perla" (1863-1921). Fundadora. Natural de Poggio a Caiano, diócesis de Pistoia, Italia. Bautizada con el nombre de María Ana Rosa, desde pequeña destaca por su práctica ferviente y constante de la oración, así como por tratar, en las medidas de su edad y posibilidades, de ayudar a los más necesitados. En 1893 ingresa en el monasterio italiano de las religiosas benedictinas en Pistoia, lugar del que se retira para dedicarse a atender enfermos, así como a la formación e instrucción de los niños. Más adelante, con otras dos jóvenes con ideas altruistas, abandona casa y familia para servir al prójimo. Esa unión será el antecedente de la fundación de la congregación de Religiosas Mínimas del Sagrado Corazón de Jesús, para la que redacta las primeras Constituciones (1901); al año siguiente viste el hábito y elige el nombre de sor María Margarita del Sagrado Corazón. Para 1905, profesan las seis primeras religiosas de la citada institución. Las vocaciones se acrecientan y su obra se expande, con el afecto y agradecimiento de quienes reciben su ayuda. Antes de morir, su instituto es agregado a la Orden Franciscana. Entrega su alma al Creador en Florencia, Italia, donde su cuerpo, incorrupto, reposa en la capilla de la congregación por ella fundada. Beatificada, en 1989, por nuestro recordado Juan Pablo II (1978-2005), quien expresó que esta beata deja a su familia para" ... ocuparse de los más necesitados, de los últimos: los niños marginados, los muchachos del campo, los ancianos, los soldados Víctimas de la guerra, los internados en hospitales militares, atender a niños, jóvenes, enfermos y moribundos".

 

DOMINGO 9

XIX DOMINGO ORDINARIO

Santos: Teresa Benedicta de la Cruz, mártir y Romano o Román el Ostiario, mártir. Beato Amador de Silva Meneses, presbítero. (Verde)

BEATO AMADOR DE SILVA MENESES, del latín, "amante, galán, amigo" (1420-1482). Presbítero. Nace en Ceuta (actual territorio español), en ese entonces Portugal. Hijo del alcalde de Campomayor y Uguela, Ruiz Gómez de Silva, y de Isabel de Meneses, es bautizado con el nombre de Juan. Hermano de santa Beatriz de Silva (17 de agosto), recibe esmerada educación tanto civil como religiosa. Algunos de sus biógrafos consignan que antes de unirse a los franciscanos vive como ermitaño. Hacia 1438 ingresa en el monasterio de Jerónimo de la Puebla de Guadalupe -virgen española, famosa por sus milagros- como hermano lego, que no tiene órdenes clericales, donde -pese a su noble origen- desempeña las más humildes faenas. Ahí permanece más de 20 años. Con la finalidad de ir a Arabia, tierra de infieles, y evangelizar, se traslada a Granada, donde se embarca a África; sin embargo, una tempestad lo regresa a costas españolas. Ingresa con los franciscanos, sin precisarse fecha exacta, donde está seguro y encuentra el ambiente propicio para desarrollar su espíritu y vocación de servicio a Dios y al prójimo. En 1452 solicita: autorización para trasladarse a Asís, Italia, con el propósito de estar cerca de las reliquias del Fundador. En este lugar encuentra la paz que tanto busca y redefine su vocación; aceptando los designios divinos, deja atrás la idea de convertirse en misionero. Ahí realiza una modificación a la Regla franciscana, lo que da origen a la llamada "reforma amadeista", además de cambiar el hábito tradicional color pardo por uno blanco. Debido a sus características espirituales, se le envía a predicar a Perugia, Milán y Brescia. Por obediencia, después de haber permanecido como lego, se ordena sacerdote a la edad de 39 años. Es llamado por el pontífice Sixto IV (1471-1484) para ir a Roma, convertirse en su guía espiritual y encargarse de la dirección del monasterio de san Pedro en Montorio. Posteriormente (1482) radica en Milán, donde realiza una profunda misión visitando todos los templos y monasterios de la región; dando testimonio con su vida de un amor a Cristo y a sus seguidores, entrega su alma en el convento de Vimercate, cercano a la ciudad citada. Nota: los amadeistas son unidos a la congregación de los Franciscanos Observantes en 1568. También se le conoce como: Amadeo o Amador de Portugal, Amadeo de Silva y Meneses.

 

LUNES 10

Santos: Lorenzo de Roma, mártir: Gerait de Dummont, rey, y Aredio de Lyón, obispo. Fiesta (Rojo)

SAN LORENZO DE ROMA, del latín, "laurel" (siglo III). Mártir. Por tradición se le ubica como ciudadano romano. Vive en los siglos II-III. No se localizan noticias de su biografía hasta ser el encargado de las finanzas del pontífice san Sixto II (257-258; 7 de agosto), siendo diácono (del griego, servidor) al servicio de las primeras comunidades cristianas de la época. Asimismo, es mediador entre los cautivos del pagano Valeriano (190-269) y la sede pontificia. Con el propósito de no ser capturado, ejerce su ministerio en forma oculta, además de hacer oración para fortalecer su espíritu y dar a conocer el Evangelio. Sin embargo, las tropas paganas lo descubren y encarcelan, exigiéndole indicar donde guardaba “...las riquezas de la Iglesia" para dedicar ese "tesoro" al culto de los falsos dioses. Por ello, Lorenzo lleva a sus captores a las mazmorras, para mostrarles a los numerosos cristianos que ahí padecían, a la vez que les expresaba: "Éstas son las riquezas de la Iglesia: sus fieles". Lo anterior enoja a tal grado a los idólatras, que colocan a Lorenzo sobre una parrilla ardiente donde muere mártir por ser fiel al Dios verdadero. Iconografía: es favorita de los artistas, en el momento del martirio, Lorenzo, semidesnudo sobre la parrilla, entre las llamas. Protector de bibliotecarios, alusivo a haber protegido los libros sagrados, así como de los trabajadores expuestos al fuego.

 

MARTES 11

Santos: Clara de Asís, fundadora, y Digna de Todi, eremita. Beato Mauricio Tornay, mártir. Memoria (Blanco)

BEATO MAURICIO TORNAY, del latín Mauro, "originario de Mauritania" (1910-1949). Mártir. Es el séptimo de ocho hermanos. Nace en Rosiere (comuna de Orsieres, cantón de Valais), Suiza. Sus padres le forman en la fe católica. Estudia en la escuela del lugar; al regresar, ayuda a sus padres en el establo y la huerta. Después de su primera comunión, el niño se torna más atento. Está internado por seis años en el colegio de la abadía de San Mauricio, donde destaca por ser fervoroso; después de sus estudios secundarios, ingresa al noviciado de los canónigos Regulares de San Bernardo, donde expresa: "Cumplir con mi vocación de abandonar el mundo y dedicarme por completo al servicio de las almas para conducirlas a Dios, y salvarme yo mismo" (1931). Su voluntad de ser misionero es férrea; por lo mismo, al escribir a su hermana, le dice: "Hay tantos paganos que nos llaman... Nuestra salud, nuestra carne, es para ellos... Cuanto más vivo más convencido estoy de que el sacrificio y la entrega de uno mismo tienen sentido y son lo único que dan sentido a estos días... ". Su actividad se interrumpe cuando en 1934 es sometido a una intervención quirúrgica, momento en el cual sus dolores los ofrece a Dios y señala: "Las penas bien soportadas de un día tienen más mérito que si hubieras rezado todo el día... Nuestras pequeñas penas poseen un valor infinito si las unimos a Cristo". Hace sus votos solemnes en 1935 y es enviado a misionar en Weishi, Yun-nan (suroeste de China), en la frontera con el Tíbet, actual territorio de China. Ahí continúa estudios y aprende el idioma chino. Vive entregado a la oración, la Misa y la reflexión. Recibe la ordenación sacerdotal en 1938, ejerce su ministerio y está a cargo del seminario. Un año después estalla la guerra: China es invadida por Japón y las fronteras tibetanas son dominadas por la tropa. El padre Mauricio necesita pedir limosnas para alimentar a los seminaristas. Antes de terminar el conflicto bélico (1945), es nombrado párroco de Yerkalo (al suroeste del Tíbet), donde el lama Gun-Akhio es soberano en todos los aspectos y odia a los misioneros; por lo que, en enero de 1946, es conducido al exilio en Pamé, Yunnan, China, donde se dedica a hacer oración, visitar a los lugareños y cuidar enfermos. En julio de 1949, disfrazado con hábito tibetano y afeitado, se dirigió a Lhasa, capital del Tíbet, para obtener del Dalai-Lama la libertad religiosa para los cristianos de Yerkalo; aun siendo reconocido continuó. Cuando llega a Tothong, varios guardias disparan sobre él, por lo que cae muerto. Su sacrificio no es inútil, ya que en la actualidad la fe católica predomina en Yerkalo. Así se hizo realidad uno de sus pensamientos de adolescente: "El día de la muerte es el más feliz de nuestra vida. Ante todo, hay que alegrarse, pues significa la llegada a la verdadera patria". Beatificado por Juan Pablo II (1978-2005), en 1992.

 

MIÉRCOLES 12

Santos: Juana Francisca de Chantal, fundadora, y Lelia de Limerick, laica. Beata Victoria Díez, mártir. Feria (Verde)

BEATA VICTORIA DÍEZ, del latín, "vencedora" (1903-1936). Mártir. Natural de Sevilla, España. Hija única de José y Victoria, fervientes católicos de escasos recursos. Cuando recibe su primera comunión despierta su vocación religiosa. Realiza estudios en la Normal sevillana, donde se gradúa como maestra, en 1923. A la vez, cursa dibujo y pintura en la escuela nocturna de Bellas Artes. La joven es alegre e inteligente. Asiste a una plática de santa Teresa de Ávila (15 de octubre) y encuentra que en la institución teresiana podría unir el apostolado con su profesión. Se afilia a una agrupación de laicos, donde hombres y mujeres, desde sus actividades profesionales, practican la espiritualidad teresiana, de acuerdo con su fundador, san Pedro Poveda (28 de julio), quien indica "Cumplan con su deber... y aunque lleguen al martirio... Dios les dará fuerzas". A partir de 1927, trabaja en una escuela pública en Cheles, Badajoz. Al año siguiente la trasladan a un plantel en Hornachuelos, Córdoba; ahí destaca en el apostolado con los niños, consigue de las autoridades un nuevo edificio, crea la biblioteca escolar, imparte clases periódicas al aire libre y entabla una relación con los padres de familia. Además, establece una escuela nocturna para jóvenes obreras; da impulso a la Acción Católica, organiza clases de catecismo para niños de la parroquia y, por sus méritos, es electa presidenta del Consejo Municipal. Pone en marcha un programa de apoyo a los estudiantes necesitados y hace obras de beneficio para los mismos. En 1933, el gobierno manda retirar crucifijos e imágenes religiosas de las escuelas y prohíbe a los maestros la enseñanza del catecismo, Victoria prepara a muchachas para impartir catequesis fuera del plantel y redacta Para las catequistas, como texto auxiliar; asimismo, pone en marcha representaciones, canciones, paseos, referentes a la catequesis y organiza una Asociación Misionera de la Santa Infancia para animar a los niños al aprendizaje, pero también dirige Círculos de Acción Católica. Cuando estalla la Guerra Civil (1936), se desata una tenaz persecución contra la Iglesia. Victoria recibe la que sería su última comunión y regresa a su hogar, donde con su madre reza el rosario hasta ser aprehendida por las tropas, que la mantienen incomunicada; en la madrugada. Con las esposas colocadas en las muñecas, salió del lugar con otros detenidos, con quienes caminó por la sierra 12 kilómetros hasta llegar a una antigua mina. Durante el camino, anima a los capturados diciéndoles: "¡Animo, dense prisa! Nos espera el premio... Veo el cielo abierto". Todos los condenados a muerte son lanzados a una fosa. Al quedar sola con los supuestos jueces, le proponen que dijera: ¡Viva el comunismo! Ella, de rodillas, responde levantando los brazos: "Digo lo que siento: ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva mi Madre Santísima!", al mismo tiempo que una ráfaga de metralla hacía blanco en su joven cuerpo. Beatificada por el Siervo de Dios Juan Pablo II (1978-2005), en 1993. Iconografía: en fotografía, con vestido contemporáneo, sonriente. Nota: su nombre completo fue Victoria Diez y Bustos de Molina.

 

JUEVES 13

Santos: Ponciano, Papa; Hipólito de Cerdeña, mártires; Benildo Romancon, Hermano de las Escuelas Cristianas, y Máximo de Constantinopla, mártir. Feria (Verde)

SAN PONCIANO, del latín, "originario del Ponto" (siglo III). Papa. Nativo de Roma. Se desconocen pormenores de infancia y familia. Es electo pontífice en el año 230, en el orden décimo octavo de la cronología. En el ejercicio pontificio indica el canto de los Salmos, la recitación de Confíteor Deo (del latín, Yo pecador), como oración antes de la muerte y la utilización del saludo Dominus vobiscum (del latín, el Señor esté con ustedes). Debido a las persecuciones de su época, es exiliado y sujeto a trabajos forzados en las minas de Cerdeña, donde muere mártir hacia el año 235. En esa época, cada pontífice a su muerte es venerado como santo. SAN HIPÓLITO, del griego, "jinete" (siglo III). Presbítero. Son desconocidos datos de su vida anteriores a la edad adulta, al ser presbítero de nacionalidad griega. Se le atribuye haber escrito documentos exegéticos y teológicos. Es capturado por las tropas paganas y enviado a trabajar en las minas de Cerdeña, junto con Ponciano. Ambos mueren mártires en defensa de su fe. San Hipólito es designado por los conquistadores de la Nueva España como uno de los patrones de la Ciudad de México, donde hasta nuestros días se le venera.

 

VIERNES 14

Santos: Maximiliano María Kolbe, mártir y Anastasio de Esztergom, abad. Beato Antonio Primaldo y compañeros, mártires. Memoria (Rojo)

BEATO ANTONIO PRIMALDO y COMPAÑEROS, del latín, quizá del etrusco, "de la familia Antonia" (1480). Mártires. Los hechos relatan que los mártires conmemorados en esta fecha son encabezados por el italiano Antonio Pezzulla; mueren en defensa de la fe en Cristo, entre el 28 de julio al 11 de agosto de 1480 en la ciudad de Otranto, Italia. El suceso se origina como resultado de la invasión turca del bajá Achmet, cuando sitia dicha ciudad para extender su imperio. Como los habitantes oponen resistencia, los turcos invaden la población destruyendo lo que encontraban a su paso, con lo que causan devastación y sólo 813 sobrevivientes -todos cristianos- logran refugiarse en la colina Minerva. Asimismo, el ejército de paganos intenta que éstos desistan de su fe y al preguntarles, contestan con valor: "Jesucristo es Hijo de Dios, nuestro Señor y Dios verdadero. Preferimos morir mil veces que renegar de Él". Por esa repuesta, los turcos enardecidos inician la matanza con el citado Antonio, quien al frente del grupo exhorta a sus compañeros a perseverar en la fe. Por haber sido el primero se le otorga el apelativo de Primaldi (del italiano, primato, "primacía"), quien es decapitado. Al parecer, su cadáver decapitado permanece de pie hasta que es martirizado el último de sus compañeros. Se dice que este hecho impresiona tanto al verdugo que en ese momento se convierte al cristianismo y es también martirizado. Un año después, Otranto es recuperada por la milicia cristiana y, cuenta la tradición, la mayoría de los cadáveres permanecen incorruptos sobre la colina Minerva. Tres siglos después, el pontífice Clemente XIV (1769-1774) aprueba su veneración como beatos en 1771.

 

SÁBADO 15

La Asunción de la Santísima Virgen María.

Santos: Alfrid de Hildensheim, obispo, y Tarsicio de Roma, mártir.

Vísperas II de la solemnidad: todo propio Solemnidad (Blanco)

LA ASUNCIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA, del latín eclesiástico, assumptio, "elevación de la Virgen desde la tierra al cielo" (siglo I). Por su significado teológico, esta solemnidad destaca dentro del tiempo ordinario en la liturgia de la Iglesia universal. La citada celebración en sí misma es compendio y síntesis de profusas verdades de la fe. María, en su Asunción desde la Tierra al cielo, es testimonio de la abundancia y eficacia de la obra salvífica del Creador. Es para la humanidad la imagen y la consoladora prenda del cumplimiento de la esperanza al final de nuestra vida, porque su glorificación es plena, es el destino de aquellos que Cristo ha hecho sus hermanos. Asimismo, es la garantía de la fidelidad del Señor a su promesa; una recompensa a su Humilde Sierva, por su adhesión al plan divino. Tal glorificación en su asunción a los cielos, significa que su cuerpo virginal, en configuración con el Hijo resucitado, no conocería la corrupción después de su muerte. El Siervo de Dios Pío XII (1939-1958) proclama este Dogma (del griego, dógma, -atas, "decisión, decreto". Verdad que debemos creer, a la luz de la fe) el 1 de noviembre de 1950, en la Constitución Munifieentissimus Deus. La celebración se originó en Oriente hacia el siglo VI, que se fija en esta fecha y posteriormente pasó a Occidente en el siglo VII. Iconografía: numerosas representaciones pictóricas, de acuerdo con la creatividad de cada autor, presentan a María Santísima sobre nubes, con vestido blanco y manto azul, con la característica de que tales prendas ondean en el aire al elevarse hacia las alturas, rodeada por ángeles; en lo alto la reciben Dios Padre y Dios Hijo. Es Patrona de la Ciudad de México. En la histórica parroquia de Santa María la Redonda, se venera esta advocación mariana (ubicada en plaza Riva Palacio 46, colonia Guerrero, Centro Histórico de la Ciudad de México). Un dato referente al calificativo de "la Redonda", se debe a que el altar mayor es circular y en el centro se encuentra la Santísima Virgen María en su gloriosa Asunción.

 

DOMINGO 16

XX DOMINGO ORDINARIO.

Santos: Beato Bartolomé Laurel y compañeros, mártires, Esteban de Hungría, rey, y Roque de Montpellier, peregrino. (Verde)

BEATO BARTOLOMÉ LAUREL y COMPAÑEROS, del arameo, "el hijo del arador" (1627). Mártires. Originario de la actual Ciudad de México, entonces llamada Nueva España, es bautizado a fines del siglo XVI, pero no se conocen pormenores de su familia ni de infancia. En la etapa anterior, a definir su vocación, se dedica a la medicina; pero no a la proveniente de la química, sino a la tradicional herbolaria: En el marco histórico de su época las epidemias hacen presa a la población nativa y europea, tal vez de ahí la necesidad de un buen herbolario que, aun sin ser médico, alivie las pestes y enfermedades gastrointestinales que, entre otros padecimientos, sufren los antiguos mexicanos. Pese a la fundación del hospital de Jesús (1524), por el conquistador Hernán Cortés (1485-1547), éste es insuficiente para atender a los pobladores. Además, hay otros nosocomios en los que Bartolomé Laurel atiende enfermos; por ejemplo, en La Tlaxpana (actual avenida México-Tacuba), la Casa de Cuna en Santa Fe y en San Hipólito, entre otros. Sin embargo, quizás el servicio al prójimo en condiciones deplorables, así como la formación en Cristo que recibe de sus padres, son una benéfica influencia que lo sensibiliza cuando define su vocación a la vida religiosa e ingresa en la orden de frailes menores (franciscanos). En dicha orden profesa como hermano lego (el que siendo profeso, no tiene opción a la ordenación sacerdotal), donde recibe instrucción, que amplía sus conocimientos en medicina y enfermería. Pero Dios lo reserva a un apostolado misionero y en 1623 embarca hacia las Islas Filipinas, donde se dedica a la evangelización y atención de los enfermos durante cuatro años. Posteriormente, para el mismo servicio, se le envía a Japón, donde las autoridades y la población son paganas; por lo tanto, las tropas persiguen a los convertidos y a los misioneros, pese a lo cual Bartolomé predica en forma oculta, hasta que es denunciado y aprehendido, en unión del sacerdote Francisco de Santa María y el catequista laico Gaspar Vaz. Por no renunciar a su fe se les condena a morir quemados en la hoguera. Es beatificado por el beato Pío IX 1846-1878 (7 de febrero) en 1867. El proceso de canonización se encuentra abierto en la Comisión para las Causas de los Santos de la Arquidiócesis de México, por lo que necesario que ocurra un milagro de "primer orden", esto es, una curación total en el caso de una enfermedad considerada incurable, en la cual como fieles católicos solicitemos la intercesión de Bartolomé y con esto sea elevado a los altares como santo. Iconografía: con hábito franciscano, en el momento de su martirio en la hoguera y la palma alusiva.

 

LUNES 17

Santos: Jacinto de Cracovia, presbítero; Beatriz de Silva, fundadora, y Clara de Montefalco, religiosa. Feria (Verde)

SANTA BEATRIZ DE SILVA, del latín, "la que hace feliz" (1426-1491/1492). Fundadora. Hija de los portugueses Ruy e Isabel, nace en Ceuta, Cádiz, España, donde pasa su niñez. En 1434 su progenitor es nombrado alcalde de Campomayor de Alentejo, Portugal, por lo que es trasladada la familia con sus 12 hijos, entres ellos su hermano san Amadeo de Silva (véase 9 de agosto), entendiéndose los frutos de la esmerada formación en Cristo y especial devoción a la Virgen María. Hacia 1447, Beatriz es requerida para ser dama de la Corte de la reina de Castilla, cuando contrajo nupcias con el rey Juan II de Castilla. Así viaja con la soberana a Tordesillas, en Valladolid, donde se suscitan hechos trascendentes para nuestra santa. Entonces en la Corte se suscitan intrigas; asimismo, la belleza, la cultura y la distinción de Beatriz hacen que los jóvenes queden prendados de ella, hasta que la reina, prestando oídos a rumores, siente celos de la joven y de su esposo, el rey, por lo que pretende deshacerse de ella, lo cual la lleva al extremo de encerrarla con llave en un baúl, sin importarle las consecuencias. En ese encierro pasa tres días. Sus biografías relatan que en aquel castigo se le aparece María Santísima, con vestido blanco y azul, y consolándola le anuncia su liberación y le solicita la fundación de una orden dedicada a la Inmaculada Concepción. En efecto, es liberada con vida, hace voto de castidad y promete que nadie más vería su rostro. Días después huye, hacia Toledo, donde se alberga en el convento de Santo Domingo el Antiguo con las monjas dominicas (1453). Pasan siete años cuando la reina Isabel, ya viuda, visita a Beatriz y le solicita su perdón, a lo que ella accede. Pasa 30 años, en el monasterio, en calidad de seglar, ajustándose en todo a la organización monástica. En 1484, abandona el citado claustro y de dirige con 11 jóvenes mujeres a un palacio de Galiana, donado por la reina Isabel la Católica, donde organizó un nuevo monasterio con la guía espiritual de los franciscanos Juan de Tolosa y García de Quijada, a la vez que solicita del pontífice Inocencio VIII (1484-1492) la aprobación de la orden de la Inmaculada Concepción, que es aprobada por la Santa Sede, en 1489, bajo la Regla de san Benito; esto último, según norma del Concilio IV de Letrán (1215), pero con estatutos propios. Al retrasarse la autorización, le es entregada en el monasterio por representantes pontificios (1491), con la finalidad de que las religiosas emitan su profesión. Sin embargo, esto no lo ve, ya que enferma y en su lecho recibe su hábito y el velo. Hace sus votos, de manos de los asesores franciscanos y, momentos después, fallece; por lo tanto, queda consagrada como fundadora y primera monja de su orden. Se dice que al morir ven en su frente una estrella y su rostro resplandeciente. Es canonizada en 1976 por Pablo VI (1963-1978). Iconografía: estrella en su frente, hábito blanco ceñido con cordón franciscano, escapulario blanco con medallón de la Inmaculada Concepción; toca negra y capa azul celeste, la Regla de su fundación, lirio y báculo sostenido por un ángel a sus pies. Las religiosas concepcionistas son la primera orden femenina que llega al Nuevo Mundo y funda su primer monasterio en 1540 en la Ciudad de México, ubicado en calle Belisario Domínguez núm. 7, en el Centro Histórico, lugar donde aún se encuentra el templo, aunque el claustro ya desapareció.

 

MARTES 18

Santos: Elena de la Cruz, emperatriz, y Alberto Hurtado, presbítero. Beato Manés de Guzmán, presbítero. Feria (Verde)

SANTA ELENA DE LA CRUZ, del griego, "antorcha" (255-330?). Emperatriz. Su vida se ve inmersa en leyendas; sin embargo, la versión fidedigna es que nace en Drepanum (más tarde llamada Helenópolis en su honor), Bitinia (antiguo país de Asia Menor). Es de familia pagana, de condición humilde. Destaca por su singular belleza. Ayuda a atender la hostería de su padre; al parecer ahí conoce al emperador Constancio I Cloro (250-306), quien, cautivado por su hermosura, la hace su esposa. Otra versión indica que es su concubina. Procrean un hijo, quien a la postre será Constantino I el Grande (274-337). Sin embargo, al ser Constancio electo emperador del Imperio Romano (293), se separa de Elena por no pertenecer a la nobleza. Más adelante, fallece Constancio y hereda al hijo que procrea con ella el trono de la Ciudad Eterna. Constantino I el Grande, convertido al cristianismo declara a esta religión la oficial del Estado y con ello cesan las persecuciones contra los creyentes. Elena también abraza la fe de Cristo y se dedica a socorrer con generosidad a los necesitados. En 306 hace una peregrinación a Tierra Santa y se da a la tarea de localizar la Santa Cruz, en la que es crucificado el Redentor; al encontrarla, dedica su cuantiosa fortuna a la edificación de las basílicas de la Natividad, en Belén; de La Ascensión del Señor, en el monte de los Olivos; la del Santo Sepulcro, y un templo dedicado a la Santa Cruz, en Roma, donde coloca las reliquias encontradas. Como complemento de su recorrido, visita monasterios de religiosas a las que atiende con generosidad. Quizá su fallecimiento ocurre en Nicomedia o bien en Constantinopla. Su cuerpo es trasladado a Roma y sepultado en la Vía Labicana, dentro de un sarcófago que hoy se expone en los museos de la Ciudad del Vaticano. Su veneración se pierde en los anales de la historia. La Iglesia latina celebra su memoria hoy, en tanto que la Iglesia Oriental lo hace el 21 de mayo. Iconografía: con atavío regio, a su lado la Santa Cruz, los clavos, la corona de espinas y una lanza. Intercesora para encontrar objetos perdidos, en alusión a haber encontrado la Cruz, así como de los enfermos de cáncer y la epilepsia.

 

MIÉRCOLES 19

Santos: Beatos Pedro Zúñiga y Luís Flores y compañeros, mártires. Santos: Juan de Eudes, fundador, y Luís de Anjou, obispo. Feria (Verde)

SAN LUÍS DE ANJOU, del germánico, "guerrero ilustre" (1274-1297). Obispo. Ve la primera luz en Brignoes, Provenza, Francia; es el mayor de tres hermanos. Su madre es la princesa María y su padre, Carlos II de Anjou, rey de Nápoles, Sicilia, Hungría y Jerusalén. Recibe formación en Cristo, por lo que desprecia los honores mundanos, siendo un piadoso creyente. En ese entonces los sicilianos de rebelan contra la prepotencia de su abuelo Carlos I (1226-1285), quien pretende reinar en todo el territorio italiano; en venganza, hacen prisionero a Carlos II, cuando Luís tiene 10 años. Pasados tres años condicionan la libertad del citado monarca, a cambio de tomar a sus tres hijos, los príncipes Luís, Roberto y Raimundo, como rehenes, para enviarlos a Barcelona, España. Por lo tanto, los tres permanecen en cautiverio durante siete años. Sin embargo, Luís soporta con paciencia el maltrato, estando adaptado a una vida de penitencia. Los años de prisión afirman su piedad en virtud de tener al sacerdote franciscano Jaques Deuza como guía espiritual; asimismo, recibe los sacramentos con frecuencia, hace oración y asiste diario a la Asamblea Eucarística. Cuando tiene oportunidad, visita a los enfermos y a los leprosos en Ciudad Condal, Barcelona. Siendo joven, enferma y promete que al recuperar la salud consagraría su vida a Dios. Más tarde, milagrosamente sana y como se soluciona el conflicto, le es posible regresar a su hogar. Ahí renuncia al trono de Nápoles a favor de su hermano Roberto e ingresa en el convento franciscano de Roma. Recibe en Nápoles las órdenes sagradas en 1296. Al regresar a Roma, el papa Bonifacio VI (12941303) lo consagra obispo de Toulouse, Francia; en el ejercicio episcopal reforma el clero. Dedicado a la predicación, obtiene múltiples conversiones. Se dice que efectúa curaciones milagrosas. Vive en austeridad, ayunos y penitencias. Visita enfermos y recibe diario a 25, para atenderlos en su casa. Hace un viaje a Roma para asistir a la canonización de su tío san Luís IX, rey de Francia (25 de agosto), cuando al pasar por su tierra natal enferma de tuberculosis. Se dice que tiene la revelación de que entregaría su alma al Creador, lo que sucede en una fecha como hoy. Es canonizado por el beato Juan XXII (1316-1334) en 1317. Iconografía: con atavío episcopal, en actitud de bendecir a la feligresía.

 

JUEVES 20

Santos: Bernardo de Claraval, doctor de la Iglesia, y María de Matías, fundadora. Beata María Climent, mártir. Memoria (Blanco)

SANTA MARÍA DE MATÍAS, del arameo, "señora" (1805-1866). Fundadora. Oriunda de Vallecorsa, Italia. Desde pequeña muestra gran amor por la preciosísima sangre que el Redentor derramó para el perdón de los pecados de la humanidad, así como una gran disposición para la oración, lo mismo que una devoción y un amor por la Virgen María. Aunque la idiosincrasia de su época la debía haber mantenido lejos del contacto de la sociedad, María -en su niñez y su adolescencia- procura la compañía de otras personas que le enriquezcan con sus experiencias de vida; así fue gestándose la idea de que para modificar a la sociedad es necesario llegar hasta su corazón y mostrarle cuán grande son el amor y la misericordia divinas. En 1822, a llegar a su pueblo san Gaspar del Búfalo, la joven se ve impactada por los conceptos vertidos por el predicador y define su vocación: transformar el alma de la humanidad. Después de madurar esta idea y conversar con Giovanni Merlín, compañero del padre Gaspar, decide fundar la congregación de las Religiosas Adoratrices de la Sangre de Cristo (1834), cuyo carisma inicial es educar a niñas; además de promover la catequización entre las madres de éstas y la población femenina, todo con la finalidad de que vivan según el Evangelio. Aunque -en un principio la obra se enfocaba únicamente en las mujeres- al pasar el tiempo varios varones acudían a las pláticas que organizaba María, quien, pese a ser introvertida, encuentra tal motivación en su misión que se convierte en afamada predicadora. La obra pronto encuentra eco y logra fundar más de 50 casas de religiosas, en poblaciones poco atendidas espiritualmente, distribuidas en Italia, Alemania e Inglaterra. A solicitud del pontífice Pío IX se traslada a Roma con el propósito de dirigir el Hospicio de San Luís y una escuela en Civitavecchia, donde consigue el amor y la admiración de quienes a dichos centros acuden. Estando en Roma, entrega su alma al Señor. Es canonizada en 2003 por el Siervo de Dios Juan Pablo II (1978-2005), quien en la Homilía expresa: "El misterio de la cruz conquistó interiormente a María de Matias, que puso el instituto de las Religiosas Adoratrices de la Sangre de Cristo 'bajo el estandarte de la Sangre divina'. En ella el amor a Jesús crucificado se tradujo en celo por las almas y en una entrega humilde a los hermanos, al 'querido prójimo’... ". Iconografía: con el hábito de su orden, sonriente frente a un crucifijo, con una pluma en la mano escribiendo la Regla de su Instituto.

 

VIERNES 21

Santos: Pío X, Papa; Domingo de Armenteira, abad, y José Dang de Vietnam, presbítero. Memoria (Blanco)

SAN PÍO X, del latín, "piadoso" (1835-1914) Papa. Su nacimiento ocurre en la población italiana de Riese (en su honor, Riese Pío X), Treviso. Hijo de familia católica de escasos recursos, en el bautismo recibe el nombre de José Melchor Sarto; es el segundo de 10 hermanos, a quienes sus progenitores les procuran formación católica. En la parroquia de su tierra natal, recibe la catequesis y la primera comunión. Aprende sus primeras letras la escuela del lugar; después el párroco le enseña latín y lo envía a la escuela de Castelfranco, donde hace el trayecto a pie. Desde entonces es notable su vocación al sacerdocio, así como su piedad. Más adelante, por medio de una beca, ingresa en el seminario de Padua (1850). Es un alumno ejemplar, con excelentes calificaciones, hasta recibir la ordenación sacerdotal (1858). Inicia su ministerio en Tombolo, Padua, donde permanece nueve años brindando especial atención a los niños. Después trabaja en Salzano, Venecia (1875); es canónigo en la catedral de Treviso, en 1875; canciller de la curia, en 1879; obispo de Mantua, 1884, y cardenal de Venecia, 1893. También promotor de la prensa católica, las agrupaciones de laicos, la presencia de católicos en los municipios, así como obras de beneficio social. Su vida es austera, pues lo poco que tiene lo destina a obras de caridad. Le distingue su trato, amable y cordial con quienes le rodean. A la muerte de León XIII (1878-1904), es electo pontífice, el 9 de agosto de 1903, en el orden 257 de la cronología; al preguntarle sobre la aceptación al cargo, responde: "Acepto el papado como una cruz". Su lema es: "Instaurar todas las cosas en Cristo". Por su devoción a la Eucaristía, establece la práctica de la comunión frecuente; instituye en la Asamblea Eucarística la elevación del la hostia y el cáliz; sienta las bases para el Código de Derecho Canónico e inicia la publicación de las Actas de la Sede Apostólica (Acta Apostolicae Sedis), que se levantan con el texto íntegro de leyes y documentos. Deja una estela de santidad a su fallecimiento acaecido en la sede pontificia. Canonizado por el Siervo de Dios, Pío XII (1939-1958) en 1954. Su cuerpo ha permanecido incorrupto y es venerado bajo el altar de la capilla de la Presentación, en la Basílica de San Pedro en Ciudad del Vaticano. Iconografía: con atavió papal y un cáliz por su amor a la Eucaristía.

 

SÁBADO 22

Nuestra Señora María Reina

Santos: San Andrés de Fiésole, abad. Beato Jacobo Bianconi o de Mevania, presbítero.

Vísperas I del domingo: 1a semana del Salterio Memoria (Blanco)

NUESTRA SEÑORA MARÍA REINA. A través de los tiempos, los católicos han expresado a María Santísima su amor y devoción, pues la consideran la intercesora ante el Padre y Madre protectora. Otro título del que es digna es el de Reina, aunque éste no se mencione en la Biblia. Por la relación que une al Hijo y a la Madre, se intuye la santidad de la Virgen y se le venera como Reina gloriosa en la tierra y en el cielo. Esta conmemoración litúrgica del Reinado de María es instituida por el pontífice Pío XII (1939-1958) el 11 de octubre de 1954, al promulgar la encíclica Ad Coeli Reginam acerca de la dignidad y la realeza de María, y coronar a la Virgen en la basílica romana de Santa María la Mayor. Iconografía: de acuerdo con la creatividad de cada autor. María ataviada con vestido blanco y manto azul, de pie sobre un nimbo de nubes en el momento de ser coronada por Dios Padre y Dios Hijo; al centro sobrevuela una paloma, símbolo del Espíritu Santo.

 

DOMINGO 23

XXI DOMINGO ORDINARIO

Santos: Felipe Benicio, presbítero, y Eugenio de Ardstraw, obispo. Beato Pedro Gelabert, mártir. (Verde)

SAN EUGENIO DE ARDSTRAW, del griego, "de buena estirpe" (siglo VI). Obispo. Se deduce su origen irlandés, ya que vive en ese país. No se conocen particularidades de infancia ni de familia. En su niñez es vendido como esclavo a los piratas de Bretaña, situación común en su época. Cuando en su juventud, ya convertido al cristianismo, logra regresar a su tierra natal, dedica su vida a Dios trabajando en propagar su Palabra. Funda la diócesis irlandesa de Ardstraw, donde se le considera primer obispo. Su veneración se pierde en la memoria de los tiempos.

 

LUNES 24

Santos: Bartolomé, apóstol, y Juana Antida, fundadora. Beata María de la Encarnación, fundadora. Fiesta (Rojo)

BEATA MARÍA DE LA ENCARNACIÓN, del arameo, "señora", y del latín eclesiástico, incarnatio, "en", "dentro", y carnis, "carne" (1820-1886). Fundadora. Nace en Quetzaltenango, Guatemala, como hija de padres católicos; es bautizada con el nombre de María Vicenta. La formación en Cristo que recibe desde la infancia, fructifica cuando a los 15 años de edad la fervorosa joven decide consagrarse a Dios. Ingresa en el convento de las Bethlemitas, en la capital de su país; al vestir el hábito, elige en nombre de María de la Encarnación del Sagrado Corazón de Jesús. Dedicada a la oración y al estudio, redacta Constituciones con el propósito de hacer reformas y fundar las Hermanas de Belén, para hacer vida la espiritualidad de los Dolores del Sagrado Corazón de Jesús, ofreciendo cada mes la adoración y oración expiatoria por la salvación de la humanidad. Su pensamiento y apostolado es servir al necesitado, impulsar la educación de los niños y jóvenes, proteger la dignidad de la mujer y trabajar por el crecimiento de la Iglesia dando a conocer a Cristo. En su tierra natal propicia el establecimiento de dos escuelas. Más tarde, entre 1873 y 1885, durante la persecución religiosa en su país, su congregación es expulsada y continúa su misión en Costa Rica; San Juan de Pasto, en Colombia, y en Ecuador. En dichos lugares realiza extensa obra en beneficia de los marginados al fundar colegios para niñas, orfanatos, asilos, casas hogar para niñas abandonadas, etcétera. En general, destaca por anticiparse a su época como una promotora de la formación integral de la mujer en América Latina. Su fallecimiento ocurre a consecuencia de haber caído de un caballo, el cual la conduce al santuario de las Lajas en Otavalo, Ecuador. Su cuerpo incorrupto recibe veneración en el convento colombiano de San Juan de Pasto. En nuestros días su obra se desarrolla por todo el mundo. El Siervo de Dios Juan Pablo II (1978-2005) la beatifica en 1997. Iconografía: con hábito, en sus manos las Constituciones de su fundación y un crucifijo.

 

MARTES 25

Santos: Luís IX de Francia, rey; José de Calasanz, fundador, y Ginés de Arlés, mártir. Feria (Verde)

SAN LUIS IX DE FRANCIA, del germánico, "guerrero ilustre" (1214-1270). Rey. Hijo de los reyes de Francia, Luis VIII y Blanca de Castilla, Nace en Poissy, Francia. Desde su niñez su madre inculca el amor a la virtud cristiana, la oración, el deseo de permanecer alejado del pecado y, pese a sus riquezas, vivir en austeridad y practicar la caridad. Al morir su padre (1226), es proclamado rey de su país; pero como tiene sólo 12 años de edad, su madre asume el cargo. En 1234 contrae nupcias con la princesa Margarita de Provenza. Se distingue por un gobierno de justicia y paz para sus súbditos; siendo un hombre de oración, recibe los sacramentos con la frecuencia permitida en ese tiempo, participa en la Santa Misa, practica el ayuno y la abstinencia. Proporciona los diarios alimentos a 200 menesterosos, los sábados come junto con ellos y les lava los pies a algunos. Gusta de la lectura sencilla que edifica su espiritualidad, hace amistad con santo Tomás de Aquino (28 de enero). Presta especial atención a las órdenes de franciscanos y dominicos. En 1244 enfrenta y vence a los ingleses. Está enfermo y hace la promesa de participar en las Cruzadas (expediciones contra los infieles para reconquistar los Santos Lugares), por lo que en 1248 embarca hacia Chipre, Grecia; a su llegada envía a sus representantes al Gran Khan y en 1249 toma Damieta en las márgenes del Río Nilo, Egipto, pero con la prohibición a sus tropas de ejercer la violencia. Más adelante, sigue hasta El Cairo, pero el ejército musulmán le cierra el paso; una epidemia enferma al monarca y a sus tropas. Como prisionero de los paganos, soporta con paciencia su enfermedad, en cautiverio, sin quejas, rezando con sus militares. Es liberado a cambio de dejar Damieta y pagar un rescate. Visita Nazaret, Israel; Sidón (actual Sayda) y Tiro (ambas ciudades de Líbano), entre otros lugares. Regresa a su patria en 1254, continúa su vida de generosidad con los necesitados y atención personal a sus súbditos. Sin embargo, no olvida su promesa y en 1267 organiza la séptima Cruzada; en 1270 decide atacar Túnez, África, donde las altas temperaturas provocan una peste que diezma al ejército y él enferma. Aun así, trata con los embajadores la unión de la iglesia Bizantina con la Romana. Pero él, en estado grave, soporta con resignación su padecimiento, recibe los sacramentos y fallece. Felipe, su hijo y sucesor, traslada su cuerpo a Francia, para sepultado en la abadía de San Dionisio. Es canonizado, en 1297, por el pontífice Bonifacio VIII (1294-1303). Iconografía: con regio atuendo, cetro y corona; así como la corona de espina y los clavos de Cristo, cuyas reliquias conservó en la Santa Capilla fundada por él. Patrono de múltiples ciudades y pueblos. Protector contra la peste; patrono de bordadores, albañiles, carpinteros, ciegos y sordos, a quienes protegió.

 

MIÉRCOLES 26

Santos: Beato Junípero Serra, presbítero. Santos: Ceferino I, Papa, y Teresa de Jesús Jornet, fundadora. Feria (Verde)

SANTA TERESA DE JESÚS JORNET, del latín, "la que cosecha", y del hebreo, "Yahvé salva" (1843-1897). Fundadora. Primogénita de Antonia y Francisco, agricultores españoles; nace en Aytona, Cataluña. Hace sus estudios básicos en Lérida, continúa en Fraga, en Argensola (Barcelona). Termina sus estudios y recibe el título de maestra. Trabaja con celo por sus alumnos. Poco después estuvo en una escuela fundada por su tío sacerdote, el hoy beato Francisco Palau (7 de noviembre). En 1868 ingresa en la orden de santa Clara (clarisas) cerca de Burgos; hace su noviciado; pero le aparece una fistula (conducto anormal en la piel, por el que puede fluir pus o un líquido normal desviado de su camino ordinario) en la frente al parecer maligna, por lo que es retirada del convento. Otra vez su tío la integra en su obra, con lo que se convierte en visitadora de varias escuelas en España. A la muerte de su tío, Teresa regresa a su casa y pregunta: "Señor, ¿qué quieres que haga?". Pasa poco tiempo cuando es solicitada, por un grupo de sacerdotes que establecen una casa para ancianos. Con dos amigas y otras jóvenes, se establece en una casona de Barbastro, Huesca (1872). Un benefactor proporciona el mobiliario y el arreglo indispensables para iniciar lo que será el antecedente de la congregación de Hermanitas de los Ancianos Desamparados, de la cual es la Superiora el resto de sus días. Es de carácter formal, responsable, amable y con espíritu de sacrificio. En 1873 visten el hábito en la capilla del seminario. Las vocaciones proliferan, a tal grado que hay fundaciones en Europa (Valencia y Zaragoza) y América. La máxima de Teresa y de su congregación es: "Cuidar los cuerpos para salvar las almas", indicando: "Los ancianos desamparados son los dueños de las casas-asilo, las hermanitas serán las siervas de los ancianos"'. Señala: ''A más pobres, más bienhechores", por lo que promueven su obra y logran sostenerla. Determina el perfil de sus hijas espirituales al decir: "Dios en el corazón, la eternidad en el pensamiento, el mundo bajo los pies". La aprobación pontificia de su instituto llega en 1887. A sus 42 años, su salud es frágil, pero su entrega es cada vez mayor, ahora intensifica su oración y sus penitencias. Cuando se efectúa el Capítulo General, otra vez es electa superiora e inaugura otro noviciado en Palencia (1896). Poco después, enferma, expone a sus hermanas su última voluntad: "Cuiden con interés y esmero a los ancianos, ténganse caridad y observen fielmente las Constituciones. En esto está nuestra santificación". Desde su fundación en Lérida, Valencia, acude a la cita en la casa del Padre. En 1966, la entonces beata realiza la curación total de un tumor canceroso, lo cual después de acuciosos estudios determina que sea canonizada en 1974 por el Papa Pablo VI (1963-1978).

 

JUEVES 27

Santos: Mónica, viuda, y Cesáreo de Arlés, obispo. Beato Ricardo de Santa Ana, mártir. Memoria (Blanco)

SANTA MÓNICA, del griego, "monja, solitaria, única" (332-387). Viuda. Esta abnegada y ejemplar madre, nace en Tagaste (actual Souk-Abras), Argelia. Es cristiana. Sus biografías proporcionan datos desde su juventud, cuando está casada con un pagano de nombre Patricio. Viven, en su tierra natal y tienen tres hijos. Con su marido, padece mal trato e infidelidades; pero ella, con gran fe en Dios, a quien elevaba permanentes súplicas, logra que cambiase su actitud y se acercase a la fe cristiana. También su hijo Agustín la hace padecer y derramar copiosas lágrimas, pues lleva una vida desordenada, desde luego alejado de Cristo y entregado a una secta pagana. Pero como los designios de Dios son inescrutables, madre e hijo realizan un viaje hacia Ostia (ciudad ubicada al suroeste de Roma) y, se dice, los dos tienen una visión, donde se ven atravesando el umbral de la existencia presentándose ante Dios. Lo anterior marca la vida de Agustín. Al llegar a Milán, Italia, su vástago escucha la predicación del obispo san Ambrosio (7 de diciembre), entonces ocurre la plena conversión de Agustín. Mónica asiste a su bautismo y vive lo suficiente para darse cuenta del cambio de conducta de su hijo. Antes de fallecer en la ciudad de Ostia, dice a Agustín: "Hijo mío, nada me deleita ya en esta vida... Una cosa deseaba y era verte cristiano antes de morir. Dios me lo ha concedido con creces... ¿Qué hago ya aquí?". Es sepultada en la citada ciudad. En 1430 el pontífice Martín V (1417-1431) trasladó sus reliquias al templo de San Agustín en Roma; desde entonces se difunde su culto inmemorial. Asimismo, Eugenio IV (1431-1447) instituye en su memoria una fraternidad de madres cristianas, lo que permite que su veneración esté unida y se le considere protectora de madres que sufren y de viudas. Iconografía: con vestuario de época y velo oscuros, en sus maños un pañuelo, señal del llanto derramado.


VIERNES 28

Santos: Agustín de Hipona, doctor de la Iglesia; Moisés el Etíope, anacoreta, y Alejandro I de Constantinopla, patriarca. Memoria (Blanco)

SAN AGUSTÍN DE HIPONA, del latín, "perteneciente a Augusto" (354-430). Doctor de la iglesia. Nace en Tagaste (actual Souk-Abras), Argelia. Su padre es pagano convertido en la edad adulta; su madre, santa Mónica (27 de agosto), cristiana, le infunde la fe, pero al llegar a la juventud Agustín se olvida de sus principios y se integra en la secta de los "maniqueos" (grupo de gnósticos que promovían la existencia de dos "dioses" eternos: uno bueno, "la luz", y otro malo, "las tinieblas"); además, lleva una vida licenciosa unido a una mujer pagana con la que procrea un hijo. Su madre vive en permanente oración, suplicando al Señor la conversión de Agustín, quien cada vez se aleja más de la religión. Sucede que por alguna circunstancia viaja con su madre a Ostia, Roma; ambos tienen una visión que provoca su cambio de conducta. Después, al llegar a Milán, Italia, conoce a san Ambrosio (7 de diciembre), que es su guía espiritual; escuchando su predicación, Dios lo ilumina y regresa a la religión y al buen camino. Recibe el bautismo de manos del citado obispo. Después abandona el mundo, y hace estudios eclesiásticos hasta recibir la ordenación sacerdotal (391); más tarde es nombrado obispo de Hipona, actual Annaba, África (396). San Agustín, por su inteligencia, es reconocido como uno de los genios de la literatura, la historia y la Iglesia universales. Su obra escrita continúa publicándose, como útil material de apoyo para estudios filosóficos, literarios y teológicos; entre otras, se citan: Comentarios al Evangelio de Juan, La Ciudad de Dios, Confesiones, La Doctrina Cristiana y Espejo de la Sagrada Escritura. En unión con varios amigos de ideas afines, forma una comunidad para establecerse en la vida monástica., dedicado al apostolado de la oración y la educación; esta comunidad, a la postre, se convierte en la Orden de San Agustín, cuya vida es el ejemplo de lo que llega a hacer el hombre común con la ayuda de Dios. Su veneración es inmemorial. Considerado como el más grande de los Padres de la Iglesia y el primero entre los cuatro grandes Doctores de la Iglesia de Occidente, con los santos Jerónimo (30 de septiembre), Ambrosio (7 de diciembre) y Gregorio Magno (2 de enero). Iconografía: con atuendo común episcopal, libro en su mano, una Iglesia sobre el libro (en alusión a su obra La Ciudad de Dios) y un corazón encendido en las llamas del amor divino. Patrono de teólogos, editores y publicistas.

 

SÁBADO 29

El Martirio de San Juan Bautista

Santos: San Zaqueo, laico. Beata Beatriz de Nazaret, religiosa.

Vísperas I del domingo: 2a semana del Salterio y Memoria (Rojo)

BEATA BEATRIZ DE NAZARET, del latín, "la que hace feliz" (1268). Religiosa. Se desconoce su lugar de nacimiento, pero es hija menor de seis hermanos; sus padres son el beato Bartolomé (24 de agosto) y su madre Gertrudis, quienes le enseñan a leer, escribir, rezar y conocer los Salmos, Queda huérfana de madre a los siete años, pero su padre se hace cargo de su formación y la encomienda al cuidado de una comunidad de piadosas damas, las que complementan su formación en religión y cultura. En la adolescencia solicita ingresó en el monasterio de benedictinas en Florival, Brabante, Bélgica, donde fue aceptada e inicia el noviciado. Hacia 1215 viste el hábito de la orden cisterciense, a la cual se incorpora el monasterio y de ahí en adelante se entrega a la oración, así como a penitencias extremas. Un año después la envían al convento de La Rameé a perfeccionar su caligrafía y aprender la técnica de coloración de los pergaminos. Tiempo después, es designada priora del monasterio de Nazaret (1257), donde es también maestra de novicias. Estudia Sagrada Escritura, liturgia y textos eclesiásticos. Además de sus numerosas responsabilidades, dedica tiempo a escribir libros con cantos de alabanza, en cuya escritura es notable su magnífica letra. Pese a su endeble salud, tiene un carácter afable; sin embargo, su fortaleza de espíritu y las gracias místicas con las que Dios la favorece son reconocidas hasta después de su fallecimiento ocurrido en Nazaret. Su culto como beata es inmemorial.

 

DOMINGO 30

XXII DOMINGO ORDINARIO

Santos: Rosa de Lima, virgen; Narcisa de Jesús Martillo, laica, y Margarita Ward, mártir. (Verde)

SANTA NARCISA DE JESÚS MARTILLO, del griego, "sopor, sueño profundo", y del hebreo, "Yahvé salva" (1832-1869). Laica. Hija de modestos padres agricultores, nace en Nobol, Guayas, Ecuador. Sus progenitores mueren cuando ella es pequeña. Se traslada a Guayaquil, donde pasa los siguientes 15 años de su vida. Ahí trabaja como costurera para sostener a sus hermanos menores; no obstante sus necesidades, cuando le es posible ayuda a los aún más necesitados; siendo una joven piadosa, dedica tiempo a la oración. En 1868 se traslada a la ciudad de Lima, Perú, donde vive y trabaja con las religiosas dominicas. Cabe aclarar que fue terciaria dominica (laicos que en el mundo viven la espiritualidad de Santo Domingo de Guzmán), sin pronunciar votos como religiosa. Sin embargo, vive en forma austera, consagrada por completo a Dios y al prójimo. Dedica ocho horas diarias a la oración, practica la penitencia extrema y Dios la favorece con éxtasis frecuentes. Muere de causas naturales en Lima. Su fama de santidad es tal que a su fallecimiento el pueblo ya la considera santa. Se dice que cuando fallece en el convento del Patrocinio de las hermanas dominicas, la superiora abre la puerta de su celda, quedando admirada al ver que estaba iluminada por una esplendorosa luz y se aspiraba un perfume exquisito, mientras el cuerpo inerte de Narcisa irradia un resplandor intenso. En 1955 su sobrino nieto Miguel Martillo se hace cargo de trasladar sus reliquias de Lima a Guayaquil, Ecuador, donde permanece 17 años en el templo de San José. El pueblo de Nobol donde nace, obtiene la aprobación de la Santa Sede para que su "Hija ilustre" sea trasladada en 1973 a dicho lugar, donde es venerado su cuerpo incorrupto como milagrosamente se ha conservado, hasta nuestros días, en una cripta santuario dedicado a esta singular santa. Posterior a su beatificación, en 1992, Narcisa es presentada como modelo de virtud, en especial para las mujeres que emigran del campo a la ciudad en busca de trabajo. Canonizada por Su Santidad Benedicto XVI el 12 de octubre de 2008. Iconografía: con atuendo contemporáneo; en sus manos el Evangelio, la guitarra y una violeta, alusiva a la humildad que siempre manifiesta. Es conocida como "la Violeta de Nobol".

 

LUNES 31

Santos: Ramón Nonato, cardenal, y Domingo de Val, niño mártir. Beatos Mártires de Almería. Feria (Verde)

SANTO DOMINGO DE VAL, del latín eclesiástico, "consagrado al Señor" (1243-1250). Niño mártir. Pertenece a una noble familia española. Nace en Zaragoza, siendo hijo de padres católicos. Su progenitor, notario de la Catedral zaragozana, es devoto de Santo Domingo de Guzmán (8 de agosto) de ahí su nombre. El niño es acólito y diario camina de su casa a la escuela catedralicia, pasando por un barrio habitado por judíos; en ese trayecto él y varios de sus compañeros entonan cantos sacros, lo que enardece a quienes los escuchan y deciden asesinarlo. Ese vil deseo es estimulado por los augurios de un supuesto adivino, quien los persuade diciendo: “... Si arrojan a las aguas del río el corazón de un cristiano y una hostia consagrada, todos los cristianos desaparecerán". Aquellos paganos pagan por conseguir una hostia consagrada y traman un plan para capturar al pequeño. No pasa mucho tiempo cuando se realiza el cruel hecho: raptan a Dominguito; pero antes de eliminarlo le ofrecen que lo dejarán libre si pisa una imagen de Cristo. Pese a sus siete años de edad, el niño se niega a hacerlo; por lo que le clavan pies y manos sobre una cruz; ya muerto, lo atraviesan con una lanza en el costado y le arrancan el corazón. Otras versiones mezclan los acontecimientos con leyendas, pero no alteran el inevitable desenlace; sin embargo, hay testigos de la crucifixión del pequeño quienes verifican la realidad del infanticidio. Aquellos infieles hacen que el niño desaparezca para el mundo, pero lo convierten en mártir, por lo que ahora goza de la gloria celestial. Por su corta edad y martirio, el pueblo inicia su culto inmemorial. En la .Catedral Metropolitana de México, dentro de la capilla de la Inmaculada Concepción, en el retablo de Nuestra Señora de Lourdes, se localiza una escultura de Santo Dominguito de Val. Iconografía: vestido como monaguillo, clavado en una cruz. Protector de niños cantores y acólitos.